2 feb. 2016

Tentaciones satánicas (I)

Formas en que el maligno quiere que pienses.

No hay nada que le gustaría más a Satanás que la gente dejara de adorar al buen Dios. No podemos dejarnos engañar; el diablo es inteligente y emplea trucos que a menudo pueden pasar desapercibidos.

amigos con el demonio

La mayoría de la gente tiende a alejarse de Dios después de ver el mundo como más atractivo en el otro lado. Satanás tienta con las riquezas mundanas para sus almas. , pero las riquezas terrenales nunca podrán ser más hermosas y majestuosas que el Señor mismo y su amor.


COSAS IMPORTANTES QUE DEBEMOS TENER CLARAS

Si queremos resistir las tentaciones del mal espíritu, debemos saber algo de su carácter demoníaco. Él es un mentiroso por naturaleza. Él mintió a Eva en el Jardín del Edén, diciéndole que a ella y a Adán Dios prohibió comer del fruto prohibido porque tenía miedo que llegaran a saber lo que Él sabe, el sentido del bien y del mal.
El diablo le mintió a Judas que traicionó a su Maestro porque el diablo hizo que Judas pensara que él podría seguir siendo seguidor de Cristo sin dejar de ser amigo de los enemigos de Cristo. La Iglesia enseña que lo que Judas quería era dinero. Los santos dicen que por eso Judas se suicidó. Él fue engañado. Había conseguido su dinero, pero su traición y su ganancia de dinero trajeron la pasión de su Maestro.
manzana y una vibora
El diablo engañó a Pilatos para condenar a Cristo a la muerte, a pesar que Pilato sabía que Jesús era inocente. A través de los siglos, esta ha sido la táctica básica del espíritu del mal, el engaño. Pilato temía perder la amistad de César. Sin embargo, después de condenar a Jesús, Pilato pronto perdió su posición y tuvo una muerte cobarde y humillante.
Cristo nos dice: “El diablo es un asesino desde el principio”. A menos que nuestros primeros padres hubieran sido seducidos por el diablo, la muerte corporal nunca habría entrado en la raza humana.

Pero el diablo es un asesino en el sentido más profundo. Su ambición es asesinar almas humanas.

Recuerda que hay una primera muerte, la muerte del cuerpo humano. Hay una segunda muerte, la muerte del alma. La ambición del diablo es asesinar almas humanas mediante la destrucción de la gracia de Dios en sus vidas espirituales. Estando en el infierno mismo, el diablo quiere nada más que llevar seres humanos a unirse a él en su propia condenación eterna.

El diablo no es una persona. El diablo es un batallón organizado de malicia.

Algunos de los Padres de la Iglesia hablan de dos cuerpos místicos del mundo. Hay un cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia que fundó y que llamamos la Iglesia militante. También hay un cuerpo místico de satanás, fundado por lucifer, que está literalmente empeñado en conquistar el cuerpo místico de Cristo.
Es muy importante reconocer el carácter organizado de las legiones del mal espíritu.
Para aquellos que están seriamente tratando de permanecer fieles a Dios, el diablo es increíblemente inteligente al tratar de inducirlos a preocuparse, estar ansiosos, desalentados y abatidos, y si es posible, incluso llevarlos a la desesperación.
Las intenciones del diablo son obvias. Él sabe que en estas personas no tendría éxito al tentarlas con pecados obvios. Lo que él quiere hacer, sin embargo, es engañar a estas personas, haciendo pensar que una vida cristiana fiel es onerosa o aburrida u opresivamente difícil.
Si los pecadores tienen un poco de fe, para empezar, va a engañarlos haciéndoles creer que realmente no hay tal cosa como el pecado. Como tantos psicólogos modernos y psiquiatras dicen a sus clientes con estas las palabras exactas de un psiquiatra profesional publicado en un libro, “No seas un esclavo de tu conciencia. Satisface tus deseos. Tú estás a cargo de tu propia vida. Determina lo que es bueno y elige lo que quieres”.

Y si esos pecadores todavía siguen algo de fe en Dios, el diablo les dirá que no se preocupen, que Dios es misericordioso. La estrategia demoníaca es mantener a los pecadores en su estado pecaminoso de mente, y evitar arrepentirse de su estado pecaminoso del alma.

No hay comentarios: