28 jun. 2013

Exorcista de Galícia, padre Portela




El padre Portela, sacerdote de uno de los santuarios más activos, en San Campio (Vigo), explica el procedimiento 

 

En 1973 la gran pantalla proyectaba la película «El Exorcista», de William Friedkin, una cinta que cuatro décadas después sigue siendo una producción de culto. La historia de la niña de 12 años Regan MacNeil y su lucha contra el demonio dio la vuelta al mundo, pero las influencias satánicas no son algo que se quede en la ficción.
Expertos en demonología, la rama de la teología que estudia la naturaleza y las cualidades del demonio, apuntan hacia Galicia como uno de los lugares en los que se practica un número significativo del total de exorcismos.
Esto no se debería necesariamente a que en la comunidad se produjesen un mayor cantidad de casos, sino al prestigio de algunos santuarios para la aplicación de la bendición y afrontar esas circunstancias.
El santuario de San Campio, en Tomiño (diócesis de Vigo-Tui), es precisamente uno de esos puntos a los que las personas que tienen inquietudes espirituales acuden con más frecuencia.
Desde hace casi 44 años el padre José Luis Portela, sacerdote del santuario, atiende las necesidades de los fieles que, él mismo explica, llegan de diferentes puntos de España, además de practicar exorcismos.

Media de 50 personas

«Diariamente viene una media de 50 personas a recibir la bendición y a pedir la ayuda y el apoyo del sacerdote», y hasta 150 los domingos, explica Portela. Aunque pueden pasar semanas sin que ninguna presente influencias satánicas "luego puede haber semanas en las que vengan dos o tres personas que sí".
Pero, ¿cómo identifica cada caso antes de practicar un exorcismo? Una de las críticas más recurrentes a este tipo de prácticas es la de generar confusión entre dolencias psiquiátricas y posesiones.
Sin embargo, el sacerdote sostiene que la lucha contra el demonio no se realiza a la ligera.«Una persona con influencia satánica se resiste a entrar en el templo, rechaza al sacerdote, si se la rocía con agua bendita le quema, al igual que si le impone la mano en la cabeza», describe.
Además, reacciona violentamente contra el sacerdote «porque es quien va combatir al demonio» o «habla lenguas extrañas», algo que «un enfermo no hace», abunda.
Tal y como describe las características de un poseído, parece que Hollywood no exagera ante los exorcismos. Portela despeja dudas al asegurar que «las películas muchas veces se basan en los hechos que ocurren en la realidad», pero «también muchas veces la verdad supera a lo que nos presentan en el cine.

Situación de confianza

Para conocer la situación en la que se encuentra cada persona, el representante de la iglesia autorizado para estas prácticas mantiene una conversación en la que percibe si existe una influencia diabólica. «Se entra en diálogo, se genera una situación de confianza, se entra en contacto», dice.
En caso de que se determine que no hay presencia de Satán «se aplica una bendición». «A nadie le hace mal que un sacerdote lo escuche y lo comprenda o recibir una bendición», mantiene, aunque lo que sufra sea una dolencia psiquiátrica que deba ser tratada por profesionales de la medicina.
De confirmarse esa «influencia del demonio», continúa, se recurre «al agua bendita, la imposición de las manos consagradas de los sacerdotes y unas oraciones». Si la posesión ofrece mayor resistencia «se realiza un exorcismo mayor» con «oraciones con más fuerza».
El proceso puede extenderse durante semanas, ya que después se realiza un seguimiento. De hecho Portela relata un caso en el que después del exorcismo, de recibir la absolución y la comunión, durante ese «seguimiento» el demonio «volvió a manifestarse».
«Cuando una casa queda limpia, hay mucha gente que quiere ocuparla, lo mismo sucede con los exorcismos y las personas», ejemplifica el Padre Portela.
Los ritos en la mayor parte de los casos se realizan ante testigo, familiares normalmente. Además de ayudar al sacerdote que «al enfrentarse a una fuerza sobrenatural se expone a patadas, golpes poniendo en peligro su propia vida», sirve de garantía para que la persona poseída «por influencia del demonio no acuse al sacerdote de que la estaba agrediendo».

No creyentes

Tras explicar la consecuencia, el responsable de San Campio se adentra en las causas. «En la mayor parte de los casos las personas viven alejadas de Dios», independientemente de género o edad, por eso es necesario «orientar a la persona».
Hay cuatro causas principales por las que se producen las posesiones. La primera, «por participar en ritos satánicos», como la güija, con lo que «se queda ligado al demonio».
Otro de los motivos es la «consagración de un niño al demonio por parte de sus padres que realizan prácticas satánicas». Una de las más comunes es «el pacto con el demonio». En estos casos «se pacta rendir culto al demonio a cambio de que eche abajo un negocio, arruine a esta familia». En cuarto lugar se encuentran «los maleficios».
«En nuestros tiempos, consciente o inconscientemente se le ha dado la espalda a Dios», considera el Padre Portela y la «lejanía de Dios y de los actos de la religión» tienen una repercusión directa.
Ahora, «los cristianos se avergüenzan de llevar una cruz o una medalla de la Virgen que puede servir de protección» y «los cambian por símbolos paganos e incluso satánicos, a veces sin darse cuenta».
Por eso invita a que se reconduzca el camino que aproxima más a Dios y que los jóvenes «abandonen la tendencia aventurare en relación a cuestiones satánicas como puede ser la güija», concluye.
Para creyentes, escépticos, críticos o curiosos, el espíritu y la influencia de Dios o Lucifer, ángel caído, seguirá siendo, en el subconsciente colectivo, objeto de reflexión. «Resiste al demonio y él huirá de ti» (Santiago 4:7).

10 comentarios:

merche dijo...

+
Me encanta el padre Portela, lo he visto varias veces en televisión y siempre tiene la Iglesia llena.
PARA EL MODERADOR:
Me surje una pregunta, si una persona posesa o con algún tipo de influencia demoniaca, no quiere ir a un exorcista para liberarse, ni ora, ni va a recibir los sacramentos, vamos que no quiere saber nada de ir a la Iglesia.
Que pasa con esa alma? Puede que se condene?
Gracias.
Un saludo.

Neutrales dijo...

«A nadie le hace mal que un sacerdote lo escuche y lo comprenda o recibir una bendición», mantiene, aunque lo que sufra sea una dolencia psiquiátrica que deba ser tratada por profesionales de la medicina.

Hola, entiendo que los exorcistas saben distinguir entre posesión y enfermedad psiquiátrica. Mi pregunta es como hacen los psiquiatras para saber si el paciente que les llega tiene posesión o influencia demoníaca.

¿Lo tienen en cuenta o dan por hecho que el demonio no existe y que, en consecuencia, toda anomalía en la conducta o en el discurso del afectado debe entenderse como enfermedad de la mente?

Y si es así, ¿porqué la Iglesia no se queja de ello lo mismo que los psiquiatras que no creen en el demonio critican a la Iglesia si no tiene en cuenta a la psiquiatría?

Administrador del blog dijo...

Merche; el estado del alma, es según lo que peque la persona, o no, el estado de gracia...

Puede que una persona, por cobardía, u otras razones, no quiera sanarse... es inusual y muy raro, pues cualquier persona que se encuantra mal, quiere liberarse, y saben que si hacen lo correcto, ese momento llega, antes o depsués.

No tiene nada que ver, una posesión, con la condena de una alma, como te decía antes.

De hecho, cuando un cuerpo muere, sale de el, su alma, y si estaba poseso, salen todos los espíritus inmundos, el destino de la persona, es el que es, puede ser una persona que ha llevado una vida de santidad... y puede ir al cielo ¿porque no?

Neutrales;

Hay síntomas muy claros, que definen una posesión, fuerza sobrehumana, hablar en lenguas desconocidas, averiguar la situación de objetos ocultos... esto, dejaría perplejo a un psiquiatra y se diría almenos; "aqui hay algo mas..." también hay quién niega la realidad, tratando d edar una respuesta científica a todo... es difícil aceptar lo desconocido, también para los psiquiatras... los hay que negarán todo... tratando de darle una respuesta "freudiana" por ejemplo...

También habrán otros, que se soprenderán que una persona que jamás pudo evolucionar para bien y sanar con el psiquiatra, tras unas sesiones de exorcismo, la persona está completamente sana... esto es un hecho que sucede a menudo...

Lo fácil, es negar la existencia del demonio...

En cualquier caso, la misma persona, al princípio, tampoco suele tener claro lo que le pasa.

Eso sí se siente asediada por algo de forma muy clara, y a nivel espiritual, por lo que irá a todas partes, hasta que un día llegue a un sacerdote exorcista, que vea claro lo que le pasa, y la persona, por las sesiones y su esfuerzo personal cristiano, obteniendo la bendición de Dios se sane.

Cierto que a las personas, los exorcistas les ayúdan, les piden que crean en Dios y sigan las normas cristianas, para estar en gracia en este combate...

La iglesia, es caridad, ofrecimiento, comprensión... pero, como Dios, invita, no fuerza, es la persona la que debe pedir ayúda.

Pobres personas afectadas, que tantas veces son incomprendidads por la sociedad, e incluso por su propia família, quedando marginadas.

Pero, la persona que busca solución, acaba encontrandose cara a cara con Dios.

Y Dios, siempre está dispuesto a tomarnos con los brazos abiertos.

Bendiciones.

Anónimo dijo...

Lo peor pienso yo es cuando el maligno ataca a la mente para volverte loco, es una experiencia horrible porque no te deja y a veces piensa uno, si no estaré loco de verdad. Luego cuando todo pasa te das cuenta que era el maligno queriendote volver loco.
Que terrible sufrimiento, muchas veces he pensado por su forma de atacar la mente, si no estarán locos de verdad los demonios

Luis - Madrid dijo...

No, los demonios no están locos.
Somos nosotros, incapaces de comprender el mal en su más alto grado, los que imaginamos que esa opción por un mal tan terrible no puede tomarse voluntariamente.

Y sin embargo, cuando nos fijamos en nosotros mismos y en las personas a nuestro alrededor, comprendemos que el mal es un camino, una serie de opciones que nos van llevando a niveles cada vez más abyectos. Es el camino opuesto a la santidad.

Se pueden poner muchos ejemplos, pero hasta los sicarios más sanguinarios, acostumbrados a matar y a torturar, recuerdan con horror su primer "trabajo".

Los demonios no están locos, pero el pecado, el mal que han cometido, ha deformado su inteligencia y su voluntad, de forma que apenas los reconocemos como criaturas libres e inteligentes.

Conocer su destino es una advertencia para todos nosotros, una llamada a la conversión.

PS. Un fuerte abrazo para el Administrador del foro.

Donate dijo...

El articulo esta bien pero quiero que toquen el tema extraterrestre pues pienso es hoy excusa recurrente del demonio la cuestion de las abducciones, y hay muchos mas abducidos en el mundo, se cuentan por cientos de miles, que posesos. Pero quizas todos esos supuestos abducidos son posesos y alli necesitamos tambien la ayuda de nuestra madre Iglesia. Felicidades por este foro.

Administrador del blog dijo...

Hola, Luis, Bienvenido, y a ver si tienes tiempo y te paseas por aqui... un abrazo. Hacia tiempo que no sabia de tí, pero te he leído en otros foros cristianos, ;-)

Donate... algunas cosas.. he leído sobre las cuestiones de extraterrestres y el demonio... pero quiero estar seguro y recabar buena información antes de publicar nada.

Saludos.

Antonio D. dijo...

Que la Paz este con ustedes. El demonio se oculta muy bien para que no se reconozca su intromicion en la vida del afectado. Esto lo se por experiencia propia. Siempre me a interesado este tema pero jamas hiba a pensar que me tocaria vivir la experiencia. Como quiera el diablo esta vencido.

Miguel García Fdz dijo...

Estoy pasando por una situación de este tipo voy a la iglesia de Lalin pero desde el dia 24 de junio por motivos de arreglo de la iglesia y de estropearse el coche del párroco siendo nuevo aún no he podido ir y la verdad que esto ya me tiene mortificado tengo 39 años siempre he creido en Dios y no comprendo por que tengo esto dentro necesito ir a una iglesia donde me puedan ayudar a acabar esto y cada día estoy agotado cansado y dudo más ,ganas de ir no tengo pero si me pasara algo no quisiera llevar esto dentro de mi. No se a donde recurrir, mi madre solo sabia del Corpiño ahora también mi familia esta preocupada es un círculo que da vueltas.

Miguel García Fdz dijo...

Necesito ayuda, fui al Corpiño ya a varios exorcismos... desde el 24 de Junio por motivos ajenos a mi no he podido volver y no quiero escribir aqui cuál es el motivo, si pueden ayudarme se lo agradezco, es el tercer mensaje que escribo ojalá este suba.