26 feb. 2016

Poltergeist satánico

Se intenta comprender el caso de una corona de flores que se movía  sola en el velatorio de la joven Adriana Rodríguez, de 22 años.


La joven, quien tomó veneno con fines suicida y  que estuvo tres días ingresada en el hospital regional José María Cabral y Báez, habría proclamado que Satanás la mandó a buscar.



La propia madre de la chica fallecida cuenta, se suicidó “Porque Satanás se lo pidió”, ya que ella era practicante de hechicería y magia negra, lo que causó problemas en la casa y en la vida de ella desde el momento en el que comenzó, y que tuvo este trágico final.

Los familiares de la joven, habitantes de la casa en donde ella tenía estas prácticas, y donde se realizó el funeral, han declarado que ya no sienten paz ni tranquilidad, y nadie puede dormir por la preocupación y miedo causados por este impactante evento. En el lugar se respira un ambiente de impaciencia, en donde los deudos tratan de cumplir con el tradicional funeral, antes de enterrar el cuerpo sin vida de la joven, pero a la vez desearían que todo esto terminara, ya que al tener a la corona en la misma casa en donde duermen se sienten tremendamente inseguros, sobre todo por las practicas que la joven tenía.

 La corona será puesta en la tumba de la chica, con fin de, según ellos, reunir el espíritu con el cuerpo de enterrado en el cementerio. Por su parte los mismos familiares de la chica se han negado a las peticiones de solicitar la ayuda del sacerdote del pueblo, ya que ellos consideran esto incorrecto al tratarse de una chica practicante de este tipo de hechicería.

Mi opinión, es que ésta es una llamada de atención satánica para atraer al mundo del espiritismo, para que la familia abra mas puertas en sus vinculaciones con el mal. El alma de la joven suicidada, lo mas probable es que se encuentre condenada en el infierno.

---

El padre Lucas sugirió a los parientes de la víctima presentarle 33 misas consecutivas a San Gregorio en la iglesia la Altagracia, en Santiago, o en cualquier otra parroquia que ellos elijan, en sufragio del alma de Adriana.

También le pide poner en la entrada de la casa crucifijos a San Benito para reprender cualquier “asomo maligno”.

El religioso atribuyó el caso a la vinculación de la fallecida con creencias y supersticiones. “Ella decía que se quería matar, parece que Satanás ya la tenía poseída”.

El cura estimó que  aparentemente el demonio dominó la mente de esa joven, y señaló que ese es un fenómeno patológico que tiene mucho que ver con las supersticiones de la gente en relación a la hechicería y la brujería.

“El mal está presente en el mundo, no podemos negarlo y ahora esa familia está sufriendo la consecuencia”, añadió.

Preguntado en torno a si se recomendaba “un despojo” en esa residencia para que el alma que pena descanse en paz, el sacerdote dijo que la Iglesia cuenta con exorcistas que hacen esa labor, “haciendo un acto de desagravio y purificación del ambiente”.

Varios medios dieron cuenta del hecho el pasado fin de semana, pero aún en Palmar Arriba están temerosos, por lo cual se incrementó la asistencia a las iglesias de la comunidad.

No hay comentarios: