30 jul. 2018

Exorcistas en Irlanda.

Un sacerdote implora más exorcistas para Irlanda ante la gran cantidad de personas que acuden a él.

 

22 enero 2018.

Al igual que está ocurriendo en otros países, en Irlanda se están multiplicando los casos en los que supuestamente el demonio actúa ya sea mediante la vejación, infestación o posesión demoníaca. Esto es al menos lo que denuncia el conocido Patt Collins, un sacerdote paúl muy conocido en Irlanda por su implicación en la “nueva evangelización”, en Cursos Alpha, en Ayuda a la Iglesia Necesitada y en la Renovación Carismática.
Este sacerdote de Dublín ha hecho un llamamiento público en varias ocasiones, la última vez en The Furrow y que recoge The Irish Catholic, para que los obispos del país formen a más sacerdotes para enfrentarse al demonio ante lo que él considera un una marea creciente del mal en Irlanda.

"Las peticiones han aumentado"
En esta última entrevista, el sacerdote asegura que prácticamente a diario le llegan personas desesperadas que buscan ayuda para acabar con lo que ellos creen que es una posesión demoníaca u otro tipo de actuación de Satanás.

“En los últimos años las peticiones han aumentado exponencialmente”, afirma el padre Patt Collins.
De este modo, explica  que “lo que estoy descubriendo es gente desesperada que en sus propias mentes cree, con razón o sin ella, que están afligidos por un espíritu maligno”.

 "La Iglesia no sabe qué hacer con ellos" “Creo que en muchos casos lo piensan erróneamente, pero cuando recurren a la Iglesia, la Iglesia no sabe qué hacer con ellos y los remiten a un psicólogo o a alguien de quien han oído hablar que está interesado en esta forma de ministerio, y acaban cayendo entre las grietas y a menudo no reciben ayuda”, agrega este sacerdote, que es uno a los que le llegan estas personas al ser además un prestigioso psicólogo.
Por ello, Collins se ha mostrado “desconcertado” por la falta de iniciativa para nombrar y formar nuevos sacerdotes en su país, al contrario de lo que han estado haciendo estos años en otros países donde los obispos se han percatado de la situación y se han multiplicado el número de sacerdotes dedicados a este ministerio.

“No puedo juzgar por mi propia experiencia subjetiva ya que la gente que busca en internet cree que soy exorcista, así que recibo un número desorbitado de llamadas y de correos electrónicos y en los últimos años han aumentado exponencialmente”, explicó.

A menos fe, más interés por el demonio
El padre Collins quiere concienciar sobre este problema y por ello insiste en que "me horroriza que no tengamos protección contra los espíritus malignos. Lo digo en el sentido de que no entrenamos a nadie para lidiar con estos casos.  A los sacerdotes, no es que no les importe, pero no saben lo suficiente sobre eso".

Este sacerdote y psicólogo no descarta las enfermedades mentales y otros factores económicos en este ascenso pero considera clave la pérdida colectiva de fe de de la sociedad y ya lo dejó claro en un documental en la cadena pública RTE. "Hay un interés en los espíritus malignos por la sociedad. Es interesante ya que mientras las personas pierden la fe en Dios, aumenta el interés en el diablo y es puramente morboso ", dijo Collins.

Por otro lado, quiso explicar que el Señor tiene “poder y autoridad”sobre los espíritus malignos, y por eso, los exorcistas también tienen autoridad sobre los demonios. "No hay nada que temer, pero los sacerdotes y laicos necesitan capacitación sobre cómo hacer esto y cómo distinguir entre los problemas psicológicos y espirituales y cómo se interconectan a veces como a menudo lo hacen", dijo.

Oficialmente sí debería haber un exorcista para cada diócesis
Una portavoz de la Oficina de Comunicación Católica (de los obispos) declaró en The Irish Catholic que sí existe una norma que pide que cada diócesis tenga un exorcista entrenado que sepa distinguir los casos de acción maligna de los de enfermedad mental o física.

“Los exorcismos son muy raros y en esta oficina no se nos ha informado de ningún caso de exorcismo en Irlanda en años recientes”, declara la fuente del Irish Catholic. “En la mayor parte de los casos se descubre, después de varios encuentros, que puede ser un problema médico, psiquiátrico o psicológico, y a la persona se la remite a los especialistas relevantes”.

La respuesta en otros países
En otros países como Francia, Estados Unidos o España llevan años formando y nombrando exorcistas ante la situación que se vive. Así por ejemplo, en Madrid, el cardenal Rouco nombró ocho exorcistas para la diócesis en 2013.

En Francia el número de exorcismos se ha triplicado en tan sólo diez años. Emmanuel Coquet, secretario general adjunto de la Conferencia Episcopal francesa  coordinador de la Oficina Nacional de Exorcistas explica que en las más de 90 diócesis, hay ya al menos adjudicado un exorcista cuya misión le ha sido encomendada por el obispo. En estos momentos, hay 120 sacerdotes desempeñan este ministerio. Hace no más de 30 años no superaban los 30, por lo que había decenas de diócesis en las que no había exorcista.

 

Vincent Lampert, conocido exorcista de Estados Unidos, alerta del crecimiento de la influencia demoníaca

 En la zona de París hay 50 exorcismos al año “Hay un marcado aumento. Los exorcistas son golpeados por un fenómeno que se está volviendo cada vez más importante”, aseguraba este sacerdote al diario Le Figaro, mientras explica que cada exorcista es asistido por un equipo de laicos y religiosos. Sólo en la zona de París se realizan ya 50 exorcismos al año y se dan 2.500 peticiones.
Algo similar ocurre en Estados Unidos, otro de los países en los que los obispos han dado una respuesta a este fenómeno. Aún así, los exorcistas aseguran que se necesitan más. Vincent Lampert, exorcista en Indianápolis, aseguraba que “el problema no es que el demonio haya aumentado su juego sino que más personas están dispuestas a jugar”. Y se refería sobre todo al consumo masivo de pornografía desenfrenada, drogas ilegales y contactos con el ocultismo. Según este sacerdote, “donde hay actividad demoníaca, siempre hay un punto de entrada”.

De este modo, el padre Lampert coincide con la opinión generalizada que se dio en la reunión a la que asistió en Roma en 2016 de la Asociación Internacional de Exorcistas de que hay una gran necesidad de exorcistas en las diócesis y que los que hay actualmente no son suficientes. “Sólo he visto tres posesiones en los últimos tres años”, dijo, pero específico que sí hay muchos casos de infestación y vejación.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Un exorcista en cada Diócesis no es suficiente,tiene que haber uno en todas las parroquias. Aparte del parroco

Anónimo dijo...

Hola, a que psiquiatra de Madrid podría ir para contarle mi caso, que psiquiatra trabaja con los 8 exorcista de Madrid? Decirme uno .

Foro sobre Exorcismo dijo...

En cada diócesis debería haber un exorcista nombrado, sería lo deseable, y estoy con usted incluso que en cada parroquia, siendo así, los pocos exorcistas que hay no irían tan sobrecargados de trabajo. Lo que me pregunta de Madrid no lo sé, pregunte ud. en el obispado.

En cualquier caso, un informe psiquiátrico puede realizarlo cualquier psiquiatra si no hay alguno que colabore con el exorcista de la diócesis.

Un colaborador del sacerdote Fortea.