6 may. 2013

El combate espiritual, la fe

Santa Teresa de Avila

Hoy, os facilito, un escrito que me ha llegado de un buen crsitiano;

Como ahuyentaba Santa Teresa de Ávila a los demonios "...No hay que darles poder. Los demonios, al igual que el humo, penetran por las grietas que ofrecemos, o sea nuestros miedos, insatisfacciones y pecados. Sellar nuestras grietas es una prioridad, pero también hay otros recursos adicionales que nos protegen..."
Cuando ejercitamos los sacramentos y los sacramentales nos ofrecemos a la Iglesia, hay un paraguas de protección. Santa Teresa de Avila, o de Jesús, nos da un claro ejemplo.

“Un domingo de la Trinidad, yo estaba en el coro de un cierto convento, y en un éxtasis, vi una gran batalla entre ángeles y demonios”, escribió en su autobiografía. “Yo no pude entender el significado de esa visión, pero antes de que dos semanas hubieran pasado quedó claro que se refería a un conflicto que tuvo lugar entre algunas personas que practicaban la oración y otras que no lo hacían, lo que hizo un daño grande a la casa. Fue un conflicto que duró mucho tiempo y causó una gran conmoción”.

“En otras ocasiones he visto a mi alrededor una gran multitud de demonios, y sin embargo, yo parecía estar envuelta por una gran luz, que les impedía estar más cerca. El hecho es que me doy cuenta ahora con mucha claridad el poco poder que los demonios tienen, si Yo no estoy luchando contra Dios, si no estoy con miedo de ellos, porque su fuerza no es nada más encontrar almas que se entreguen a ellos y crezcan cobardemente, en cuyo caso, ellos pueden mostrar su poder”.

LOS ESPÍRITUS MALIGNOS SÓLO GANAN CUANDO SE LO PERMITIMOS

Aunque siempre hay un poco de acoso.
Los demonios apuntan a la santidad. Buscan sitios de acceso. Llegan como el humo a través de las más pequeñas grietas.

Una mujer de quien tuvo un episodio cercano a la muerte pudo ver criaturas como demonios que trataban de llegar a ella, pero ella estaba protegida por un recinto que era como una burbuja. No hay que romper esa burbuja. La discordia la atraviesa. Los celos la atraviesan. La ira la atraviesa. La lujuria la viola.

Ir en contra de la voluntad de Dios es lo que probablemente signifique para Teresa “luchar” contra él. Luchamos contra Dios cuando tenemos el orgullo y el amor falta.

NO TENER MIEDO DE LOS DEMONIOS

El miedo al diablo es la fe en él.
Él energiza la oscuridad.

Cuando nos sometemos a la voluntad del Señor hay esa burbuja de protección.
“Yo estaba a punto de cerrar los ojos y quedarme dormida cuando capté un movimiento por la puerta [de la habitación del hospital], y vi a una criatura meter la cabeza adentro”, escribió la mujer que tuvo una experiencia cercana a la muerte.

“Me encogí hacia atrás con miedo. Entonces apareció otra. Eran criaturas de la apariencia más horrible y grotesca que se pueda imaginar. Cinco de ellas entraron por la puerta, y yo estaba casi paralizada por el miedo. Parecían ser mitad humano mitad animal -… seres cortos, musculosos, con largas garras o uñas y salvajes, sin embargo con rostros humanos. Vinieron hacia mí, rugiendo, con gruñidos y silbidos Estaban llenos de odio, y yo sabía que tenían la intención de matarme. Traté de gritar, pero estaba demasiado débil o demasiado paralizada por el miedo a moverme. Me sentía impotente cuando llegaron a una distancia de cinco o seis pies de la cama”.

“De repente, una enorme cúpula de la luz, casi como de vidrio, cayó sobre mí, y lanzó a las criaturas hacia atrás, pareciendo reconocer una amenaza para ellos. La cúpula me protegía, ya que ellos se agitaban frenéticamente sobre ella y trataban de subir en ella para obtener un mejor punto de observación. Pero la cúpula era demasiado alta para subir, y se pusieron muy frustrados”.

AGUA BENDITA Y NO DARLES PODER

Oh, todavía hay acoso. Están las pruebas – y las batallas – de la vida.
Pero tenemos recursos.

“A partir de una larga experiencia he aprendido que no hay nada como el agua bendita para poner en fuga a los demonios y evitar que vuelva a ocurrir otra vez”, dijo Santa Teresa. Ellos también huyen de la Cruz, pero volverán, así que el agua bendita debe tener gran virtud”.

“Una noche pensé que los demonios me estaban ahogando, y cuando las monjas rociaron una gran cantidad de agua bendita vi una gran multitud de ellos corriendo tan rápido como si estuvieran a punto de arrojarse por un precipicio”.

“Lo que he dicho puede ayudar al verdadero siervo de Dios para hacer poco caso de estos horrores, que los demonios nos presentan con el fin de darnos miedo“.

“Vamos a darnos cuenta de que, les debemos prestar poca atención, ellos pierden gran parte de su poder cuando el alma gana más control sobre ellos


1 comentario:

Boss dijo...

Es muy interesante. Viene a recordaros lo que ya sabemos: sacramentos más sacramentales.

Un saludo!