12 ene. 2016

Exorcismo al Rey

http://portal.protecturi.org/wp-content/uploads/2014/09/principe-baltasar-carlos-578x324.jpg
http://3.bp.blogspot.com/-vHqqL1bbZS4/T6lfY9VmHJI/AAAAAAAACFY/bs5sUQoT2rs/s400/Juan+Carre%C3%B1o+de+Miranda+-+Carlos+II+adolescente,+c.1671+L%C3%A1zaro+Galdiano.jpg





El domingo 6 de noviembre de 1661 nació “un robusto varón, de hermosísimas facciones, cabeza proporcionada, pelo negro y algo abultado de carnes”. De esta manera se contaba en la Gazeta de Madrid el nacimiento de un rey español.

  Carlos II      "El hechizado".


http://1.bp.blogspot.com/_0DJ0Sp5EDD4/TOLcFTVjzCI/AAAAAAAAANU/MZJwxW-G4MM/s1600/4CarlosII.jpg


Fue el propio Lucifer el que, según relató fray Froilán Díaz, confesó el encantamiento que llevaría al monarca al fin de sus días, ya con los órganos putrefactos y el corazón «del tamaño de un grano de pimienta»
 
El médico forense fue incapaz de disimular su estupor mientras practicaba la autopsia al cadáver de Carlos II «el Hechizado», el último rey de la dinastía de los Austrias que murió sin descendencia. En la morgue del antiguo Alcázar de Madrid, aquel cuerpo inerte de tan sólo 38 abriles parecía en verdad octogenario, tan vampirizado como estaba. Tras abrirlo en canal, el galeno comprobó estupefacto que en su interior «no había una sola gota de sangre», según hizo constar luego de su puño y letra en el informe preceptivo. Sólo la monumental cabeza sin corona estaba repleta de agua, como consecuencia de la hidrocefalia. Acto seguido, el médico extrajo del cuerpo el corazón «del tamaño de un grano de pimienta», en sus propias palabras, y verificó que los pulmones «estaban corroídos» y «los intestinos, putrefactos y gangrenados». Para colmo, observó que el muerto tenía «un solo testículo negro como el carbón»... ¿Qué sucedió en realidad para que la madre naturaleza, o el mismísimo diablo, se hubiesen conjurado de forma tan cruel y despiadada contra aquel despojo humano que horas antes agonizaba en el lecho de muerte como ningún otro rey de España lo hizo jamás, que la memoria alcance a recordar?

Piltrafa humana

¿Quién iba a decirme si no que sería capaz de localizar siglos después el proceso judicial contra el fraile dominico Froilán Díaz, confesor de Carlos II, instruido bajo presión de la recelosa reina viuda Mariana de Neoburgo? Aludimos a una fuente histórica de primera magnitud tan desconocida como deslumbrante, gracias a la cual estamos en condiciones de revelar hoy los auténticos males que aquejaron al infortunado monarca y que segaron de forma tan inmisericorde su vida dando paso, tras una larga y cruenta guerra de sucesión, al afianzamiento de la dinastía que todavía reina en España, la de los Borbones.

Con toda su buena fe, fray Froilán Díaz investigó a fondo en su día las fundadas sospechas que ya se cernían sobre la verdadera causa de los gravísimos trastornos que convirtieron al soberano en una auténtica piltrafa humana; hasta el punto de mantener una violenta conversación con una de las tres monjas poseídas en el convento de recoletas de Cangas de Tineo (actual Cangas del Narcea), en Asturias.

El confesor del rey viajó hasta allí esperanzado en resolver el regio misterio recurriendo, por increíble que parezca, a la propia voz arcana del ángel caído. Acompañado del capuchino alemán Mauro Tenda, un reputado exorcista de la época cuyos servicios fueron requeridos enseguida en la Corte madrileña, fray Froilán Díaz aprovechó la ocasión de oro para mantener un tenso diálogo con el mismísimo demonio, quien, pese a ser el padre de la mentira, dice a veces la verdad.

No es un caso de ciencia-ficción, sino de Historia documentada, con mayúscula. De hecho, en una desconocida carta datada el 9 de septiembre de 1698, el propio vicario daba fe de aquella increíble conversación en la que el mismo Lucifer aseguró al petrificado dominico que Su Majestad había sido víctima de un hechizo tras ingerir chocolate, su alimento preferido, el 3 de abril de 1675. Pero no se trataba de un chocolate cualquiera sino de uno muy especial, elaborado «con los miembros de un hombre muerto»; y en concreto, con «los sesos de la cabeza para quitarle la salud, y de los riñones, para corromperle el semen e impedirle tener descendencia». ¿No es algo terrible acaso?

En el lecho regio, cuyos cortinajes apenas dejaban penetrar la luz del crepúsculo, permaneció tendido Carlos II con el rostro macilento y demacrado hasta el mismo instante de su espantosa muerte. Feo de solemnidad, su saliente mandíbula, que de niño le hacía triturar ya las mamas de sus catorce nodrizas, delataba su prognatismo heredado de los Habsburgo. Su rostro era alargado, los ojos no muy grandes de color azul turquesa y el cutis fino y delicado. El cabello era rubio y largo, peinado hacia atrás.
A la cabecera de su cama se mantenían imperturbables los dos mismos sacerdotes que habían exorcizado días antes a las monjas poseídas de Asturias: el confesor regio, el dominico Froilán Díaz, y el capuchino alemán Mauro Tenda. 

Este último portaba el Lignum Crucis, un trozo de la Cruz de Cristo, mientras pronunciaba el ritual de exorcismos establecido por el Papa Paulo V, en 1614.

El monarca reaccionaba profiriendo gritos desgarradores y blasfemias, mientras su cuerpo consumido se estremecía con espantosas convulsiones, abrasándose con el agua exorcizada que los sacerdotes derramaban de vez en cuando sobre su gran cabeza. Todo estaba ya consumado.


Extracto del texto manuscrito de Carlos II.

Puede obtener el texto completo clicando aquí.



5 comentarios:

miguel arcangel dijo...

Excelente trabajo, hermano Adm!

Sigue adelante. Los ataques q recibes de satanas son picaduras de mosquitos q no hacen mas q confirmar que haces lo correcto.

Oremos unos por otros!
Dios te bendiga!

Miguel
Panama

Foro sobre Exorcismo dijo...

Muchas gracias! Que Dios te bendiga a ti también.

Yo doy gracias a Dios que voy encontrando temática exorcistica que voy publicando.

En cualquier caso, entre las personas se puede conseguir engañar, pero a Dios nadie le engaña.

Unidos en oración, santo negocio.

olga moya dijo...

Voy a contarles una historia de exorcismo y luego si alguno de ustedes quiere me dice donde cree que estaba el maligno, ¿vale?.

En el 2004 sufrí de ansiedad y depresión y una amiga me llevó a un sacerdote que me dijo que le ayudaba con rezos. En las primeras sesiónes el sacerdote estaba con una monja y ambos rezaron, pero en las siguientes sesiones el estaba a solas conmigo. Me pidió que me quitara la ropa y me cubriera con una sábana y después me hizo tumbarme. Me hungió con aceites e hizo muchos rezos incomprensibles y después empezó a explicarme que tenía al "maligno" dentro y que eso era lo que me causaba ansiedad y depresión. Al mismo tiempo que me contaba estas cosas tocaba mis partes íntimas porque según el en esas zonas era donde se escondía el maligno.

Tiempo después me diagnosticaron Esclerosis Multiple que es una enfermedad neurodegenerativa y causa de mi ansiedad y depresiones periódicas.

Ahora por favor, ¿alguien me puede decir donde estaba realmente "el maligno"?.
Cuidado con los lobos vestidos con pieles de cordero... cuidado...

Foro sobre Exorcismo dijo...

Hola Olga,

A el sacerdote que comenta no lo conozco personalmente, pero si que he hablado con una posesa que en esa misma época fue tratada y me comenta el mismonmodus operando que usted dice. Esa mujer no volvió más. Evidentemente es una práctica incorrecta y estoy totalmente en contra, a ese sacerdote prudentemente lo separaron del ejercicio cuando lo supieron sus superiores.

La cuestión sería, ¿porque actuó así? Yo no creó que fuese por morbo o actos libidinosos, más bien por exceso de celo, y posiblemente tuvo confusiones.

No es necesario para la liberación ese tipo de actuaciones.

Volviendo a usted, no se si aparte de su enfermedad física tuviese usted alguna afectación demoníaca, dice usted que no y lo dejamos aqui, pero a veces conviven las dos patologías.

Si usted no tuvo reacciones demoníacas, donde un exorcista determina perfectamente una posesión, usted podría haber tenido una influenciado simplemente tentaciones ordinarias, pero si no tenía nada, las oraciones no hacen ningún daño, al revés, se reciben bendiciones.

El exorcista distingue signos en una posesión, inequívocos, si realizado el examen no hay es que no hay posesión.

En fin, lamento su experiencia tan negativa, cuente usted con mi apoyo y le reiteró que el mal existe, y actúa de forma sibilina y oculta unas veces, de forma muy notoria cuando es descubierto otras, una cosa no quita la otra.

Dios le bendiga,

Foro sobre Exorcismo dijo...

Bien, en este post, esperaba que alguien comentase algo referente a si el Rey Carlos II era un poseso o simplemente un enfermo crónico, pues hay escritos que dicen que algunas de sus dolencias y deformidades venían causadas por la mezcla de genoma entre familiares durante varias generaciones, lo cual afectaría al desarrollo que habría de haber sido normal.

Otra duda que quedaría es si el maligno podría aplicar enfermedades físicas, y este es un tema que sería positivo de debatir, pues generalmente y en los casos conocidos, cuando una persona afectada por el mal sufre una enfermedad, tiene los síntomas pero en los análisis médicos no hay ningún resultado, si que en otros casos, como en aquel post del ex-poseso FRANCESCO Vaiasuso, explicaba en su libro que si tenía efectos físicos provocados por el maligno pero estos remitían tras la oración y baños en agua bendita.

En los textos históricos de Carlos II se dice que en las sesiones de exorcismo blasfemaba y se retorciabante el efecto del agua bendita, esto es signo de posesión.