21 ene. 2016

El sencillo combate contra el demonio.

http://www.revistadominical.com.ve/getattachment/23c3d8bc-cff7-4486-97b7-8aee42852c53/.aspx 
San Miguel arcángel

Hay exorcismo, oraciones de liberación, gracia de Dios.


Pero el combate espiritual contra el maligno es algo mucho mas sencillo, es el dia a dia, es cumplir la voluntad de Dios, y preocuparnos del estado de nuestra alma, estar en gracia. Y revestirnos de la armadura de Dios que es el uso frecuente de los sacramentos, sobre todo la confesión cuando sea necesaria y la Eucaristía.

A continuación unos breves comentarios para tener en cuenta en nuestra vida diaria;


Los Diez Mandamientos de la Ley de Dios son:

1º Amarás a Dios sobre todas las cosas, con todo tu alma, con todo tu ser y con todo tu corazón
2º No tomarás el Nombre de Dios en vano.
3º Santificarás las fiestas.
4º Honrarás a tu padre y a tu madre.
5º No matarás.
6º No cometerás actos impuros.
7º No robarás.
8º No dirás falso testimonio ni mentirás.
9º No consentirás pensamientos ni deseos impuros.
10º No codiciarás los bienes ajenos.

 LOS 5 MANDAMIENTOS DE LA IGLESIA
Según el Catecismo de la Iglesia Católica #2041-2043
 
Los mandamientos de la Iglesia se sitúan en la línea de una vida moral referida a la vida litúrgica y que se alimenta de ella. El carácter obligatorio de estas leyes positivas promulgadas por la autoridad eclesiástica tiene por fin garantizar a los fieles el mínimo indispensable en el espíritu de oración y en el esfuerzo moral, en el crecimiento del amor de Dios y del prójimo. Los mandamientos más generales de la Santa Madre Iglesia son cinco:

El primer mandamiento (oír misa entera los domingos y fiestas de precepto) exige a los fieles participar en la celebración eucarística, en la que se reúne la comunidad cristiana, el día en que conmemora la Resurrección del Señor, y en aquellas principales fiestas litúrgicas que conmemoran los misterios del Señor, la Virgen María y los santos. 

El segundo mandamiento (confesar los pecados mortales al menos una vez al año, y en peligro de muerte, y si se ha de comulgar) asegura la preparación para la Eucaristía mediante la recepción del sacramento de la Reconciliación, que continúa la obra de conversión y de perdón del Bautismo.

El tercer mandamiento (comulgar por Pascua de Resurrección) garantiza un mínimo en la recepción del Cuerpo y la Sangre del Señor en relación con el tiempo de Pascua, origen y centro de la liturgia cristiana.

El cuarto mandamiento (ayunar y abstenerse de comer carne cuando lo manda la Santa Madre Iglesia) asegura los tiempos de ascesis y de penitencia que nos preparan para las fiestas litúrgicas; contribuyen a hacernos adquirir el dominio sobre nuestros instintos y la libertad del corazón.

El quinto mandamiento (ayudar a la Iglesia en sus necesidades) señala la obligación de ayudar, cada uno según su capacidad, a subvenir a las necesidades materiales de la Iglesia. (Más>>>)




 Sobre los pecados (texto del catecismo);

1857 Para que un pecado sea mortal se requieren tres condiciones: “Es pecado mortal lo que tiene como objeto una materia grave y que, además, es cometido con pleno conocimiento y deliberado consentimiento”

1862 Se comete un pecado venial cuando no se observa en una materia leve la medida prescrita por la ley moral, o cuando se desobedece a la ley moral en materia grave, pero sin pleno conocimiento o sin entero consentimiento.

*Mas información, clique aquí. 

Sobre las virtudes;

La virtud es una disposición habitual y firme para hacer el bien. 

Las virtudes teologales; fe, esperanza y caridad.

Las virtudes cardinales, o humanas; prudencia, justícia fortaleza y templanza.

*Mas información, clique aquí. 


Sobre los vícios, (contrario a la virtud);

Los pecados o vicios capitales son aquellos a los que la naturaleza humana caída está principalmente inclinada. Es por eso muy importante para todo el que desee avanzar en la santidad aprender a detectar estas tendencias en su propio corazón y examinarse sobre estos pecados.

El término "capital" no se refiere a la magnitud del pecado sino a que da origen a muchos otros pecados.

“Un vicio capital es aquel que tiene un fin excesivamente deseable de manera tal que en su deseo, un hombre comete muchos pecados todos los cuales se dice son originados en aquel vicio como su fuente principal”.   
Lo que se desea o se rechaza en los pecados capitales puede ser material o espiritual, real o imaginario.
Todos tenemos una tendencia hacia los pecados capitales. Ver Concupiscencia

Pecados Capitales Virtudes para  vencerles
1-Soberbia
ante el deseo de alto honor y gloria, creerse superior a los demás.
Humildad Reconocer que de nosotros mismos solo tenemos la nada y el pecado.
2-Avaricia
ante el deseo de acaparar riquezas
GenerosidadDar con gusto de lo propio a los pobres y los que necesiten.
3- Lujuria
ante el apetito sexual
Castidad.  logra el dominio de los apetitos sensuales
4- Ira
ante un daño o dificultad
Paciencia. Sufrir con paz y serenidad todas las adversidades.
5- Gula
ante la comida y bebida
Templanza. Moderación en el comer y en el beber
6- Envidia
resiente las cualidades, bienes o logros de otro porque reducen nuestra auto-estima
Caridad. Desear y hacer siempre el bien al prójimo
7- Pereza
del desgano por obrar en el trabajo o por responder a los bienes espirituales
Diligencia. Prontitud de ánimo para obrar el bien



  Las 14 obras de misericorida. 

 OBRAS CORPORALES DE MISERICORDIA
1. Dar de comer al hambriento
2. Dar de beber al sediento
3. Dar posada al necesitado
4. Vestir al desnudo
5. Visitar al enfermo
6. Socorrer a los presos
7. Enterrar a los muertos

OBRAS ESPIRITUALES DE MISERICORDIA
1. Enseñar al que no sabe
2. Dar buen consejo al que lo necesita
3. Corregir al que está en error
4. Perdonar las injurias
5. Consolar al triste
6. Sufrir con paciencia los defectos
de los demás
7. Rogar a Dios por vivos y difuntos


 *Mas información clique aquí.


Las bienaventuranzas:
 http://image.slidesharecdn.com/lasbienaventuranzas-150118151904-conversion-gate01/95/bienaventuranzas-3-638.jpg?cb=1421616001 

No hay comentarios: