5 ene. 2019

La virtud exorcística.

¿Cómo debe ser un buen exorcista para combatir a los demonios? Esto dice el Padre Fortea



¿Qué características debe reunir un buen exorcista para dedicarse a la lucha frontal contra los demonios? El famoso teólogo español José Antonio Fortea, autor del tratado de demonología y manual de exorcística Summa Daemoniaca, las detalla.
El P. Fortea explicó que “hay que partir del hecho de que todo sacerdote tiene poder para hacer exorcismos”, pero “la Iglesia concede el permiso para hacer exorcismos al que el obispo considera adecuado”.
“Lo ideal, pudiendo disponer de ello, es conseguir un sacerdote que tenga sentido común, que tenga una buena vida de oración, de penitencia, que encima esté bien formado”, señaló.
El sacerdote español aseguró que mientras “más cualidades tenga, mejor”, aunque destacó que “lo mismo se puede decir para ser un vicario episcopal o un vicario general”.
En particular se dan estas recomendaciones para los exorcistas, explicó, “porque si uno se va a dedicar de forma habitual a este ministerio, realizando exorcismos de forma habitual, es cierto que el demonio no le gusta que le hagan sufrir, y va a tratar de vengarse”.
“Entonces es preferible escoger a alguien que pueda resistir a los embates del demonio si se va a dedicar de forma habitual”, aseguró.
El P. Fortea indicó que “no es que el exorcismo sea lo más importante en la Iglesia, pero el exorcista hace sufrir al demonio. Por lo tanto, a los exorcistas que se dedican a esto de forma continua, cada semana, los demonios les tienen mucho odio, porque les están torturando”.
“El demonio quiere tentar a todos. Pero la sociedad que forman los demonios, porque son seres racionales, atacan más a los que más daño hacen a sus planes. Si pudieran hundir a todos los obispos, lo harían, o a los cardenales, todavía mejor, o al Papa, todavía mejor. La particularidad es esa, los exorcistas directamente actúan sobre el mundo de los demonios. Entonces, aunque no sean lo más importante de la Iglesia, les tienen especial manía”.
¿Los obispos deben saber realizar exorcismos?
El P. Fortea precisó que los obispos no son los exorcistas por antonomasia, por lo que no es una obligación para ellos participar en el ritual de expulsión de demonios.
“Esa es una cosa que se repite mucho, pero en mis libros he explicado que no es así”, añadió, pues “no hay tradición en los escritos de la Iglesia Católica en el sentido de que el obispo sea el exorcista por antonomasia”.
De igual forma, dijo, “el obispo no es el que celebra por antonomasia”, sino que “la Misa es exactamente igual, la diga el más pobre párroco de un pueblecito o la diga el Arzobispo de Madrid”.
“Cualquier sacerdote celebra una Misa tan valiosa, tan verdadera como la del Papa, como la de los cardenales y como la de los obispos”, aseguró.
El obispo es el que manda, es el que tiene la plenitud del sacerdocio, es el que tiene la máxima autoridad, es el sucesor de los apóstoles, el que vigila. Podemos poner mil cosas. ¿Pero el obispo exorciza más y mejor, con más poder? Bueno, pues entonces él debería encargarse de los casos más difíciles. Y vemos la historia de la Iglesia, y no vemos que exista tal tradición”.
“Si eso fuera así –continuó–, si el obispo exorcizara con más poder, ¿por qué no llevar los casos peores de posesión al Papa? No, tampoco hay una tradición de eso. Creo que el poder sobre los sacramentales, esencialmente es el mismo en los presbíteros que en los obispos”.
Para el P. Fortea, “el Señor ha hecho que sustancialmente el poder sea el mismo en obispos y presbíteros, para que los obispos no se sientan moralmente en la obligación de tener que encargarse de los exorcismos”.
¿Es función de los obispos exorcizar? No. Pueden exorcizar, pero no es su función exorcizar. ¿Por qué? Porque el obispo sí que tiene funciones propias: es función del obispo ordenar, supervisar la liturgia, imponer su autoridad, recibir a los sacerdotes, resolver los problemas que afecten a la diócesis. Eso sí que son funciones del obispo”.
Como ejemplo, el sacerdote español señaló que el obispo tampoco tiene la obligación de confesar.
“Será bueno que confiese, pero no es función del obispo confesar. El obispo que no se siente en el confesionario no tiene que tener ningún remordimiento de conciencia. El obispo que no recibe a sus sacerdotes sí que tiene que tener remordimiento de conciencia, porque es su función”, indicó.
“Hay cosas que el obispo puede hacer, pero no es su función específica. ¿Sería bueno que hiciera algún exorcismo? Sí, sería bueno, porque así vería las realidades de ese mundo espiritual, así se concienciaría más de lo que es este ministerio. Del mismo modo que también es bueno que un obispo a veces confiese, a veces haga bautizos, a veces sustituya a un sacerdote que está enfermo. Pero no es su función”.
El P. Fortea recordó el caso de una mujer francesa poseída “que fue llevada a San Juan Pablo II. Él la exorcizó, no se especificó cuánto tiempo, no la liberó. Y dijo: llevádsela al Padre Amorth. Es un ejemplo de que aunque uno sea un Papa santo, como era San Juan Pablo II, no necesariamente significa que tiene más poder para exorcizar”.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Podría contar mi caso al obispo? Si no me cree, eso da pie, a que el que esta nombrado de exorcista no crea tampoco, no?

Anónimo dijo...

Y el obispo que no da el permiso al sacerdote para atender los casos de influencias o posesión o maleficios, tiene que tener remordímientos? Después deHaber nombrado a uno.

Foro sobre Exorcismo dijo...

Hola, soy el colaborador del sacerdote Fortea, quien escribe los posts y atiende los comentarios.

¿Pregunta o afirma? porque si es pregunta ya se ve una mala intención previa.

Por prudencia, los casos se derivan al sacerdote exorcista, quien sabe ver lo que hay, si es que hay algo.

Entiendo a los que no son debidamente atendidos, y llevan un camino picando puertas, esperando y finalmente siendo atendidos por alguien en su necesidad.

También entiendo a los obispos y sacerdotes, que no ven una necesidad real, aunque no cuesta nada ante la duda, derivarle al exorcista para que determine.

Sigo entendiendo también a aquellas personas que realmente no tienen nada demoníaco, y van a las consultas del exorcista en plan psicologo, lamentablemente quitando un tiempo precioso a aquellas personas posesas sufrientes que han de esperar a ser atendidas.

Tambien entiendo el malestar de aquellos religiosos que son perseguidos "por inacción" cuando realmente no hay ninguna causa real de seguimiento, solo el empecinamiento de la persona obsesa psicologicamente.

Mas lamentable aún, es alguno de esos casos psicológicos, donde se echa la culpa de inacción a los sacerdotes pero la persona "posesa" no pone nada de su parte por mejorar su vida, no hay una conversión personal y un esfuerzo, no se siguen los consejos del sacerdote, solo se espera que "magicamente" el sacerdote le libre de su situación, prueba mas de que no hay afectación demoníaca, solo psicológica, pues un/a verdadero/a poseso/a lleva un buen camino cristiano, sigue los consejos del sacerdote y a parte de eso lleva una vida equilibrada.

En este ministerio del exorcismo, se requiere equilibrio y prudencia.

Desde aquí no puedo entrar a valorar particularmente, porque evidentemente me faltan elementos de juicio, pero si aportar mi opinión ampliamente como he hecho.

Si hay posesión, el sacerdote exorcista lo ve, si hay influencia, siguiendo los consejos, llevando una buena vida cristiana y las oraciones de liberación, todo se va solucionando hasta desaparecer.

Lo mas importante es la actitud personal.

Mis oraciones y apoyo incondicional a la santa Madre Iglesia Católica, a los religiosos consagrados, y con especial cariño a los que realizan el ministerio del exorcismo, tan incomprendido y atacado en ocasiones.

Foro sobre Exorcismo dijo...

Cuando la buena actitud de la persona afectada, unido al poder y ayuda de Dios, mediante los consagrados en orden y por las oraciones deprecativas, incluso de los no consagrados, el efecto beneficioso del Espíritu Santo se hace notar sanando a la persona, liberandola, amándola y haciendole crecer.

Anónimo dijo...

No va con mala intención mi pregunta, es que me da pena, pero lo que me pasa lo tengo apuntado. Sería bueno llevarlo y comentárselo?

Anónimo dijo...

Escriba a fort939@gmail.com

Anónimo dijo...

No te da pena, es otra excusa para mostrar tus tonterias. No has escrito al correo de ayuda, una vez más te has comportado negativamente, tienes el perfil de una persona enferma y obsesiva, osea un troll, bueno no te preocupes, todo acabará borrado, no aportas nada, o peor que eso. Que pena tu vida. Bueno, quizás no se borre.. Hasta de lo malo se aprende.