28 nov. 2018

10 consejos de combate

10 consejos prácticos para la lucha diaria contra el diablo.



Ante el incremento de la actividad demoníaca comentada por los exorcistas, dos sacerdotes dedicados a este ministerio en Estados Unidos exhortaron a los fieles a alejarse del mal y del pecado valiéndose de las herramientas que Dios ofrece alcanza al hombre.
Mons. John Esseff, sacerdote de la diócesis de Scranton (Pensilvania), exorcista por más de 40 años; y el Obispo de Springfield, Mons. Thomas Paprocki.
Aquí los 10 consejos prácticos que ambos compartieron con los fieles:

1. Odiar el pecado y mantenerse alejado del mal

Mons. Eseff indicó que “el trabajo habitual del diablo es el pecado” y este último “conduce a la muerte de las almas”, por lo tanto, se le debe rechazar siempre.
“Es mejor protegerse del mal que tratar de librarse de él. Una vez que se le abre una puerta, no siempre puede cerrarse por nuestra propia cuenta”, agregó.

2. Nunca hablar directamente con el diablo

Se debe entender que la batalla espiritual no es una lucha entre iguales. Solamente en un exorcismo, el sacerdote le habla al diablo, pero requiere un permiso del obispo local para tener toda la autoridad de la Iglesia.
“Un laico debe dirigirse solamente a Dios, ya que pueden meterse en problemas hablando con el diablo”, explicó Mons. Paprocki.

3. Reconocer cómo trabaja el diablo

“La posesión es el trabajo extraordinario del diablo y es muy raro (aunque la obsesión, la opresión, la infestación son más frecuentes). Su trabajo ordinario es la tentación y nos enfrentamos a la tentación todos los días”, afirma Mons. Paprocki.
Por su parte, Mons. Esseff explica que “el poder de Satanás aumenta cuando la gente no cree que es real. Dios es ‘Yo soy el que soy’, pero el diablo quiere ser: ‘Yo soy el que no es’”.

4. Tener vida sacramental

Mons. Esseff destacó que una vez que la confesión deja de ser frecuente, “la actividad de Satanás aumenta. Para disminuir la obra de Satanás, se debe acudir con más frecuencia a la confesión. La confesión es más poderosa que un exorcismo. Uno es un sacramento y el otro es una bendición”.
“La mejor manera de protegernos del mal es a través de los sacramentos porque fueron instituidos por Jesucristo y nos llenan con la gracia para protegernos y acercarnos a Dios”, añadió Mons. Paprocki.

5. Utilizar sacramentales

Se puede utilizar sacramentales como agua bendita, rosarios, escapularios y otros artículos religiosos porque “fueron dados a la Iglesia por la inspiración del Espíritu Santo”.
Son maneras de ayudarnos a ser santos”, indicó Mons. Paprocki.

6. Pedir ayuda a Dios en la oración

“Ustedes tienen que decir y hacer las cosas de manera diferente a como les indica su naturaleza. Es la naturaleza humana que cae de nuevo en los viejos hábitos. La gente necesita recurrir a Dios y orar por la gracia. Entonces tienen que estar listos para aceptar esas gracias y esforzarse por tomar buenas decisiones”, explicó Mons. Esseff.
Ambos exorcistas recomendaron oraciones de protección como el “Padre Nuestro”, “Credo de los apóstoles”, “Credo Niceno-Constantinopolitano”, “´La coraza de San Patricio” o a San Miguel Arcángel.
También recordaron pedir la intercesión de María Santísima y los santos.

7. Bendecir el hogar

“Podemos hacer que un sacerdote bendiga nuestra casa y use oraciones de exorcismos menores. Un exorcismo menor no necesita permiso del obispo para actuar”, Mons. Paprocki.

8. Consultar a un sacerdote si se necesita ayuda

Mons. Esseff afirmó que “cuando un sacerdote ora y da su bendición, está actuando en la persona de Jesucristo, que es poderoso. Cuando entro en una habitación, el diablo ve a Jesucristo”.

9. Perseverar en la lectura espiritual

Leer la Biblia todos los días. Además, los exorcistas recomendaron algunos libros católicos como el “Manual para la Guerra Espiritual” de Paul Thigpen y “Oraciones de Liberación” del P. Chad Ripperger.

10. Visitar a Dios en el Santísimo Sacramento

En importante dedicar un tiempo para enfocarse solamente en adorar a Dios, darle gracias y pedirle su ayuda para crecer en gracia. Se recomienda participar de la Hora Santa al menos una vez a la semana.

24 nov. 2018

Sobre el exorcismo y los exorcistas

Estos puntos puedan brindar un poco de luz en cuanto a lo que de exorcismos y exorcistas se refiere.


Sacerdote exorcista Gabriele Amorth, hoy dia en el cielo.


Es muy frecuente hoy en día que al encender la televisión o al mirar la cartelera de cine, nos encontremos con que gran cantidad de las historias que se cuentan tienen como protagonista al demonio. Las opiniones al respecto son diversas: hay quienes creen que todo aquello no es más que fruto del pensamientos del siglo pasado que la industria de Hollywood aprovecha para llenar sus salas; también están aquellos que tienen una postura de indiferencia, por lo que si el demonio existe o no es algo que no les quita el sueño; también hay quienes se obsesionan con el diablo y lo ven hasta en la sopa; y finalmente, están aquellos que sí creen en su existencia. Dentro de todos estos grupos de personas, nosotros nos encontramos en el último, es decir, creemos que el demonio existe y su accionar en este mundo es constante.
«Revestíos con toda la armadura de Dios para que podáis estar firmes contra las insidias del diablo. Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales» (Ef 6, 11-12).
Creer en Dios pero no creer en el diablo es no creerle a Dios, ya que Él mismo nos advierte de su existencia en reiteradas oportunidades, en las Sagradas Escrituras. Sin embargo, su accionar no siempre es tan evidente, ya que el diablo puede disfrazarse de ángel de luz, presentándonos algo malo como si fuera bueno. Por algo se le llama «el padre de la mentira». Pero cuando ocurren posesiones, los exorcistas a través de un rito determinado, contando con las debidas licencias para ejercerlo y actuando bajo la autoridad de Jesucristo, expulsan a los espíritus impuros de una persona.
Cuando me puse a investigar acerca de este tema, no pensé que podía llegar a ser tan complejo y extenso. Por ello, no intento que este post sea un tratado de demonología, que de hecho existen varios y muy buenos, sino que pretendo que los siguientes puntos puedan brindar un poco de luz en cuanto a lo que de exorcismos y exorcistas se refiere.

1. Los exorcistas no son super héroes, ni tienen super poderes

El exorcista no tiene ningún poder sobre el demonio, el poder lo tiene Dios.Mediante el rito que realiza el sacerdote, con el poder de Cristo, se expulsa al demonio. Los sacerdotes no hacen más que seguir el mandato dado por Jesús a sus discípulos: «Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia» (Mt 10, 1).


2. No todos los sacerdotes están autorizados a realizar exorcismos

En los exorcismos simples o menores, también llamados oraciones de liberación, se invoca al Espíritu Santo, pidiendo la liberación de las personas de la influencia de Satanás, como se hace en el bautismo, por ejemplo, donde el rito contempla una oración de exorcismo. Este tipo de exorcismos puede realizarlo cualquier sacerdote.Sin embargo, en el caso de los exorcismos solemnes o mayores, el Código de Derecho Canónico establece que éstos solo pueden «ser realizados por un obispo o sacerdote “piadoso, docto, prudente y con integridad de vida”, que cuente con una licencia particular y expresa de un obispo», quien puede otorgar al sacerdote un permiso para cada caso, o hacerlo, formalmente, con la venia de la Santa Sede. Aquellos que reciban este ministerio, además, deben tomar cursos de formación que se imparten en instituciones de la Santa Sede.
Los laicos no pueden realizar exorcismos, pero pueden acompañar a los sacerdotes durante los mismos, si éstos lo consideran oportuno, y también pueden prepararse para el ministerio de la liberación, bajo la dirección de un sacerdote.

3. El exorcismo es un sacramental, no un sacramento

Según el Catecismo de la Iglesia Católica los sacramentales son los «signos sagrados instituidos por la Iglesia, cuyo fin es preparar a los hombres para recibir el fruto de los sacramentos y santificar las diversas circunstancias de la vida» (número 1677), dentro de los cuales se encuentran los exorcismos, junto con las bendiciones y las consagraciones como los más importantes.

4. No todos los casos que parecen posesiones lo son

Los exorcistas, mediante un examen cuidadoso y de extrema prudencia, deben distinguir entre la verdadera posesión diabólica y los males psiquiátricos, cuyo cuidado pertenece a la ciencia médica, aunque pueden darse ambos a la vez. Por tanto, según el Catecismo (número 1673): «es importante, asegurarse, antes de celebrar el exorcismo, de que se trata de la presencia del Maligno y no de una enfermedad»

5. Los exorcismos reales tienen poco o nada que ver con los que nos muestran las películas de Hollywood

Diversos exorcistas popularmente reconocidos aseguran que la mayoría de las personas creen que en un rito de exorcismo el demonio saldrá volando por una ventana o que todo poseso actúa como puede verse en la película “El exorcista.” El demonio, al ser un ser superior, tiene la capacidad de hacer todo aquello que podamos imaginar, pero, generalmente, los posesos no actúan como estamos acostumbrados a ver en el cine. Incluso existen casos que pueden durar años, hasta que una persona quede totalmente librada del demonio.

| 

6. Aunque la persona se encuentre poseída, puede estar en gracia de Dios

La razón y la voluntad de las personas posesas actúan independientemente de lo que ocurre con ellas en los procesos de exorcismos. Dependiendo del caso, habrá ocasiones en las que éstas puedan acercarse a los sacramentos o no, pero en un exorcismo lo que se intenta hacer es expulsar a Satanás del cuerpo de la persona, y no de su alma que puede permanecer en gracia.

7. Dios siempre tiene la última palabra

La acción del maligno en este mundo, por más espanto que pueda causarnos, nunca será mayor que la acción de Dios en nuestras vidas. Si así no fuera, el demonio no se escandalizaría con tan solo escuchar pronunciar el nombre de Jesús. Con su sacrificio en la Cruz, Él ha vencido para siempre al pecado y a la muerte. Creámosle, entonces, cuando nos dice: «En el mundo tendrán tribulaciones, pero ¡ánimo!, yo he vencido al mundo» (Jn 16, 33).

15 nov. 2018

Libro Las seis puertas del enemigo

Presentación del libro de Don Javier Luzón Peña



Don Javier Luzón ha vivido el ministerio del exorcismo como un acto de caridad hacia al prójimo y de amor hacia Dios. Y esa pasión se ve en las páginas de su libro, donde los lectores encontrarán una doctrina sencilla y sana, de utilidad tanto para laicos como para sacerdotes.



No es el resultado de una ​vida encerrada en las bibliotecas entre libros, sino del fruto de la experiencia y del afán por ayudar a los seres humanos concretos. Otros autores, viviendo por y para los libros, habrían escrito obras de diferente tenor. Don Javier ha escrito estas páginas, exactamente éstas, después de su largo obrar, un obrar por caridad, y un obrar en la fe"
(José Antonio Fortea Cucurull, Prólogo).

Las seis puertas del Enemigo. Experiencias de un exorcista es un libro que presenta, con un lenguaje accesible para todo tipo de personas, los principios fundamentales de la liberación, y que analiza de forma ordenada, clara y enmarcada en la doctrina católica, los múltiples fenómenos que suelen presentarse en la práctica del ministerio exorcístico.

Existen tratados de demonología. Hay prontuarios de oraciones de liberación y sanación. Existe algún vademécum para exorcistas. Pero no hay manuales asequibles para laicos y sacerdotes interesados por la liberación de las acciones extraordinarias de los demonios.

En este manual el autor integra la experiencia de la exorcística europea y americana para exponer los principios básicos y las cuestiones prácticas que han de tenerse en cuenta al organizar este ministerio, y mostrar que no basta con expulsar los diablos sino que es preciso evitar que regresen una vez expulsados.

Y para ello es menester cerrar las seis puertas que los demonios emplean para atacar a las personas: tres, de las que es responsable el afectado -la vida de pecado, el ocultismo y el rencor-, y otras tres, de las que éste no tiene culpa, y que son los maleficios, las heridas de la gestación y las ataduras ancestrales.

Acceso a su web: clique aquí.

10 nov. 2018

Libro arrojad a los demonios (2)


Aquí la continuación del post anterior del trailer sobre el libro, arrojad a los demonios. Experiencia personal de liberación de Sílvia.

Tras cinco años de lucha y recibir más de 200 exorcismos, Silvia , Madrileña de 44 años, finalmente es liberada de una Posesión demoniaca en la que participaban varios demonios.
Tras comprobar el poder del exorcismo, experimentar la misericordia de Dios que la rescató de un verdadero calvario, con su  feliz regreso a la Iglesia  y ya recuperada su vida normal, rompe silencio con el libro titulado “Arrojad a los demonios”.


  • Dónde comprarlo:
    Encárgalo en info_libropedidos@yahoo.com

    Precio: 16 €

Testimonio revelador de un sufrimiento que muchas familias viven en el silencio del anonimato con la incomprensión de una sociedad incrédula. Exalta y agradece la labor  desconocida de los exorcistas. Reclama a los obispos mejorar el ministerio y preparar a más sacerdotes para que ejerzan esta obra de misericordia que hace más de 2000 años, Jesucristo, ordenó  realizar a sus apóstoles.
Este es quizá el primer testimonio en España, de un caso real de posesión verdadera, diagnosticada por exorcistas oficiales de la Iglesia Católica, que sale a la luz contado por la persona que lo ha sufrido. Desvelando los pormenores del fenómeno, demostrando que no todos los casos de posesión son enfermedades psiquiátricas como mucha gente defiende, y arrojando un mensaje de esperanza a los que siguen atormentados por la acción extraordinaria del demonio. Pidiendo prudencia a los que abren puertas al mal con las nuevas modas de la New Age. E ilustrando con un sinfín de anécdotas el poder extraordinario de la Eucaristía, de la Virgen, los Ángeles y los Santos, que despertarán en el lector la alegría de ser Hijos de Dios.
Un ministerio incomprendido, pero necesario ante la  avalancha de casos reales que están ocurriendo en el mundo entero. Aunque la Iglesia guarde sigilo, y el mundo incrédulo no  quiera verlo.
Silvia, lejos de esconderse, nos lanza su 2ª edición de su primer libro Testimonial a raíz de sufrir Posesión demoniaca y descubrir  tanto las carencias de este ministerio  como su fuerza. Decidió abrir un incipiente blog como apoyo al ministerio de Liberación, ha dado ya su testimonio a varios grupos, y está consagrada a un nuevo proyecto, que ayudará a fomentar, profundizar y vigorizar el  ejercicio del exorcismo.

5 nov. 2018

Libro arrojad a los demonios.


Esta publicación de hoy, hace referencia a un libro testimonial de Sílvia y su experiencia de liberación de su posesión.

Ya publiqué en su dia su testimonio en video; Clique aquí.

Promuevo su experiéncia y su libro, que encuentro interesante, como aquel otro que hace tiempo también publiqué en otro post, esa vez sobre el testimonio de un sacerdote exorcista español, Salvador Hernández  clique aquí  y también me quedé con ganas por no poder encontrar otro libro en español, testimonio de un exposeso italiano, que también escribió su experiéncia de liberación, Francesco Vaiassuso, clique aquí.  y en su segunda parte , clique aquí.