15 nov. 2018

Libro Las seis puertas del enemigo

Presentación del libro de Don Javier Luzón Peña



Don Javier Luzón ha vivido el ministerio del exorcismo como un acto de caridad hacia al prójimo y de amor hacia Dios. Y esa pasión se ve en las páginas de su libro, donde los lectores encontrarán una doctrina sencilla y sana, de utilidad tanto para laicos como para sacerdotes.



No es el resultado de una ​vida encerrada en las bibliotecas entre libros, sino del fruto de la experiencia y del afán por ayudar a los seres humanos concretos. Otros autores, viviendo por y para los libros, habrían escrito obras de diferente tenor. Don Javier ha escrito estas páginas, exactamente éstas, después de su largo obrar, un obrar por caridad, y un obrar en la fe"
(José Antonio Fortea Cucurull, Prólogo).

Las seis puertas del Enemigo. Experiencias de un exorcista es un libro que presenta, con un lenguaje accesible para todo tipo de personas, los principios fundamentales de la liberación, y que analiza de forma ordenada, clara y enmarcada en la doctrina católica, los múltiples fenómenos que suelen presentarse en la práctica del ministerio exorcístico.

Existen tratados de demonología. Hay prontuarios de oraciones de liberación y sanación. Existe algún vademécum para exorcistas. Pero no hay manuales asequibles para laicos y sacerdotes interesados por la liberación de las acciones extraordinarias de los demonios.

En este manual el autor integra la experiencia de la exorcística europea y americana para exponer los principios básicos y las cuestiones prácticas que han de tenerse en cuenta al organizar este ministerio, y mostrar que no basta con expulsar los diablos sino que es preciso evitar que regresen una vez expulsados.

Y para ello es menester cerrar las seis puertas que los demonios emplean para atacar a las personas: tres, de las que es responsable el afectado -la vida de pecado, el ocultismo y el rencor-, y otras tres, de las que éste no tiene culpa, y que son los maleficios, las heridas de la gestación y las ataduras ancestrales.

Acceso a su web: clique aquí.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ya que no ejercéis, sois los profesores perfectos para el seminario.