4 oct. 2014

Nunca converses con el demonio

Así comienza este relato;

Nunca converse con un demonio, se lo digo por experiencia personal.

Testimonio del Abad Trifón sobre un ataque de demonios que sufrió.

El evento que cuenta, sucedió en una visita que hizo el Abad Trifón al Monasterio de San Tikhon en Pennsylvania, donde fue sorprendido por las voces demonios llamándole mientras estaba en su celda.
El monje ortodoxo Trifón es abad del monasterio All Merciful Saviour, de Vashon Island, Washington, EE.UU.

En 1986 pasé catorce días de retiro en el Monasterio de San Tikhon en South Canaan, Pennsylvania. Alojándome en los barrios monásticos, tuve dos semanas de comunión maravillosa con mis compañeros monjes, adorando en el templo, comer con ellos en trapeza (comedor), caminando por los senderos a través de sus bosques, orando en el gran cementerio ortodoxo, y visitando la librería del seminario. 

VOCES QUE LO DESPIERTAN

Una noche me desperté a las dos de la mañana por un golpe en la puerta, con alguien pronunciando mi nombre. Sorprendido en un sueño profundo, me di cuenta que mi nombre estaba siendo llamado al unísono por tres voces, en tono de burla, y que los golpes no estaba en la puerta de mi celda, sino en la pared exterior. Asustado, extendí la mano en la oscuridad total, agarrando mi cuerda de la oración de la mesita de noche. Las voces llamaban:
“Padre Trifón, Padre Trifón, Padre Trifón”,
desde el otro lado de la puerta, y luego moviéndose a una pared frente a mi cama. Los golpes continuaron desde la pared exterior.
No dije nada, porque yo inmediatamente me di cuenta de que las voces eran demoníacas, y se burlaban de mí, llamando a tres voces, ya que Trifón quiere decir “tres voces”. Yo estaba demasiado asustado para levantarme, y continué rezando la Oración de Jesús por alrededor de una hora. 
Una vez que las voces se detuvieron, me las arreglé para llegar a la luz que estaba junto a la puerta, me levanté para encender un “lampada” ante los iconos, y volví a la cama, donde continué la Oración de Jesús. 

SE LO CUENTA A LOS OTROS MONJES

Siguiendo el servicio de la mañana, salí a ver si había una rama de árbol que había estado golpeando contra la parte exterior de mi habitación. No había ningún árbol árboles, y no había huellas en la nieve que había caído el día anterior. 
Durante trapeza de la tarde siguiente, le dije a la asamblea de monjes lo que había sucedido, y mi relato fue recibido con silencio. Pasé el resto del día pensando que todos estaban pensando pobre Padre Trifón, debe ser un enfermo mental. 

LE CUENTAN QUE LA CELDA DE AL LADO HABÍA ESTADO INFECTADA

Esa noche mientras estaba sentado con uno de los monjes en la cocina, comiendo una patata al microondas, él trajo a colación el tema. Dijo que la respuesta silenciosa de los monjes era el resultado de un choque, ya que había pasado con el último monje que se había quedado en esa celda. 
Llegó a decirme que la celda contigua a la mía había sido utilizada como almacén durante años, a raíz de un servicio de exorcismo que su obispo había realizado una serie de años antes. Cuando surgió la segunda necesidad de un exorcismo se clausuró, la habitación estaba abandonada. 

NO DARLES PODER A LOS DEMONIOS

Comparto esta experiencia con el fin de recordar que los demonios existen, y son los enemigos de Dios, y los enemigos de la humanidad. Ellos usan las trampas y el engaño para tirarnos abajo, y sirven al diablo, que es el gran engañador. 
Es importante que nunca entremos en conversación con ellos, y no responderles, si nos hablan directamente como me pasó a mí, o nos tentemos a través de los malos pensamientos. Ellos no pueden tener ningún poder sobre nosotros a menos que nosotros se lo demos. Nuestro Dios es más poderoso que el diablo y los ángeles caídos, y pueden ser dispersadas llamando al Santo Nombre de Jesús.

Cuando esos demonios me llamaron, si yo hubiera respondido, habrían ganado poder sobre mí. Al permanecer en silencio, y la invocación del nombre de Jesús, me dejaron. Nosotros bendecimos mi habitación con agua bendita esa noche, encendimos la lampada ante los iconos, y ellos se fueron.

No hay comentarios: