26 jul. 2013

El crucifijo quema a satanás.


8 comentarios:

565 dijo...

Creo que hay que intentar definir primero que es la cruz, o que es "llevar la cruz".

Evidentemente, llevar la cruz no puede ser jugar al fakirismo ni comportarse como un masoquista que busca o acepta sumisamente el sufrimento físico. Esto Dios no lo quiero pues "el cuerpo es el templo del alma".

En mi humilde opinión, el demonio tiene poder (generalmente limitado por Dios y según cada caso y situación) para hacer daño al cuerpo humano, para torturar al hombre, pero este puede negarse a los requerimientos del maligno aceptando ese sufrimento que impone a la carne el inmundo. Sin ceder.

Creo que esa es la verdadera cruz del cuerpo físico. Es como alguien que está sometido al chantaje de un mafioso que le amenaza con hacerle daño, que puede ser físco, y también moral, emocional e intelectual y se niega a ceder a ese chantaje de manera heroica o con el fin de mantener su integridad o dignidad humana.

Por ello creo que al demonio hay que resistirle, o por lo menos intentarlo mientras se pueda y queden fuerzas. Y, si es posible hay que quitarle la máscara, denunciarle para que todos sepan acerca de su existencia, algo que, por otra parte cada dia es mas difícl, pues él se ha encargado hábilmente de convencer a las mayorías ingenuas para que piensen que el diablo no existe. Y que la persona que es atacada por él y lo manifiesta solo expresa una patología mental.

Es un juego muy astuto y por ello en algunas sectas luciferinas se advierte acerca de que "el secreto se protege a sí mismo" (buscar en la Red el concepto) que significa que el afectado, el atacado, el sometido a abusos por el demonio, no podrá defenderse denunciando ese ataque porque sencillamente nadie le creerá...

El demonio se protege a sí mismo en el secreto. La mayoría de las sectas poderosas utilizan el secreto como requerimiento indispensable. Y ese secreto solo es uno: el que está detrás de todo es el inmundo y al que se le debe total obediencia dentro de la secta u organización seudo-espiritual.

Por otra parte nos es muy fácil reconocer hoy el valor de los santos que han resistido a los ataques del demonio (podemos leerlos en muchas biografías). Pero si nos encontráramos con un futuro santo que hoy estuviera siendo atacado por el maligno casi seguramente le tomaríamos por un loco.

Y esto el diablo lo sabe perfectamente pues se ha encargado él mismo de generar estas creencias en los hombres durante todo el siglo XX, siglo que ha sido el del materialismo y el ateísmo.

566 dijo...

"el cuerpo es el templo del alma".

NO ESTOY DE ACUERDO.
EL CUERPO ES EL TEMPLO DEL ESPÍRITU SANTO, por eso tenemos que cuidar el cuerpo no pecando y si lo hacemos, ir lo antes posible a confesar, para limpiar nuestra alma y alimentarla con la Eucaristía y la oración

566 dijo...

Tampoco estoy de acuerdo con tus fantasias 565, divagas y te vas por los cerros de Ubeda, te mueves sólo a base de buscar en Internet, pero no hablas como un cristiano comprometido que cumple los mandamientos de la ley de Dios.
Y el moderador lleva razón al decir en el otro post, que es un blog con un tema muy concreto, el del exorcismo y lo que se refiere al mismo, que al final se traduce todo en ser un buen católico comprometido con Dios y siendo consecuente con lo que eso conlleva.

Anónimo dijo...

En verdad el cuerpo es más que un regalo de Dios; es del Señor; comprado a precio de sangre. Esto nos lo recuerda el Apóstol Pablo, cuando nos exhorta con fuerza a honrar al Señor con nuestro cuerpo, diciendo: “O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6:19—20). Cuidemos nuestro cuerpo como el templo de Dios; embellezcámoslo por dentro y por fuera; Saquemos de adentro, todo aquello que lo contamina, y pongamos en su lugar lo mejor para decorarlo con “oro, plata, perlas y piedras preciosas” E

Boss dijo...

A Santa Teresa de Jesús le iba mejor el agua bendita. Era su experiencia que siempre es interesante.

Un saludo!

Anónimo dijo...

Mi experiencia es que les quema mas las imagenes sagradas, como el santo escapulario, la imagen de la Virgen, besar el crucifijo, mas que el agua bendita.
Digo sólo que es mi experiencia personal, tal vez a otros les funcione más el agua bendita, no es mi caso.
Y como veo que las imagenes sagradas es lo que mas les molesta a los demonios, he comprado por Internet al Monasterio de Silos una Cruz con la medalla de San Benito, espero recibirla muy pronto.
Dios les bendiga.

Administrador del blog dijo...

Comentario anterior borrado. No se aceptan cadenas al estilo "si no sigue usted esta cadena... le pasará algo malo"... le recomiendo a su autor, que se cree un blog (u otro mas) y escriba miles de articulos, y nos deje aquí tranquilos con nuestras cosas. Ya ha vuelto a pasar la linea roja (tiene esa tendencia). Y si quiere ser juez, que oposite, se necesitan jueces.

Anónimo dijo...

La medalla de san Benito Abad es en sí misma un exorcismo pies dice cruz sancta sit mihi dux non draco sit mihi dux y vede retro Santana que quiere decir cruz santa se mi luz no sea el dragón mi luz y retrocede Satanás