12 nov. 2015

Bíblia /expulsión de demonios.


En este artículo analizaremos qué dice la Escritura sobre la expulsión de demonios, veremos quiénes pueden expulsarlos, con qué autoridad y la forma como la Escritura nos dicen que eran expulsados.
Las Escrituras nos dice que Jesús expulsó muchos demonios de las personas, hechaba fuera de las personas los demonios que tenían por dentro:

Mateo 8:32-34 32 Cuando llegó la noche, luego que el sol se puso, le trajeron todos los que tenían enfermedades, y a los endemoniados; 33 y toda la ciudad se agolpó a la puerta. 34 Y sanó a muchos que estaban enfermos de diversas enfermedads, y echó fuera muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque le conocían. “

El pasaje anterior nos muestra como Jesús expulsó muchos demonios. Antes de seguir vamos a hacer un alto aquí, porque este versículo es impresionante, notemos dos cosas:

1-      La autoridad de Jesús sobre los demonios es increíble no sólo los sacaba de las personas si no que ¡Ni siquiera los dejaba hablar! Los satanistas sirven a los demonios y al diablo, nosotros les preguntaríamos ¿Por qué siguen a esos perdedores y no siguen al que tiene todo el poder y autoridad sobre los que ellos adoran y sirven? Si sigues el satanismo te invitamos a leer el artículo titulado: ¿Satanista? ¿Por qué sigues a un perdedor? Aquí.

2-      ¡Los demonios mismos conocen quién es Jesús! Los ateos dicen que Jesús no existe, pero hasta los mismos demonios y el diablo lo reconocen, porque ellos estuvieron con él en el cielo antes de ser desterrados de allí. Jesús siempre ha existido, ¡Él y el Padre uno son!

Santiago 2:19 “Tú crees que Dios es uno; bien haces. También los demonios creen, y tiemblan.”
Veamos otro versículo donde se reafirma esto:

Marcos 1:22-26 “Y se admiraban de su doctrina; porque les enseñaba como quien tiene autoridad, y no como los escribas. 23 Pero había en la sinagoga de ellos un hombre con espíritu inmundo, que dio voces, 24 diciendo: !!Ah! ¿qué tienes con nosotros, Jesús nazareno? ¿Has venido para destruirnos? Sé quién eres, el Santo de Dios. 25 Pero Jesús le reprendió, diciendo: !!Cállate, y sal de él! 26 Y el espíritu inmundo, sacudiéndole con violencia, y clamando a gran voz, salió de él. “
Vamos a hacer un nuevo alto acá, para ver tres puntos más que se ven en este pasaje:
  • Los demonios confirman que Jesús puede destruirlos si quisiera, no sólo expulsarlos del cuerpo de alguien. Jesús tiene el poder para destruirlos, por eso le pregunta si ha venido a destruirlos.
  • Los mismo demonios llaman a Jesús el ¡Santo de Dios!
  • La Escritura muestra que algunos demonios sacuden con violencia al endemoniado antes de salir de él.
Sigamos con el análisis, en el pasaje anterior vemos que Jesús expulsó a ese demonio solo diciendo con autoridad “sal fuera” y el demonio tuvo que obedecer. En estos versículos vemos cómo Jesús incluso expulsó demonios sin ni siquiera tener que estar presente en el lugar en que la persona endemoniada estaba:

Marcos 7:26-30  “26 La mujer era griega, y sirofenicia de nación; y le rogaba que echase fuera de su hija al demonio. 27 Pero Jesús le dijo: Deja primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y echarlo a los perrillos. 28 Respondió ella y le dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos, debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos. 29 Entonces le dijo: Por esta palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija. 30 Y cuando llegó ella a su casa, halló que el demonio había salido, y a la hija acostada en la cama.”

Jesús ni siquiera tenía que estar en presencia de la persona para expulsar un demonio, un versículo más:

Lucas 4:41 “También salían demonios de muchos, dando voces y diciendo: Tú eres el Hijo de Dios. Pero él los reprendía y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Cristo.”
Ahora vamos a ver como Jesús les da autoridad a los 12 discípulos para que expulsaran demonios, no que lo intentaran, sino que lo hicieran:

Mateo 6:7, Mateo 6:12-13 “Después llamó a los doce, y comenzó a enviarlos de dos en dos; y les dio autoridad sobre los espíritus inmundos.” ”Y saliendo, predicaban que los hombres se arrepintiesen.13 Y echaban fuera muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban.

Vemos otro versículo donde se les manda a los discípulos a echar fuera:

Mateo 10:8Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.”

Muy bien, Jesús dio autoridad para expulsar demonios a los 12 discípulos y además él mando a sus discípulos a hacerlo por gracia, porque por gracia recibieron, es decir sin cobrar dinero, un versículo más en donde a los discípulos se les da autoridad:

Lucas 9: 1 “Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos los demonios, y para sanar enfermedades.”

La pregunta es: ¿Además de los discípulos y Jesús a otros también se les dio autoridad? SÍ, vamos a leer el siguiente pasaje en donde los mismos discípulos cuestionaron esto a Jesús:

Marcos 9:38-40Juan le respondió diciendo: Maestro, hemos visto a uno que en tu nombre echaba fuera demonios, pero él no nos sigue; y se lo prohibimos, porque no nos seguía. 39 Pero Jesús dijo: No se lo prohibáis; porque ninguno hay que haga milagro en mi nombre, que luego pueda decir mal de mí. 40 Porque el que no es contra nosotros, por nosotros es.”
Jesús mismo dijo: ¡No se los prohibáis! La persona lo hacía en el Nombre de Jesús, como se debe hacer.

Vamos a ver como el mismo Jesús manda a otro grupo de 70 personas a expulsar demonios, no sólo los 12 discípulos:

Lucas 10:1Después de estas cosas, designó el Señor también a otros setenta, a quienes envió de dos en dos delante de él a toda ciudad y lugar adonde él había de ir.”
Lucas 10:17“Volvieron los setenta con gozo, diciendo: Señor, aun los demonios se nos sujetan en tu nombre.”

La palabra en el orginal para sujetan es ὑποτάσσω y significa según la concordancia Strong’s: someter, obedecer.

Así que los demonios les obedecían y eran echados fuera de las personas en el nombre de Jesús y estos se someten y obedecen en el nombre de Jesús.
Por último a los que creen en Jesús y lo aceptan como su Salvador serán reconocidos por poder expulsar demonios y sanar enfermedades:

Marcos 16:17: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas;”

Hasta este punto del artículo hemos visto como Jesús nos dejó la autoridad incluso para expulsar demonios.

Queremos hacer un alto, hoy en las iglesias cristianas se ve a pastores expulsando demonios usando gritos, empujando a las personas, soplando, usando mantos, pegándoles con su saco, utilizando la fuerza física para expulsar demonios, y un montón de ritos más, que nunca se usaron en la Escritura.
A las personas que defienden este tipo de ritos para expulsar, les preguntamos: ¿Qué diferencia hay entre usar un saco, o un manto, o lo que sea que usen cuando expulsan demonios con los católicos que usan crucifijos para los exorcismos? La respuesta: No hay ninguna diferencia, ambas son anti bíblicas. (Si eres católico y consideras que sólo los sacerdotes con licencia del Vaticano pueden expulsar demonios te invitamos a leer el artículo titulado: ¿Sólo sacerdotes Católicos con licencia pueden expulsar demonios? aquí)

En ningún lugar de la Escritura encontramos algún caso en que Jesús, los discípulos, los 70 o los hijos de Dios usaran la fuerza o gritos o instrumentos que les atribuyeran poder para expulsar los demonios.

Jesús nos dio la autoridad para simplemente decir a un espíritu inmundo que salga en el nombre de Jesús y él debe obedecer. Mucho menos vemos en la Escritura que el endemoniado pueda tocar físicamente al hijo de Dios que lo está expulsando, un cristiano tiene autoridad y el demonio debe someterse y obedecer, de esa autoridad es la que se habla en la Escritura.
La Escritura sí explica que un demonio puede salir con violencia, sacudiendo al endemoniado, como vimos antes, pero nunca que pueda tocar a quien lo está expulsando en el nombre de Jesús.
El único caso en que se trató de expulsar a un demonio y el demonio sí atacó a quienes lo intentaron sacar es este:

Hechos 19:13Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por Jesús, el que predica Pablo. 14 Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían esto. 15 Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois? 16 Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa desnudos y heridos.“
Vemos como estas personas ni siquiera tenían a Jesús en su corazón, porque dijeron en “Jesús, el que predica Pablo, es decir no lo conocían realmente. Acá cabe hacer una pausa, para indicar que la única vez que la palabra exorcista aparece en la Biblia es en este versículo y vean lo que les pasó a esos exorcistas.

¿Acaso no vemos que muchos pastores piden a los ujieres que sostengan al endemoniado y lo tienen que sostener entre muchos? La pregunta sería: ¿Por qué deben sostenerlo, acaso si lo sueltan el endemoniado se abalanzará sobre el pastor? Pregunta: ¿Cuándo un endemoniado se abalanzó sobre Cristo o sus discípulos? Respuesta: Nunca se atrevieron, porque estaban sujetos a ellos.
¿Por qué entonces se monta este tipo de espectáculo dentro de algunas iglesias para expulsar demonios? Muchas veces se hace porque el pastor o el predicador quieren impresionar a las personas, sin embargo no ven el gran daño que hay detrás de esto: el miedo de la oveja ¿Qué es eso? Pues bien, muchas ovejas aun sabiendo que tienen un demonio, no van a querer que se los saquen y pasar por todo ese espectáculo porque les da temor y esta es una estrategia muy inteligente del enemigo para que las personas no quieran que se les saque los demonios por este tipo de espectáculos que se montan.

Hay otro caso en que los discípulos no pudieron expulsar demonios y Jesús sí pudo y Jesús les explica por qué:

Marcos 9:28-29 “Cuando él entró en casa, sus discípulos le preguntaron aparte: ¿Por qué nosotros no pudimos echarle fuera? 29 Y les dijo: Este género con nada puede salir, sino con oración y ayuno.

Recordemos que los discípulos no practicaron el ayuno mientras Jesús estuvo con ellos:
Mateo 9:14-1514 Entonces vinieron a él los discípulos de Juan, diciendo: ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos muchas veces, y tus discípulos no ayunan? 15 Jesús les dijo: ¿Acaso pueden los que están de bodas tener luto entre tanto que el esposo está con ellos? Pero vendrán días cuando el esposo les será quitado, y entonces ayunarán.

Esta es otra advertencia que se nos da, hay demonios que sólo con oración y ayuno salen, por eso una persona que va a sanar a expulsar demonios debe estar bien preparada, debe haber ayunado y orado antes de ir porque no sabe con qué tipo de demonio se va a topar.

Otro detalle que queríamos tocar, es que a los demonios nunca se les ata en la Escritura, todos los pasajes dicen son echados fuera, no atados, echados, por ejemplo en uno de los versículos anteriores:

Marcos 16:17: “Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre ECHARÁN FUERA demonios; hablarán nuevas lenguas;”

Mateo 10:8Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, ECHAD fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.”

La palabra utilizada en el original según la concordancia Strong´s es: ἐκβάλλω poner fuera, tirar, arrojar.

Nunca significa atar. Esa palabra aparece en otros pasajes, pero no tiene nada que ver con la doctrina de echar fuera demonios.

Conclusión

En este artículo pudimos estudiar quiénes pueden expulsar demonios y la manera bíblica de hacerlo, esperamos que haya sido de edificación.
Un último consejo:

Lucas 10:20 Pero no os regocijéis de que los espíritus se os sujetan, sino regocijaos de que vuestros nombres están escritos en los cielos.

Dios te bendiga

No hay comentarios: