26 jun. 2015

Posesos desahuciados

Sí, sé que la entrada de hoy es polémica y llama mucho la atención, pero es para denunciar la falta de atención a los hermanos que necesitan ayúda.


Este post no es para criticar los procedimientos, sólo quiero hacer mención de aquellos casos, que se sabe que necesitan ayúda fraterna y son desasistidos, todos aquellos que pudiendo, no ayúdan al hermano necesitado, sean obispos, sacerdotes etc... un dia compareceran ante el juicio amoroso de Jesús y tendrán que rendir cuentas.

Aquellos consagrados que no creen, o tienen miedo, por lo menos dirijan a estas personas a los que se puedan ocupar de ellas, no los dejen abandonados, esta es una falta de caridad enorme, una falta de empatía que no debiera darse precisamente en un cristiano.

Y no sólo a los que se sabe, y no se actúa, sino aquellos tantos que además son objeto de burla y desprecio. Si la familia tampoco ayúda, esto va en detrimento del/de la poseso/a que se encuentra muy sólo, abandonado de todos, y precisamente de aquellos que son representantes de Dios en la tierra... ¿que quieren que piense? 

Se ha de actuar aquí y ahora con prontitud y seguimiento amoroso del paciente, no se le puede desahuciar simplemente porque NOS PAREZCA, el padre de la mentira juega sus cartas, y quién por su sola fuerza o inteligencia se crea que ya sabe... va muy perdido, si a esto se le añade que esa persona es consagrado, y nombrado exorcista, pues el resultado es catastrófico, personas desasistidas.

Me entero hace pocos días de una persona posesa que lo sufre en silencio,  a su familia por vergüenza no lo quiere decir, va al exorcista, le comenta el caso, y sabiendo que practica esotérica hizo sin maldad, que realizandola notó que algo le entró en aquel momento, y desde entonces está mal. Aquel exorcista le dice y sin hacer mas pruebas a fondo, que lo suyo no es nada y mucho menos merecedor de un exorcismo... bravo! acabas de desahuciar a una persona que te necesita, bravo! seguidor de Cristo! le has dicho que se vaya a su casa, que no le vas a ayudar, que no merece ni tus oraciones, ni tu consejo, ni tu seguimiento. 

Como no han habido grandes manifestaciones, espectaculares, no necesita nada de nada.

Hay demonios resistentes dentro de los posesos que necesitan mas tiempo de oración, si se cae en este tipo de engaño, ya hay otro sacerdote engañado y persona desasistida.

Esa persona necesitada y hambrienta de Jesús, ha visto que Jesús no está en tí, le has fallado sacerdote de Dios, y además eres exorcista, mejor dicho tienes el nombramiento pero ejerces  sólo cuando te lo parece.

Lamentablemente hay casos así. Como también los hay de todo lo contrario, personas que reciben del sacerdote y de los laicos,  como mínimo oraciones, orientación, seguimiento, pero estos otros, los santos sacerdotes no cierran la puerta a nadie, a todos asisten, atienden, aconsejan y siguen, eso es ser fiel seguidor de Cristo.

Tan difícil es, si hay dudas, pedir la asistencia del Espíritu Santo?

Jesús no dejaba, ni deja a nadie desatendido. Menos mal! alabado sea Dios!!!!




Mateo 7,7 al 12

7 Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá.
8 Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá.
9 ¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra?
10 ¿O si le pide un pez, le da una serpiente?
11 Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará cosas buenas a aquellos que se las pidan!
12 Todos los que deseen que los demás hagan por ustedes, háganlo por ellos: en esto consiste la Ley y los Profetas. 

Y... en cualquier caso, es Jesús quien nos llama siempre, EL quiere venir a nuestro encuentro cada dia, escuchemos la voz del buen pastor y sigamosle.

23 jun. 2015

Posesos asitidos

¿Que haria Jesús ante esa situación?


Marcos 1,23 al 26

23 Y había en la sinagoga un hombre poseído de un espíritu impuro, que comenzó a gritar;
24 «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido para acabar con nosotros? Ya sé quién eres: el Santo de Dios».
25 Pero Jesús lo increpó, diciendo: «Cállate y sal de este hombre».
26 El espíritu impuro lo sacudió violentamente, y dando un alarido, salió de ese hombre.

En la sinagoga había un hombre poseso, entonces, ¿qué hace ese hombre allí?, ¿por qué grita?, ¿qué sentido tiene lo que dice? Lo que ocurre en la sinagoga es calificado como de milagro. Pero un milagro interesante, porque los milagros suponen la fe por parte del enfermo. Pero cuando se trata de exorcismos, los demonios no quieren ser sanados porque significa que son vencidos, desaparecen de la escena, mueren para la persona, y para su acción a través de ella. El exorcismo puede resultar un arma de doble filo: liberación para unos y muerte para otros.


El hombre de nuestra historia estaba en la sinagoga, era ese el lugar correcto para encontrar la solución a su problema. Él grita. Ese grito dice cuánto dominio tienen las fuerzas que lo tienen sujetado. Jesús, como hijo amado de Dios es el mediador natural para el proceso de liberación. El contenido del grito plantea que las fuerzas no humanas que tienen al hombre poseído reconocen a Jesús como intermediario para el equilibrio que busca aquel poseso. Reconocerlo significaba que Jesús era un ser superior a ellas, al cual ellos debían someterse. Jesús, luz de los hombres, está encargado de cumplir las órdenes amorosas de Dios padre. Esas órdenes de Dios, por lo que dicen las voces que salen del poseso, consistían en expulsar a los seres no humanos, superiores e inferiores, que desequilibran la vida de las personas.


20 jun. 2015

Carta al obispo solicitando exorcista


A continuación se transcribe un modelo de carta dirigida al Obispo que en su Diócesis no haya aun designado un exorcista. Es importante que los laicos le hagan saber de la carencia, fundamentando su pedido. La carta puede ser completada con otros datos, y adecuada a la localidad y Obispado de que se trate.
Lugar y fecha
S.E.R. MONS. NNNNNNN
OBISPO DE (LOCALIDAD)
S/D
 
NNNNNN (Nombre y apellido de la persona que se presenta), con Documento de Identidad NNNNNNNNNNN, fiel laico de la diócesis con domicilio en calle NNNNNNNNNNNNNNNNNNN, ante S.E.R. se presenta y como mejor proceda muy respetuosamente manifiesta:
 
Que en ejercicio de mis derechos como fiel laico de la diócesis, dirijo a S.E.R. la presente, a los efectos de solicitar designe a un Presbítero como exorcista, para los casos que se puedan presentar en la diócesis.
 
 Que según el Canon 1172 del Código de Derecho Canónico de la Iglesia, “Sin licencia peculiar y expresa del Ordinario del lugar, nadie puede realizar legítimamente exorcismos sobre los posesos. El Ordinario del lugar concederá esta licencia solamente a un presbítero piadoso, docto, prudente y con integridad de vida.”
 
La solicitud está dirigida para permitir que el Presbítero designado realice realizar exorcismos sobre los posesos en el territorio de la Diócesis, con todas las obligaciones y derechos que le corresponden de acuerdo al Código Canónico y al derecho particular.
 
El pedido también se fundamenta en la abundancia de sectas y de laicos que muchas veces pretenden utilizar el ritual del exorcismo por su cuenta, o que para concurrir a buscar un exorcista se debe viajar a otras diócesis distantes. Desde hace algunos años, ciertos grupos eclesiales multiplican reuniones para orar con la intención de obtener la liberación del influjo de los demonios, aun cuando no se trate de exorcismos propiamente dichos. Tales reuniones son efectuadas bajo la dirección de laicos, incluso cuando está presente un sacerdote.
 
Conforme a la Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre los exorcismos, la misma refiere: “El canon 1172 del Código de Derecho Canónico declara que a nadie le es lícito realizar exorcismos sobre personas posesas, a no ser que el Ordinario del lugar haya concedido licencia peculiar y expresa para ello (§ 1), y determina también que esta licencia sólo puede ser concedida por el Ordinario (Obispo) del lugar a un presbítero piadoso, docto, prudente y con integridad de vida (§ 2). Por consiguiente se invita a los Obispos a urgir el cumplimiento de estos preceptos”.
 
“De estas prescripciones se sigue que no es lícito a los fíeles cristianos utilizar la fórmula de exorcismo contra Satanás y los ángeles apóstatas, contenida en el Ritual que fue publicado por orden del sumo pontífice León XIII; mucho menos les es lícito emplear el texto entero de este exorcismo. Los Obispos procuren amonestar a los fieles sobre este asunto cuando sea necesario”.
 
El referido documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe consigna que “Por las mismas razones, se ruega a los Obispos que velen para que –aun en los casos que, excluida la auténtica posesión diabólica, parezcan revelar algún influjo del diablo– personas sin la debida autorización no dirijan reuniones en las cuales se hagan oraciones para obtener la expulsión del demonio, oraciones que directamente interpelen a los demonios o traten de conocer la identidad de los mismos”.
 
El documento, firmado por el Papa emérito Benedicto XVI cuando ejercía el cargo de Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, concluye afirmando que “Es necesario recordar lo que la Tradición de la Iglesia enseña respecto a la función propia de los Sacramentos y a propósito de la intercesión de la Bienaventurada Virgen María, de los Ángeles y de los Santos en la lucha espiritual de los cristianos contra los espíritus malignos.”
 
Todo lo expuesto, justifica y muestra la necesidad de designación de un exorcista en la diócesis
Agradeciendo desde ya su atención, lo saluda con la mayor de las deferencias en Cristo Rey y María Reina
 
FIRMA
 
 

17 jun. 2015

Arbol genealogico maldito?

 Debido a que todos en algún momento hemos escuchado o leído algo del árbol genealógico; este post es interesante... pero añado dentro del mismo mis opiniones... el debate está abierto...

Las malas inclinaciones se transfieren entre generaciones como si fueran piezas genéticas

Las tendencias negativas que se trasmiten de generación en generación de un árbol genealógico es un tema discutido entre los cristianos, hay quienes dicen que, salvo elementos sociales en la crianza, la familia no trasmite ninguna otra cosa que rasgos genéticos. Efectivamente! y por esto, añado el siguiente texto bíblico: Leemos en Ezequiel, 18, 14 al 20:

14 "Puede ser que este hombre, a su vez, tenga un hijo que vea todos los pecados cometidos por su padre, pero que no siga su ejemplo; 15 es decir, que no participe en los banquetes que se celebran en las colinas para honrar a los ídolos, ni ponga su confianza en los falsos dioses de Israel; que no le quite la mujer a su prójimo 16 ni oprima a nadie; que no exija nada en prenda cuando le pidan prestado; que no robe a nadie, sino que comparta su pan con el hambriento y dé ropa al desnudo; 17 que no haga daño a nadie ni preste dinero con usura o intereses; y que cumpla mis leyes y actúe según mis mandatos: ese hombre no morirá por los pecados de su padre. Ciertamente vivirá.

    18 "Su padre, que fue opresor, y cometió robos, e hizo lo malo en medio de su pueblo, morirá en castigo de sus propios pecados. 19 Ustedes preguntarán: '¿Por qué no paga el hijo también por los pecados del padre?' Pues porque el hijo hizo lo que es recto y justo, y cumplió y puso en práctica todas mis leyes: por eso ciertamente vivirá. 20 Solo aquel que peque morirá. Ni el hijo ha de pagar por los pecados del padre, ni el padre por los pecados del hijo. El justo recibirá el premio a su justicia; y el malvado, el castigo a su maldad.

 


En cambio otros dicen que hay tendencias, e incluso inclinación a pecados, y malos espíritus, que son trasmitidos por las generaciones anteriores, que afectan nuestras vidas, y que debemos liberarnos.

E incluso hay psiquiatras que han experimentado mejoría en sus pacientes tratando su árbol genealógico.

Es un tema para discernir pero también para experimentar.
Puedes consultar aquí:


LA HIPÓTESIS DE TRANSFERENCIA GENERACIONAL DE MALOS ESPÍRITUS

La hipótesis de que nacemos tabla rasa, sin ninguna influencia negativa más que la socialización, es fácil de comprender, pero más difícil es la hipótesis de que traemos una carga de inclinaciones heredadas, que no vemos, por eso hablaremos aquí de ello.

ádan eva manzana arbol vibora

Cada familia y antepasados – a excepción de Jesús, María y José – tiene tendencias que fueron o son negativas y necesitan ser purgadas. Podría ser una inclinación de la familia al egoísmo, la división, o el orgullo. Podría ser el ocultismo. Podría ser una preocupación con el materialismo. Podría ser la práctica de la mentira.
Estas características deben ser echadas fuera como “espíritus”, porque son manchas de oscuridad, y si no se lo hace, ellas se repetirán como un disco rayado en nuestras vidas y en las vidas de aquellos que vendrán después de nosotros.

Familias amorosas sientan las bases para nuestro eterno progreso. Ellas nos ayudan a construir fortalezas, identificar y superar las debilidades, y traen sus propios desafíos a nosotros para vencerlos. Ellos nos influyen de manera significativa en nuestra misión terrenal y afectan la forma en que influenciamos a los demás en sus misiones.

Cada grupo familiar – con su cónyuge, hijos, padres, abuelos, nietos, suegros, tíos, primos, etcétera – pueden desempeñar un papel crucial enseñándonos a amar y a ser amados.

 

DE VARIAS GENERACIONES ATRÁS

Cuando el pecado es intenso, afirma el padre John Hampsch, que escribió un libro llamado Sanar el árbol de la familia, los efectos pueden ir más allá de tres o cuatro generaciones comúnmente. Cuanto mayor es el pecado, más oscuridad atraemos. También podemos provocar a los espíritus demoníacos de un nivel superior.
arbol genealogico con misiones

Como la Biblia nos dice, hay poderes y principados. Ellos imitan la jerarquía de los ángeles (serafines, querubines, tronos, dominaciones, virtudes, potestades, principados, arcángeles y ángeles).

También hay familias de espíritus terrestres -aquellos que no se han ido. Estos son espíritus que se han unido a una persona, familia, cosas o lugares. Si alguien comete un asesinato, es una fuerza que atrae a los demonios. Si hay un espíritu que fue adicto al sexo, las drogas o el alcohol, pueden tratar de sacar o entrar a otra persona viva que sea indulgente en el exceso de alcohol o el sexo ilícito (con el fin de volver a experimentar).

Una participación en el ocultismo es una transgresión conocida que aumenta en gran medida la infestación espiritual.

Cuando una persona invoca a los espíritus de los muertos – o peor, se involucra con la magia negra, la brujería, el satanismo – las fuerzas oscuras se congregan.
El Padre Hampsch ha informado que

todos los “objetos que han sido utilizados para actividades ocultistas o espiritistas deben ser destruidos, porque tienden a atraer a los malos espíritus”, como amuletos y símbolos astrológicos.
Se nos dice en Levítico 19:31 que los recursos de los espíritus de los muertos o los magos nos “contaminan” a nosotros – y esto contamina nuestros linajes.
Dice el Padre Robert De Grandis,

“Cuando estamos alrededor de las cosas de lo oculto, ya se trata de libros, signos, símbolos, o incluso núcleo duro de la música rock, ello contamina el espíritu”.
“Por eso muchas veces los carismáticos no pueden escuchar rock duro. El Espíritu Santo y su espíritu se oponen a la intromisión de la contaminación”.
adn

 

EL MAL SE CONCENTRA

De este modo, los espíritus – o la oscuridad, de alguna forma – pueden reunirse alrededor de una persona. Y cuando una persona muere, los espíritus buscan otro hospedaje y a menudo optan por el que está más cerca o es un punto débil en el árbol familiar. Esto, si lo veo coherente.. y siempre lo he dicho... tentación demoníaca pura y dura... por ejemplo, muere una abuela, y la nieta comienza a experimentar "sueños premonitorios" u otras cosas raras de "adivinación" y la família que sabía las cosas de la buela, en su ignorancia díce; mira, la nieta ha heredado los dones de la abuela... como si eso fuese algo hereditario! si la nieta sigue los malos pasos esotericos, de hechoiveria, mediumnidad o brujeria, sus lazos con el demonio irán aumentando hasta la posesión, y hará servício (aún sin saberlo) a Satanas.. que procura perder mas almas..

El mal que se ha acumulado a través de las generaciones se puede concentrar en torno en un “punto imán”, abriendo un conducto oscuro. El resultado puede ser la desgracia no sólo para la persona, sino también para aquellos alrededor de la persona. Enfermedad. Accidentes. Mala suerte. Una persona puede tener un pequeño tren de espíritus acompañándolo. Cuando llega a través del árbol de la familia, puede ser derrotado sólo a través de la humildad.Exacto! si se rechaza este tipo de tentación, el demonio nada puede, pues la persona se niega a ser medio, "medium".

LA PSIQUIATRÍA CONVALIDA ESTE CRITERIO

Healing the Family Tree (Sanando el Árbol Familiar) es un libro innovador del psiquiatra británico Kenneth McCall. Sacerdote anglicano, el Dr. McCall fue criado en China como hijo de misioneros cristianos. Allí experimentó exorcismos y la influencia de las maldiciones generacionales en las familias.
El-arbol-genealogico-1
Al madurar estudió para ejercer la medicina y se especializó en psiquiatría. Él descubrió que algunos pacientes psiquiátricos incurables tenían, como parte de su problema, muertes no resueltas dentro de su círculo familiar.

Él experimentó con una nueva terapia en la que se invitaba al pastor o rabino del paciente a llevar a cabo un servicio funeral para el pariente muerto. En muchos casos, se encontró con una notable mejora en su paciente, y en el libro cuenta historias sorprendentes de algunas recuperaciones completas notables.

Él llegó a descubrir que a veces el problema en la historia de la familia no era simplemente una muerte sin resolver, sino un trauma no resuelto, y el problema de la adicción o incluso una maldición oculta que había sido colocada en la familia. Otra cosa son actos de brujeria contra alguien.. pero Dios resuelve, Dios manda!

La teoría de McCall es que, en algunos casos de trastorno emocional o mental también hay una dimensión espiritual. Uno puede discutir esto en un lenguaje sensacionalista diciendo que la persona está “embrujada” o “maldita”. Sin embargo, se podría utilizar con la misma facilidad un lenguaje menos dramático y decir que hay una perturbación espiritual dentro de la memoria familiar heredada. El lenguaje utilizado para describir el problema es secundario. La solución es lo que parece interesante.

Como protestante, McCall simplemente empezó a tener servicios funerarios para los muertos con el fin de ayudar a los vivos a encontrar sanación y reconciliación. Entonces McCall comenzó a descubrir la tradición católica de orar por los muertos.

Habló a un católico que le explicó la lógica detrás de las misas de réquiem – misas por el descanso del alma del difunto. McCall descubrió la fe católica en el purgatorio y comenzó a entender que siempre ha sido parte de la enseñanza católica que se podía orar por los muertos, y que las oraciones ofrecidas por ellos – especialmente las oraciones de la Misa – les ayudarían en su viaje y a reconciliarse. Orar por las benditas almas del purgatorio.


El gran descubrimiento de McCall es que esta práctica tradicional católica no sólo es beneficiosa para los muertos, sino también para los vivos.

Esta es la razón, por lo tanto, por la que algunos sacerdotes católicos alientan las costumbres tradicionales de ofrecer misas por nuestros muertos, encendiendo velas y diciendo una oración por los muertos y asegurarse de que ofrecemos misas funerales apropiadas para los muertos.
Esta práctica es beneficiosa, porque existen vínculos espirituales reales entre miembros de la familia, tan reales como los lazos biológicos y genéticos que existen entre nosotros y nuestros hijos, y entre nosotros y nuestros antepasados.

Algunos dicen que “el tiempo cura todas las heridas”. Esto no es cierto. Cristo cura todas las heridas. Si hay pecado persistente en la familia, trauma, adicción, violencia o muerte sin resolver, tiene que ser tratado a través de los sacramentos de la Reconciliación y de la Eucaristía. Esto debe ser lo más natural para los católicos como ir al médico cuando algo está mal físicamente.

Por supuesto, en el ministerio de sanación cristiana no se buscan respuestas mágicas o respuestas instantáneas. A veces hay respuestas notables, aparentemente milagrosas. Más a menudo la curación es gradual, profunda y real.

En el ámbito de los problemas emocionales, mentales y relacionales, la dimensión espiritual es a menudo sólo un factor en una complicada red de problemas. Cada uno tiene que ser desmontado cuidadosa y gradualmente para la sanación total de su mente, cuerpo y espíritu.

Esto debe llevarse a cabo dentro de una comunidad que se preocupa de la fe, con una sólida disciplina de oración y la orientación profesional, en el ministerio de día a día y la disciplina de la oración.
Si tienes problemas familiares del pasado llévalos a la confesión, llévalos a misa, ofrece misas por el eterno descanso de las almas de sus seres queridos. Recuerda en cada misa orar por tus muertos. Traerá salud a su familia, sanación, y te acercará a la vida abundante que Cristo promete.

Pero también hay oraciones de liberación que se pueden usar.
arbol genelogico de dos colores

ORACIÓN DE LIBERACIÓN

Un ex sacerdote llamado Francis MacNutt, que ministró en este ámbito, recomienda la siguiente oración:

“Señor Jesús, revélame suavemente, por medio del Espíritu Santo, las formas en que yo pueda estar viviendo ciertos patrones de debilidad hereditaria o pecado”. [Aquí esperar a ver lo que usted recibe en la oración.]
“Ahora, Jesús, si existe alguna predisposición en mí (el alcoholismo, la lujuria, etcétera) que ha llegado hasta mí a través de mis ancestros, te pido a través de tu poder hacerme libre.
“Envía tu Espíritu Santo, y por el poder de tu Espíritu y por la espada del Espíritu, libérame de esa disposición a [aquí el nombre] “.
“De cualquier pecado que yo o mis antepasados hayamos cometido en este sentido, te pido perdón, Señor”.
“En el Nombre de Jesucristo y por su preciosa sangre, hazme libre, Padre celestial”.
“Y ahora, Señor Jesús, en lugar de esta debilidad, lléname con la fuerza de tu Espíritu, lléname de tu espíritu de (auto-control, coraje, sobriedad o cualquier regalo que contrarreste la debilidad que tengo)”.
“Y Señor, te pido también que liberes a mis hijos de cualquier disposición perjudicial que puedan haber heredado de mí o de mis antepasados”.
“Amen”.

14 jun. 2015

Un poseso en combate

Pedimos oración para liberar de la posesión al hijo de una colaboradora nuestra.

Tenemos el raro privilegio de poder pedir tu oración y la de una gran base de lectores, por un tema que nos toca de cerca. Te solicitamos que pongas en tus oraciones el pedido por la liberación y sanación de Juan, el hijo de Susana. Pero no te pedimos que lo hagas a ciegas. En este artículo te contamos la historia en detalle.

Ora por el exorcismo de Juan, haz campaña en este hashtag #OraXExorcismoDeJuan


Aquí publicamos un testimonio que es único, la narración desde adentro, con sus entretelones, de alguien que convive con un familiar poseído, que tuvo que dedicarse a estudiar el tema de las posesiones para ayudarle, y está batallando con su diócesis para que ésta le asista adecuadamente.

 http://www.parroquialanatividad.es/wp-content/uploads/portico-cristalera576.jpg

Hay cosas de la “cocina” que no se saben sobre los exorcismos, porque por ejemplo, podemos tener la idea de que levantamos un tubo de teléfono y al ratito tenemos un exorcista trabajando y no es así; requiere toda una tarea de lobby para que la diócesis envíe un exorcista y haga su trabajo con constancia, lo que puede demorar meses y años, y mientras tanto la posesión se arraiga cada vez más, y como le dijo el Padre Fortea a nuestra colaboradora, que en casos en que los demonios estén mucho tiempo en el poseso, por más que se les expulse, puede quedar un daño psicológico.

Pues bien, esta es la historia de Susana y Juan – nombres de fantasía usados para no revelar su verdadera identidad – madre e hijo de una familia católica que vive en EE.UU. La madre es una profesional que nació y estudió en un país latinoamericano y se mudó con su familia a EE.UU. por razones laborales. Las fotos de Susana y Juan tienen difuminados los rostros por razones de privacidad.

Cuando leas este relato comprenderás que se trata de algo excepcional, porque es el testimonio de una madre que se ha dedicado amorosamente a sacar a su hijo del trance de la posesión, de una manera diríamos profesional, no sólo orando permanentemente, sino también estudiando el tema de las posesiones para poder discernir los síntomas de su hijo, entrevistándose con afamados exorcistas y demonólogos y buscando todo tipo de colaboraciones dentro de la Iglesia.
Mira su testimonio.

Mi hijo bastante flaco cuando el primer exorcismo en 2012 ya dejaba de comer pero todavía se reía
Mi hijo bastante flaco cuando el primer exorcismo en 2012 ya dejaba de comer pero todavía se reía

LA HISTORIA DE CÓMO EL MALIGNO SE FUE APODERANDO DE LA MENTE Y EL CUERPO DE MI HIJO

Esta es una historia de fe, perseverancia y amor, una historia que todavía continúa día a día en nuestras vidas. Una historia donde el enemigo de Dios, el maligno quien odia a Dios y los humanos, “hecho a la imagen de Dios”,  va buscando la destrucción de las almas, la muerte; induciendo al hombre al pecado para apartarlo de Dios. El padre de las mentiras, el padre del engaño, el asesino desde el comienzo.

Es la batalla que luchamos día a día para liberar a mi hijo del poder del maligno, quien ha llegado a confundir a los mismos expertos en este ámbito.

Tal vez, lo más importante de esta experiencia es haber aprendido amar a Dios, debido a la gran paradoja que conlleva esta palabra, maligno, y cómo él y la tragedia que él ha traído a nuestras vidas, nos ha acercado a conocer mucho más a Dios, a la Virgen María madre de Dios y madre nuestra, a la religión católica, más que cualquier otra experiencia en nuestras vidas.
Me preguntaba ¿Cómo es que el maligno pueden hacer tanto daño sin darnos cuenta, cómo cayo mi hijo allí, cómo no me di cuenta que estaba pasando? ¿Como no sabia antes de que el maligno si existe, que puede destruir la mente y la vida de un ser humano?

La respuesta sólo la consegui a través de Dios, a través de Su palabra; la Biblia, en la vida de los Santos y conocidos exorcistas, como el Padre José Antonio Fortea y el Padre Gabriele Amorth y otros, así pude conseguir la respuestas a ese mundo invisible que no podemos ver pero que existe.
Actualmente, los demonios han llegado a distorsionar la percepción y estado mental de mi hijo, dominando su razonamiento y cuerpo la mayoría del día.

Asi se coloca muchas veces ido, en Francia en 2012 no estaba tan mal
Asi se coloca muchas veces ido, en Francia en 2012 no estaba tan mal

ACERCA DE MI HIJO

Mi hijo, al igual que yo, es introvertido, preferimos estar en grupos pequeños. Podría decir que era un muchacho tranquilo, de su casa. A través de la Escuela Secundaria, obtuvo buenas calificaciones. Practicaba ciclismo con otro amigo casi todos los días, e iban a las competencias juntos. Tenía otro amigo con quien compartía las salidas los fines de semana, y jugaba tenis.
Se graduó de bachillerato a los 17 años. Era amable, generoso, cariñoso, trabajaba de voluntario sirviendo a los demás. No era perfecto, pero era un buen muchacho; era mi hijo. Iba a misa los domingos conmigo y a veces rezaba el rosario conmigo.

Ya casi cumpliendo los 18 años se mudó a otra ciudad para acudir a una buena universidad. Dos años pasaron y mi hijo estaba contento y estudiando mucho.
Sin embargo, los compañeros no eran los amigos adecuados; a finales del año 2007, juega la Ouija con sus compañeros de cuarto.

Desde es momento, nadie pensó en las consecuencias; empezó la cuenta hacia atrás, la pesadilla; al maligno se le dio la oportunidad de entrar por la puerta prohibida; mi hijo comió de la manzana prohibida.

Desde ese momento el maligno empezó atacar la mente de mi hijo. A raíz de eso, también comienza a jugar juegos de videos, “El Diablo” en particular, donde se le venera en el juego. Y luego empieza a dejar de acudir a clase, comer o dormir. A la final, abandona la universidad y comienza alejarse de Dios.

Después de intentar varias veces regresar a la universidad sin lograr mantenerse en los cursos; decido que debe regresar a casa hasta resolver el problema.
Regresa, deprimido, muy delgado, pues no comía ni dormía, se mantenía aislado en su cuarto. Yo no sabía cómo ayudar; no sabia que había pasado, no entendía el porqué de esa actitud.
Se consulta a un psiquiatra, quien diagnostica; una depresión, ansiedad, y además adicción a los juegos. Comenzó a tomar medicamentos, los cuales no le ayudaron a pesar de que se cambiaron varias veces.

Insistí en que debía trabajar en algo, ya que su carrera como ingeniero parecía haber quedado en el pasado. Consigue trabajar en una compañía de fletes, pero tiene serios problemas de ansiedad y miedo que no lo dejaban dormir, vivía con mucho miedo. Se mantenía muy preocupado y muy agitado todo el tiempo, y deja el trabajo.

A principios del año 2011, comenzó a actuar de manera completamente diferente, más aislado, no hablaba, y no tenía ninguna actividad recreacional. 

Sin embargo, continuaba yendo a misa conmigo, pero no comulgaba, a pesar de que se confesaba, pero se mantenía diciendo que Dios no lo había perdonado. No importa las veces que se confesara, era una obsesión. Se convirtió en una persona retraída y solitaria.

Sentado en el parque ya gordo por las medicinas y sin luz en su cara
Sentado en el parque ya gordo por las medicinas y sin luz en su cara

EL RITUAL SATÁNICO

En junio de ese mismo año, de repente veo a mi hijo bajando corriendo por las escaleras muy asustado, agitado, perturbado, confundido, mirando de un lado a otro y decía que escuchaba voces, no tenía ni idea de lo que estaba pasando. Salgo corriendo para la iglesia. No puedo explicar por qué me lo llevé a la iglesia, solo que debía llevarlo allá.

Una vez que llegamos a la iglesia el sacerdote de la parroquia habla con él, cuando sale el sacerdote me dice que tiene que hablar con el obispo y pedir permiso para rezarle. Después llegó el permiso, él me pidió que viniera dentro de su oficina, donde mi hijo estaba esperando.

El sacerdote comenzó a rezar, y mi hijo comenzó a tener convulsiones. El padre, también viene a la casa varias veces a bendecirlo. Al mismo tiempo, de estos eventos, ya yo había oído muchos ruidos en la casa, los cuales todavía continúan en ciertas partes de la casa, sin embargo los ruidos en la cocina y algunos otros ruidos han cesado. Yo veía sombras negras en la casa y sentía la presencia de algo en la casa. Sin embargo, algunos ruidos continúan, especialmente cuando mi hijo entra en una de sus crisis.

Después que el sacerdote le reza, las sucesos se calman, y mi hijo vuelve a la lucidez de nuevo, me explica lo que había pasado; el ángel de la luz se había aparecido, me habló de los espíritus Íncubos y Súcubos, de cómo lo paralizaban en la noches sin dejarlo mover, que lo obligaron a casarse con un espíritu, y obedecía órdenes de los demonios porque lo habían amenazado.
Entró en la Internet buscando lugares que hacían referencia a “ángel del amor” buscando deshacerse de los espíritus. Pero todo empeoró pues creyendo que con el ritual iba a eliminar a los espíritus que lo molestaban, estaba abriendo las puertas a satanás, y seguía las órdenes de los demonios.
De allí se convirtió en un esclavo de satanás. El maligno le decía que siguiera haciendo los rituales porque esta era su casa. Lo que mi hijo realizo fue una libación; vertía agua mezclada con vinagre, sobre él.  Se convirtió en la victima de sacrificio para el maligno.
Su ignorancia lo llevo a entregarse de victima a Satanás. Según el diccionario de la Real Academia, libación significa: Ceremonia religiosa de los antiguos paganos, que consistía en derramar vino u otro licor en honor de los dioses”; en este caso a Satanás.

Mi hijo se vertía el líquido todas las noches mientras recitaba un hechizo o brujería que consiguió en el Internet, durante 4 o 5 días. Se suponía que tenía que hacerlo durante 7 días. Gracias a Dios no completo los siete días. Dios lo salvo de algo peor. El Ángel de la guarda intervino.
En el libro “Deliverance from Evil Spirits“, de Michael Scanlan, T.O. R., y Randall J. Cirner, página 34, cita a Justin Mártir diciendo:

Además, posteriormente se somete al ser humano, por medio de la escritura mágica, en parte por el temor a que le inculcaron y los castigos que se les inflige, y en parte instruyéndolos en el uso de los sacrificios, incienso, libaciones, que ellos realmente necesitan después de convertirse en esclavos de su pasión de concupiscencia; y entre los hombres que crearon todas las especies de pecado”. “La Segunda Apología, los Padres de la Iglesia”  por Justino Mártir.

San Patricio señala en su escrito “La Confesión” que una noche mientras estaba durmiendo satanás lo tentó, que era la tentación mas fuerte que el había sentido en su cuerpo y que siempre la recordaría mientras estuviera en ese cuerpo.

Satanás se tumbo en mi como una gran roca y no podía mover ninguna parte de mi cuerpo.”
Aqui el demonio moviemdole las extremidades. Atras  su mesa de noche vez una foto de cuando hacia ciclismo.
Aquí el demonio moviéndole las extremidades; atrás su mesa de noche vez una foto de cuando hacia ciclismo

LA DIÓCESIS

Después de la primera liberación, el caso fue remitido a las diócesis y la persona encargada, el diácono le reza a mi hijo a finales de ese año; seis meses después del primer episodio.
Según la Iglesia Católica la persona a la que se le va hacer un exorcismo debe ser evaluado por médicos competentes.

Después que el sacerdote realizo el exorcismo, llevé a mi hijo a dos psiquiatras, uno de ellos miembro de la Asociación Internacional de Exorcistas, quienes confirmaron que mi hijo padecía de influencias diabólicas, y no de una enfermedad metal. Además, se le hicieron resonancia magnética, GEE y análisis de sangre. Todo salió normal. Sin embargo, mi hijo continuó con convulsiones por algún tiempo más, además de seguir escuchando las voces.

Mi hijo comenzó a asistir a misa una vez más, a comulgar, a ir a la adoración al Santísimo, y reunirse con un grupo de jóvenes católicos durante un año. Parecía que las cosas iban encaminadas a la normalidad, sin embargo que equivocada estaba.

Mi hijo sigue con convulsiones y escuchando voces, pero no tan altas. Mientras tanto, trabajaba y estudiaba y empezó a realizar trabajo de voluntario de nuevo. Pero cada vez que iba ayudar  o realizar actividades las voces le gritaban con odio, le decían “te odio” y las voces aumentaban a tal punto que entraba en una confusión que no podía concentrarse.

Pasa otro año más, y a pesar de todo lo que mi hijo hacia para mantenerse cerca de Dios, las voces continuaban al igual que las convulsiones.

Durante ese año trato de mantenerme en contacto con el diacono pues algo mas estaba ocurriendo, el maligno seguía en la vida de mi hijo a pesar de todo su esfuerzo. A pesar de acudir a su oficina y tratar de comunicarme con el diácono, éste seguia muy ocupado para atendernos.

Yo sabia que algo no estaba bien, pensaba que a lo mejor mi hijo tenia algún problema mental, pero algo me decía que no era así, especialmente cuando veía esa mirada de odio, esa indiferencia, esa dejadez, esa pereza, ese mal humor, esa blasfemia a Dios. Su personalidad estaba cambiando, tenia rabia todo el tiempo, y veía en él una mirada de odio; algo para mi imposible.

Finalmente, el diácono nos atendió, después de un año, y nos dice que él tenía el don de ver cosas o el don de discernimiento y que no veía nada en mi hijo. Que mi hijo no estaba poseído porque no estaba “levitando”. Mi hijo no estaba levitando pero algo maligno había en él que estaba cambiando su personalidad y yo sabia que esa conducta no venia de mi hijo.

Han pasado muchos años desde que todo comenzó; ocho años. Me di cuenta que sólo las oraciones lo calmaban, e incluso cuando podía comulgar, a mi parecer ayudaba mas que la confesión – con la confesión el diablo puede seguir manipulando los pensamientos y seguir insistiendo que Dios no lo ha perdonado, o seguir indagando en pequeñeces, pero con la comunión, Dios va sanando poco a poco.

Llegó un momento, a mediados del año 2013, que ya era casi imposible separar a mi hijo de la personalidad maligna, se había convertido en un extraño para nosotros y nosotros para él.
Además, se había dado a los demonios una amplia oportunidad para ocultarse, para arraigarse, lo que lleva a la iglesia y otros observadores externos a evaluar el estado de mi hijo únicamente en términos mentales.

A mediados de ese año es internado en el hospital por dos semanas debido a su estado mental. Llamo a la diócesis para que me ayude pues mi hijo estaba muy mal, pero ellos indicaron que debíamos “esperar que los medicamentos hicieran efecto.”

La diócesis ya había diagnosticado anteriormente, por defecto, que mi hijo sufría de “opresión”. Los primeros síntomas aparecieron en consonancia con tal estado, pero su condición se fue deteriorando en gran medida, y nuestros repetidos esfuerzos, para que la iglesia católica en Estados Unidos y ésta diócesis en particular, realizara específicamente una re-evaluación completa e inmediata del caso o un examen mas profundo fracasaron.

Pensamos que la diócesis descartó el hecho de que mi hijo no estuviera poseso y solo era una obsesión porque él se quejaba constantemente acerca de las voces, pero en gran parte aparecía racional, comprometido con Dios y nunca mostró el comportamiento demoníaco y personalidad que hemos visto cada vez más pronunciado y que ha ido controlando su personalidad con el paso del tiempo, sobre todo en el rechazo durante la misa, algo que mi hijo no era ni siquiera consciente.
Al realizarse el exorcismo al principio de las manifestaciones ayudo a que mi hijo pudiera regresar poco a poco a una vida normal, pero era necesario continuar con los exorcismos; y sin querer culpar a las personas involucradas, no supieron que hacer en el momento indicado, por su inexperiencia.

padre antonio fortea
Padre Antonio Fortea

LA BÚSQUEDA DE INFORMACIÓN

Buscando comprender la situación de mi hijo, nos llevo a investigar la literatura actual, en particular, los libros y escritos de exorcistas de renombre mundial como: el Padre José Antonio Fortea, Padre Gabriele Amorth, Padre Malachi Martin, Padre John A. Hardon, S.J. ,Padre Dominic Szymanski, O.M.C., Padre Chad Ripperger, Francis MacNutt, San Padre Pio, Beato Francisco Palau, otros Santos y Beatos, y otros más.

Todos son claros en que se requiere una intervención inmediata en estos caos; el exorcismo.
En esta búsqueda hemos aprendido que estos demonios son particularmente magistrales en ocultarse y engañar incluso a aquellos con experiencia en este campo.

Nuestra experiencia personal – de varios años y la experiencia de compartir el sufrimiento con él – en combinación con los escritos de estas figuras líderes en el ámbito- nos lleva a la fuerte convicción de que él está severamente demonizada o poseído y desesperadamente requiere de un exorcismo.
El Padre Fortea hace una descripción de los demonios ocultos “abditi”,  en su libro “Exorcista”, pg. 78, el cual se ajusta a lo que habíamos observado.

“Se esconden en el interior de la persona poseída sin mostrarse a sí mismos de ninguna manera… cuando el sacerdote ora, los demonios se resisten y no dan ninguna señal de estar presentes…. los demonios abditi son capaces de resistir hasta 2 horas de exorcismo sin dar la menor señal de presencia… una persona ni siquiera siente ligeramente mal durante el exorcismo”. 

Durante un exorcismo a mi hijo en Polonia,  – sí, viendo la falta de ayuda en EE.UU. me voy a Polonia – hubo esa misma reacción, descrita por el Padre Fortea, durante las oraciones, los espíritus malignos le decían a mi hijo que no se moviera, que ellos eran sus amigos. Mi hijo movía los dedos de las manos y las piernas.

Este viaje a Polonia lo realizamos con la ayuda de un amigo sacerdote polaco que nos puso en contacto con un exorcista en Polonia.

Nos dimos cuenta, que la aparición del personaje satánico y el comportamiento se manifestaba ampliamente en privado en la casa, en nuestra presencia. Pero el demonio escondía esos atributos en compañía de otros,y aparentaba una personalidad más sociable sugiriendo que las cosas estaban bien.
Esta dicotomía alcanzó su extremo justo antes de que nos vimos obligados a internarlo en el hospital. Tenia pensamientos delirantes, pensando que yo estaba poseída y quería irse de la casa a conseguirse con su novia (el no tenia y había tenido una novia en todo estos años), y su plan era correr a buscar a su “esposa” imaginaria.

Mi hijo quería tener una novia, y el maligno lo sedujo con la idea de una “novia”, que se convirtió en una obsesión.

Al día siguiente tuvimos que llamar al 911. Al llegar la policía mi hijo mostró una actitud calmada con la policía, hablo coherente y amablemente. Pero a lo que la policía salió de la casa de inmediato regresó esa personalidad con rabia, una personalidad completamente diferente y un tono de voz que no era el de mi hijo. Quería obtener las llaves del carro para poderse ir a buscar su “novia”.

A este punto mi hijo pierde el sentido de la realidad y entra en una oscuridad donde puede ver, pero no entender lo que esta frente a él. El demonio toma completamente control y sumerge a mi hijo en una oscuridad total, donde la única realidad es la que el maligno ha distorsionado a tal punto que mi hijo no puede distinguir la verdad de la mentira.

Yo lo comparo con el conocido mito de la caverna, que utiliza Platón como explicación alegórica de la situación en la que se encuentra el hombre respecto al conocimiento, según la teoría del conocimiento…

“una especie de cavernosa vivienda subterránea provista de una larga entrada, abierta a la luz, que se extiende a lo ancho de toda la caverna, y unos hombres que están en ella desde niños, atados por las piernas y el cuello, de modo que tengan que estarse quietos y mirar únicamente hacia adelante, pues las ligaduras les impiden volver la cabeza; detrás de ellos, la luz de un fuego que arde algo lejos y en plano superior, y entre el fuego y los encadenados, un camino situado en alto…” 

La condición mental de mi hijo se fue complicando aún más, lo cual dificultaba desenredar nuevamente las dimensiones espirituales y mentales. Aún así, muchos de los síntomas, identificados por el Padre Fortea y los otros expertos, sugieren fuertemente un proceso de posesión demoníaca que en última instancia condujo a su condición psicótica.

Los autores dejan claro que la participación en rituales ocultos inicialmente abrió la puerta, pero la observación de otros comportamientos emergentes desde ese punto también nos llevan a creer firmemente en una causa subyacente:

El Padre Fortea dice:
“la posesión normalmente se produce después de la participación en los ritos ocultistas – como en el caso de mi hijo –, mientras que los resultados de la esquizofrenia son por causas orgánicas”.

Mi hijo se puede identificar claramente en este punto, pues su estado mental se ha deteriorado y todo comenzó con las prácticas ocultas – Ouija a partir de 2007, y los rituales en un sitio de Internet en 2011, que solidificó efectivamente el control maligno.
El Padre Fortea también dice que

“cuando un estado de trance está presente o aparece una personalidad demoníaca, podemos estar seguros de que estamos tratando con un verdadero caso de posesión demoníaca”.

Él describe casos en los que

“no se nota ningún trance, pero su voz es diabólica… y ordena a los presentes dejar de orar”
Evidentemente esto se mostró en un par de veces cuando estaba orando por él, 
 donde me pedía que parara de orar porque él ya estaba bien.

Hemos presenciado el surgimiento de la personalidad del demonio en varias ocasiones en la iglesia, durante las oraciones y en el hogar.

El cambio en la personalidad es sorprendente; de un tipo humano suave a una persona enojada, agresiva, arrogante, cínica y “carente de todo bien”, no hay la menor empatía por nadie, ni por su propia madre. También a menudo vimos la evidente clásica sonrisa demoníaca.
El Padre Fortea describe fenómenos extraordinarios como a menudo se manifiestan en la posesión. Para nosotros, el ejemplo más notable se produjo cuando fuimos a Polonia, cuando el ayudante del exorcista es quien entra en trance poco después que se comenzó el exorcismo a mi hijo.
El diablo estaba en plena diatriba “Yo soy Lucifer”, “te mataré, F ## sacerdote”. Su cuerpo se dobló hacia atrás, brazos y piernas, salían de su boca los sonidos de un león, y muchos otros comportamientos agonizantes y horribles en lo que parecía un intento de distraer al exorcista.
El demonio habló en polaco, inglés y español. El ayudante sabe hablar inglés y polaco pero no sabe español.

El Padre Fortea señala en su libro “Exorcista” que solo ha visto tres casos de este tipo pero sin trance. En este caso el ayudante estaba en trance, Lucifer hablaba y gritaba por él, por una hora.

El Padre Fortea describe también al demonio “aperti”, lo que coincide con lo que presenciamos en mi hijo, con sus “ojos bien abiertos, dando miradas de ira y rabia”.

Desde luego, podemos relacionarnos con otros ejemplos de posesión o demonización severa: “ataque desde el interior” descrito por Francis MacNutt en su libro sobre la liberación. Estos incluyen contracciones corporales, cambios en las expresiones faciales de voz y cambio dramático en el tono y el lenguaje. 

Mi hijo hablaba un lenguaje gánster de la gente de color de los barrios en Estados Unidos, blasfemaba,  era amenazante y confrontaba a los demás.
El Padre Fortea describe esta segunda personalidad como “un personaje malvado… lleno de odio y rabia”.

En cuanto a la cara, citando a F. MacNutt, pg. 82 “es como si el espíritu maligno es el que está mirando”… odio, burla, el orgullo… todas las características que vimos exhibidas en mi hijo.
MacNutt también capta nuestra situación perfectamente cuando dice:

“Ahora que el espíritu maligno ha salido a la superficie, usted ya no está directamente en contacto con la persona a la que ha estado orando”.

Según el Padre Fortea la aversión a todas las cosas sagradas – repugnancia a los objetos religiosos, es una característica esencial de la posesión. Mi hijo ha demostrado este aspecto muchas veces, pero los demonios también han construido muros para bloquear ciertas oraciones y no tener ninguna reacción al colocarle una cruz enfrente.

Cuando mi hijo entra en trance, todos los objetos religiosos que se encuentran en su cuarto son tirados debajo de la cama, o a la calle, el Cristo lo colocaba boca abajo. Podía salir espantado de la iglesia, o a la hora de la consagración no se arrodillaba, o simplemente se sentaba o salía corriendo de la iglesia inventando una excusa. Según MacNutt, las víctimas pueden estar tan atormentadas que se ven obligadas a levantarse y salir de la misa.

¿SERÁN VARIOS DEMONIOS?

Todas las indicaciones de nuestras observaciones apuntan a muchos demonios dentro de mi hijo, incluyendo los de primer orden que son más difíciles de eliminar, como se indica por los autores.
MacNutt los describe como que aparecen demonios de lo oculto, la lujuria, la falsa religión, legalismo, e incluso almas que hacen actuar a mi hijo como una persona de color de los barrios bajos de EE.UU.

Mi hijo habla con los demonios, o los demonios hablan en voz alta -a veces es muy baja, pero hablan muchas veces. Una vez menciono “seis mil” yo voy entrando al cuarto a lo que decía eso, y le pregunto si eso es el número de los demonios que están adentro pero enseguida contesto “no le hablen a ella” y repitió lo mismo, en ese momento me di cuenta que no debía preguntar mas nada.
Según F. MacNutt,

los espíritus ocultos son los más tenaces y difíciles de expulsar… tratarán de bloquear cualquier oración de sanación. Los espíritus más poderosos tienen espíritus menores bajo su control.”

Dice que se pueden encontrar

varios espíritus que actuarán como bloqueadores. Cuando emergen, la personalidad humana parece estar sumergida y se sustituye por la personalidad demoníaca… quien será el que hablara con usted.” 

Tales descripciones coinciden estrechamente nuestras experiencias.
Con mi hijo en Polonia mayo 2013
Con mi hijo en Polonia mayo 2013

SEPARANDO LA PARTE MENTAL DE LA ESPIRITUAL

Como dicen muchos de los exorcistas; los síntomas de la influencia demoníaca son a menudo los mismos que los de la enfermedad psicológica. El Sacerdote John Hardon menciona en su escrito sobre “Demonología” que mantengamos en mente que la posesión significa que el diablo controla el cuerpo de la persona (tengo videos donde mi hijo mueve los brazos, cuerpo y piernas involuntariamente). Además, debemos recordar que el fenómeno externo de la posesión puede asemejarse a los síntomas de la enfermedad o perturbación psíquica.

El riesgo es que la persona que muestra perturbaciones psicológicas  sea descartado como un simple sicótico y no se considere que está bajo la influencia diabólica

Desde mediado del año 2013 hasta mediados del año 2014, mi hijo se mantuvo completamente psicótico, dominado por la paranoia y en un comportamiento delirante, una vez mas en noviembre de ese año tuve que internarlo en el hospital por muy poco tiempo. Mi hijo se mantiene con medicamentos, los cuales, hasta este momento no han sido de ninguna ayuda (se ha cambiado de droga también).

Cuando entra en trance puede tener hasta 20mg de Haldol y él esta despierto día y noche. Pero la diócesis insiste en que lo mantenga en las drogas. El aumento de la dosis no suprimió tampoco el comportamiento psicótico,  las voces o su pensamiento distorsionado.

Llegamos al punto donde mi hijo buscó la ayuda de la diócesis antes de entrar en su discapacitación y se le fue negada varias veces, pues la diócesis insistía que mi hijo era el que tenia que buscar la ayuda y no yo, a pesar que el la buscó y ya él no estaba en posición de hacerlo sin mi ayuda. Al punto donde su psicosis no le permitía ver la realidad e impedía aceptar ninguna ayuda creyendo que Dios no lo había perdonado y que nadie más que Él podría ayudarle a salir de esta situación.
Llega el desaliento, la incredibilidad de que Dios lo va ayudar, infundida y creada por el maligno. La existencia de un Dios lejano que no lo va ayudar porque el es un pecador y no lo ha perdonado.
Todo maniobras del maligno para desesperar a la persona y llevarla a que cometa la locura de quitarse la vida. Si, también, mi hijo pensó en quitarse la vida. Pero gracias a Dios y que nuestros Ángeles Custodios siempre estaban allí para prevenir cualquier tragedia.

La aversión a todo lo sagrado se agudizó al punto que dejo de ir a misa, comulgar y rezar. Se comunicaba con los espíritus malignos por escrito, todo lo escribía.

La diócesis no quería comunicarse conmigo a pesar de la situación psicótica de mi hijo.
Mi hijo se aisló completamente, pasaba días encerrado en su cuarto a oscuras, no comía o bebía nada. No dejaba que lo tocara, no hablaba y tampoco me dejaba entrar en su cuarto.

Era un ser lleno de rabia, que emitía sonidos o hablaba solo sin yo poder hacer mas nada sino rezar. Las manifestaciones de su estado mental incluyendo el aislamiento, los episodios delirantes, el retiro, la paranoia y la absoluta falta de iniciativa, claramente son una manifestación diabólica ya que los medicamentos prescritos no han tenido ningún efecto.

Mientras tanto yo rezaba afuera de su cuarto, todos los días, todo el día.  Me llego a botar a la calle la silla donde me sentaba a rezar todos los días, así como los CD de música que colocaba.
Pero poco a poco se fueron viendo algunos avances modestos, comenzando por comer y dejarme rezar el Rosario en su cuarto.

A mediados del año 2014, el psiquiatra miembro de la Asociación Internacional de Exorcistas, con quien me mantuve en contacto, convenció a la diócesis que mi hijo necesitaba ayuda espiritual.

Viene a la casa la directora del grupo de la diócesis con el exorcista y el sacerdote rezo unas oraciones a ver si mi hijo tenía alguna manifestación física, lo cual fue negativo.
No hubo seguimiento y no pude comunicarme con ellos de nuevo sino después de otros cinco meses más, en noviembre de ese mismo año, de nuevo gracias al siquiatra (mi Ángel Custodio y el de mi hijo).

También, a mediados de ese mismo año, el mismo amigo sacerdote polaco me contactó con otro exorcista en un estado cercano, quien accedió a rezar por mi hijo, cosa muy rara pues ningún exorcista en Estados Unidos acepta casos de otra diócesis, pero Dios es muy grande.

Así que le rezó a mi hijo, hubo una leve mejora, le hizo seguimiento y a la siguiente semana rezó de nuevo y mi hijo tuvo otro leve mejoramiento. Sin embargo, el exorcista pensó que no estaba poseso porque no había ninguna manifestación física. A pesar de todo a los pocos días, su mejoría fue tal que pude sacarlo de la casa y llevarlo a una misa de sanación con un sacerdote que el exorcista me indicó.

El milagro ocurrió una vez más y mi hijo salió de los delirios. Su mente estaba tan clara que me dijo que al día siguiente iría a confesión. Esto no ocurrió, pues el maligno no se rinde tan fácilmente, pero gracias a la sanación mi hijo de allí en adelante podría salir más frecuentemente de los delirios.

Por supuesto, había unos días mejores que otros, pero nunca dejé de rezar. De allí en adelante mi hijo puede rezar el rosario conmigo, no sostenía el rosario, pero seguía el rosario en voz muy baja o al menos estaba presente. Para mi pesar no acudía a misa. Unos días no podía ni rezar, otros volvía a su encierro, pero yo seguía rezando todo el día.

Finalmente, en noviembre del año 2014, el exorcista de la diócesis regresó a rezar a la casa en busca, de nuevo, de una manifestación física que el maligno no les quería dar.
Nunca dieron importancia a lo que yo podía decirles,  o los videos que les enseñaba, pues ellos me informaron que “ellos tenían que verlo”. Esta vez ellos acordaron venir una vez a la semana hasta que vieran una manifestación.

La manifestación no se dio como ellos querían, porque el maligno ya sabía que día y a que hora venia y mi hijo salía de la casa corriendo en pánico. Otro signo, conocimiento de eventos en el futuro.

El exorcista dijo que no sabía si eran problemas mentales o síntomas diabólicos porque él piensa que la oración no lleva a una persona a esa conducta.

El Padre Amorth es muy claro cuando explica que la persona puede tener una mejoría o puede empeorar cuando sale a la superficie la personalidad del maligno. Este le ordenaba a mi hijo salir de la casa.

El maligno se manifestó o salió a la superficie cuando el exorcista de la diócesis rezó en junio, al otro día el maligno se agitó tanto que surgió la persona llena de rabia, esa persona que no acepta que la toques. Después cuando rezó una vez en noviembre surgió al otro día, otra vez esa personalidad con rabia, odio, la persona de color; violenta.

Él no se me acercaba mientras yo rezaba, sino tenía una posición de enfrentamiento. Ese día salió al frente de la casa y se puso de rodillas (es como si estuviera rezando pero su cuerpo se mueve de un lado a otro) en frente de la casa de un vecino, por supuesto llego la policía y se lo llevo al hospital de nuevo.

Llamé al sacerdote de la parroquia, quien ya sabia del caso de mi hijo, y le informo sobre mi hijo. En la tarde el sacerdote acude al hospital y le reza. Cuando llego yo a la hora de la visita, veo a mi hijo fuera de trance, no lo podía creer, le pregunto como había salido y por supuesto el no sabia. Cuando es el enfermero quien me dice, su hijo esta muy diferente de cuando entró, cuando entró no hablaba con nadie, ni siquiera habló con el sacerdote.

Cuando mi hijo entra en trance y le rezan, se queda inmóvil, no responde y no habla. Me di cuenta que había sido el sacerdote de la parroquia quien lo había sacado del trance.
El exorcista lo fue a visitar al día siguiente, pero no a orar. Me dijo que se veía muy bien, pero que seria bueno que lo dejara por un tiempo en el hospital, a lo que no contesté. A mi hijo lo admitieron un miércoles, ya el viernes le estaban dando de alta. El siquiatra no se entendía por que mi hijo estaba allí, pues la descripción del reporte de la policía y cómo mi hijo respondía coherentemente a el medico, eran dos situaciones completamente diferentes.  Todavía, el trabajador social, dudando, le ofrece a mi hijo que se quedara unos días mas, cinco en total, y mi hijo acepta. Pero ya el lunes el siquiatra le da de alta.

Mi hijo describe el trance como una fuerza que lo lleva allí y después el no sabe como salir de allí. Por supuesto una vez que entra en el trance el puede recordar pequeñas cosas al momento de entrar, pero una vez en el trance ya nada de lo que ha dicho o hecho recuerda.

En noviembre cuando regresa el exorcista, solo para rezarle a mi hijo, ya el maligno sabía la hora el día y quienes venían, y mi hijo salía corriendo. La diócesis lo tomó como falta de voluntad, de cooperación por parte de mi hijo, como si él no quería cooperar. Para ellos no es una fuerza demoníaca que lo impulsaba actuar sino la falta de voluntad de mi hijo.

La Beata María Bolognesi estuvo poseída debido a un hechizo, dicen los testigos que cada vez que ella veía a un sacerdote salía corriendo aterrorizada; una fuerza le prevenía de entrar a la iglesia y los siquiatras estaban convencidos que blasfemaba porque estaba loca. “Místicos de las Iglesia”.
A pesar de que el exorcista pudo sólo rezar dos veces. Hubo una leve mejoría; íbamos a pasear en el carro, mi hijo salió de su cuarto después de tener siete meses encerrado.

En diciembre nos reunimos en casa de mi hija que vive en otra ciudad. Se sentó en la mesa a comer la cena de Navidad en familia. Poco a poco empezó a rezar conmigo y salir más del cuarto. Les digo de nuevo; yo no paro de rezar en el día. El a veces está sentado sin hacer nada o decir nada, pero yo estoy a su lado rezando, leyendo la Biblia, evangelios, etc.

A finales de noviembre, el psiquiatra interviene de nuevo a favor de mi hijo y la diócesis decide al fin hacer un exorcismo, el cual no es un exorcismo completo sino una combinación con oraciones de liberación.

Padre Gabriele Amorth

¿AL FIN UN EXORCISMO?

Pero antes mi hijo debía firmar un consentimiento para realizar el exorcismo y excluir el derecho  de demandar legalmente a la diócesis. La directora con el psicólogo de la diócesis acuden a la casa con el documento para que mi hijo firmara.
Por supuesto no le digo a mi hijo cuando van a venir pues temía que saliera corriendo, pero el maligno sabía el día y la hora que venían, y cinco minutos antes salió corriendo de la casa.
Me dejaron el documento para que mi hijo firmara y no sabia como iba hacer para que mi hijo firmara, sabia que el maligno iba a prevenir la aceptación, pero después de rezar una semana, mi hijo en un momento lucido firma el documento.

Después que mi hijo firma, la diócesis acepta venir hacer el exorcismo, con la condición de que ellos no iban a sostener físicamente a mi hijo, pues temían una demanda.

Llega el día, un día de enero de este año 2015. Ya a este punto el maligno está más débil pues no sabe cuando vienen pero sabe que vienen. Llegó el día y a lo que entra el exorcista, la directora y el psicólogo, mi hijo trata de salir corriendo de la casa, pero ya estaban dos personas para ayudarme a sostenerlo, entre los tres lo sostuvimos, me tira al suelo y con su rodilla me aprieta el pecho. Se que no es mi hijo en ese momento el que me esta haciendo daño. Se soltó y corría de un lado a otro, el exorcista empieza a rezar, después de 20 minutos, mi hijo se calma y se sienta.
El exorcista quiere que mi hijo mire el crucifijo, lo cual le cuesta, y el exorcista empieza a pedirle a mi hijo que colabore que sin su ayuda no puede hacer nada.

También le pide que renueve su promesa bautismal, la cual le fue muy difícil hacerlo, en ese momento le digo solo di “si” mi hijo no pronunciaba muy bien el “si” y el exorcista volvía a decirle que eso no era suficiente que era necesario un “si” claro.

Después de terminar el exorcismo, mi hijo puede pensar y hablar con claridad. El grupo le hizo preguntas a mi hijo que el pudo contestar. Firma otro documento que debe ir a confesarse para seguir con el exorcismo.

La conclusión de la directora es que

ellos vieron claramente que mi hijo batalló, no colaboró, después estuvo sumiso, (pero no de verdad, mas que todo esperando salir de eso), después no podía renovar su promesa bautismal y después lo pudo hacer. Le dejaremos saber si el grupo esta de acuerdo en realizar otra sesión”

Le contesté diciéndole que el maligno siempre iba hacer lo posible para que no ser detectado, o al menos esconder la seriedad de la posesión, y algunas veces se ve forzado a revelar su presencia con el exorcismo, o a veces es necesario más sesiones antes de que se descubra. Que el maligno demostró su presencia al hacer constantemente el signo del cacho del diablo con la mano.

Además, el demonio reacciona de diferentes maneras a los rezos y algunas personas poseídas se mantienen inmóviles y en silencio. La primera reacción del maligno fue querer salir corriendo de la casa y después inmóvil durante las oraciones.

De nuevo la batalla para que la diócesis continúe con el exorcismo / liberación, como lo llaman ellos.

Mi hijo muestra claramente la influencia demoníaca; aversión a lo sagrado: dejar de ir a misa y recibir los sacramentos, corre a la presencia de un sacerdote, blasfema, se llena de odio, un comportamiento asocial, le repugnan los objetos religiosos,  y un comportamiento muy extraño; y tiene conocimiento de eventos en el futuro.

El Padre Chad Ripperger, F.F.S.S.P. PhD. en su libro “Introducción a la Ciencia de la Enfermedades Mentales”  pagina 533, señala que la persona es responsable de su estado, a menos que esté poseída… El maligno afecta la facultad cognoscitiva, la imaginación, la memoria y los sentidos.
Gracias a Dios mi hijo ha mejorado con las oraciones y se pudo confesar. El sacerdote de la parroquia, tan gentil, vino hasta la casa para confesarlo, pero la primera vez mi hijo salió corriendo pero la segunda si lo atendió y se confeso. A los días fuimos a misa y comulgó. Las dos primeras veces le costo entrar a la iglesia y comulgar, pero todavía le cuesta participar en la misa.
Las oraciones y la comunión han tenido un efecto calmante, todavía hay signos de empatía, pero una leve voluntad de luchar.

Ahora entiende que Dios es la salvación para liberarse del maligno. Su mente está más clara. Tiene una convicción de que Dios es misericordioso e omnipotente que antes no podía entenderlo, sino que sentía que había un Dios distante que estaba fuera de su alcance.

Los signos físicos, miradas demoníacas se han reducido, a pesar que todavía veo como su mirada se pierde en un momento y da señales de perturbado o molesto, pero continua el movimiento de brazos en especial sus manos, que cuando lo abrazo parecieran que me pegaran, especialmente cuando digo la verdad que Jesús nos ensena en la Biblia, me da unas fuertes palmadas.

Todavía hay el movimiento involuntario de los labios, articula palabras que no llego a entender y que al preguntarle el no tiene conocimiento de que ha dicho algo, así como el involuntario gesto permanente del signo del cuerno del diablo, más que antes, aunque el estado delirante ha desaparecido casi completamente y su aislamiento ha mejorado mucho también.

Salimos a caminar, aunque siempre es difícil, le cuesta, pero ahora puede razonar más y ver que esas cosas son buenas para él. Que Dios quiere que viva la vida. Que Dios tiene un propósito para él. Que Dios lo ama, que Dios es bueno, misericordioso, verdadero y omnipotente. Sigo rezando continuamente para que Dios envíe la ayuda necesaria a mi hijo.

En mi busca de la verdad, consigo también hablar con el Padre Fortea, quien amablemente y pacientemente me escucho toda la historia y me dice que mi hijo sufre de un caso muy severo. Me dice,
“no lo conozco pero es un caso severo y además puedo discernir un problema psicológico”.
Agrego que ha pasado mucho tiempo poseído y esto ha afectado su mente. A pesar de esa noticia, creo en los milagros y se que con la Gracia de Dios mi hijo volverá a ser el de antes, mejor que antes. Se que tomara mucho tiempo, pero se que con el amor de Dios todo se puede.

También, conseguí comunicarme con el anterior exorcista de la diócesis quien me dirigió a una psicóloga en el área, quien tiene experiencia en este tipo de casos mentales.

Ella ha escrito un libro sobre los casos mentales relacionados con la posesión diabólica. Logre llevar a mi hijo, quien se sintió a gusto con ella, pues es muy amable, ella le hizo hincapié  en que Dios es más poderoso que el maligno, y que él debe comprender que debe luchar por su vida.

Con este diagnostico y el del psiquiatra tendré un caso bastante fuerte para presentarle a la diócesis para que sigan ayudando a mi hijo. Alabado sea Dios.

LO ÚLTIMO

Pasaron dos meses más sin oír de la diócesis. Esta vez el Ángel de la Guarda actuó por medio del sacerdote de la parroquia, a quien le pido que hable con la diócesis y que de testimonio del caso, ya que él ha sido testigo de los cambios positivos que ha originado en mi hijo el exorcismo que se efectuó en enero.

¡¡¡Aleluya!!! Regresaron, en dos semanas han realizado tres exorcismos/liberación. Mi hijo no esta liberado todavía, pero hay la esperanza, la fe de que va ser libre.

Mi hijo ha mejorado tanto en tan poco tiempo que tenemos un viaje planificado para ir a Medjugorje a pedirle a la Virgen María por su liberación.

Por favor recen por nosotros, recen por la liberación de mi hijo pero también para que haya mas conciencia de los nuevos peligros que nuestros hijos enfrentan debido al maligno.
Recen para que se pueda ayudar a todas esas personas que han caído en las cadenas del maligno y no han podido conseguir la ayuda necesaria. No olvidemos que la Virgen Maria quiere que recemos siempre. La oración me ha ayudado en cada momento para seguir luchando. ¿Quien como Dios? ¡¡Nadie como Dios!!

11 jun. 2015

Pecado sexual y demonio

Demonio / Foto: Flickr de HeatherB (CC-BY-NC-ND-2.0)

Vivir en una dimensión de inmoralidad donde todo está permitido debilita a los jóvenes frente a las tentaciones del diablo, advirtió el Arzobispo de Ferrara y Comacchio (Italia), Mons. Luigi Negri, experto en exorcismo, al señalar a la revolución cultural del mayo francés de 1968 como la raíz de los males de la juventud, pues la llevó al liberalismo sexual y moral con su frase “prohibido prohibir”.

En declaraciones difundidas por Liberoquotidiano.it, el Prelado explicó que actualmente los jóvenes están extraviados por la falta de reglas. “En el 68’ está todo el origen de todos los males de nuestros jóvenes, se decía ‘prohibido prohibir’: los riesgos para los jóvenes llegaron hoy desde ahí, de este permisivismo total en el que hacer lo que se quiere y gusta es la única regla”.

“Vivir en una dimensión de inmoralidad en el cual no hay nada bueno o malo, puede volverlos más débiles frente a las tentaciones del diablo: por ejemplo, si tu dices que la mujer puede hacer todo lo que quiere, que no hay más nada de malo, te vuelves más vulnerable a los solicitaciones”, señaló Mons. Negri, ponente del “Curso de exorcismo y oración de liberación” que se realiza en la capital italiana.

Por su parte, el exorcista César Truqui añadió que el riesgo para los jóvenes son aquellas “actividades extremas”. “En los círculos satánicos existe mucha droga y sexualidad fuera de control, todas las cosas que atraen a los jóvenes. A los jóvenes se les propone el éxito sin mérito, la riqueza sin trabajo y el placer sin límite”, advirtió.

En ese sentido, el P. Pedro Barrajón –organizador del curso-, dijo a Adnkronos que “el diablo es inteligente y cambia de estrategia. El esoterismo, ocultismo, satanismo y las diversas formas de magia que están muy presentes en los medios y en las redes sociales, atraen a los jóvenes y los llevan a elecciones peligrosas”.

Pedidos de exorcismo

Asimismo, el P. Truqui señaló que si bien no se puede decir “que las posesiones reales han aumentado”, en los últimos diez años las solicitudes exorcismos han crecido. “Solo en el Vicariato de Roma, una de tres llamadas son para pedidos de exorcismo”.

Sin embargo, aclaró que “de cien casos solo cinco son de perturbaciones satánicas, el resto son casi desórdenes psicológicos”.

8 jun. 2015

Ateos que van al exorcista

Cada vez más personas no creyentes piden ayuda a exorcistas

Cada vez más personas no creyentes buscan a los exorcistas, afirmó el P. Aldo Bounaiuto, demonólogo y exorcista, quien advirtió que Satanás se esconde también en internet, donde están más expuestos los jóvenes que suelen ventilar “su necesidad de búsqueda de lo sobrenatural”.

En declaraciones al diario italiano Quotidiano, el sacerdote señaló que gracias a que el Papa Francisco habla frecuentemente de la realidad del demonio “hay una conciencia más fuerte por parte de todas las realidades eclesiales sobre la presencia del maligno que actúa directa o indirectamente”.

“El fenómeno es fuerte, nos encontramos diariamente con personas afectadas por estos problemas y recibimos decenas de señales”, indicó el exorcista, que fue uno de los relatores del “Curso de exorcismo y oración de liberación” realizado en Roma (Italia).

Aldo Bounaiuto

El sacerdote, que anima el servicio anti-sectas de la Comunidad Papa Juan XXIII y colabora con la policía de Estado, dijo que en 2014 recibieron unos 1.500 pedidos de ayuda con casi 696 personas tratadas.

En ese sentido, advirtió que los más expuestos a la acción del demonio son “sin duda los jóvenes”. “Ventilan su necesidad de búsqueda de lo sobrenatural, sobre todo en Internet, pero estos viajes tenebrosos pueden transformar el encuentro virtual en uno real”, alertó en la entrevista publicada el 15 de abril.

El P. Bounaiuto indicó que actualmente también buscan ayuda “muchos no creyentes, un fenómeno en evolución. Nos piden ser liberados de males indescifrables para los cuales no han encontrado respuesta en la medicina”.

Sin embargo, aclaró que siempre primero se debe realizar “un diagnóstico clínico y después un serio discernimiento por parte del sacerdote exorcista, el único autorizado para tratar contra el demonio”.

Cómo se manifiesta

El sacerdote explicó que los trastornos típicos de una persona poseída es “sentir una presencia interior que no puede controlar, a veces hasta sentirse dividida, voces que la empujan a asumir comportamientos negativos, así como una repentina aversión a los realidades sagradas”.

“Si todo esto no se debe a una enfermedad física, se hace una oración de liberación y un pequeño exorcismo en el cual se pide la liberación del mal. Si no se resuelve, se procede al exorcismo en sí donde se exige al demonio que salga de aquella persona. De ahí se tiene que ver cómo reacciona el poseído, a veces el diablo atormenta por largo tiempo y pueden ser años”.

En el caso de las infestaciones, explicó que “cuando una persona tiene un malestar por el contacto con determinados objetos o en un ambiente particular donde incluso fue realizado un maleficio, un sacrilegio o una misa negra, ahí el exorcista interviene realizando bendiciones para eliminar la infestación del lugar o el objeto. Por último, están las vejaciones, es decir cuando el maligno se ensaña con un acto persecutorio sobre una persona, una tortura, por ejemplo, provocando fuertes formas de ansiedad”.

Finalmente, el P. Bounaiuto afirma que no tiene miedo cuando afronta al demonio, “pienso que es él quien debe tener temor”. “Todos los cristianos sabemos por la fe que Jesús venció a las tinieblas. Es más importante tener temor de Dios que del diablo: la primera es una virtud, mientras que el arte del demonio es infundir miedo”, concluyó.