8 oct. 2018

Expediente Vallecas, posesión tras la ouija.




La muerte de Estefanía Gutiérrez Lázaro sigue siendo un misterio. Las circunstancias de su muerte nunca han sido aclaradas y hoy, 27 años después, entramos en la casa donde sucedió todo. Hablamos con su hermana Marianela y con José Pedro Negri, el inspector que escribió el expediente.


Marianela revive los episodios más escalofriantes antes de que su hermana muriera de forma inexplicable

Marianela vivió un hecho terrorífico en esa casa y hoy vuelve al lugar de los hechos. Allí fue testigo de fenómenos paranormales y presenció la muerte de su hermana. Carmen Porter se entrevista con ella, que cuenta toda la verdad de lo ocurrido. Su hermana hizo la ouija en el colegio y, desde entonces, el mal se instaló en su interior. Marianela revela los fenómenos paranormales que tuvieron lugar en casa desde entonces: la cocina comenzó a arder un día, de repente, Estefanía se comportaba de una manera muy extraña, hablaba idiomas que desconocía, convulsionaba, se cae al suelo y empieza a levitar: “En mi casa se escuchaba de todo”.
Las hermanas compartían habitación y los episodios que experimentaba Estefanía, los vivía muy de cerca Marianela: “Ella no era consciente de lo que pasaba, luego preguntaba qué había hecho porque no se acordaba de nada”. Especialmente terrorífico es el relato de la muerte de Estefanía: “En la autopsia aparece como muerte súbita, muerte sospechosa”. Cuando murió la joven, la cosa no terminó, pues la convivencia allí era insostenible: “Volaban cuchillos, se escuchaban llantos, se abrían y cerraban puertas, las cruces se caían, se quemó una foto de mi hermana… Veía a una niña de unos seis años, nunca me decía nada pero siempre estaba ahí”.
 
 
El inspector Negri regresa a la casa de Estefanía 27 años después y recuerda la pesadilla que vivió

José Pedro Negri, inspector jefe de la Policía Nacional acudió al domicilio junto a otros tres agentes y redactó el histórico informe oficial de la muerte de Estefanía. Regresa a la casa donde ocurrió todo junto a Iker Jiménez y reconoce no haber olvidado lo que vivió allí. Especial mención hace al hablar de un estruendo que se escuchó desde la terraza, la caída de un crucifijo y la aparición de un poster arañado, que dejó la puerta totalmente desgarrada. Reconoce que tuvo una muy mala sensación al entrar en la casa y en el cuarto de baño.

Mas información, con dos videos testimoniales: -CLIQUE AQUÍ-

Nota del administrador: Les animo a que expresen sus pareceres sobre este caso, yo también de aquí unos dias comentaré.