17 feb. 2016

En proceso de liberación

Lo que recomienda hacer su exorcista actual.

Estamos publicando una nueva puesta punto del exorcismo al hijo de nuestra colaboradora, y con buenas noticias. Todo indicaría que después de 4 meses de profunda oscuridad y de caminar a tientas, por fin los exorcismos fuera de EE.UU. están comenzando a dar buen resultado y parece que brilla una luz al final del túnel.

Puedes leer todo lo referente a este exorcismo aquí.

miedo hombre en un frasco

Lo importante de este exorcismo que estamos siguiendo es que deja una enseñanza, real y no teórica, de las dificultades para exorcizar a una persona, que deberían considerar quienes tienen familiares o conocidos que están pasando por un trance de posesión.

Lo mismo vale para los sacerdotes y para los exorcistas.    
Veamos la puesta a punto de nuestra colaboradora Susana.

LA SUBIDA A LA MONTAÑA

San Juan de la Cruz en su libro La Cima del Monte Carmelo, escribe que subir hasta la cumbre del monte, es el alto estado de la perfección que el Santo llama la unión del alma con Dios.
El alma pasa por la “Noche Oscura” para llegar a la divina luz de la unión perfecta del amor de Dios.
San Juan de la Cruz agrega que son tantas y tan profunda las tinieblas y trabajos, espirituales y temporales, por las que pasan las almas para poder llegar a la cumbre, al estado de perfección, que no hay ciencia humana para poderla entender o experiencia para poderla decir, porque sólo el que pasa por ello lo sabrá sentir, mas no decir.
san juan de la cruz
San Juan de la Cruz
Nuestro camino a la cima continuó. Saliendo de EE.UU un milagro más; las tormentas eran tales que hubo una oscuridad por cuatro meses.
En el país a donde nos dirigimos, llegamos a hospedarnos con un grupo católico mariano de liberación, quienes nos abrieron las puertas de su casa y fueron muy pacientes y muy caritativos con nosotros.

Después que el grupo discierne y reza por una semana, ven las largas raíces que los demonios han creado por el largo periodo de posesión, el bloqueo mental es tal que él no podía oír, hablar, ver o pensar.

A pesar de todo mi hijo con la ayuda de ellos pudo renunciar de nuevo a todos los demonios que ellos discernieron.
Ya mi hijo había anteriormente renunciado a satanás en los exorcismos anteriores, pero se realizó con éxito las oraciones de renuncia de nuevo.
Lamentablemente la liberación no ocurrió. El maligno mantenía a mi hijo en su control, y mi hijo estaba en un estado en el que todavía ni hablaba, ni oía, ni podía ver. Era el demonio quien poseía ese cuerpo.
Mientras tanto yo mantenía mi rosario en la mano y rezando las 24 horas. Literalmente no dormía, rezaba me quedaba dormida por un rato y al despertar comenzaba a rezar de nuevo.
Mi hijo estaba completamente controlado por el maligno. El sólo sacarlo de EE.UU fue un milagro. Al final de una semana, el maligno seguía apoderado del cuerpo y la mente de mi hijo. Yo seguía rezando para que la Virgen María me guiara por el camino a seguir.

El último día de oraciones, veo tres cruces, brillantes, el día anterior las había visto negras con una culebra muy grande arrastrándose a los pie de las cruces.

Yo no tengo ningunos dones. Yo no tenía ni la menor idea que podía ser eso. Creí que era la liberación de mi hijo, la cual no llegó. Lo curioso es que una de las señoras del grupo de oración vieron lo mismo que yo los dos días.
tres cruces

TRES CRUCES DIBUJADAS EN LA MONTAÑA

Rezo y ayuno, pidiendo la ayuda de la Virgencita para que me guie y me diga que hacer, ¡ir de nuevo a casa con las manos vacías¡
Le preguntaba a nuestra Madrecita, ¿eso es lo que tú quieres de mí? ¿No hay salida? ¿Debo resignarme? ¿Debo internarlo en una institución psiquiátrica?
La Virgen me contesta por medio de una de las personas en Argentina que reza por mi hijo, quien me pide que contacte a un exorcista, quien es muy conocido, pero casi imposible de contactar por lo ocupado que esta.
Obedezco, me tardo tres días más en poder hacer el contacto; y la respuesta es que es imposible pro su agenda.

Entonces, ya preparándome para regresar a casa, se abre el camino y entra la luz de nuevo, algo casi imposible; me llaman porque alguien había cancelado la cita con el exorcista y se abría el cupo para mi hijo.

Tampoco fue fácil emprender el camino en un día, pero lo logramos gracias a Dios y la Virgen. Así que emprendí el camino que milagrosamente se me abrió para ver a un exorcista muy conocido y muy mariano.

Cuando voy llegando al pueblo veo las tres cruces, entre los matorrales, formadas en la montaña, en la cima. La Virgen había contestado mis oraciones y las de todos ustedes.

Me dije que este era el lugar donde Jesús por intercesión de la Virgen María me había traído para la liberación de mi hijo.
prendiendo velas

EL DÍA DEL EXORCISMO: ¿SE LIBERARÁ AL FIN MI HIJO?

Mi hijo estaba muy agitado, durante el viaje y a la espera de ver al exorcista. Yo no le había dicho a dónde íbamos, pero el demonio sí sabía. El demonio no dejaba de hablar, mi hijo seguía sin dormir, semanas sin dormir.
Acudimos al lugar donde se iba a realizar el exorcismo, y entramos a misa, y mi hijo se salió a la hora de adoración, no se quedó. Tenía meses sin ir a misa o ir adoración.
Después entramos a la habitación donde estaba el exorcista y todas las personas del grupo de oración. De pronto, mi hijo hablaba normal, oía y respondía a todas las preguntas del sacerdote.

¿Dónde está el demonio? Escondido, pero el exorcista se dio cuenta enseguida que el maligno se estaba escondiendo y que era necesario, trabajar con más oración y vida espiritual, debilitarlo para poder ser expulsado.

Me di cuenta que no habíamos llegado a la cumbre, eran necesario más sacrificios y más oraciones.

MÁS EXORCISMOS

Resignada que debía esperar el tiempo de Dios, pero contenta que ya tenía la seguridad que había encontrado el camino para seguir subiendo la cima y no seguir buscando la ayuda para mi hijo, pues la había conseguido.
Emprendimos el camino lleno de luz hacia el camino de su liberación, esperando con paciencia y perseverancia el momento de Dios.
Es el primer exorcista que enseguida se da cuenta que el demonio estaba escondiéndose.

El exorcista nos dio una lista de las cosas que mi hijo debía hacer todos los días, la cuales estamos haciendo: ir a misa, comulgar, hacer penitencia, sacrificios, rezar el rosario, rezar la Divina Misericordia, acudir al santísimo y caridad, etc.

Nos pidió ir de nuevo, pasaron dos meses, hubo otro exorcismo, pero el maligno seguía escondido, y nos mandó continuar la vida espiritual.
Fueron cuatro meses donde mi hijo y yo vivimos en las tinieblas, en la oscuridad. Hubo muchos momentos de rabia, y de blasfemia.
estacion de tren

VUELTA A UNA NUEVA CASA

Regresamos a casa, pero fueron momentos difíciles porque tuvimos que pedir asilo en varios lugares y pudimos entrar a nuestra casa, pues como saben, habían ocurrido muchos fenómenos paranormales en ella, y por consejo de otra persona que reza en Colombia, decidimos vender la casa.
El milagro de Dios es que la pudimos vender. La diócesis acepto hacerle el exorcismo a la casa al venderla, para limpiarla, cosa que no había querido hacer antes, y por milagro de Dios pudimos conseguir otra casa donde pasamos nuestra primera Navidad; llenos de fe y esperanza.

LOS SÍNTOMAS DE MI HIJO

Los siete pecados capitales son: La soberbia, avaricia, ira, lujuria, gula, envidia y la pereza; el maligno manifiesta todas ellas, especialmente el odio.
A mi hijo le costaba mucho ir a misa e ir al santísimo. Después del último exorcismo, Jesús acudió y rescato a mi hijo de la completa oscuridad, pudimos empezar a subir la cima con una luz brillante, mi hijo de nuevo recupero la lucidez.

Existe una lucha espiritual en la que el demonio se opone a que mi hijo cumpla con la tarea de acercarse a Dios y llegar a la cumbre.

Todavía se encuentra en la batalla para impedir el ascenso y hacerlo caer para que se desespere, pierda la Fe y la Esperanza de poderse liberar. En el momento seguimos subiendo la cima con mucha fe y esperanza, entregando nuestra voluntad a Dios.
miedo manos y cara se trasparentan en nylon

LA DEBILIDAD DEL MIEDO

El libro Contra la Maldad del exorcista Juan Gonzalo Callejas, indica que una de las debilidades del ser humano que más ataca el demonio es el miedo.

La persona que es atacada por el demonio debe perder el miedo, pues entre más miedo tenga, más poder tienen los demonios, pues el miedo socava las tres virtudes que sostienen la religión católica: la Fe, la Esperanza y la Caridad: las tres cruces.

La Fe se socava, porque se piensa que el demonio tiene más poder que Dios, o al menos que el demonio puede seguir agrediéndolo espiritualmente.
Callejas indica que la persona debe preguntarse porque Dios está permitiendo esas manifestaciones diabólicas en su vida. ¿Qué será lo que Dios quiere enseñarnos con esta tragedia especifica?
También, el miedo socava la Esperanza, pues en vez de llevarnos a la confianza a Dios, nos lleva al desespero, donde el maligno aprovecha para causar estragos gravísimos a la persona, la cual puede llegar a pensar que no tiene posibilidad de salir del problema y conseguir la salvación.
Por último, la Caridad es corroída por el miedo. Al derrumbarse la confianza en Dios impide una acción divina, pues el amor a Dios se va desnutriendo, llevando a la persona a una crisis donde los espejismos le harán ver las acciones de sus opresores más poderosas que las de Dios.
Mi hijo llegó y pasó por estas tres etapas, pero a diferencia de que el Callejas recomienda no hacerle oraciones de liberación o exorcismo a estas personas, a mi hijo le mejoró hacerle los últimos exorcismos, lo cual lo ha ayudado a aumentar su Fe, Esperanza, y Caridad.

Los dos exorcismos que se le han hecho a mi hijo por el ultimo exorcista y la voluntad de mi hijo de continuar luchando – realizando todos los días actos de amor a Dios y caridad, obedeciendo a las indicaciones del exorcista -, le han llevado a sonreír de nuevo, a mirar sin odio, a ver a los que hay a su alrededor, hablar, salir de su habitación y aumentar su esperanza en su liberación.

subiendo una montaña fondo

DE NUEVO SAN JUAN DE LA CRUZ

Quiero finalizar haciendo referencia de nuevo a lo que San Juan de la Cruz escribe en su libro sobre la confianza en Dios.
Cuando las almas tienen la necesidad de esa confianza, cuando Dios las coloca en esa noche oscura, para que pasen por ella y lleguen a la divina unión, o sea la cumbre, a veces estas almas no van adelante por no entender y faltarles guía idóneas que la guíen hasta la cumbre.
Con la ayuda de otros podrán entender que deben dejarse llevar por Dios, colocar su voluntad en las manos de Dios.

El Santo agrega que hay algunos guías que no tienen la luz y la experiencia de estos caminos, y suelen impedir o dañar a las almas en vez de ayudarlas en el camino.

“Porque acaecerá que lleve Dios a una alma por un altísimo camino de oscura contemplación y sequedad en que a ella le parece que va perdida, y que estando así llena de oscuridad y trabajos, aprietos y tentaciones, encuentre a quien le diga como los consoladores de Job, que es melancolía, o desconsuelo, o condición o que podrá ser alguna malicia oculta suya y por eso la ha dejado Dios. Y así, luego suelen juzgar que aquella alma debe haber sido muy mala, pues tales cosas pasan por ella”.
Además, diré como dice el Santo, que si he errado en algo, en mi búsqueda por la verdad y el camino a seguir, por no entender este mundo invisible o desconocido por mi, no ha sido en ningún momento mi intensión de apartarme del santo sentido y doctrina de la santa madre Iglesia Católica.
Pero si he de luchar como luchó el Beato Francisco Palau, quien desde 1868 expreso sus opiniones en las páginas del semanario “El Ermitaño”, que según él, la Iglesia había recibido de su divino Fundador la potestad para luchar contra la primera fuerza del mal: el demonio.
Tradicionalmente esa lucha se había confiado en la práctica del «exorcistado», pero en los últimos tiempos había caído en desuso. Él dijo que era absolutamente imprescindible relanzar esa actividad, ya que aumentaban los «posesos» o «energúmenos», sin que nadie remediase su dramática situación.
La obra del Beato están compuestas por ocho extensas páginas. En ellas expone primero su opinión sobre el exorcistado y su función específica en la Iglesia, insistiendo en la fundamentación teológica y bíblica de su tesis.
En un segundo apartado trata de refutar a quienes no comparten su opinión sobre el influjo del espíritu maligno y sobre la frecuencia de la posesión diabólica.

Después de describir con tono desgarrado la tétrica situación de los endemoniados, propone el establecimiento de centros asistenciales para estas pobres gentes y, al mismo tiempo, solicita el establecimiento, por parte de la Iglesia, del exorcistado como orden o función permanente para luchar contra los estragos que causa satanás en las almas y en la sociedad.

Finalmente, les doy muchas gracias a todos por mantener a mi hijo en sus oraciones. También rezo por todos ustedes y por todos los oprimidos o posesos por el demonio para que Dios les de la gracia necesaria para continuar la batalla espiritual.

Oremos, oremos es el mensaje que continuamente nos deja la Santísima Virgen María.

2 comentarios:

Helen dijo...

Vivimos en un mundo lleno de ruidos, iphone, la tabla, el ordenador etc, donde no podemos escuchar la palabra de Dios. Se nos olvida y queremos no pensar que el demonio nos quiere sordos y mudos, para poder actuar en nuestras mentes. Debemos ser perseverantes en la oracion todos los días.

Gracias Administrador por todos sus excelentes artículos. Siempre los leos, no siempre comento porque a veces el tiempo no da, pero los articulos son muy interesantes, y nos recuerda que el maligno esta a la espera de nuestras almas, esperando esos momentos de sordera para enganarnos con su astucia.

Gracias!!

Foro sobre Exorcismo dijo...

Ciertamente, Helen,

Una forma de apartarse de Dios es con las distracciones.

Voy encontrando posts para ir publicando, gracias a Dios. Y dentro de esta temática hay mucha variedad, toda coincidente en la realidad de la existencia del demonio, adversario de Dios contra quién nada puede y que trata de perturbarnos a nosotros a modo de venganza, aún a costa de aumentar mas el peso del dolor de su condena.

Sigamos en este combate espiritual, estando en el lado de la luz de Dios.

Dios te bendiga, un abrazo.