6 mar. 2016

Casa infestada

Relato del sacerdote que hizo los exorcismos.

Hace un par de años sucedió en Gary, Indiana, la evidencia más clara y probada de los últimos tiempos, del ataque de siniestros espíritus oscuros a una familia, donde intervino el Padre Michael Maginot, de la iglesia católica de San Esteban Mártir en Merrillville, que exorcizó la casa y a la mujer que, junto con sus tres hijos y su madre. Mira aquí y aquí los artículos que publicamos.

casa-poseida-de-gary

Estos hechos dramáticos involucraron como testigos no sólo a la familia y al padre Maginot, sino a una enfermera, una trabajadora social, la policía y familiares, entre otros.

El fenómeno incluyó la posesión, la levitación, e incluso el caso de un niño que caminó hacia atrás en una pared a la vista de la enfermera, la trabajadora social, y su abuela.

Resulta que se está haciendo un documental por un productor de televisión que compró y ha estado viviendo en la casa para investigar.
Además el Padre Maginot también fue llamado para realizar un exorcismo en un adolescente (no relacionado con la familia original) que visitó la casa y de repente se volvió oprimido con pensamientos de suicidio, por lo que parece que los espíritus permanecen.

¿QUE SUCEDIÓ

La casa en cuestión fue construida en 1926 en Carolina Street en Gary (una ciudad industrial cerca de Chicago) y los propietarios originales vivieron allí hasta la década de 1980, cuando fue vendida a un nuevo propietario que la alquilaba hasta 2014. Él a su vez la vendió a Zak Bagans – productor de un programa de “fantasmas” para el canal de viajes (“Ghost Adventures”), que al parecer planea un documental.

La mujer cuya familia estaba en el centro de la perturbación era Latoya Ammons, que se ha trasladado a Chicago.

Latoya se había mudado a la casa durante noviembre de 2011. Ella había tenido una relación con un hombre al que acababa de enterarse que estaba casado, según el padre Maginot, y estaba tratando de distanciarse de él.

Este fue el comienzo de los hechos extraños.

Cuando la esposa del novio se enteró del romance entre su marido y Latoya, dice el sacerdote, ella llamó a Latoya e hizo un comentario enigmático de que “se van a arrepentir de jugar con mi marido.”

latoya-ammons
Latoya Ammons

La pregunta es: ¿fue una amenaza de una maldición? ¿Estaba la esposa involucrado en algo ocultista? ¿Fue el novio?

Esta es la pregunta porque las cosas ocurrieron incluso antes de que entraran en la casa.

Cuando Latoya estaba con él, las sábanas misteriosamente se deslizaban a sus pies, los objetos de repente desaparecían (incluyendo un par de sus zapatillas Air Jordan), al igual que ciertas fotografías de la familia, y él había solicitado ropa interior de Latoya como una especie de recuerdo de su relación.

Poco después Latoya (ahora sabiendo que era un hombre casado) huyó y alquiló la casa en Carolina street y no quiso que él entrara.

Casi de inmediato, moscas caballo habían aparecido en el porche delantero de la casa, a pesar de que era invierno, y volvían pese a los esfuerzos constantes para matarlas.

Se oían pasos torpes en el sótano. Había una puerta del sótano que Latoya y su madre, Rosa Campbell, oirían crujir, aunque no había nadie allí.

Se dijo que el novio acechaba a Latoya. Cuando fue por la casa no le fue permitido entrar y de pie en el porche, según el padre Maginot, dio a cada uno de sus dos hijos un billete de cinco dólares (pero no a la hija).

Eso fue en marzo de 2012. Y desde entonces, dice el padre Maginot, las cosas en la casa (que había incluido sombras y huellas inexplicables de botas mojadas en la sala de estar) se aceleraron.
Los niños eran tirados del sofá, y la hija de 12 años en ese momento, levitaba de su cama a la vista de un amigo que estaba durmiendo allí, y así fue como o Rosa y Latoya corrieron a orar.

“Creo que tal vez había algo relacionado con lo oculto en la forma en que se unieron”, reflexiona el padre Maginot sobre el novio.

“Se presentaba como un buen cristiano, pero nunca la llevó a su iglesia. Ellos nunca fueron a la iglesia juntos”.

En este punto recomendamos al lector orar para asegurarse de que nada de este artículo o cualquier situación demoníaca actúe en ti. Ora por discernimiento. Ora para tomar de este cuento lo que es bueno, como el hecho de que Dios es muchísimo más poderoso que el mal.

LA CASA

¿Latoya y sus tres hijos terminaron poseídos como resultado de su novio y su esposa, por posibles vínculos ocultistas o era la casa?
La casa en sí también tenía sus aspectos sospechosos.
Como el Padre Maginot – a quien se le concedió el permiso de su obispo para exorcizar a Latoya – detalla, había cosas sobre el sótano de esta casa que se prestan a creer que tenía su propio equipaje ocultista, lo que el sacerdote llama un “portal”.
Porque el sótano tenía una parte de alrededor de cuatro por tres metros debajo de la escalera donde el hormigón se había roto. Cuando la policía fue allí, encontró un par de panties blanco, un pasador de camisa, un calzador de plástico que parecía como si se hubiera roto a propósito por la mitad, una tapa para un pequeño recipiente de cocción, calcetines con los fondos cortados por debajo de la tobillos y un objetos metálicos que parecían un peso para un cordón de cortinas.

casa de gary
El Padre Maginot dijo que los objetos fueron encontrados en dos niveles diferentes, uno a los dos pies, el otro cerca de dos y medio, y parecía que estaban allí desde la Gran Depresión o la Segunda Guerra Mundial.

¿Hubo ocultismo – quizás espiritismo – practicado en esa casa? ¿Hubo alguien enterrado allí – quizás un niño, porque más tarde uno de los chicos Ammons, que tenía siete años, diría que estaba hablando con otro chico, con el espíritu de un niño, en el armario, que le dijo que había sido matado?

¿Había alguna relación entre la ropa interior descubierta debajo de la escalera y la petición del novio de ropa de Latoya? ¿Hay algún tipo de “puente” sobrenatural?

LOS EXORCISMOS

El Padre Maginot fue testigo por sí mismo en su primera visita, cuando las luces del baño misteriosamente parpadeaban cada vez que hablaba acerca de los sucesos y las persianas de la ventana se balanceaban aunque no había brisa. Allí estaba la figura sombría que dejaría huellas de barro. Vio esto él mismo.

El Padre Maginot dijo que roció sal bendita debajo de las escaleras, lo que parecía ser un punto focal. Una forma negra “como un monstruo” fue vista por los niños.

En un momento, los tres niños quedaron en un estado en que uno podía proferir cánticos como satánicos y luego ser seguido por el próximo hijo continuando el mismo canto y desmayarse, seguido por el tercero, en una secuencia perfecta. Los cantos fueron dichos con una voz profunda y extraña y parecían implicar números.

Durante una visita a la oficina del doctor, el niño de siete años de edad – de acuerdo con un informe oficial del Departamento de Servicios para Niños – fue levantado por fuerzas invisibles y arrojado contra una pared. Fue llevado al Hospital Metodista en Gary. Cuando la trabajadora social, Valerie Washington, habló con la familia en el hospital, los ojos del muchacho se volvieron para atrás y él le enseñó los dientes gruñendo.

padre maginot
Padre Maginot

Fue en el hospital, frente a Valerie Washington y a la enfermera Willie Lee Walker, que el otro hijo, de nueve años, que estaba sosteniendo la mano de su abuela, de repente mostró una sonrisa extraña y “subió por la pared sobre ella, y permaneció allí. No hay manera de que pudiera haber hecho eso. Él se había “deslizado” caminando hacia atrás por la pared. Fue una marcha, no un salto acrobático”.

Esto fue poco después de que el padre Maginot fuera llamado (por un capellán del hospital), un Bautista reacio a involucrarse, y un “evangelista” que visitó la casa tuvo que salir, al sentirse “abrumado”, según el informe inicial del Padre Maginot al obispo.

Este valiente sacerdote – que inmediatamente había reconocido la presencia demoníaca – realizó por primera vez un exorcismo informal sobre Latoya (se le negó inicialmente el permiso para que uno formal por el obispo), durante el cual la mujer se convulsionó cuando presionó un crucifijo contra su cabeza.

Cuando se le concedió un permiso formal de la diócesis, el sacerdote comenzó una serie de tres exorcismos oficiales. Fue el primer exorcismo, dijo el padre Maginot, que el obispo Dale Melczek había autorizado en sus veintiún años en el cargo. Dos de los ritos fueron en Inglés, el último de ellos en Latín.

Sintió que un cuarto podía ser necesario, pero para entonces Latoya se había ido del local, alejándose, con alivio. Al sacerdote nunca se le permitió visitar a los niños, que, tomados por los servicios sociales, ya no se encontraban en la casa. Los psicólogos etiquetaron todo como “delirante”.

ACCIDENTES EXTRAÑOS

La policía informó exudaciones espeluznantes de aceite en el hogar y problemas con equipo electrónico después de visitar la casa. Un reportero de homicidios veterano se negó a permanecer en la casa en la oscuridad. Otro trabajador social del gobierno que entró en la casa más tarde sufrió una serie de accidentes, incluyendo quemaduras por una motocicleta, tres costillas rotas mientras hacía jet ski, una fractura en la mano, y finalmente una fractura de tobillo mientras corría en sandalias.

El Padre Maginot mismo parecía bien protegido, aunque él también encontró extraños sucesos en su vida. Su computador tuvo problemas cuando él hizo una búsqueda sobre demonología.

escalera al sotano de la casa poseida

Luego estuvo “el paseo en bicicleta, una de las cosas más extrañas en mi vida.” Según el sacerdote, se fue de paseo en bicicleta en un punto durante los exorcismos y ante su desconcierto se dio cuenta de que todo el que pasaba – quizás hasta quince personas en las carreteras y aceras – no paraban de sonreírle y saludarlo, misteriosamente amigables. Nunca había experimentado que la gente reaccionara a sus paseos en bicicleta así antes. Se imaginó que los ángeles estaban contentos con él ayudando a la familia Ammons.

Luego las cosas se tornaron negativas.

Fue casi frontalmente golpeado por una bicicleta con exceso de velocidad (en una ruta en bicicleta de diez millas) en la dirección opuesta. Se encontró tirado en la hierba – arrojado fuera del camino – y su asiento de bicicleta en ángulo de 45 grados. Una rama le había golpeado la cabeza. Entró en un túnel oscuro con la bicicleta bajo una calle y de repente había voces de unos veinte estudiantes que se encontraban en el túnel y tuvo que huir del túnel para evitar que ellos le golpearan. De camino a casa, la gente que pasaba por ya no era amable. Ahora, todo el mundo estaba mirándole fijamente, con miradas de asombro, alrededor de diez personas, entre ellas una familia. “Fue extraño”, dice el sacerdote, “estaban allí de pie mirándome a mí, todos con el mismo tipo de mirada.”

Entre el segundo y tercer exorcismo, las luces se apagaron en la rectoría durante una tormenta. Luego hubo un segundo corte después del 4 de julio. Resultó ser un apagón de treinta horas. Fue la primera vez en los catorce años allí que hubo un corte sostenido. Y le ocurrió una tercera vez justo antes de la Misa, que luego fue celebrada con la luz de las velas.

Los Ammons tenían muchos fenómenos eléctricos en la casa, estática en el teléfono, interrupciones extrañas en la televisión.
¿Acaso la relación de Latoya con este hombre llevo a su casa su propia oscuridad?
¿Estuvieron involucrados espíritus de los fallecidos, así como fuerzas demoníacas?
Algunos dicen que espíritus de la tierra pueden atraer a los espíritus malignos, o convertirse en ellos.
La policía tomó fotografías y vio formas extrañas en algunas de ellas, incluyendo una cara en una forma parecida a una nube y lo que parecía una anciana.

capitan de policia de gay

Capitán de Policía de Gary

El hecho ha quedado ahí porque no hay suficientes sacerdotes para hacer exorcismos ni existe conciencia de muchos obispos de la existencia real de lo demoníaco.

En muchos seminarios, ahora se les enseña que cuando la gente se refiere a los “demonios” durante el tiempo bíblico, estaban simplemente describiendo lo que hoy conocemos como males psicológicos. Incluso dicen que Jesús simplemente usó el lenguaje del momento cuando Él los llamaba “espíritus inmundos” o “demonios”, que poseían o que afligían a personas.

Pero, de hecho, hay espíritus y posesiones o infestaciones u opresiones.

Los niños en esa casa sufrieron náuseas y sangrado de sus bocas. Esto no es algo para jugar.
Es cosa para mantener fuera de su hogar. Unge cada ventana y puerta con óleo santo y sal bendita, si lo tienes; utiliza agua bendita regularmente.

Y una vez más, no  pongas demasiado interés en nada oscuro.

2 comentarios:

miguel arcangel dijo...

Excelente! Me hace pensar como en ciertos paises hay tantas manifestaciones de este tipo. Estados Unidos es uno de esos.

Ofrezco una disculpa publica porque a veces no escribo con amor y respeto. Espero corrrgirme con la Gracia y disciplina.

Bendiciones! Sigue adelante con este blog que ayuda muchisimo...

Migeul

Anónimo dijo...

Pobres los niños que sufrieron todo esto. Jesús nos ayude a identificar el mal para evitarlo. Sí creo que existen malos espíritus y pueden disfrazarse para hacernos caer en sus garras. En mi cabezita tonta y mi falta de fe muchas veces he creido en lo maligno pero siempre Jesús me lleva de regreso al buen camino y es algo que se lo agradezco con todo el corazón.