9 mar. 2016

Casa infestada (II)

El exorcista Gabriel Amorth distingue entre la actividad ordinaria del demonio, que es la tentación, de las actividades extraordinarias. Y en las actividades extraordinarias incluye la infestación diabólica, que se manifiesta más comúnmente en la posesión de una casa.

exorcista

En este artículo traemos un testimonio de una casa que estuvo infestada durante 18 años. Se mantuvo en ella una lucha permanente contra los demonios y al final fue desinfestada con exorcismo. Y un fruto de esto fue la conversión de un psicólogo escéptico que se convirtió y hoy es formador de exorcistas.


CLASIFICACIÓN DE LOS DAÑOS SEGÚN EL EXORCISTA GABRIEL AMORTH

Según el prestigioso exorcista Gabriele Amorth los demonios tienen una acción continua y ordinaria entre los seres humanos que es la tentación, pero hay otras, seis más, que son extraordinarias, y que para solucionarlas hay que contactar a un exorcista.

amorth exorcista

LA ACTIVIDAD ORDINARIA: Esta es la “tentación”, que es la actividad más común de los demonios, y que se dirige contra todos los hombres. Cuando Jesús permitió que satanás lo tiente, aceptó nuestra condición humana.

LA ACTIVIDAD EXTRAORDINARIA

Esta segunda categoría puede tomar seis formas diferentes:

1 – DOLOR FÍSICO EXTERNO CAUSADO POR SATANÁSS

Esta forma externa de persecución no implica que la persona esté presa del demonio sino que éste externamente sólo le daña, por lo tanto, con este tipo nunca ha habido la necesidad de un exorcismo, sólo oraciones.

2 – POSESIÓN DEMONÍACA

Esta ocurre cuando satanás toma posesión completa del cuerpo (no el alma), habla y actúa sin el conocimiento o consentimiento de la víctima, que por lo tanto, es moralmente intachable.
Es la forma más grave y más espectacular de las aflicciones demoníacas, y atrae la atención de los productores de películas como El Exorcista.

3 – OPRESIÓN DIABÓLICA

Los síntomas varían de una muy grave a una enfermedad leve. No hay posesión, pérdida del conocimiento, o una acción involuntaria y palabra.
La Biblia nos da muchos ejemplos de la opresión, una de ellas es Job, él no estaba poseído, pero perdió a sus hijos, sus bienes y su estado de salud.
Mientras que las posesiones son todavía relativamente poco frecuentes hoy en día, nos encontramos con un gran número de personas que han sido afectadas por el demonio en su salud, puestos de trabajo, o las relaciones.

4 – OBSESIÓN DIABÓLICA

Los síntomas incluyen ataques repentinos, a veces continuos, de pensamientos obsesivos, a veces incluso racionalmente absurdos, pero de tal naturaleza que la víctima es incapaz de liberarse a sí misma, y por tanto la persona obsesionada vive en un perpetuo estado de postración, de desesperación, e incluso con intentos de suicidio. Casi siempre la obsesión influye en los sueños.

5 – SUBYUGACIÓN DIABÓLICA O DEPENDENCIA

Las personas entran en esta forma de maldad cuando se someten voluntariamente a satanás. Las dos formas más comunes de la dependencia son el pacto de sangre con el diablo y la consagración a satanás.

6 – INFESTACIÓN DIABÓLICA

Las infestaciones afectan casas, cosas o animales.

La infestación es el fenómeno por el que un demonio posee un lugar. La infestación de la casa puede ocurrir cuando en esa casa se ha practicado de forma continuada espiritismo, ritos satánicos, santería o cualquier otra forma de esoterismo.

El demonio al poseer un lugar puede mover cosas a voluntad o provocar ruidos u olores. La infestación nunca provoca la posesión de ninguna de las personas que viven en ese lugar.
En esos casos el sacerdote puede orar una vez en la casa y después animar a la familia a que cada día se reúna cada día para orar todos juntos. Si persiste hay que comenzar un exorcismo.

TESTIMONIO DE INFESTACIÓN DIABÓLICA DE UNA CASA DURANTE 18 AÑOS

Bob Cranmer, ex comisionado del condado de Allegheny, en Pennsylvania, EE.UU. escribió un libro en el que lleva a los lectores a través de los horrores que su familia enfrentó a manos de una fuerza demoníaca dentro de su casa. Cranmer dijo que su familia estuvo aterrorizada durante desde finales de 2003 a principios de 2006, pero en realidad los primeros signos comenzaron en 1988.

Dentro de una acogedora casa antigua en Brownsville Road en Brentwood, Pennsylvania, el ex comisionado del condado de Allegheny, Bob Cranmer dice que ha librado una batalla de dos años entre el bien y el mal – Dios y el diablo.
casa del ex comisionado cranmer

Es una historia que él conoce que muchos dudarán, pero que se sintió obligado a contar.

“Creo que tengo la credibilidad de que cuando digo algo que pasó, la gente puede creerlo. Esto no es algo como una historia de abducción alienígena. Esto sucedió”, dice Cranmer.

Empezó a suceder poco después de que él, su esposa y sus cuatro hijos compraron la casa en 1988.

“Estábamos en la casa hacía par de semanas cuando mi esposa y yo comenzamos a experimentar cosas que eran paranormales”, dijo. “Cosas que eran inexplicables y no pasó mucho tiempo hasta que nos dimos cuenta de que algo estaba pasando.”

Lo que parecían ser golpes en la noche, se convirtieron en algo más. Ellos comenzaron a ver una columna oscura que se movía por la casa con un olor agrio y repugnante.

“Yo la llamé, una pestilencia”, dice Cranmer. “Era una combinación como de azufre y goma quemada.”

Cranmer dice que la presencia comenzó a atacarlo a él y a su familia.

Nos atacaba de noche, dijo Cranmer. “Me despertaba en el medio de la noche, y yo estaba completamente dado vuelta en la cama – mis pies estaban en las almohadas, estaba bajo las sábanas y mi cabeza estaba a los pies de la cama. Cosas como esa diariamente”.

Relojes que se paraban, obras de arte que rutinariamente se ponían al revés, crucifijos torcidos, rosarios rotos y peor.

“Esta casa fue marcada con una sustancia del tipo de sangre que estaba en las paredes y el techo”, dijo Cranmer.
“Vi sombras negras que se deslizaban por el suelo y las paredes”, dijo Adam Blai, un psicólogo que entrena a sacerdotes para exorcismo.

Un equipo de investigación paranormal de Penn State llegó a la casa y cambió la vida de Blai, que más tarde se convertiría en un entrenador de exorcistas y que se convenció de que se trataba de un caso de infestación demoníaca, como veremos más abajo.

“También fui testigo de un hedor de una columna de aire que se movía por su propia voluntad, que deja olor persistente detrás de ella; era horrible, parecía ser algún tipo de cosa, una entidad”, dijo Blai.

En ese momento, Cranmer y su familia eran cristianos evangélicos. Fueron a su pastor para informarle de los sucesos, pero el líder bautista no estaba muy seguro de qué hacer para ayudarlos.

Fue entonces cuando Cranmer dijo que la Iglesia católica intervino para ayudarle, cuya participación se tradujo en un proceso largo de dos años que en última instancia significó deshacerse de la fuerza demoníaca de la casa.

Posteriormente la familia se convirtió al catolicismo.
Con la dirección del entonces Obispo Donald Wuerl, exorcistas y sacerdotes asistieron a los 

Cranmers para liberar al espíritu, que se hizo más resistente con el tiempo.

“Esta cosa no quería darse por vencida”, dijo Cranmer. Fue una batalla incesante de ida y vuelta. Donde prevalecía, había varias habitaciones de la casa que ya no podíamos usar. Pero al final, el poder del Señor prevaleció”.

Cranmer dice que él y su familia todavía tienen las cicatrices físicas y emocionales.
Dos de sus hijos fueron tratados en Western Psych por traumas psicológicos.
Pero, aunque herido, él dice que su fe es ahora inquebrantable.
El libro “El Demonio de Brownsville Road” se publicó a mediados del 2014.

“Siento la responsabilidad de contar esta historia de una manera que suene racional, para decirle a la gente que todo es real”, dijo Cranmer. “Es cierto. El bien y el mal existe”.

Cranmer y su familia dicen que ya no es una cuestión de fe. Que tienen conocimiento directo del bien y del mal, el diablo y el poder de Dios.


UN PSICÓLOGO ESCÉPTICO SE RINDE ANTE LAS EVIDENCIAS Y AHORA INSTRUYE SACERDOTES PARA EXORCISMOS

Una vez él fue un escéptico, pero dice que después de ayudar en casi 100 exorcismos, sus experiencias han hecho de él un creyente.
Durante los últimos 10 años Adam Blai ha estado en la primera línea.

Básicamente, es una guerra entre el cielo y el infierno, dice Blai. Eso ha estado ocurriendo desde que la creación comenzó, y es una guerra sobre nosotros para la mayor parte.”

La lucha es por los cuerpos y las almas de los poseídos.

“Su boca no se está moviendo y el sonido que sale de ellos es más allá de lo que un humano puede producir”, dice Blai.

adam_blai

Una fuerza que ha asumido el control.

“También he visto que los huesos se dislocan espontáneamente y se salen como algo animado en el cuerpo y ponen al cuerpo en una forma diferente, dice.
Blai dice que se necesita convocar a los ángeles y los santos para luchar contra lo que llama “el reino de las tinieblas.”

Hemos visto al demonio y poseídos llamando a sus hermanos y que alguien golpea la puerta y cuando se abre no hay nada allí, pero algo ha entrado en la habitación. Eso pasa todo el tiempo”.

El exorcismo tiene sus raíces en los evangelios del Nuevo Testamento donde Jesús libera a los endemoniados, pero incluso el propio Blai se mostró inicialmente escéptico.

“Su mente se rebela contra la verdad creyendo que esto es realmente real, incluso después de haber visto algunas cosas”, dice. “Pero con el tiempo, la evidencia se acumula, y la pila llega a ser tan grande que realmente tienes que aceptarlo.”

Como psicólogo experimentado, Blai ha estudiado a los criminales más violentos, pero incluso en los asesinos en serie y violadores, encontró al menos un poco de humanidad, no así en los endemoniados.

“Cuando usted interactúa con alguien poseído por un demonio, su corazón es tan completa y totalmente negro y carente de cualquier vacilación o compasión que sabes en tu corazón que quieren destrozarte y estará sonriendo todo el tiempo”, dijo Blai.

El agua bendita es algo que se utiliza en todos los casos. Ahora, si usted rocía los poseídos con agua bendita tienen una reacción violenta. Parece como si hubieran sido azotados con un látigo”.

“Realmente te cambia ver un caso en toda regla como si fuera una película – aunque Hollywood siempre exagera un poco las cosas. Es realmente algo que endereza tu vida espiritual, dijo Blai.

“Y tienes que pensar mucho acerca de lo que vas a hacer con ese conocimiento.”



No hay comentarios: