13 ago. 2020

Mariah Carey y el satanismo

 


La hermana de Mariah Carey denuncia a su madre por supuestos abusos sexuales durante ritos satánicos


Alison Carey asegura que cuando tenía 10 años su progenitoria alentaba a hombres adultos a “participar en actos sexuales” con ella y otras menores

Alison Carey, la hermana mayor con la que Mariah Carey no tiene relación desde hace casi 30 años, ha presentado una denuncia contra su madre por supuestos abusos sexuales cometidos en rituales satánicos con desconocidos cuando solamente tenía 10 años.

Según la documentación presentada por Carey, de 57 años, en febrero al Tribunal Supremo de Nueva York y obtenida ahora por el Daily Mail, su madre Patricia habría permitido y alentado en repetidas ocasiones a lo largo de su infancia que hombres “participaran en actos sexuales” con la niña en su presencia.


Más allá de estos supuestos delitos, Alison ha alegado en su testimonio que, además de soportar su propio abuso, también se vio obligada a ver cómo abusaban de otros jóvenes “a medianoche durante reuniones de adoración satánica que incluían rituales de sacrificio”.

De acuerdo con los alegatos de Carey, todos aquellos episodios vividos durante su infancia le habrían creado un trastorno de estrés postraumático que habría acabado derivando en una adicción a las drogas para poder soportar el recuerdo de todo aquello.

Ya en 2018, Alison Carey afirmó en una entrevista que un miembro de la familia solía llevarla a reuniones de ocultismo en las primeras horas de la mañana, donde “sucedían cosas terribles, cosas que un niño nunca debería ver” y fue abusada por adoradores encapuchados bajo la amenaza de que “si contaba lo que estaba pasando, dañarían a Mariah”.