15 ene. 2016

Sobre los fantasmas

¿Qué son los Fantasmas o las Almas en Pena? ¿Encajan en la Fe Católica? 

 
 

Una explicación cristiana sobre almas perdidas que vagan por la tierra


Algunos podrían burlarse rápidamente de una idea tan extravagante o supersticiosa y otros, los extremadamente rígidos, dirán que es una herejía sin siquiera leer lo que dice el artículo.
Pero la creencia en fantasmas parece haber sido universal en todas las culturas humanas desde el comienzo de la historia, y se basa, al menos en parte, en un sinnúmero de informes de encuentros con ellos, inclusive de Papas y Santos.

Es apasionante el capítulo IV de la Summa Daemoniaca del exorcista y demonólogo Padre Antonio Fortea,
donde habla de los espíritus perdidos, del espíritu de almas que no son ni demonios ni almas condenadas, al menos no condenadas aún, y que buscan en medio de una gran tristeza y angustia, la luz, la paz, la felicidad.

Almas perdidas que rezan, cantan y alaban a Dios voluntariamente, sin necesidad de conjuros por parte del exorcista, almas que no blasfeman, que murieron al parecer sin pedir perdón, pero sin rechazar ni odiar a Dios.
Algunos de estos espíritus no saben nada de Dios ni de Jesucristo ni de la Iglesia, pues nadie les predicó. Almas que vagan de lado a lado, fantasmas en pena, destinadas –al menos algunas de ellas– a estar así hasta el fin del mundo.

¿EXISTEN LOS FANTASMAS?

 
Para responder a esta pregunta tenemos que definir “fantasma”.
Según el diccionario Webster, la palabra significa “el alma de una persona muerta, un espíritu sin cuerpo”. Eso parece encajar con el uso popular del término, por lo que tendremos que aceptarla como definición de trabajo.
fantasma
Debemos tener en cuenta, entonces, que en la presente discusión, “fantasma” no se refiere a un ángel o un demonio, un poltergeist o incluso un extraterrestre. Más bien, es esa parte de un ser humano que no es corpórea (corporal), y que ha sido separada del cuerpo en la muerte.
Con esta definición, los católicos deberían poder afirmar fácilmente que realmente existen los fantasmas. Después de todo, es una parte fundamental de la creencia católica de que el ser humano es una unión de alma y cuerpo; que en la muerte, el alma y el cuerpo se separan; y que después de la muerte, el cuerpo en general se desintegra, y el alma sobrevive, a la espera del Juicio Final, cuando el cuerpo al fin se levante y se reunirá con el alma.
Desde una perspectiva católica, entonces, no sólo a las almas en el infierno y en el purgatorio, sino también a los santos en el cielo pueden llamárseles fantasmas (con la excepción de Nuestra Señora, que no es un espíritu sin cuerpo, porque su cuerpo fue asunto con su alma al cielo).
La pregunta para los católicos, entonces, no es si realmente existen los fantasmas. Ellos existen. La cuestión más apremiante es si las almas humanas sin cuerpo, en el tiempo presente antes del Juicio Final, son capaces de manifestarse a los que siguen vivos en la tierra.

EVIDENCIA DE LA ESCRITURA

 
¿Pueden los muertos aparecer a los vivos? La Escritura muestra que pueden.

El ejemplo bíblico más claro de una aparición fantasmal es el relato evangélico de la Transfiguración de Nuestro Señor en el monte, cuando Moisés (que había muerto siglos antes) apareció a Jesús y tres de sus apóstoles, conversando con él. (Ver Mt 17:1-3. No incluimos Elías en este pasaje como un “fantasma”, porque la Escritura parece indicar que él no había muerto, sino que su cuerpo fue tomado cuando dejó la tierra. Ver 2 Reyes 2:11-12).
En el Antiguo Testamento, un ejemplo de debate de un visitante fantasmal es la del fallecido profeta Samuel, que apareció al rey Saúl (ver 1 Sam 28:3-20).
fantasma en un parque
Algunos han llegado a la conclusión de que la aparición era en realidad una falsificación diabólica, ya que tuvo lugar por pedido de un nigromante (lo que hoy se llamaría un “canalizador”) fuera de la ley por Dios.
Sin embargo, como el propio texto de la Escritura se refiere al espíritu repetidamente como Samuel, San Agustín y otros intérpretes autorizados han insistido en que se trataba efectivamente de su fantasma y no un demonio.
Si tenemos en cuenta las visitas fantasmales en sueños o visiones, entonces también podemos citar la historia bíblica de Judas Macabeo. Él tuvo una visión de Onías, sumo sacerdote fallecido, orando por los judíos. (Esto es, por cierto, también un ejemplo bíblico de la intercesión de los santos por los vivos). Onías fue seguido en la visión por el fallecido profeta Jeremías, quien habló a Judas y le dio una espada de oro (ver 2 Mc 15:11-16).

EVIDENCIA DE LA TRADICIÓN

 
Más allá de los ejemplos en la Escritura, numerosos relatos de apariciones fantasmales han llegado hasta nosotros en la tradición católica desde los tiempos bíblicos.
En el siglo VI el Papa San Gregorio Magno, por ejemplo, relata varios de estos casos en sus famosos Diálogos. Para Gregorio como San Agustín y otros doctores de la Iglesia, las apariciones fantasmales, sin duda tenían su lugar en una visión católica del mundo.
almas en pena
Según estos informes, a veces la figura fallecida que apareció fue un santo reconocido. En otras ocasiones, la aparición era de un hombre santo recientemente fallecido o una mujer que vino a ayudar a los vivos.

Todavía en otros cuentos, almas atormentadas, presumiblemente en proceso purgatorio, llegan a pedir la ayuda de los que siguen en la tierra.
Sin duda, muchas de estas historias pueden ser vistas como leyendas piadosas o superstición, engaño o alucinación. Pero algunas de ellas son difíciles de descartar.
Los cuentos más convincentes vienen a nosotros de múltiples testigos de carácter impecable, y que a menudo se remontan a tiempos muy recientes, cuentos de primera mano sin posibilidad de adiciones legendarias. Entre éstas habría alguna de las apariciones post mortem conocidas de San Pío de Pietrelcina (Padre Pío, 1887-1968).
Una historia bien autentificada viene de San Juan Bosco (1815-1888). Cuando seminarista, San Juan había acordado con un compañero de estudios llamado Comollo que cualquiera de los dos que muriera primero daría al otro alguna indicación sobre el estado de su propia alma. Comollo murió 2 de abril 1839, y en la noche después del funeral, llegó la “indicación”.
Junto con otros veinte estudiantes de teología que se reunieron en la misma sala, Juan oyó de pronto un rugido poderoso y sostenido que sacudió el edificio. Entonces vieron cómo la puerta se abrió violentamente. Apareció una luz tenue con cambio de color, y se oyó una voz clara: “Bosco, Bosco, Bosco, estoy salvado…”
“Durante mucho tiempo después que San Juan concluyó su rememoración, no había otro tema de conversación en el seminario.”

¿POR QUÉ APARECEN?


A finales del siglo XIX y XX, una serie de estudiosos católicos respetados recogieron muchos testimonios fidedignos de fenómenos fantasmales, obtenidos de testigos contemporáneos y oficiales de policías y documentos médicos.
Intentaron colocar estos cuentos junto con informes de otros fenómenos ocultos, dentro de un marco de la teología católica tradicional (generalmente tomista) y los hallazgos de la psicología moderna y la parapsicología. Tal vez los más conocidos de estos teólogos investigadores fueron los sacerdotes jesuitas Herbert Thurston y FX Schouppe, y el abad trapense Alois Wiesinger.
Surge un patrón en muchos de los relatos recogidos por estos eruditos: cuando el difunto hace una aparición, a menudo viene ya sea para ayudar a los vivos o para solicitar ayuda a los vivos.

Pueden solicitar, por ejemplo, que se digan oraciones y misas para ellos, o pueden pedir que se destruyan algunos documentos de carácter confidencial. A veces, un familiar fallecido de una persona en necesidad de los sacramentos viene a informar a un sacerdote de la situación y le mostrará donde se encuentra el necesitado
.

almas que vagan por la tierra
Historias como éstas sugieren una respuesta a los desafíos comunes planteados por los cristianos que son escépticos, que la posibilidad de visitas fantasmales pudiera encajar en una perspectiva de fe.

 
¿Cómo, se suelen preguntar, el muerto puede obtener el poder para visitar a los vivos? San Agustín respondió simplemente: “A través de la orden secreta de Dios”. Sucede con el permiso de Dios y con el poder divino.

 
¿Y por qué Dios podría permitir la visita de fantasmas? Al parecer, para llevar a cabo misiones espirituales para sí mismos o para otros.

No hay comentarios: