17 dic. 2016

Décima sesión de exorcismo


El décimo exorcismo de Rosa fue fijado para el cuatro de julio.


Yo estaba decidido a grabarlo y seguir esta historia hasta su fin, por mucho tiempo que pudiera tomar y a cualquier conclusión.

Llegué a Roma para enterarme el día tres de que Rosa había cancelado su cita con el Padre Amorth.

Cuando Francesco [traductor y asistente de Friedkin] le habló por teléfono, le dijo que no se sentía a la altura.

Ella reprogramaría su cita cuando se sintiera mejor.

Francesco le preguntó si, como yo había venido a Roma, podíamos filmar algunas imágenes de fondo con ella, para mostrar lo que parecía ser su vida normal con su familia, amigos y su novio, Giuliano.

Ella estuvo de acuerdo, y fijamos un tiempo para reunirnos en Roma el 5 de julio.
El día anterior, volví a visitar al padre Amorth en su residencia.

Hizo hincapié en que creía que Rosa era una de esas raras víctimas de la posesión demoníaca, que su infestación se agravó por la maldición de su hermano y su novia.

El Padre Amorth me dijo que incluso cuando Rosa parece normal experimenta sufrimiento mental.

Después de su noveno exorcismo, hubo alguna mejora, pero ella no está liberada. Tal vez no sea yo quien tenga éxito con ella”, dijo suavemente.

Hay alguien que planta la semilla y alguien que cosecha. Y Jesús nos recuerda que es Él quien libera a la gente, no los exorcistas”.

Después de dos horas, pareció cansarse. Nos abrazamos, él me dio su bendición, y me fui.
Rosa canceló nuestra reunión, y la reprogramamos. 

Ella dijo que nos encontraría en Roma, y luego llamó unos minutos más tarde sonando enojada y frustrada para excusarse. 

Luego, a última hora de la tarde, llamó para disculparse.

Afirmó que había olvidado la fecha de nuestra reunión, pero le dijo a Francesco que estaba deseosa de volver a verme.

Ella preguntó si podríamos reunirnos con ella en Alatri, una pequeña ciudad cerca de donde ella vivía, 150 kilometros de sureste de Roma.


Salimos hacia Alatri a las 11:30 de la mañana. Rosa dijo que nos encontraría a la 1:30 en el parque público en la parte superior de la ciudad frente a la basílica.

1:30. Rosa no había llegado.

1:45. El calor era infernal y no había sombra. Fuimos a la basílica.

2:00. Volvimos fuera. Una media docena de muchachos perezosamente pateaban un balón de fútbol. No había otro movimiento.

Francesco llamó a Rosa en su teléfono celular. Ella respondió rápidamente, sonando enojada. “¿Dónde estás?”, gritó ella.

“Estamos en el parque” respondió Francesco. “¿Dónde estás?”

Estoy donde te dije que estaría en Santa María la Mayor, la iglesia de la plaza del pueblo“.
Empapados de sudor, caminamos de nuevo por la empinada carretera. La iglesia de piedra caliza de Santa María Maggiore domina la plaza pública.

Durante los siguientes 15 minutos estuvimos atrapados en una pesadilla viva.

Justo en la entrada, Rosa, su madre y Giuliano estaban sentados en unas sucias sillas de plástico.
Su madre estaba llorando. Giuliano se paró sobre Rosa, sujetándola con fuerza a su silla, una mano alrededor de su cuello y hombros, la otra alrededor de su cintura.

Estaba gruñendo y gritando, luchando por liberarse.

Pero esto no era Rosa. Era una criatura monstruosa, fea, desesperada, con una voz de grave llena de ira y angustia. Era la voz de los condenados.

Era mucho peor que durante el exorcismo, pero no había sacerdote para controlar su comportamiento.

La iglesia estaba vacía de otra manera que para este cuadro de horror.
Francesco y yo observamos atónitos en silencio mientras Rosa se deslizaba por el suelo, tirando de Giuliano y de la silla con ella.

Por un momento, me miró con una sonrisa malévola que nunca olvidaré.

Luego se produjo un gemido triste y doloroso cuando se derrumbó en un trance.

Entonces un rugido aterrador que estalló de todo su cuerpo. ¡RAAAAARRRRGGGGGHHH!

El color se le escurrió de la cara. Su pelo despeinado volaba salvajemente en todas direcciones.
Una saliva espumosa se formó en sus pálidos labios.

Hizo un agudo sonido de lamento, sobre el cual su madre me gritó, en italiano, “¡Devuélvanos la película!”.
.
A lo que Rosa gritó: “¡NO! ¡NO! NON VOGLIO”(No lo quiero.)

Se desplomó de nuevo, con expresión de lágrimas y exhausta. Giuliano (agarrándola con fuerza): “¡TU PELÍCULA NO DEBE SER VISTA!” 

Francesco, erizado, respirando con dificultad, lo tradujo todo rápidamente.
Rosa: “¡SI! SI IO VOGLIO” (Sí, quiero que se vea.)

La Madre dice: “¿Qué pasará con mi hijo si la película se muestra?”.

Me pareció extraño que ella se preocupara más por su hijo que por su hija, que estaba bajo su maldición.

Rosa gritó furiosamente de nuevo.

Traté de parecer tranquilo, pero estaba aterrorizado.


Le dije: “No voy a darle la película”.

Giuliano: “SÉ POR QUÉ QUIERE MOSTRAR ESTO. PARA HACER UNA FAMOSA PELÍCULA SOBRE SATANÁS. ¡A USTED NO LE IMPORTA SI AL MOSTRARLA ARRUINARA LA VIDA DE ROSA!” 

Los intentos de Rosa de liberarse del agarre de Giuliano estaban dirigidos hacia su madre, no a mí ni Francesco. Sus saltos y empujes se hicieron más violentos. 

Le dije a Francesco que les dijera que no había película. Era un video, en una pequeña tarjeta.
Pensé que no tendrían idea de lo que estaba hablando, pero Giuliano sonrió y dijo: “Oh, es una tarjeta SD. Debe traerla aquí y la quemaremos”.

“Nunca te daré el video” dije, alzando mi voz.

“Lo hice para mostrar el trabajo del Padre Amorth”. 

La Madre dijo: “Conseguiremos abogados, y lo demandaremos a usted y al Padre Amorth”.
Rosa: “¡¡¡IO SONO SATANA!!!” (¡Soy satanás!)

Giuliano: “Ella está poseída por Satanás. Si lo demuestras, será usado por los seguidores de satanás”.

Rosa (retorciéndose y pateando): “¡NO! ¡NO! Quiero que se vea. Quiero que se vea”.

Giuliano: “¡Si no nos la devuelves, te mataremos! ¡Satanás te matará! ¡Encontraremos a tu familia y mataremos a todos!”

Era la primera vez que alguien amenazaba mi vida.

Rosa había caído de nuevo en trance.

Miré directamente a la madre y a Giuliano: “No voy a mentirte. Nunca te daré el video“.

Me volví hacia Francesco: “Vámonos. Hemos terminado aquí. Y salí al calor abrasador. Francesco me siguió unos momentos después, y pude oír los gritos dentro antes de que la pesada puerta de madera se cerrara de golpe”.

Dijimos poco mientras regresábamos a Roma, el miedo y el sudor se había pegado a nosotros.


EL EPÍLOGO

Rosa desapareció del radar del Padre Amorth.

Ella no devolvió llamadas ni mensajes ni programó otro exorcismo con él.

Se creía que Giuliano y su hermano ahora tenían control sobre ella. 

Sería descortés decir que no tomé en serio su amenaza. El recuerdo de lo sucedido en Alatri flota en mi conciencia hasta hoy.

Mantuve la esperanza de que Rosa se viera nuevamente con el Padre Amorth y que la liberara de sus demonios.

Pero a finales de julio el Padre Amorth tuvo dificultad para respirar. 

Tuvo que cancelar sus citas y fue admitido en un hospital, donde le diagnosticaron una enfermedad pulmonar y una neumonía.

El viernes, 16 de septiembre, a las 7:37 pm, murió.

Cuando oí la noticia estaba devastado, como todos los que lo amaban.

Recordé algo que me había dicho: “¿Sabes por qué el Diablo me tiene miedo? Porque soy más feo que él.”

En Venafro, otra ciudad de ladera de menos de 12.000 personas, en el sureste de Italia, cerca de Alatri, según Roberto, un sacerdote realizó recientemente un exorcismo sobre Rosa.

En medio del ritual, el clérigo llamó al espíritu del Padre Amorth para la intercesión.

Rosa empezó a retorcerse y gritó: “¡NO! ¡NO LO LLAME!”. 

El trabajo del Padre Amorth y Rosa aún no ha terminado.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado moderador del blog, quisiera hacerle una pregunta: la aversión que algunas mujeres sienten hacia los niños ¿puede ser debida a alguna influencia demoníaca? Muchas gracias.

Foro sobre Exorcismo dijo...

Hola, aversion es rechazo.

Todo se ha de valorar, pero lo que va en contra de la caridad, por supuesto, puede estar influido por el enemigo.