27 nov. 2014

La batalla final




El ataque de Satanás está destinado principalmente a los que tienen puestos de poder en el mundo. Porque los hombres que tienen grandes responsabilidades significan una cascada de influencia hacia mucha gente.

Y luego, los más atacados son los hombres de la Iglesia. ¿Por qué? Debido a que deben ser los santos de Dios y sin embargo si se sienten abrumados por Satanás se opondrán a los enemigos de satanás.
 
Esto es un pasaje del libro “El último exorcista – Mi batalla contra Satanás”, escrito por el padre Gabriele Amorth, con Paolo Rodari.

Satanás ataca primero al Papa. Su odio por el sucesor de Pedro es feroz. Lo he experimentado en mis exorcismos. Cuando hablo de Juan Pablo II los demonios largan espuma de rabia. Otros tiemblan. Otros lloran y suplican que no lo nombre más. Así incluso con Benedicto XVI. Cada gesto de Joseph Ratzinger, sus liturgias, son un poderoso exorcismo contra la furia del demonio.
Depués de atacar al papa Satanás ataca a los cardenales, obispos y todos los sacerdotes y religiosos. Es normal que asi sea. Nada de esto debería ser chocante. Los sacerdotes, religiosos y religiosas están llamados a una lucha espiritual. Nunca se debe ceder ante el diablo. Si usted abre la puerta de su alma, aunque sea ligeramente, viene el diablo y le lleva toda su vida.
La Hermana Faustina Kowalska vio claramente el infierno. Y dentro del infierno vio el lugar que satanás ha preparado para los sacerdotes, los sacerdotes condenados por la eternidad. Esta es la historia de Sor Faustina: “Entonces yo seguí el camino que se abrió y me encontré en otra cavidad por encima de la primera y más terrible. Aquí tenemos a los sacerdotes indignos que tuvieron la audacia para recibir sacrílegamente en sus manos el corazón del Hijo de la Virgen. Los miserables sufren tal tortura que todos lo que he mencionado no es nada en comparación. Son atormentados sobre todo en las partes del cuerpo que había tocado la hostia consagrada, sus manos se convierten en carbón, sus lenguas estaban como rotas y colgando de la boca para significar el sacrilegio, el interior de sus cuerpos y sobre todo su corazón es devorado por el fuego, en medio de terribles dolores. Allí vi enderezarse, como una serpiente que quiere dar el salto, a un mal sacerdote, que yo sabía que había muerto repentinamente después de escándalos graves. Me miró con rabia y de inmediato cayó a las profundidades del horno”.

Yo digo que la misericordia de Dios puede hacer cualquier cosa. Nunca es demasiado tarde para arrepentirse, volver a Dios. No podemos olvidar que el escándalo de la pedofilia en el clero entró en erupción en las últimas décadas. Este es el momento de la furia de satanás en el mundo. Una furia tan poderosa que afecta especialmente a la Iglesia. El hecho de que los escándalos se hayan descubierto es bueno. Porque permite a la Iglesia hacer penitencia, arrepentirse, para no pecar más.

El mundo ha estado en el poder del diablo. Con satanás hay muchos de sus profetas. Muchas personas que la Biblia llama falsos profetas. Falso, porque llevan a la mentira y no a la verdad. Estas personas no existen sólo fuera sino también dentro de la Iglesia. Son fácilmente reconocibles: ellos dicen que hablan en nombre de la Iglesia y en lugar hablan en nombre del mundo. Piden a la Iglesia asumir el papel del mundo y, al hacerlo, confunden a los fieles y dirigen a la Iglesia a aguas que no son suyas. Estas son las aguas del maligno. Las aguas que la Biblia describe de manera terrible en su último texto, el Libro de la Revelación (Apocalipsis).

La ira de Satanás ha existido desde el principio del mundo. Pero cuando Dios ha enviado al mundo a su Hijo, Jesús, esta rabia se ha fortalecido. Porque con Jesús el choque entre los dos ejércitos está abierto, es frontal. Satanás incita a la gente en contra de Cristo y se las arregla para convencerla de que debe “matarlo”. La muerte de Jesús es la victoria de satanás. Una victoria aparente, porque en realidad la resurrección de Cristo triunfa. Pero su victoria no borra el mal. No cancela la presencia del dragón, la bestia, satanás. Éstos están todavía allí, pero cuando Cristo vino, el hombre está seguro de confiar en él, puede vencer. A pesar de las dificultades de la vida puede vencer a la muerte.

Hoy en día, dos mil años después de la venida de Cristo, la lucha es feroz. Estamos en un encuentro final. Por un lado, el ejército de satanás. Del otro el ejército de Dios con todos sus santos y mártires, las personas que derramaron su sangre en beneficio de los que se quedan a luchar. Cada gota de sangre de los mártires es usada por Dios en la continua lucha contra el diablo.
Nuestra Señora dijo en Medjugorje el 14 de abril de 1982: “Dios ha permitido que Satanás ponga a prueba a la Iglesia durante un siglo”, y agregó: “No la destruirá. Este siglo en el que usted vive está bajo el poder de satanás, pero cuando se hayan realizado los secretos que tienen que pasar, su poder se romperá.”

Las palabras nos dicen que Satanás esta operando hoy, pero la Virgen también opera contra él. Sabemos poco de los secretos confiados a los videntes de Medjugorje. Pero sabemos que cuando estos secretos se realicen – pronto, muy pronto -, el dragón será derrotado y el reino de la luz va a triunfar.


3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias por este blog, me ha ilustrado mucho y me ha devuelto a la Iglesia. Gracias.

Luis Tarrazzi dijo...

Admirador 100% del trabajo del Padre Fortea. También agradezco el se me haya dado el conocimiento de este blog y el link de acceso porque me educa mucho sobre la realidad del mal y su acción en nuestros tiempos. Nos vemos en la oración. Lic. Luis Tarrazzi

Foro sobre Exorcismo dijo...

Gracias a tí, anónimo, vuestros comentarios me aníman a seguir escribiendo posts. Ya imagino que hace mucho bien informar sobre las realidades de la verdad de Dios, y del adversario, ese eterno y malo adversario. estas en el mejor de los caminos, que llevan a la verdad y la vida, en lo cual, tú ya estás.

Hola, Sr Tarrazzi,

Aquí estamos siempre, y nos vemos también siempre en la oración. Dios le bendiga.