26 jun. 2016

La necesidad de exorcistas



 José Maria Zavala
 
El 10 de septiembre de 2012, publiqué un extenso artículo en Religión en Libertad titulado "Se busca exorcista". Tan sólo ocho meses después, el entonces arzobispo de Madrid, cardenal Rouco, nombró nada menos que ocho exorcistas, algunos de los cuales han sucumbido ya por el camino...

Enfrentarse con el demonio requiere altas dosis de oración constante; y no todos los sacerdotes, por desgracia, salen airosos de esos encendidos combates contra el maligno, nunca mejor dicho.

En el texto anterior, querido hermano, no estoy de acuerdo contigo, un sacerdote es un moderno discípulo de Jesús, siempre sale airoso, esto es como decir que Jesús mismo recibia problemas cuando exorcisaba, o tras hacerlo, esto jamás! pero bien es cierto que se debe ser fiel y perseverante en el combate espiritual. Este ministerio es incomprendido y atacado, en esto si que hay desgaste, pues hay "quien no le interesa que se le combata y ayúde al prójimo necesitado", si, el de siempre, el adversario de Dios.Nota del colaborador del sacerdote Fortea.

Aun así, la Iglesia sigue necesitando hoy legiones de exorcistas. Con razón, el profesor del CEU San Pablo y experto en masonería, Alberto Bárcena, hombre de Dios donde los haya, nos advierte: "El satanismo está ahora presente en Occidente como no lo había estado nunca".

En España, sin ir más lejos, sufrimos ya demasiado a menudo una profanación eucarística, una exposición blasfema o un cartel ofensivo contra la Madre de Dios. La última barbarie cometida ha sido en la capilla de la Universidad Autónoma de Madrid, como en su día lo fue en la de la Universidad Complutense.
¿Y quién odia más que nadie a Jesucristo y a la Santísima Virgen María? El demonio, el único capaz de sembrar odio en los corazones de quienes están apartados de Dios. Odio a Jesucristo, que es el Camino, la Verdad y la Vida.


¿Nadie se ha preguntado por qué un hombre que vino a predicar Amor, con mayúscula, y acabaron crucificándole pese a ser inocente provoca tanto odio más de dos mil años después? ¿Por qué molesta tanto Jesucristo en la sociedad de hoy? La respuesta es obvia: porque es Dios, y quienes no están con Él, están contra Él, y corren el riesgo de hacerle el juego al demonio.

¿Cuál es acaso la mayor evidencia de una afectación diabólica en sus diferentes grados, hasta llegar al máximo de la posesión?, le preguntaba en su día a don Gabriele Amorth, exorcista oficial del Vaticano, para mi libro Así se vence al demonio (LibrosLibres). "La aversión a todo lo sagrado", me contestó él, rotundo. Pues eso mismo es lo que está sucediendo hoy en España. Pero aversión sólo al Cristianismo. Por algo será... 

Los obispos españoles deberían concienciarse de la necesidad imperiosa de nombrar exorcistas para combatir al maligno. Sobre todo, cuando la inmensa mayoría de las 69 diócesis españolas carecen de un exorcista.

Como no se haga algo urgente, el demonio seguirá campando a sus anchas, mientras los exorcistas son cada día una especie más en extinción.

23 jun. 2016

Peliculas y realidad demoniaca



Ojos en blanco, posiciones imposibles, crucifijos en llamas, niños con una fuerza sobrenatural… Todas ellas son imágenes que nos ha ofrecido la gran pantalla y que combinadas sólo pueden hablar de un tema: los exorcismos.
Una película: El último exorcismo 2, dirigida por Ed Gass-Donnelly y protagonizada porAshley Bell. El film viene acompañado de una curiosa campaña de marketing que ofrece incluso entradas gratis a los sacerdotes: “Cada vez son más los casos de personas poseídas por el demonio. Hace un tiempo, el máximo representante de la Iglesia en Madrid ha elegido a 8 sacerdotes para someterles a un período de formación acelerado en esta disciplina. Pero, ¿será suficiente con estos 8 elegidos?”, reza la web promocional de la película.
La semilla del diablo Expediente Warren: The ConjuringEl exorcista... Son sólo algunos títulos míticos que recogen historias sobre “influencias demoníacas” y el trabajo que llevan a cabo los sacerdotes para acabar con ellas. Sin embargo, la Iglesia prefiere mantener el silencio en torno a estos temas. Pero...¿realmente se realizan exorcismos?

“Por desgracia, la realidad supera con creces a la ficción. Hay películas que reflejan con bastante fidelidad la realidad exorcística, como El rito El exorcismo de Emily Rose”, asegura el periodista y escritor José María Zavala, autor del libro Así se vence al demonio. “Recuerdo que tuve la fortuna de ver ambas cintas en compañía del padre Salvador Hernández, exorcista de la diócesis de Cartagena, quien me confirmó que muchas escenas se correspondían con lo que él había vivido”.

“Una película que representa muy bien todo este mundo es la de El exorcista José Luis Portela, un sacerdote del santuario de San Campio, en Tomiño (Vigo), que lleva décadas practicando exorcismos a personas y lugares para que se desprendan de “influencias satánicas”.

“Es tal y como aparece ahí. A veces un sacerdote joven no puede acabar con el demonio porque tiene la fuerza física pero le falta la espiritual y en el caso del anciano, nos encontramos en el lado contrario”, explica en una conversación telefónica a lainformacion.com.

En este sentido, el cura recuerda con aprensión el caso de una joven de 22 años que fue a visitarle al santuario junto a su pareja.“Era muy delgada, y sin embargo, tanto su marido como yo, que pesa 108 kilos, tratábamos de sujetarla y era imposible, acabamos los dos por el suelo”.

A Zavala, un caso que le “dejó helado” fue el de Manuel, un empresario de 41 años “apuesto y simpático”, a quien según relata el periodista, “un aciago día, su vecina, que le doblaba la edad, se encaprichó con él y le hizo un amarre satánico. Manuel, que no estaba entonces en gracia de Dios, se vio envuelto en una horrible pesadilla real, rompió con su esposa y estuvo poseído por Satanás durante un año entero. Hasta que un día, tras someterse a numerosos exorcismos de manos del padre Salvador, quedó liberado en el santuario mariano de Fátima”.

¿Por qué hay mayor número de exorcistas en España?

En mayo saltaba la noticia de que el arzobispo de Madrid, estaba en proceso de nombrar ocho sacerdotes para realizar exorcismos. Lainformacion.com ha tratado de conocer cómo se encontraba ese proceso pero desde la archidiocesis de la capital no han querido hacer declaraciones a este respecto.

Uno de los libros de cabecera utilizados para formar a esos sacerdotes es, precisamente, el escrito por Zavala. “La obra ofrece numerosos casos inéditos de posesiones diabólicas contadas por los propios afectados, quienes, tras la agonía de estar entre tinieblas, han visto finalmente la luz gracias a la Infinita Misericordia de Dios”, apunta el periodista.

“Todas las diócesis tienen obligación de tener un sacerdote exorcista”, señala Portela, que asegura que según un estudio realizado por el padre Gabriele Amorth, exorcista del Vaticano, el 80 por ciento de las diócesis españolas no contarían con esta figura. Para el sacerdote, ésta sería la razón principal de la decisión de Varela de formar a más sacerdotes en este ámbito.

“Ahora, los obispos se están dando cuenta de que hay más problemas de posesión diabólica que antes porque se está perdiendo la religiosidad, hay falta de fe, se está paganizando todo”, afirma. “Muchas veces cuando acudo a realizar un exorcismo a una casa, me doy cuenta de que no hay un símbolo religioso, un crucifijo o una imagen de la Virgen… Hemos desterrado a Dios de nuestros hogares, no tenemos ninguna protección, no tenemos a nadie que nos ayude”.

Zavala comparte la opinión del párroco.  “Esta sociedad ha renegado de Jesucristo. O se está con Él, o se está con el demonio. No hay término medio”, afirma. “Hoy día, en plena crisis económica, la gente acude al tarot o a que le lean las manos en lugar de agarrarse al único que puede solucionar sus problemas: Nuestro Señor Jesucristo, el primer exorcista de la Historia”.

Con el fin de no caer en manos de curanderos o brujos, Portela opina que “no es correcto negar que existen casos de posesión”, aunque admite que la Iglesia en estos temas va con “pies de plomo” porque no quiere que se den confusiones entre problemas que pueden ser de orden psiquiátrico o psicológico con este tipo de manifestaciones.

Bendiciones y medicina

De hecho, una de las críticas más recurrentes a la práctica de los exorcismos es la de aquellos que aseguran que se tratan de “dolencias psiquiátricas”. Según los exorcistas, a la hora de saber si una persona está poseída o no el proceso pasa por que un representante eclesiásticos autorizado mantenga una conversación en la que perciba si existe en la persona una "influencia diabólica". En caso de que se determine que no hay presencia de Satán "se aplica una bendición" y se le remite a profesionales de la medicina.

Sin embargo, aseguran, hay señales que pueden determinar que el origen del malestar es 'demoníaco'. “Como signos de posesión podemos decir que está el entrar en trance con los ojos en blanco, la aversión repentina e irracional (por su intensidad) a todo lo sagrado: crucifijos, misa, etc. Aunque este signo no se da en todos los posesos, lo que sí que se da siempre es la pérdida de conciencia mientras emerge una segunda personalidad maligna”, apunta el Padre José Antonio Fortea, sacerdote católico y teólogo especializado en demonología, en su página web.

A este respecto Portela remacha: "una persona poseída no quiere entrar en el templo, rechaza y reacciona violentamente contra el sacerdote, el agua bendita le quema, a veces habla en otras lenguas...”.

Maleficios, pactos, consagraciones al demonio...

Según el sacerdote gallego, las causas más comunes de un posesión se deben a un "maleficio". "Una persona hace un rito para hacer mal a otra", explica, "de alguna manera, el receptor queda bajo un influjo satánico". Asimismo, reconoce que hay "modas" como "practicar la güija, un rito satánico, magia negra, vudú... en el que la persona también queda unida con el demonio".

"Hace poco encontré en una finca un muñeco colmado de alfileres, es un ejemplo de un rito satánico que se ha hecho para hacer mal a alguien. También es frecuente que se ofrezca en sacrificio al demonio un animal, echando la cabeza o su sangre en el portal de la casa donde se quiere hacer daño", relata el padre.

“Conozco a varias personas que fueron poseídas por Satanás a la güija como si fuera un tablero de parchís, frecuentaron a tarotistas y brujas, asistieron a macro-conciertos de rock satánico… En definitiva, dejaron abiertas rendijas por las que se coló el diablo”, apunta Zavala.

Asimismo, según Portela, otro de los motivos que pueden llevar a una posesión es la "consagración de un niño al demonio por parte de sus padres que realizan prácticas satánicas". Por último, se encuentra la de realizar un "pacto con el demonio". En estos casos "se pacta rendir culto al demonio a cambio de que eche abajo un negocio, se lleve una empresa al éxito, arruine a una familia...".

Pese a estos “peligros”, ambos coinciden en que hay un modo de protegerse de ellos: “Si uno está en gracia de Dios, si frecuenta los Sacramentos”, afirma el escritor, “no tiene absolutamente nada que temer. Las maldiciones rebotan entonces contra su “chaleco antibalas” espiritual. No olvidemos que Dios es infinitamente más poderoso que el demonio”.


20 jun. 2016

Fantasmas y demonios


El miércoles 14 de agosto de 2013 se estrenó en España Exorcismo en Georgia (ver tráiler abajo), dirigida por Tom Elkins y en la que la niña Emily Alyn Lind hace el papel de Heidi Wyrick, la pequeña que empieza a ver, en la casa a la que se ha mudado con sus padres, extraños espectros que se le aparecen y la aterrorizan.

La película está basada enhechos reales sucedidos a la familia Wyrick a partir de febrero de 1989, y que dieron lugar incluso a un documental emitido en 1994, considerándolo como "caso no resuelto".

Le hemos preguntado a José María Zavala, autor de Así se vence al demonio. Hablan los poseídos. Hablan los exorcistas(LibrosLibres), por la pertinencia de los sucesos que relata la película.

-El demonio bajo apariencia de personas muertas, almas en pena asesinadas por un criminal inducido por el Maligno: ¿conoce algún caso similar al que recogeExorcismo en Georgia
-No sólo en Georgia, como en la película, suceden estas cosas. En España recuerdo un caso también estremecedor que me relataba el padre Salvador Hernández, exorcista de la diócesis de Cartagena, en Murcia.

-¿Relacionado con algún crimen?

-Cierto día fueron a verle dos hermanas al despacho parroquial. Estaban muy nerviosas y asustadas por lo que sucedía en su casa. Por las noches, oían ruidos de puertas y cajones abrirse y cerrarse solos; con las luces y electrodomésticos sucedía algo parecido. Para colmo, veían la silueta de una mujer desconocida entrar y salir de las habitaciones como Pedro por su casa.

-¿Cuánto tiempo soportaron eso?

-Así llevaban ya varios años, desde la muerte de su madre, sufriendo un sobresalto tras otro y sin poder conciliar el sueño.

-¿Pudo resolverse?

-Don Salvador averiguó finalmente que se trataba de la madre de las dos mujeres, las cuales sólo acertaban a distinguir una silueta femenina borrosa que se paseaba por las habitaciones. El sacerdote supo que ella, en un arrebato de ira y desesperación, había decidido poner fin a su vida ahorcándose en un limonero plantado en el patio.

-¿Y quería transmitirles algún mensaje?

-Enseguida advirtió a las hijas que el alma de su madre, no pudiendo descansar en paz y arrepentida del pecado cometido, venía a pedirles ayuda y oraciones para poder irse al Cielo. Ofreció varias Misas por su alma y cesaron automáticamente los ruidos y las apariciones.

-¿Es verdad que el supuesto contacto con los muertos puede serlo en realidad con el demonio?
-El demonio aprovecha cualquier rendija que se le abra para penetrar en los cuerpos. La “güija” es una de esas peligrosas ranuras por la que se cuela el Maligno.

-¡Lo dice con mucha certeza...!

-Conozco de primera mano varios casos de posesión diabólica de personas que practicaron con el “tablero parlante” como si fuese un juego de parchís. ¡Ojo con la “güija”! Para colmo de males, se vende con total impunidad en las santerías que proliferan como hongos en España.

-¿Y por qué este nuevo auge del cine de demonios y exorcismos, si se supone que ya no creemos en esas cosas?

-Curiosa paradoja. Pero es así: hay mucha gente que dice no tener fe o que se declara no practicante, pero cree en la existencia del demonio; otros creen en los fantasmas o en la “magia blanca”, pero en ambos casos se trata del demonio enmascarado. La “magia blanca” no existe. Toda la magia es negra. Diabólica.

-¿Es esto un "asunto de católicos", o interesa a todos?

-Los católicos de verdad saben perfectamente que la existencia del demonio es un dogma de fe contenido en los Evangelios; pero hay otras personas, incluso de otras religiones, que también creen en su existencia por haber escuchado de testigos fidedignos o presenciado casos de posesión diabólica.

-¿Qué la demuestra?

-¿Puede alguien explicarse, si no, cómo una persona casi analfabeta puede hablar en lenguas muertas, proferir horribles blasfemias contra Dios y la Santísima Virgen, o desplegar una fuerza descomunal siendo capaz de levantar incluso por los aires a varios hombres robustos que intentaban sujetarla?

-Ya es un subgénero del terror...

Es obvio también que muchas personas se sienten atraídas por puro morbo; simplemente porque se consideran seguidoras del cine de terror, sin reparar en que están jugando con fuego.

-Algunas películas presentan al demonio como alguien invencible, o casi. ¿Es esto así?

-El demonio es un ángel caído y, como tal, una criatura superior al hombre. Pero si estamos cerca de Dios, si frecuentamos los sacramentos (sobre todo, la Eucaristía y la Confesión, que equivale a centenares de exorcismos), rezamos el Santo Rosario y veneramos al arcángel San Miguel, patrono de los exorcistas, nos protegemos con una especie de chaleco antibalas contra el que rebotan todos los amarres satánicos y maldiciones del mundo.

-Podemos vencerle, por tanto...

-No olvidemos que Dios es infinitamente poderoso y que ante Nuestra Madre, la Santísima Virgen María, el demonio tiembla.

-¿Han acudido a usted muchas personas desde la publicación de Así se vence al demonio
-Al poco tiempo, desde que salió el libro, centenares de personas de España y de otros países han contacto conmigo a través de correo electrónico para que les pusiese a su vez en manos de un exorcista que les colmase de bendiciones. Personas afectadas en mayor o menor grado por el Maligno. Personas con nombres y apellidos que sufrían en propia carne sus terribles acometidas. Porque no olvidemos que se trata de verdaderas tragedias humanas a las que sólo Dios, por su infinita misericordia, puede transformar en remanso de paz y alegría.

-Y quienes le escriben, ¿siguen luego su consejo?

-La inmensa mayoría de estas personas se pusieron en manos de exorcistas y hoy viven muy cerca del Señor. Han “vuelto a nacer”, en sus propias palabras




17 jun. 2016

El demonio, siempre acaba derrotado.

Jesús Hernández Sahagún

Es el exorcista de la Archidiócesis de Valladolid, el único de Castilla y León y uno de los pocos de España. 
Hernández, que además de canónigo penitenciario es cofrade de dicha hermandad, comienza su exposición refiriéndose a su experiencia «no sólo en la existencia de este ángel caído, sino de su acción satánica tanto en las personas como en las relaciones sociales».
«Sin embargo, el poder de satán no es infinito», asegura en su escrito. «Los exorcistas comprobamos cómo el demonio queda derrotado en la práctica del exorcismo», recalca.
Precisamente, Hernández Sahagún señala en su artículo que «es importante asegurarse, antes de celebrar el exorcismo, que se trata de una presencia del maligno y no de una enfermedad», una apreciación que cobra especial importancia en el caso de la joven burgalesa a la que sometió a 13 exorcismos y que acabó en un centro residencia de Zamora bajo la tutela de la Junta. Hoy dicha joven, ya mayor de edad, reside con sus padres por voluntad propia.

Cuatro tipos de influencia diabólica

Distingue después entre cuatro tipos diferentes de «influencia diabólica». La posesión es la más grave y se produce cuando «el diablo toma posesión del cuerpo de una persona y la hace actuar o hablar bajo su control sin que la persona pueda resistirse». La segunda modalidad es la vejación diabólica, «tormentos que no llegan hasta la posesión». «Algunas personas se ven atacadas en sus afectos, en su trabajo o en su salud sin que los médicos sepan dar razón» señala; la tercera forma es la «obsesión diabólica» y se produce cuando «la persona sufre con pensamientos absurdos o incluso blasfemos de los que no puede deshacerse y provoca en la víctima un estado de encerramiento». Por último, está «la infestación diabólica, que puede afectar a casas, objetos y animales».
El canónigo destaca también cómo desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo hay referencias a la existencia de satanás, al que atribuye «los desastres ocurridos durante el siglo XX y que perduran con más furor en estas primeras décadas del siglo XXI».