30 nov. 2014

Un ex-masón se confiesa (II)

Es incomprensible que haya católicos masones.

Un alto grado de la masonería francesa, que sintió el llamado de Jesús en Lourdes,  confirma que el discurso de la “laicidad y tolerancia” que domina occidente en este momento es fruto de la masonería y que la organización cree que su peor enemigo es el Papa.

steps-of-freemasonry
  Clíque sobre la imagen para ampliarla.

El médico cirujano francés Maurice Caillet, un ex masón y venerable maestro, que se convirtió al cristianismo, fue entrevistado el 20 de febrero por la Radio  InternetCulturacattolica.it  sobre la masonería, su labor subversiva y su conversión.

QUIEN ES ESTE CONVERSO EX MASÓN

Maurice Caillet era masón, masonísimo, Venerable Maestro de una de las casas más antiguas e importantes del Gran Oriente de Francia. Comenzó a la masonería en el Templo de Rennes en 1969 a la edad de 35 años, una de las más antiguas y poderosas. Permaneció allí hasta el grado 18 de los Rosacruces y tuvo acceso a los más altos grados del Rito Escocés, al que no tienen acceso hermanos masones de grados inferiores. Caillet estaba metido también en el ocultismo, la magia blanca y la adivinación.
También fue distinguido por ser uno de los pioneros franceses de la planificación familiar en los años 70, y favorable a los anticonceptivos y la legalización del aborto. Y se convirtió en pionero en practicar abortos en Gran Bretaña.
Fue miembro del partido socialista y amigo del presidente Mitterrand, convirtiéndose en representante local del Partido Socialista de François Mitterrand, quien cuando en 1981 fue elegido presidente y designó a doce ministros francmasones, entonces Caillet vio el boom de las solicitudes iniciación, muchas de los cuales estaban en busca de amistades útiles.
El mismo Caillet, quien se imaginaba la masonería como un lugar para intercambiar ideas en nombre de la laicidad, no dudó en apoyar el intercambio de favores.
Tras su conversión escribió varios libros que están en varios idiomas, entre otras cosas: El secreto de las logias en la Luz de Cristo (1998), El hedonismo y el cristianismo (2001), Con Dios nada es imposible. El don de sanidad (2002), La Masonería: ¿Pecado contra el Espíritu? (2002), El ocultismo y el cristianismo. Ayudas distintivos (2005), Católico y masón: ¿es posible? (2008).

SU CONVERSIÓN

Sucedió en 1984 cuando acompañó a su esposa enferma a Lourdes. Fue entonces cuando donde su vida dio un giro radical.
En esa oportunidad fue la primera vez que presenció una misa en su vida, y oyó
una voz “suave me llamaba, y no la voz de mi conciencia, sino que era una voz exterior. La voz me llamó por mi nombre y me dijo: Es bueno que me pidas curar a tu esposa. ¿Pero que tienes para ofrecerme?”. Ver aquí.
Y lo que se le ocurrió fue ofrecerse  a sí mismo.
“Era todo lo que tenía para ofrecer. No es poco para un ateo, que desde hacía 40 años odiaba a la iglesia y a los sacerdotes”, dijo Caillet en uno de sus libros.
MAURICE-CAILLET
Tanto cambio su vida, que se mudó a España por razones seguridad, y es miembro honorario de la Alianza Vita  que aboga por la protección de la vida por nacer, y además está comprometido contra el divorcio, el matrimonio homosexual, la eutanasia porque:
“es defender el orden perfecto de Dios, en contra de los planes destructivos de la masonería”.

SU SALIDA DE LA MASONERÍA

En 1984 en Lourdes dejó a su esposa muy enferma en la piscina y entró accidentalmente en una cripta en que presenció la Santa Misa por primera vez en su vida. Y de pronto oyó el llamado de Cristo. Inmediatamente habló con el sacerdote y le pidió el bautismo, de modo que fue algo instantáneo, como un flechazo, tal cual le sucedió a Alfonso de Ratisbone.
Fue cuando decidió salirse de la masonería, y la logia tomó muy mal su conversión al catolicismo, mostraron una intolerancia que la mayoría no se imagina ni está de acuerdo con sus postulados, al punto que muchos, la mayoría, no le hablaron más.
Pero él ya había anticipado esto porque el Papa es el enemigo número uno de los masones.
Aunque él sostiene que hay católicos que son masones, no sabe si hay obispos masones, aunque dice que algunos de ellos coquetean con la masonería y hablan con ella.


Triangulo-Masones

GENESIS E INFLUENCIA DE LA MASONERÍA

En un reportaje reproducido por Eponymous Flower explicó que es la masonería.
Dice que la Francmasonería es nebulosa, la gente entra a ella por variados motivos, pero el discurso oficial es la buena voluntad y mejorar la raza humana lo cual funciona como una especie de deidad para los masones.
Se dice que la masonería moderna proviene de los constructores de las catedrales medievales, sólo que cambiaron la construcción de edificios por la “edificación del mundo”. 
De modo que pasaron de tener un conocimiento práctico de construcción a uno más de tipo intelectual.
Se trata de un grupo secreto y reservado. Pocas personas andan diciendo públicamente su calidad de masones. Y es más, existe un deber de confidencialidad.
El impulso ideológico proviene del naturalismo, de la filosofía de la ley natural, el nominalismo y también del protestantismo.
La verdad es que la masonería tiene como objetivo imponer una religión universal y en este sentido tiene cierta compatibilidad con el judaísmo, que se ha mencionado por algunos como una fuente.
Su objetivo concreto es Influir en la opinión pública. Y dijo que estuvo y está especialmente preocupada por instaurar el aborto, haciendo un gran lobby cuando la ley fue discutida en Francia y ejerciendo una enorme presión sobre los medios y sobre los políticos para que se aprobara.
Superada esa etapa, sus temas de hoy son el matrimonio gay, el relativismo, el libertinaje, la anticoncepción, el divorcio, el hedonismo, la auto-indulgencia, el rechazo del sufrimiento.
En definitiva sentenció que el mejoramiento de la humanidad, a los fines de la masonería es que el hombre sea libre para disfrutar del placer.
Caillet informó que desde la Segunda Guerra Mundial Francia ha tenido al menos 50 ministros miembros del Gran Oriente. El gobierno socialista actual, por ejemplo, es muy masón.
La masonería aspira a un gobierno del mundo, sobre la base subterránea de varias organizaciones internacionales controladas por los masones: la Trilateral, Bilderberg, B’nai B’rith.
escuadra y compas mason

OCULTISMO Y EL MALIGNO

La masonería no existiría sin misticismo y la masonería lo maneja como una forma de esoterismo.
Sus rituales tienen que ver con la magia, con la invocación a las fuerzas oscuras, desde la iniciación.
Y llega a mencionar que el diablo está presente en la masonería, incluso habla que hubo un momento en que sintió su presencia.
Para él es obvio que el diablo tiene mucho interés en mantener su dominio a través de la influencia de falsas filosofías, el encanto del llamado conocimiento oculto y la cultura de la muerte, a la que ha contribuido la práctica de abortos.
Por eso dice que es difícil la reconciliación entre cristianismo y masonería.
Muchos de los masones justifican su doble pertenencia con el argumento de que la nueva ley canónica, publicada por el Vaticano no condena de manera explícita la masonería y pretende ignorar la declaración de la Congregación para la Doctrina de la Fe en 26 de noviembre 1983 firmada por Monseñor Ratzinger y aprobada por Juan Pablo II, de modo inequívoco. Además, algunos católicos un poco ingenuos fueron seducidos por los principios de la tolerancia y humanismo de la masonería.
Hay algunos que consideran que los masones son ateos, pero no lo son. El Gran Oriente de Francia, en teoría acepta ateos, pero la Gran Logia Nacional de Francia, en teoría no.
Sin embargo, aun cuando este Gran Arquitecto del Universo es una especie de deidad máxima, y la creencia en Dios se hace necesaria, de hecho, Dios no juega ningún papel.
Este mismo desconocimiento se encuentra entre quienes entran en la masonería. La mayoría de los que entran en la masonería no tiene la más mínima idea de lo que realmente es, no saben en lo que se meten.
Pero luego sigue esa ignorancia, porque en los bajos niveles, en especial los tres primeros grados no se sabe lo que está sucediendo en los altos grados.
El dice que alcanzó el grado 18 pero sabe que desde el grado 30 uno tiene que patear la “Tiara de los Papas” con los pies. El Papa es el enemigo número uno. La Iglesia católica es el enemigo de la masonería.

Lamentablemente ocúrren errores de sincretismo graves, clique aquí...

Post anterior: Un ex-masón se confiesa.

27 nov. 2014

La batalla final




El ataque de Satanás está destinado principalmente a los que tienen puestos de poder en el mundo. Porque los hombres que tienen grandes responsabilidades significan una cascada de influencia hacia mucha gente.

Y luego, los más atacados son los hombres de la Iglesia. ¿Por qué? Debido a que deben ser los santos de Dios y sin embargo si se sienten abrumados por Satanás se opondrán a los enemigos de satanás.
 
Esto es un pasaje del libro “El último exorcista – Mi batalla contra Satanás”, escrito por el padre Gabriele Amorth, con Paolo Rodari.

Satanás ataca primero al Papa. Su odio por el sucesor de Pedro es feroz. Lo he experimentado en mis exorcismos. Cuando hablo de Juan Pablo II los demonios largan espuma de rabia. Otros tiemblan. Otros lloran y suplican que no lo nombre más. Así incluso con Benedicto XVI. Cada gesto de Joseph Ratzinger, sus liturgias, son un poderoso exorcismo contra la furia del demonio.
Depués de atacar al papa Satanás ataca a los cardenales, obispos y todos los sacerdotes y religiosos. Es normal que asi sea. Nada de esto debería ser chocante. Los sacerdotes, religiosos y religiosas están llamados a una lucha espiritual. Nunca se debe ceder ante el diablo. Si usted abre la puerta de su alma, aunque sea ligeramente, viene el diablo y le lleva toda su vida.
La Hermana Faustina Kowalska vio claramente el infierno. Y dentro del infierno vio el lugar que satanás ha preparado para los sacerdotes, los sacerdotes condenados por la eternidad. Esta es la historia de Sor Faustina: “Entonces yo seguí el camino que se abrió y me encontré en otra cavidad por encima de la primera y más terrible. Aquí tenemos a los sacerdotes indignos que tuvieron la audacia para recibir sacrílegamente en sus manos el corazón del Hijo de la Virgen. Los miserables sufren tal tortura que todos lo que he mencionado no es nada en comparación. Son atormentados sobre todo en las partes del cuerpo que había tocado la hostia consagrada, sus manos se convierten en carbón, sus lenguas estaban como rotas y colgando de la boca para significar el sacrilegio, el interior de sus cuerpos y sobre todo su corazón es devorado por el fuego, en medio de terribles dolores. Allí vi enderezarse, como una serpiente que quiere dar el salto, a un mal sacerdote, que yo sabía que había muerto repentinamente después de escándalos graves. Me miró con rabia y de inmediato cayó a las profundidades del horno”.

Yo digo que la misericordia de Dios puede hacer cualquier cosa. Nunca es demasiado tarde para arrepentirse, volver a Dios. No podemos olvidar que el escándalo de la pedofilia en el clero entró en erupción en las últimas décadas. Este es el momento de la furia de satanás en el mundo. Una furia tan poderosa que afecta especialmente a la Iglesia. El hecho de que los escándalos se hayan descubierto es bueno. Porque permite a la Iglesia hacer penitencia, arrepentirse, para no pecar más.

El mundo ha estado en el poder del diablo. Con satanás hay muchos de sus profetas. Muchas personas que la Biblia llama falsos profetas. Falso, porque llevan a la mentira y no a la verdad. Estas personas no existen sólo fuera sino también dentro de la Iglesia. Son fácilmente reconocibles: ellos dicen que hablan en nombre de la Iglesia y en lugar hablan en nombre del mundo. Piden a la Iglesia asumir el papel del mundo y, al hacerlo, confunden a los fieles y dirigen a la Iglesia a aguas que no son suyas. Estas son las aguas del maligno. Las aguas que la Biblia describe de manera terrible en su último texto, el Libro de la Revelación (Apocalipsis).

La ira de Satanás ha existido desde el principio del mundo. Pero cuando Dios ha enviado al mundo a su Hijo, Jesús, esta rabia se ha fortalecido. Porque con Jesús el choque entre los dos ejércitos está abierto, es frontal. Satanás incita a la gente en contra de Cristo y se las arregla para convencerla de que debe “matarlo”. La muerte de Jesús es la victoria de satanás. Una victoria aparente, porque en realidad la resurrección de Cristo triunfa. Pero su victoria no borra el mal. No cancela la presencia del dragón, la bestia, satanás. Éstos están todavía allí, pero cuando Cristo vino, el hombre está seguro de confiar en él, puede vencer. A pesar de las dificultades de la vida puede vencer a la muerte.

Hoy en día, dos mil años después de la venida de Cristo, la lucha es feroz. Estamos en un encuentro final. Por un lado, el ejército de satanás. Del otro el ejército de Dios con todos sus santos y mártires, las personas que derramaron su sangre en beneficio de los que se quedan a luchar. Cada gota de sangre de los mártires es usada por Dios en la continua lucha contra el diablo.
Nuestra Señora dijo en Medjugorje el 14 de abril de 1982: “Dios ha permitido que Satanás ponga a prueba a la Iglesia durante un siglo”, y agregó: “No la destruirá. Este siglo en el que usted vive está bajo el poder de satanás, pero cuando se hayan realizado los secretos que tienen que pasar, su poder se romperá.”

Las palabras nos dicen que Satanás esta operando hoy, pero la Virgen también opera contra él. Sabemos poco de los secretos confiados a los videntes de Medjugorje. Pero sabemos que cuando estos secretos se realicen – pronto, muy pronto -, el dragón será derrotado y el reino de la luz va a triunfar.


24 nov. 2014

Posesión o enfermedad mental (II)

Superposición de fenómenos psiquiátricos y sobrenaturales.
Habitualmente tenemos la tendencia a pensar que los fenómenos de posesión son claros para discernir, que no vienen mezclados con otras cosas, y que más allá de determinar sin responden a una causa psiquiátrica o son verdaderamente demoníacos no hay. Pero un neuropsiquiatra francés llamado Dr. Jean Lhermitte, que murió en 1959, y que investigo la posesión, se encontró con casos en que le era difícil distinguir entre fenómenos de santidad y la posesión, alteraciones psico fisiológicas, falsificaciones
 
Dr. Jean Lhermitte

¿Cuándo un ataque demoníaco es de verdad? ¿Cuándo es psico fisiológico? ¿Cuándo es falsificado? Los ejemplos – las historias de casos – son asombrosas.
Este es un ejemplo de por qué insistimos en discernir siempre.

EL CASO DE MARIE-THÉRÈSE NOBLET

Hubo una tal Marie-Thérèse Noblet, una mística en Nueva Guinea, de origen francés, que tenía un historial de curaciones milagrosas. Cuando era joven y, a continuación, en la edad adulta, Marie sufriría afecciones como la apendicitis, la sordera y la ceguera e incluso completa – y de repente se encontraba sanada. Incluso, una enfermedad de la que se curó en Lourdes y la convirtió en la 32 ª curación documentada históricamente. Tenía marcas similares a los estigmas. Tenía visiones. Afirmó que el diablo la instó a hacer o decir cosas malas. Él venía como un “gorila”, un “perro”, a veces “un caballo con los ojos parpadeando”. Él vino como una “criatura de la luz” con “terrible belleza”, pero los ojos llenos de odio. Él vino como un ex novio que había querido casarse con ella.
¿Un caso para un psiquiatra?

“El exorcista estaba en su escritorio, cuando la vio entrar, con la cara pálida y el corazón acelerado”, escribe el Dr. Lhermitte en ¿Verdadera o falsa posesión?
“No podía hablar, y señaló a la sala de dibujo. El exorcista dice que una vez que entró, no había un alma allí, pero el aire se llenó de una nube de humo amarillo, subiendo poco a poco hasta el techo”.

Eso es difícil de archivar como psiquiátrico (aunque el Dr. Lhermitte menudo lo trata así).
Rechazada por los Carmelitas, debido a su fragilidad, finalmente profesaría los hábitos, en contra de procedimiento canónico, como madre superiora de una nueva congregación de hermanas.
Siempre serena, sus frutos incluyen miles de conversiones.
¿Era una mística, o una demonizada? ¿O las dos cosas?
¿Era el aspecto demoníaco enviado como sufrimiento? O – como se pregunta el doctor Lhermitte – ¿“locura histérica demonopática”?.
Hay situaciones que recuerdan a El Exorcista.
Durante uno de los muchos exorcismos de Marie-Thérèse Noblet, hizo un arco como un círculo con su cuerpo y daba la impresión de que sólo los talones de los pies y la punta de la cabeza descansaban en el suelo.

“Su cara cambió, yo no la reconocí”, dijo el sacerdote. “Ella tenía movimientos bruscos. Al principio, ella se puso rígida con grandes espasmos. Poco a poco sus piernas se convirtieron rígidas como el hierro. Tenía la cabeza vuelta hacia atrás de una manera terrible”.
 
“¿No es éste el relato más realista del ataque demonopático de pacientes histéricos?”, pregunta el autor, que nos dejó este valioso recuerdo.

“Es un ataque que todos los neurólogos – observadores atentos y conscientes – a menudo han observado, pero a diferencia de otros no han sido engañados por él”. 

Utilizando una serie de explicaciones médicas novedosas – automatismo psíquico patológico, disociación del superyó, trastorno sensible sensorial, mitomanía, sonambulismo, epilepsia histérica, “histeria colectiva” (vagamente definida como una agregación de muchas otras anomalías psicológicas), el Dr . Lhermitte desafía la naturaleza sobrenatural de la mayoría de los casos, ya que llevaban similitudes con casos en su archivo que había clasificado como psiquiátricos.
Sin embargo, los ataques “demoníacos”, señaló, mientras que en la superficie son muy similar, eran muy diferentes de la epilepsia en la duración (duran más tiempo, pero sin el mismo nivel de agotamiento).

¿En muchos casos, hay una unión de factores psicológicos y demoníacos? ¿Los espíritus – que operan en la intersección de la mente y el cuerpo – agravan la enfermedad “mental”? ¿O hemos creado teorías y terminología nueva y, a menudo complicada (como los evolucionistas han creado teorías complejas de aleatoriedad) para explicar lo que en términos mundanos Jesús llama simplemente “legión”?

EL CASO DE LA HERMANA JUANA DE LOS ÁNGELES

Hubo una tal Hermana Juana de los Ángeles, priora de un convento de las Ursulinas en Loudun, que – como tantas otras – fue llevado a convulsiones, incluidas “violencias, vejaciones, aullidos, y el chirrido de los dientes”, que en este caso la dejaban exhausta y luego, curiosamente, se extendió a otras monjas (¿una infestación; histeria colectiva?).

En un caso, los ojos de la hermana se van para atrás y cuando ella sacaba la lengua estaba hinchada con la textura de cuero negro. En su brazo parecía una zona rojiza elevada, de alrededor de una pulgada de largo, representando el nombre de “José”, y pronto los nombres de Jesús, María y San Francisco de Sales.

¿Histeria? ¿Engaño? ¿Cómo las marcas y la sangre se materializan?

EL CASO DE MARTHE BROSSIER

Marthe Brossier, cuyo vientre hinchado era como si estuviera embarazada durante sus ataques, y que decía que el diablo se la llevaba en viajes espirituales por todo el mundo.
Mientras que en las convulsionarios auténticas se experimentan fatiga extrema, se nos dice, que este no fue el caso de Marta, quien también volvía la cabeza para atrás extraordinariamente, apretaba los dientes y parecía saber griego y latín sin estudiar idiomas. Mientras tanto, una voz parecía venir de su estómago.

Esto ellos lo explica esto como “ventríloquismo”.

¿Estaba fingiendo?
El hecho es que nada nada sucedía cuando se le ofrecía agua bendita, sin conocer que estaba bendecida, sin embargo, entraba en convulsiones violentas cuando se les daba. en una prueba, un fragmento de la Vera Cruz.que había sido envuelto.
La mentira, la simulación, la simulación, la heterosugestión. Estos también se han visto en cuestionables “místicos” modernos.
¿”Mitomanía”? ¿Histeria?

EL CASO DE MAGDALENA DE LA CRUZ

Pero luego está el caso más extremo, que pertenece a una clarisa llamada Magdalena de la Cruz, en el siglo XV, en Córdoba, España.
Como una mujer joven rezando en una iglesia, dijo que un ángel se le apareció, que lo describió como joven, guapo y con una luz resplandeciente. Un día, después de ver una visión de Cristo en gloria, salió corriendo de la iglesia, se arrodilló, entró en un éxtasis – y al instante curó a un pobre lisiado.

“Aún más extraordinario, que alguien que la observa desde cerca creyó ver, reflejado en sus ojos, la imagen de la Santísima Trinidad, rodeada por la compañía de los elegidos”, señala el autor.

La sangre fluiría de los pies y las manos, luego su carne sería milagrosamente cerrada. Ella podría pasar meses sin comida. Una hostia se materializaría en la lengua.
Para muchos, era la prueba de su santidad.
Pero vemos por qué la Iglesia es cauta:

Magdalena de la Cruz, que a causa de sus dones místicos, incluyendo apariciones y revelaciones de la “Madre de Dios”, fue hecha abadesa, fue finalmente declarada culpable de fraude, porque había tenido comida escondida cuando supuestamente estaba sin ella, y tenía guardado un copón secreto.
Pero aquí hay un misterio: mientras caminaba en el claustro, gotas de agua bendita se rociaban sobre su hábito sin su conocimiento y ella era presa de convulsiones repentinas (cayendo al suelo “como herida por un rayo”).

Ella también cayó en convulsiones y “éxtasis” cuando se convocó a un confesor – durante lo cual ella no respondía en absoluto a pinchazos profundos, a menos que se sumergiera la aguja en agua bendita.

Con el tiempo fue a confesar que desde la edad de cinco años, había sido “prometida” al diablo. Con la promesa de hacer el papel de una monja devota, ella dijo que había firmado un pacto de sangre.
Este demonio también al principio apareció como un joven radiante de luz (véase  2 Corintios 11:14). Ella también admitió falsificar los estigmas.

NUESTRO TIEMPO DE CONFUSIONES

En nuestros días los brotes extraños de anormalidades nerviosas o “psicológicas”, incluyendo incapacidad irracional de dejar de reír, o ataques epilépticos, demoníacos, se han observado desde el norte de Nueva York a la India y al este de África (donde las escuelas están a menudo plagadas de este reclamo de demonismo).

¿Demonopatía? ¿Mitomania? ¿Histeria?

¿O, como Jesús indicó a menudo, el diablo?

Está el bien y el mal en todos nosotros. Lo psicológico, lo fraudulento y lo espiritual pueden ser todo parte de un mismo paquete. Las personas que están “demonizadas” a menudo responden al tratamiento médico psiquiátrico. (Por supuesto, una enfermedad física causada por un demonio puede igualmente se tratada.)

Todavía en otro caso, hubo una “epidemia de demonopatía” en la tumba de un diácono que había sido  modelo de santidad y cuya tumba fue un lugar de peregrinación para los enfermos. El Dr. Lhermitte señala que si bien había curas (de úlceras a cáncer), muchos en la tumba caían en ataques “paroxísticos”. “Por ejemplo, girando la cabeza como si estuvieran en un pivote y con gran velocidad, y a veces se encontraban con la nariz entre sus hombros”, escribió el Dr. Lhermitte.
Esto se pone difícil de explicar fisiológica o psicológicamente, tal vez en algunos casos. Tal vez no en otros. ¿Lo de la levitación? ¿El mal visto en un cuarto oscuro? ¿Las erupciones espontáneas en la piel, o el conocimiento arcano?

La vida en la tierra es un desafío constante, llena de misterios, y desde la fe fácil de comprender; luz u oscuridad en las cuestiones espirituales.

Ciertamente hay casos que son psico-emocionales-demonopáticos.
Hay buenas visiones. Hay malas visiones. No estamos imaginando. No es exageración. Es por eso que ponemos todo para el “discernimiento”. Muchos casos son confusos y parecen ser una mezcla. Las personas pueden presentar fenómenos buenos y malos. La vida tiene muchas zonas grises. Tenga cuidado con el orgullo. Ore y ayune antes de acercarse demasiado a una persona o situación inusual.

Tome solamente lo que es bueno deje el resto (1 Tesalonicenses 5:21).
Post relacionado: Posesión y enfermedad mental.

21 nov. 2014

Ataques en sueños

Nuestra vulnerabilidad en la noche.
Los demonios en el sueño y en la ensoñación

Somos vulnerables por la noche porque no estamos en control, el sueño es un estado intermedio casi espiritual. El velo es delgado. Puede haber pesadillas. Puede haber obsesiones que nos hacen dar vueltas en la cama. No es el insomnio. Estas son las perturbaciones que debemos prestar atención y echar fuera.
 
paralisis-del-sueño

Cuando estamos dormidos somos más vulnerables. ¿Cómo nos protegemos? ¿Nos aseguramos de forma adecuada rezando ante la deriva?

LA PARÁLISIS DEL SUEÑO

Algunos han sufrido lo que se conoce como “parálisis del sueño”, que algunos profesionales han tratado de explicar como un efecto psicológico simple o anormalidad del sistema nervioso, mientras que otros, como Deborah Lipsky, ex satanista que ahora es una devota católica, dice que puede ser un caso de “lucha demoníaca”.
“Muchas personas que son atormentadas por la actividad demoníaca se despiertan en medio de la noche con la sensación de ser estranguladas, o alguna otra cosa que lleva a que en su pecho haga una respiración casi imposible”, escribe en ‘Un mensaje de Esperanza’“.
“La mayoría de las veces hay una sensación de ser incapacidad de mover un músculo. La ciencia médica lo trata de explicar como un simple caso de que su cerebro en realidad despierta antes que su cuerpo, por lo tanto, la mente y el cuerpo se desconectan. El término médico que utilizan para este fenómeno se llama ‘parálisis del sueño’. La verdad que no tiene sentido ver que haya que pensar con el pensamiento (para mover el brazo) antes de que el cuerpo responda (y el brazo se mueve.) En los casos inquietantes demoníacos, hay un demonio detrás de esta parálisis del sueño. Ellos hacen esto cuando Ud. no está completamente despierto, a propósito para que se sienta como si estuviera luchando con ellos solo. Es un acto de intimidación”.
Y a menudo se disipa con sólo pronunciar: “Jesús”.

MUCHA GENTE QUE SIENTE LO MISMO

“Tengo cuatro hijos”, escribió una persona de Inglaterra que quiere permanecer en el anonimato. “Dos de ellos son católicos practicantes y estos cuentos vienen de ellos. Fueron escritos por dos chicas que estaban en la universidad o estudiando en el extranjero en el momento. Una, Laura, admite que ella ha sufrido de parálisis del sueño en el pasado, pero que un incidente en particular, alrededor de un mes de su confirmación, fue diferente. En el momento de la experiencia, tenía unos veinte años de edad. Laura estaba tratando de dormir cuando de repente sintió una sensación de empuje, como si ‘algo’ estuviera tratando de empujarla fuera de la cama. Luego se sintió como si el ‘algo’ le estuviera pegando también. Ella comenzó a rezar el Padre Nuestro y ‘Ángel de Dios, mi querido guardián…’ El ataque cesó momentáneamente, pero se reanudó con fuerza peor – apenas podía moverse y le resultaba difícil hacer la Señal de la Cruz. En ese momento, ‘eso’ se fue, temporalmente. Durante este tiempo, una voz susurraba en su oído izquierdo… las palabras eran indistintas pero ella estaba tratando de bloquearlas mediante la oración cada vez más fuerte. Pero pronto descubrió que no podía recordar las palabras de la oración del Señor con tanta facilidad. La voz se hizo más fuerte, diciendo algo así como ‘¡fuera!’. Laura trató sentarse, y logró hacerlo, aunque al mismo tiempo sentía como si su boca estuviera cubierta por su edredón. Sólo podía ver a través de los ojos medio abiertos, teniendo una visión extraña de sus pestañas y no podía moverse. Ella se acostó de nuevo y consiguió un graznido: “¡ayúdame ‘ Entonces sintió la parada de empuje, las voces que se iban, y una creciente sensación de calma y seguridad a su alrededor; una vez que todo estuvo calma pudo moverse de nuevo. Ella reconoció de inmediato que era su ángel de la guarda“.
“Mi otra hija escribió un relato de una experiencia anterior, en 2008, después que Laura me había escrito acerca de la suya propia. Debo añadir que esta hija, que es dieciocho meses mayor, alega otros ataques del diablo, mientras que Laura no”.
He aquí su relato – que es muy similar a la de Laura.:
“Yo estaba tratando de dormir y de repente me di cuenta de una fuerte presencia cerca de mi cara. Alguien respiraba en el lado izquierdo de mi cara y en mi oído. En un instante empezó a gritar en mi oreja. Primero la voz se había estado riendo y de repente se tornó agresiva y gritando. Me asusté y los gritos cambiaron hacia el grito, y sentí retirada de mi cuerpo. No podía alejarme del ser porque mi cuerpo estaba pesado, y no podía respirar, hablar, ni abrir los ojos (al menos no sin una gran cantidad de energía que parecía haber desaparecido de mi cuerpo). Traté de orar a Dios el Padre Nuestro, la Oración a San Miguel, el Gloria, el Ave María, pero esto sólo enfureció al ser más y lo hizo gritar y gritar cada vez más fuerte. Por un momento logré ponerme en mis oraciones y el grito fue tan fuerte que sentí que mi tímpano iba a estallar, la mejilla y la oreja se me pusieron calientes y pensé ‘en este momento de mi vida yo sé, sin sombra de duda de que el diablo existe y este ser es, sin duda real’. Continué orando y entonces me olvidaba de las palabras, de manera que tenía que empezar de nuevo… se rió de mí y trató de confundirme y hacerme decir palabras perversas o pensamientos enfermos… pero seguí orado con más fuerza y ??convicción y firmeza hasta que llena de rabia grité el Nombre de Jesús… luego lo escuché gritar como si estuviera siendo perseguido y me sentí más tranquila, segura y liberada. Me di cuenta de mi habitación, del espacio alrededor de mi cuerpo y me podía mover de nuevo. También sentí la paz de Dios. Sabía que mi ángel de la guarda, por fin había llegado a mi rescate y yo no entendía por qué me habían dejado de luchar sola tanto tiempo. Sabía que estaba a salvo de ir a dormir, así que sin lugar a dudas lo hice”.
“Ambas hijas son adultas y tienen puestos de responsabilidad (una es abogada y la otra trabaja en marketing), no tienen un historial de trastornos mentales ¿Podría ser que los malos espíritus se aprovechen del estado natural entre el sueño y la vigilia para atacar a alguna gente?”

LA UTILIDAD DEL AGUA BENDITA EXORCIZADA

Ted Quigley, de South Burlington, Vermont, dijo sobre el tema:
“Recuerdo cuando una amiga me estaba castigando en forma continua mientras estuve conduciendo por un par de horas (ella estaba actuando muy mal y por la gracia de Dios yo estaba orando continuamente, ofreciendo la situación, mientras absorbía sus ataques), y en una parada de repente, se disculpó por su comportamiento, lo que me ayudó mucho. Media hora más tarde, nos detuvimos en la casa de una amiga que tenía agua bendita exorcizada. Ella roció a un par de amigos allí y luego a mí, y de repente, sentí algo que me dejaba, que aparentemente se movía a mi alrededor. Podía sentirlo salir y sentí que una tremenda paz venía sobre mí”.
“Algún tiempo después, un sacerdote local me proporcionó agua bendita exorcizada y sal exorcizada con el fin de pulverizar y difuminar en torno a la casa de una amiga devota que en ese momento tenía parientes cuya espiritualidad oscura la preocupaban y donde se supone que permanecería por varios días. Después puse un poco en mi cama. Muchas veces me despierto y no puedo volver a dormir por varias horas y luego tengo un tiempo muy difícil de estar alerta al día siguiente sin grandes cantidades de cafeína. Después de meses de esto, me sentí inspirado de bendecirme a mí mismo con el agua exorcizada y he encontrado que es útil para volver a dormir cuando me despierto y no puedo volver a dormir. Siento una tremenda paz y suelo caer de vuelta en el sueño. Esto puede sonar psicosomático para algunos, pero el agua bendita exorcizada suele ser muy eficaz. Yo simplemente hago la señal de la cruz con el agua bendita exorcizada y siento una tremenda paz. ¡Alabado sean Jesús y todo gracias a él!”

EL CUERPO REJUVENECE CON EL SUEÑO

Destaca Lipsky sobre el insomnio y las pesadillas recurrentes:
“Los demonios están tratando de usar deliberadamente su sueño físicamente. Dormir es un momento en que su cuerpo rejuvenece. Interrupciones continuas en la capacidad de dormir pacíficamente colocan una severa presión sobre las capacidades de razonamiento. Ellos tienen la esperanza de hacerle cansar y agotar, y que se preocupe por la protección de su alma, donde usted puede negociar su alma por una buena noche de sueño“.

18 nov. 2014

Sobre los malefícios

¿Podemos creer en Maleficios? ¿Qué hay de cierto en esto? 

La creencia popular en la magia y el miedo frente a la posibilidad de un maleficio es explotado por numerosos movimientos religiosos


Nota del administrador: Hay cuestiones de sugestión, de efectos de drogas, y en otros casos, por rituales de espiritismo, brujeria o satanismo, podría existir el concurso de demonios, los cuales, con el poco poder que disponen pueden causar moléstias. Una persona que sea buena cristiana y use frecuentemente de los sacramentos, sobre todo el de la confesión (cuando sea necesario) y la eucaristía, ya está protejida por la coraza de Dios contra las acciones del maligno.

En muchas sectas y nuevos movimientos religiosos, como así también en varias de las disciplinas promovidas por la New Age o Nueva Era, puede observarse que subyace en mayor o menor medida, una concepción mágica.

Definición:

La palabra magia, deriva del vocablo persa mag, cuya una de sus ascepciones es el desabiduría. La magia consiste en una concepción mecanicista basada en el convencimiento de que existiría una fuerza en la naturaleza, susceptible de ser captada merced a diversos rituales, y utiizada en beneficio o detrimento de los hombres.

En base a lo expuesto podemos sostener, de manera sencilla, que el concepto de la magia se asienta en la creencia paralela y recíproca de dos mundos (visible e invisible), con sus respectivas fuerzas y correspondencias. De tal manera que lo actuado en uno de estos mundos (visible), tendrá una correspondencia determinada en el otro (invisible), y viceversa.

Tipos de Magia

Si bien son muchas las posibles clasificaciones de la magia, popularmente se conocen dos variantes, especialmente en lo que hace a su metodología o formas de operación y sus fines.
En lo que respecta a la metodología se destacan las de carácter homeopático o analógico, y las de carácter transitivo o de contigüidad.

a) Homeopático o analógico:
Se basa en el principio de similitud o concepción de que lo semejante actúa sobre lo semejante. Un ejemplo de ella sería aquel ritual en el que para curar una afección cardíaca, se realiza un emplasto con una planta cuyas hojas tienen forma similar al corazón. Es importante destacar que el ejemplo dado en la magia homeopática o analógica, no debe ser confundido con aquellos tratamientos que, basados en una vieja sabiduría popular, reconoce el efecto terapéutico de los componentes de ciertos vegetales y que es denominado como fitoterapia.

b) Transitivo o de contigüidad:
Se basa en el principio que sostiene que los elementos una vez en contacto, continúan operando uno sobre otro. Este es el tipo quizás, más popularmente conocido y un ejemplo sería cuando se confecciona una figura de arcilla a la que se anexa algún elemento u objeto de la persona sobre la que se quiere actuar (v.gr.: un cabello, una uña, una foto o un pañuelo). Estos elementos u objetos de la persona, por pertenecer a ella, la implicarían en su totalidad. De esta manera las acciones realizadas sobre la figura de arcilla (presionarla, clavarle alfileres, quemarla con fuego), producirían efectos similares sobre la persona de la que se ha tomado el elemento u objeto y puesto en contacto con la figura.

Finalmente y en lo que respecta a su fines, habría basicamente dos tipologías, conocidas como magia blanca y negra, aunque algunos autores sostienen que 
esta definición es artificiosa. La primera de ellas tendría fines supuestamente positivos, mientras que la restante, sólo fines negativos y es la asociada a la brujería y los maleficios.

El Maleficio

Comunmente se entiende por maleficio, la capacidad de una persona de realizar un mal sobre otra, en base a metodologías mágicas.
En nuestra sociedad y no distiguiendo clases o niveles intelectivos, la pregunta de si existe la posibilidad del maleficio, surge de tanto en tanto. Esta pregunta suele venir convenientemente respaldada, de un foklore que hunde sus raíces en creencias populares, cuentos, películas, libros e historias, que han creado un campo fértil a la fantasía o la exageración y, siempre, a un sordo temor que se manifiesta en el dicho popular: ‘¡Las brujas no existen, pero que las hay, las hay!’
Sin descartar la posibilidad de una intervención preternatural, sólo cuando es permitido por Dios y nunca con la asiduidad con que se cree, la concreción del maleficio debe ser generalmente descartada. No obstante, ciertas prácticas tienden a confundir a muchos, por los efectos que parecen derivar de ellas y que, ante el desconocimiento, fácilmente son atribuidas a consecuencias de un maleficio.
Tanto la Iglesia como la ciencia, sostienen un principio de economía, que al mismo tiempo es de prudencia y objetividad, y que estipula que ‘frente a un hecho extraordinario, nunca debe darse una respuesta de orden preternatural o sobrenatural, si puede ser explicado naturalmente’. Sólo cuando se acaban las posibilidades de una explicación natural, se puede empezar a pensar en la posibilidad, y no certeza, de una de orden no natural.

"De esta manera podemos decir que el maleficio surte un efecto, entre otras razones, por autosugestión."

Si uno cree en la posibilidad de un maleficio, es muy posible que le termine ocurriendo algo. O para decirlo de otra manera: todo lo malo que nos pasa a todos, todos los días, si creemos en el maleficio, se lo adjudicaremos a él.

Si una persona cree que han ejercido sobre ella un maleficio, aumentará su tension nerviosa, manteniendo una situación de alerta constante, lo que repercutirá en una secreción mayor de lo habitual de adrenalina y un aceleración del ritmo cardiorespiratorio, contracciones musculares, gastritis, insomnio, angustia, ansiedad y demás disfunciones, que pueden llegar a provocar cuadros clínicos serios.

Las técnicas del engaño

Otra de las formas por las que el maleficio suele surtir un efecto, es a raíz de algún engaño encubierto. En ocasiones los objetos que se utilizan, cuentan con sustancias tóxicas que al tomar contacto con la persona, producen una serie de efectos que facilmente pueden ser adjudicados a lo preternatural, cuando las causas son perfectamente naturales.
Al respecto se suele mencionar como ejemplo cuando se colocan cánulas de bambú embadurnadas en curare, entre las plumas de algún gallo muerto. La persona a la que está destinada el maleficio, al tomar el gallo con sus manos se pincha con las cánulas de bambú, ingresando el curare a su organismo. El curare es un veneno que actúa sobre el sistema nervioso y puede producir la muerte por paro cardiorrespirtorio. En otras ocasiones, las sustancias tóxicas son preparadas en pócimas o infusiones que, sin conocimiento del afectado, se dan a beber produciendo diversos efectos.

Algunas consideraciones

La creencia popular en la magia y el temor atávico frente a la posibilidad de un maleficio, es explotado por numerosos movimientos religiosos de características sectarias y los clasificados de los periódicos dan sobrada prueba de ello.

Movimientos relacionados con la New Age o Nueva Era y, especialmente, cultos afrobrasileños de lo más diversos que prometen solución a todos los problemas, laborales, familiares y sentimentales, recurren a la concepción mágica en su proselitismo.

¿Cuántas veces escuchamos a diario a personas que desesperadas por dificultades económicas y laborales, acuden a estos movimientos y por respuesta no reciben explicaciones relacionadas con la actual situación socioeconómica, sino que les han hecho un maleficio y que, para deshacerlo, deben oblar sumas que van desde los doscientos a los cinco mil dolares o más? O, preocupados por la enfermedad propia o de algún familiar cercano, reciben igual respuesta, abandonando tratamientos médicos con graves consecuencias.

En el mejor de los casos sólo pierden el dinero, en otros, se puede perder también la vida del alma y del cuerpo.

15 nov. 2014

Límpia tu casa de ídolos

¿Está llena de ídolos tu casa y no lo sabes? 
Coordinador Exorcista te muestra como limpiar tu hogar
El P. Guillermo Mojica, coordinador de Exorcistas de México habla del peligro de algunos hábitos que perjudican y dañan la relación con Dios 
 
Echa un ojo alrededor de tu casa, y pregúntate si posees lo siguiente:
  • ¿Un elefante con la trompa para arriba es el principal adorno en tu sala?
  • ¿Detrás de tu puerta hay una herradura?
  • ¿Tienes Sapos Dorados en cada rincón de tu casa?
  • ¿Tienes tu casa decorada con cuarzos, péndulos o calaveras?
  • ¿En la entrada de habitaciones no falta la sábila con moños rojos?...
"Deshazte de ellos, limpia tu hogar y a tu familia de todo objeto de idolatría, porque lejos de traer suerte, fortuna y protección, le estás dando la espalda a Dios y vas directo a iniciar una relación con el mundo de Satanás." 

Es lo que afirma en esta entrevista el sacerdote Guillermo Barba Mojica, coordinador de Exorcistas de la Arquidiócesis de México que difunde la propia web eclesial.

 desprecian nuestra fe; y lo que es peor, lesionan gravemente nuestra relación con el Dios del amor, el Dios de la misericordia que cuida de nosotros y que nos ama con un amor eterno, puesto que ponemos en su lugar ídolos, es decir, objetos a los que se les atribuye un poder sobrenatural, puntualiza el conocido y polémico sacerdote.

Explica el padre Guillermo que como lo expone la Biblia, en el libro del Deuteronomio, todas estas costumbres paganas “son abominaciones para el Señor tu Dios”, y al ponerlas en práctica se está quebrantando el primer mandamiento:
Lo más peligroso de estas prácticas es que
“El Señor, nuestro Dios, es el único Señor, y amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”.
Añade que el hombre envuelto en la tentación de controlar su vida y el porvenir (una de las cosas que motiva la posesión de estos objetos de idolatría) usurpa un lugar que sólo le corresponde a Dios, porque como señala el Papa Francisco en la exhortación apostólica Lumen Fidei:
“El ídolo es un pretexto para ponerse a sí mismo en el centro de la realidad, adorando la obra de las propias manos”.
A esto se suma la fuerte influencia de una cultura del sincretismo religioso, de la Nueva Era y de un neo paganismo, que lleva a muchos católicos que desconocen su fe, a ser presa de este mundo en el que se respira una atmósfera de pecado.

La raíz del problema es el desconocimiento de Cristo y de su Evangelio, por lo que es apremiante evangelizar, ya que muchos bautizados, al estar alejados de los Sacramentos, de la Palabra de Dios, caen en el terreno de la idolatría, depositando su confianza en objetos, que incluso convierten en ídolos ante los cuales se inclinan.

¿Hay objetos que pueden vincular el pecado, sin que el fiel lo pueda percibir?

 Responde el Padre Guillermo: Todo aquello que pretende sustituir a Dios, desde un artículo que idolatramos por pertenencia sentimental, hasta los que apreciamos más que nuestras vidas, y que muchas veces son simples objetos creados para hacer crecer nuestro ego, porque sabemos que ninguna cosa o persona puede ejercer de sí autoridad sobre el hombre, si no le viniese de Dios, y es claro que Él mismo no da autoridad a los objetos.

¿Se debe alertar a los fieles sobre la presencia de tales objetos en sus hogares?

Responde el Padre Guillermo:  Como señala el Papa Francisco en la Encíclica la Luz de la fe: “La fe, en cuanto asociada a la conversión, es lo opuesto a la idolatría; es separación de los ídolos para volver al Dios vivo, mediante un encuentro personal”; por lo que la única manera de erradicar la superstición, la idolatría y el mal de nuestras vidas, es un encuentro vivo y personal con Jesucristo a través del anuncio kerigmático, seguido de una catequesis sólida.
¿Qué efectos pueden provocar en los hogares?

 Responde el Padre Guillermo: Los objetos de idolatría son una estrategia del diablo para minar la fe de los creyentes y, al depositar la confianza en ellos, se puede entablar una relación con el mundo de Satanás, porque quien los usa deja de ser creyente verdadero y se convierte en crédulo. También está el daño psicológico, puesto que hay personas que desarrollan una enajenación con estos objetos, hasta el punto de tener alucinaciones auditivas y visuales, lo que refuerza un pensamiento mágico que puede llegar a ser tan fuerte hasta convertirse en una psicosis familiar.Otro aspecto en el que también causan un grave daño es en la economía familiar, que muchas veces se ve lesionada por el dinero que se invierte en estas prácticas. Por todo eso la Iglesia es clara cuando nos advierte en el Catecismo que nos guardemos de caer en estas tentaciones.

¿Deberían desterrarse esos objetos?

Responde el Padre Guillermo: Un paso hacia la conversión es la renuncia a esos objetos de idolatría, no sólo de manera implícita sino explícitamente, y un gesto de renuncia es destruirlos para no fomentar que otras personas se adhieran a ellos. La mejor manera de hacerlo es llevarlos al sacerdote para que él realice brevemente una oración de liberación y nos indique la forma más conveniente de acabar con ellos.


 
DEUTERONOMIO 18,9   (DE LA BIBLIA)
Costumbres abominables
 18,9 »Cuando entres en la tierra que te da el Señor tu Dios, no imites las costumbres abominables de esas naciones.10 Nadie entre los tuyos deberá sacrificar a su hijo o hija en el fuego; ni practicar adivinación, brujería o hechicería;11 ni hacer conjuros, servir de médium espiritista o consultar a los muertos.12 Cualquiera que practique estas costumbres se hará abominable al Señor, y por causa de ellas el Señor tu Dios expulsará de tu presencia a esas naciones.13 A los ojos del Señor tu Dios serás irreprensible.


APOCALIPSIS 21,8

21:8 Pero los cobardes, los incrédulos, los depravados, los asesinos, los lujuriosos, los hechiceros, los idólatras y todos los falsos, tendrán su herencia en el estanque de azufre ardiente, que es la segunda muerte".

12 nov. 2014

El Papa Francisco y los exorcistas


El papa Francisco ha asegurado que los sacerdotes que se dedican al exorcismo «manifiestan el amor y la acogida de la Iglesia» hacia los que sufren por culpa del diablo en un mensaje dirigido al presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas, Francesco Bamonte, con motivo de la celebración de una convención en Roma en la que han participado más de 300 exorcistas de todo el mundo.

La Congregación para el Clero del Vaticano reconoció jurídicamente el pasado julio la Asociación Internacional de Exorcistas a partir de un decreto del 13 junio del 2014 cuya aprobación se ha basado en el canon 322, párrafo 1 de Código de Derecho canónico. «Los exorcistas, en el particular ministerio ejercitado en comunión con sus propios obispos, manifiestan el amor y la acogida de la Iglesia a los que sufren a causa de las obras del maligno», ha afirmado Francisco.

Según informó entonces L'Osservatore Romano, el diario oficial de la Santa Sede, esa nueva regulación confiere a la Asociación Internacional de Exorcistas «personalidad jurídica privada como asociación privada internacional de fieles».

Bamonte valoró la aprobación como «un motivo de alegría no sólo para la Asociación, sino para toda la Iglesia y afirmó que «Dios llama a algunos sacerdotes a este precioso misterio del exorcismo y la liberación» para «acompañar con humildad, y caridad a estas personas».

Un cristiano, comenta...
Hace unos meses comencé a seguir una serie de la tv2000 italiana ( la misma cadena que ha producido "Los pasos del silencio") de la conferencia episcopal italiana, dedicadas al satanismo y todo lo relacionado con el ocultismo. El programa lleva el nombre de "Vade Retro". Una serie que me  ha fascinado, por la seriedad e investigación que se hace en el análisis de esta realidad del mal.

Se inició en el 2012 y sigue en audiencia hasta el día de hoy. Me parece interesante compartir una vez más, algo importantísimo para nuestra fe :"¿Quién es nuestro enemigo?" Hay que conocerlo. Dice el papa Francisco : “El diablo existe” y que “hay que luchar contra él”. ¿Cómo luchar si no conocemos a nuestro rival?...

Son muchos los capítulos  emitidos, así que en la medida de mis posibilidades iré ofreciendo los que considero más sugestivos y que puedan darnos una mayor luz. Iré alternándolos con "Los pasos del silencio" que aún estoy en el ecuador de ellos.

Os recomiendo cada uno vivamente.Tienen una duración media de 30 minutos. Mis disculpas por los errores de traducción que se puedan encontrar.

Vade Retro Serie de la tv2000 italiana de información periodística sobre el demonio y el mundo de lo oculto, dirigido y presentado por David Murgia. Periodista que ha trabajado como vaticanista para el periódico "Il Tempo". Especialista en satanismo y mundo de lo oculto. Es coautor del libro "Satanás en  el tribunal". 

En este episodio  Mons. Renzo Lavatori experto demonólogo, nos explica quien es el diablo y también sobre los llamados rosarios satánicos.

9 nov. 2014

El demonio es protestante

Testimonio de conversión de un ex pastor evangelico.


"El Demonio es protestante", fue la primera frase que pronuncié, tras mi conversión, a quienes me escucharon por más de doce años como su pastor. El escándalo fue mayúsculo. Algunos ya habían notado que mis vacaciones fueron demasiado precipitadas y quizá hasta exageradamente prolongadas. Fueron unas vacaciones raras incluso para mi familia, que me veía reticente a las prácticas habituales en casa, como la lectura y explicación de la Biblia. Ya habíamos tenido demasiadas rencillas a causa de mis nuevos pensamientos.

"Al principio fue el Verbo"

Recuerdo vívidamente los primeros movimientos de rabia que tuve al leer un artículo en esta Revista que ahora aprecio tanto, como es la que me honra publicando este trabajo. Yo encontraba que la nota era demasiado radical en sus afirmaciones, demasiado rotunda para lo que yo estaba acostumbrado a leer.

No me dejaba muchos ‘flancos’ descuidados por donde atacar. O refutaba el centro del asunto o no tenia sentido desmenuzar tres o cuatro aspectos como se me había enseñado a realizar de forma automática e inconsciente. Generalmente los católicos tienen como que una cierta vergüenza por mostrar todas las cartas sobre la mesa, y como no muestran todo con claridad, es muy fácil prender fuego a sus tiendas de campaña, porque dejan demasiados lados flojos.

En lo personal nunca recurrí a lo que ahora entiendo como "leyendas negras", porque me parecía que era inconducente debatir basándome en miserias personales o grupales sin haber derribado la propia lógica de su existencia. Eso hice con algunas sectas o con temas como la evolución o algunos derechos humanos según se les entiende normalmente.

Reconozco que muchos de los que en ese momento eran mis hermanos caen en ese error, tratando de derribar moralmente al "adversario" diciéndole cosas aberrantes sobre su fe. Pero basta un buen argumento, y bien plantado, para que uno se vea obligado a retirarse a las trincheras de la Biblia y no querer salir de allí hasta que el temporal que iniciamos se calme al menos un poco. Pero no nos funciona a todos el mismo esquema. Muchos no se rigen tanto por la razón como por el placer de vencer en cualquier contienda.

El artículo en cuestión me obligaba a pensar sólo con ideas, porque de eso trataba. Mi manual con citas bíblicas para cada ocasión me servía poco. Cualquier cosa que dijera sería respondida con otra. No era ese el camino.

Creo haber estado meditando en el problema unas cinco o seis semanas. Hasta que resolví acudir a la parroquia católica que quedaba cerca de mi templo. El sacerdote del lugar se deshacía en atenciones cada vez que nos encontrábamos. La verdad es que él estuvo siempre mucho más ansioso de verme que yo de verle a él. En ocasiones nos veíamos forzados a encontrarnos en público por obligaciones propias del pueblo. Pero de ordinario no nos encontrábamos. Era lo que ahora se llama un "cura nuevo", con una permanente guitarra en las manos y muchas ganas de acercarse a mí.

Primera confesión de mala fe

Yo aprovechaba – Dios me perdone – de sacarle afirmaciones que escandalizaban a mis feligreses. El pobre nunca entendió que el ecumenismo muchas veces sirve más para rebajar a los católicos que para acercar a los separados. Uno tiene la sensación de que si la Iglesia puede ceder en cosas tan graves y que por siglos nos separaron, entonces realmente no le importaba tanto como a nosotros, que jamás cambiaríamos una sola jota de la doctrina.

Otra cosa que solía hacer – me avergüenzo al recordarla – era tirar a mis chicos a discutir con los de la parroquia. Los pobres parroquianos se veían en serios apuros en esas ocasiones.

En el fondo yo me aprovechaba de que los chicos católicos estaban muy mal formados. Como comentábamos a sus espaldas: sólo van a la parroquia a divertirse, para repartir cosas a los pobres y para hacer ‘dinámicas de vida’, pero de doctrina y de Escrituras no saben nada.

Nos gustaba vencerlos con las cosas más tontas posibles. A veces surgían temas más sabrosos, pero con los argumentos normales bastaba para al menos hacerles callar.

Esa tarde no estaba el sacerdote de siempre. Había sido removido de la parroquia por una miseria humana comprensible en alguien tan "cálido" en su manera de ser. Cayó en las redes del demonio bajo la tentadora forma de una parroquiana, con la que ni siquiera se casó.

A cambio del párroco de siempre salió a atenderme, con una cara menos complacida, un sacerdote viejo y de mirada penetrante. Lo habían ‘castigado’ relegándolo dándole el cuidado de la parroquia de nuestro pequeño pueblecito. En los últimos treinta años la población había pasado de mayoritariamente católica a una mayoría evangélica o no practicante.

Yo generalmente acudía para refrescar mi memoria y cargarme de elementos que luego trabajaba como materia de mis prédicas, o para sondear la visión católica de alguna cosa.

El Padre M. no fue tan abierto. Me recibió con amabilidad, pero con distancia. Le planteé asuntos de interés común y me pidió tiempo para aclimatarse y enterarse del estado de la feligresía. Noté que habían sido arrancados varios de los afiches que nosotros les regalábamos cada cierto tiempo y que constituían verdaderos trofeos nuestros plantados en tierra enemiga.

En verdad quedé un poco desarmado, pero logramos charlar casi de todo. Casi... porque en doctrina comenzó él a morderme. Yo comencé a responder como de costumbre, citando con exactitud una cita bíblica tras otra, para probarle su error o mi postura.

En un aprieto que me puso, le dije: "Padre M... comencemos desde el principio" Y el varón de Dios, a quien supuse enojado conmigo, me dice: "De acuerdo: al principio era el Verbo y..."

Me largué a reír nerviosamente. Aparte de que me respondía con una frase utilizada en la Misa (al menos en la tradicional), ¡imitaba mi voz citando la Biblia!

"Pastor Boullón", me dijo luego, "No avanzaremos mucho discutiendo con la Biblia en mano. Ya sabe usted que el Demonio fue el primero en todo crimen... y por eso también fue el primer Evangélico".

Eso me cayó muy mal. ¡Me insultaba en la cara tratándome de demonio! Sin dejarme explicar lo que pensaba, se adelantó:

- Si... fue el primer evangélico. Recuerde que el Demonio intentó tentar a Cristo con ¡la Biblia en mano!

- Pero Cristo les respondió con la Biblia...

- Entonces usted me da la razón, Pastor... los dos argumentaron con la Biblia, sólo que Jesús la utilizó bien... y le tapó la boca.

Tomó su Biblia y me leyó lo que ya sabía: que cuando el Señor ayunaba el demonio le llevó a Jerusalén, y poniéndole en lo alto del templo le repitió el Salmo XC, II-12): "Porque escrito está que Dios mandó a sus ángeles que te guarden y lleven en sus manos para que no tropiece tu pie con alguna piedra"

Pero el Señor le respondió con Deuteronomio VI, 16: Pero también está escrito "No tentarás al Señor tu Dios". Y el demonio se alejó confundido.

Yo también me alejé, como el demonio, confundido. Me sentía rabioso por haber sido llamado demonio, y por lo que es peor: ¡ser tratado como el demonio en el desierto!

Creo que fue la plática más saludable de mi vida.

La táctica del demonio

Llegué a casa rabioso. Me sentía humillado y triste. No era posible que la misma Biblia pruebe dos cosas distintas. Eso es una blasfemia. Forzosamente uno debe tener la razón y el otro malinterpreta. Busqué ayuda en la biblioteca que venia enriqueciendo con el tiempo. Consulté a varios autores tan ‘evangélicos’ como yo, pero de otras congregaciones. No coincidíamos en las mismas cosas, pese a que todos utilizábamos la Biblia para apoyar lo que decíamos y demostrar que los otros se equivocaban.

Me armé de fuerzas y a la primera oportunidad, caí sobre el despacho parroquial del Padre M. Me recibió tan amable como la vez pasada, sólo que esta vez su distancia la hacía menos tajante a causa de su mirada divertida y curiosa de la razón que me llevaba otra vez a su lado.

Le largué un discurso de media hora sobre la salvación por la fe y no por las obras. Concluí – creo – brillantemente con la necesidad de abandonar a la Iglesia. Y cerré tomando la Biblia del cura y le leí hechos XVI, 31: ¿Qué debo hacer para salvarme?, preguntó el carcelero. Cree en el Señor Jesús – respondió Pablo – y te salvarás tú y toda tu casa.

Bebí un sorbo del té que me había ofrecido y le miré desafiante, esperando su respuesta. Pasaron eternos minutos de silencio.

Cuando carraspeé, el sacerdote me dijo:

- "¿Continuará la lectura de San Pablo?"

- "Ya terminé, Padre M."

- "¿Cómo que ha terminado? ¡Continúe! Vaya a 1ª Corintios, XIII, 32.

- Leí en voz alta: "Aunque tanta fuera mi fe que llegare a trasladar montañas, si me falta la caridad nada soy"

- Entonces la fe...

- La fe... la fe... la fe es lo que salva

- ¡Vaya novedad! Me dice riendo. ¡No se bien quien creó la estrategia protestante de argumentar con la Biblia, pero creo que bien pudieron ser los demonios que ahora encontraron un buen medio para salvarse.

- ¿Salvarse?

- Si.. salvarse, amigo mío. ¿Acaso no es el apóstol Santiago quien nos dice que hasta los mismos demonios creen en Dios? Y si sólo la fe salva...

- ...

- No se quede en silencio, Pastor... siéntese aquí que se aliviará un poco. Si quiere seguir como el Demonio, tentándome con la Biblia, le recuerdo que ahí mismo se nos dice que esa fe no salvará a los demonios, porque "como un cuerpo sin espíritu está muerto, la fe sin obras está muerta" (c.II) Y aún así los católicos no decimos que sea sólo fe o sólo obras. Cuando al Señor se le pregunta sobre qué debemos hacer para salvarnos, Él dice "Si quieres salvarte, guarda los mandamientos" Ahí tiene usted la respuesta completa.

Me acompañó hasta la puerta y me dijo: Le dejo con dos recomendaciones. La primera es que se cuide de sus hermanos de congregación. Ya sospechan de usted por venir tan seguido. La segunda es que vuelva usted cuando me traiga alguna cita bíblica – sólo una me basta – en que se pruebe que solo debe enseñarse lo que está en la Biblia.

Caminé a casa más preocupado por los comentarios que por el desafío. Eso sería fácil.

"Sólo la Biblia"

Mientras buscaba una cita que respondiera al sacerdote, caí en cuenta de que estaba parado en el meollo del asunto que por primera vez me llevó a esa parroquia con otros ojos. "Si es sólo la Biblia", me dije, "entonces el problema del artículo queda resuelto: se debe probar por la Biblia o no se prueba".

Ya imaginarán ustedes el resultado. Efectivamente no encontré nada. En años de ministerio, jamás me percaté de que lo central, esto es, que sólo debe creerse y enseñarse la doctrina contenida en la Biblia, no está en la Biblia. Encontré numerosos pasajes bíblicos que le conceden la misma autoridad que a las enseñanzas escritas en la Biblia a las doctrinas transmitidas por vía oral, por tradición.

Desde este punto en adelante muchos otros cuestionamientos fueron surgiendo de la charla con el Padre M. y de la lectura de esta revista y de mucha literatura escrita con fines apologéticos.

El pago del mundo

Por un momento distraeré la atención de mis incursiones a la parroquia católica. Quizás sea porque un sacerdote es esencialmente distinto a un "Pastor" protestante, o quizás por la experiencia de distintos ordenes (confesión, dirección espiritual, etc.), el Padre M. acertó en su advertencia sobre las miradas que me dirigían mis feligreses a causa de esas visitas "no estrictamente ecuménicas".

Yo aún no me había percatado de esa desconfianza, pero observando con mayor atención notaba reticencias, censuras y reproches indirectos. Aún la guerra no se declaraba. Sólo desconfiaban.

Me decepcioné mucho, pero no me dejé vencer por la tentación. El demonio – pensaba – me estaba tentando con Roma y para eso endurecía los corazones.

Pasada una semana de angustias, me senté con mi esposa para charlar. Necesitaba desahogarme. Me encontraba en un punto tal que no quería volver a la parroquia católica pero tampoco me sentía en paz con eso.

Después de la cena, oramos con los chicos y se fueron a dormir. Me sentí y abrí mi corazón a mi esposa. Ella había sido una amante confidente y mi compañera de penurias y alegrías. Me escuchó con atención.

Sus palabras fueron tan sencillas como su conclusión: debía alejarme inmediatamente del sacerdote católico y tratar de recuperar la confianza de mis feligreses. Eso era lo prioritario. Teníamos una obligación de fe y teníamos que mantener una familia. No se hablaría más. El caso estaba resuelto... para ella.

Traté de cumplir con todo. Ella siempre fue la sensatez y me refrenaba en las locuras. Dejar de ir a la parroquia fue más fácil para el cuerpo que para mi alma. Algo me atraía de ese ambiente, y por lo demás deseaba la compañía de ese sacerdote provocador y bonachón.

Más difícil fue ganarme la confianza de los feligreses. Me exigían como prenda evidente que atacase más que nunca a la Iglesia para demostrar públicamente que no les guardaba ninguna simpatía.

Esto me costó, pues tenía que predicar omitiendo aquellos puntos en los que difería ya de mi anterior pensamiento.

Con el tiempo, mi familia y mis feligreses me dieron vuelta sus espaldas y fue la gran cruz que tuve que soportar por amar a Cristo en Su Iglesia.

Mi querido amigo se despide

No he querido exponer aquí todas las cosas que charlamos con el buen Padre M. durante semanas y semanas. Yo le visitaba furtivamente y el me acogía con amable paternalidad. Yo daba vueltas en torno al tema e intentaba responder a las sabias preguntas con las que me desafiaba. ¡Cómo detestaba tener que darle la razón!

El tiempo me fue haciendo más perceptivo a sus sutilezas e ironías. De alguna forma misteriosa este sacerdote me tenía cautivado. Me acorralaba hasta la muerte, pero me daba siempre una salida honorable. Le gustaba desmoronar todos mis argumentos.

Su estilo era único: destrozaba mis argumentos, acusaciones y refutaciones primero desde la lógica, dándome dos posibilidades... o quedar como un tonto o verificar por mi mismo esa estupidez. Luego, y sólo luego, me invitaba a revisar el punto que yo trataba – si tenía sentido – desde el punto de vista de las Sagradas Escrituras. Supongo que uno de sus mayores puntos fuertes era su sólida cultura y su gran vida de piedad.

Recuerdo perfectamente una fría mañana cuando recibí un aviso telefónico de la parroquia. Me pedía que le visitara en un hospital de los alrededores. Sin meditar en las normas de cautela que tomaba para evitar que mis feligreses se irritaran aún más conmigo, abandoné todo y partí. Ahí me enteré del doloroso cáncer que padecía – jamás dio muestras de sufrir – y del poco tiempo que le quedaba. La cabeza me daba vueltas. Sentía dolor por la partida de quien ya consideraba un amigo.

Tomé una decisión: haría pública nuestra amistad y le visitaría a diario. Pocos días después le trasladaron, a petición suya, a su residencia.

Desde ese día le acompañé a diario. Dejé muchos compromisos de lado. La tensión comenzó a crecer hasta llegar a agresiones verbales abiertas y amenazas de quitarme el cargo y el sueldo. Mi familia estaba amenazada con la pobreza.

Fueron días de mucha angustia. Sabía que caminaba por los caminos correctos. Incluso pensaba en hacerme admitir en la Iglesia. Los temores y las dudas de antes de la internación del Padre M. se disiparon. No quería arrepentirme de mis errores ni recibir el perdón y el consuelo de nadie más. Pero la situación que me rodeaba era tan compleja que me paralizaba.

Recé muchísimo y acudí a pedir el consejo del Padre M. Él me recibió con mucha amabilidad y escuchó con atención mis problemas. Él ya los conocía. Me habló de la fortaleza de esos mártires que no tuvieron en cuenta ni la carne ni la sangre ni las riquezas, sólo amaron la verdad y dieron público testimonio de su adhesión a la fe. "Más vale entrar al Cielo siendo pobres que irse al infierno por comodidades", sentenció.

Como adelanté al principio, reuní a mis feligreses y les hice una declaración de mi conversión. "¡El Demonio es protestante!" les dije para abrir la charla. Luego fueron abucheos y no me dejaron terminar las explicaciones.

Mas tarde reuní a mi familia y les platiqué de cada punto, y respondí a todas las objeciones de fe y de la situación. Mi esposa no discutió mucho: me expulsó de casa. Esa noche dormí acogido por el Padre M. quien me tranquilizó respecto al altercado. Desde entonces y después de pasados años de mi conversión nunca más fui admitido en casa como padre y esposo. Hoy les visito con tanta frecuencia como me permiten, pero sus corazones siguen muy endurecidos. El Padre M. tuvo muchas palabras para mí, pero las que más me llegaron fue su confesión de ofrecimiento de su vida por la salvación de mi alma... y que con gusto veía el buen negocio ya cerrado. Dios escuche las plegarias de mi buen amigo en el Cielo por mi esposa y mis seis hijos para que a su tiempo y forma vivan la vida de gracia de la santa fe

Roma... mi dulce hogar

Rogué al buen sacerdote me preparara para abjurar mis errores y ser admitido en la Iglesia. Dispuso de todo y una mañana de abril de 2001 fui recibido en el seno de la Esposa de Cristo. En junio de ese mismo año mi querido amigo entregó su alma al Señor, siendo muy llorado por todos cuantos le conocimos mejor. Le lloraron los enfermos y presos que visitaba, los niños y jóvenes de catequesis, los pobres y necesitados que consolaba, los fieles que acudían a él en busca de consejo y del perdón de Dios. En tributo a él escribo estas líneas. Mi querido sacerdote y Revista Cristiandad.org fueron mis dos grandes apoyos e impulsores tanto de mi conversión como de mi impulso apostólico al trabajar especialmente con los conversos y preparados para la conversión.

Tras su partida la parroquia fue administrada por un sacerdote más cercano al estilo del predecesor del Padre M. Yo sentí mucho esto porque con su prédica y actuar desmentía muchos de esos grandes principios eternos que había conocido y amado.

A veces me pregunto por la oportunidad de muchos cambios que se hacen más para contentar a los malos que para agradar a los buenos. Recuerdo que mi sacerdote amigo no era muy afecto a ceder ante nosotros, sino mas bien a mostrarnos todas las banderas, incluso las más radicales. Y éstas fueron, precisamente, las que más me indignaron pero a un mismo tiempo me atrajeron.

Pero persevero en el amor a la Iglesia de siempre, a esa doctrina de la que el Señor dijo que pasarían Cielo y Tierra pero que ni una sola jota sería cambiada.

Bien se por experiencia propia y por la de tantos que han compartido conmigo sus testimonios de conversión, que esos coqueteos con el error no producen conversiones. Y las pocas que se producen son de un género muy distinto – por superficiales y emocionales – de las verdaderas conversiones, esas que producen santos. La realidad es la que constataba a diario como Pastor protestante, cuando la poca preparación de los católicos y la confusión que produce el falso ecumenismo llenaban las bancas de nuestras iglesias y los bolsillos de nuestras congregaciones evangélicas. La ignorancia religiosa de los fieles es la cosa más agradecida por las sectas, porque al ser muchas veces hija de la pereza espiritual se acompaña por la pereza intelectual. Basta entonces cualquier cosa que les emocione, que les haga sentir queridos, y luego viene el sermón acostumbrado para hacerles dudar primero y luego darles respuestas rotundas. Eso los desestabiliza y luego les atrae nuestra seguridad. ¡Y luego salimos a la calle a gritar contra los dogmas!

Ahora, junto con ustedes, puedo acudir a los pies de María Santísima y pedir que por amor a la Divina Sangre de Su Hijo Amado obtenga la conversión de los paganos, de los herejes y cismáticos y que haciendo triunfar a la Iglesia sobre Sus enemigos instaure la Paz de Cristo en el Reino de Cristo.

3 nov. 2014

Era mafioso, la oración de su madre, le salvó.

Ganaba mucho dinero pegando a la gente por encargo, pero una experiéncia mística le cambió de golpe.

El camino de John Pridmore a la iglesia, fué apasionante en cada una de sus etapas.

Decenas de miles de jóvenes católicos en la JMJ de Sydney escucharon al antiguo gangster y matón John Pridmore contar su asombroso testimonio de conversión. Le gusta explicarlo a jóvenes para prevenirles de esa mala vida, pero también a adultos, para mostrar el poder de Dios. Lo hará, por ejemplo, el 19 al 24 de julio de 2014 en St.Maximin (Francia), en el congreso "Adoratio 2014" (www.adoperp.fr).

Pridmore, de joven, decidió no amar nunca más. Y ganar mucho dinero dando palizas por encargo, golpeando a gente, llevando drogas... Hasta que una experiencia mística lo transformó.

Ahora Editorial Rialp edita en español esta historia apasionante y real (De la tierra del delito a la tierra prometida), que nos introduce en los bajos fondos y la vida de prisión, nos sorprende con una intervención sobrenatural de Dios y nos muestra como alguien intenta reinventar su vida en la fe sin saber nada de ella, cómo un "tipo muy duro" se hace valientemente vulnerable.



John ha demostrado tener un encanto especial
para compartir su experiencia con los jóvenes


Decidió "no amar nunca más"
John Pridmore nació en 1964 en el East End de Londres. Su padre era policía, poco creyente. Su madre era católica practicante, pero la situación en casa era muy mala. Con diez años, sus padres se divorciaron. "Decidí inconscientemente no amar nunca más", recuerda John. Su vida se convirtió en un infierno de drogas y violencia.

"Empecé a robar a los 13 y me encerraron a los 15 en un centro de menores. A los 19 estaba en la cárcel. Me peleaba siempre, y por eso me castigaban en confinamiento. Al salir de prisión, pensé que ya que me gustaba pelear podía usar eso para ganar dinero".

Droga y palizas
John conoció a "unos tipos que parecían tenerlo todo". Le introdujeron en los circuitos de la venta de droga, las palizas por encargo y las tareas de matón de bar y de puerta de discoteca.

Trabajaba de "protector". O de "amenazador", depende.

Y el dinero fluía. "Pensé que lo que tenía era todo: dinero, poder, chicas, drogas... Pero aún así había algo que faltaba".



Un día dio una paliza a un rival. El padre y el hermano del apalizado vinieron a buscar a John al pub para vengarse. Hubo pelea, y John acuchilló al hermano. Semanas después supo, aliviado, que no había muerto.

Pero mientras tanto, con 27 años, dinero y reputación de tipo duro, se hacía preguntas: "¿por qué no soy feliz?, ¿por qué estoy tan furioso?"

Una experiencia mística
Y una noche, pasó algo. "Estaba en mi piso, sentado, solo. Me sentía deprimido y vacío. Serían las nueve. Entonces oí lo que solo puedo definir como una voz. Me decía las peores cosas que yo había hecho. Debe ser la TV, pensé, y cambié de canal. Pero la voz seguía allí. Apagué la TV. ¿Es que me estaba volviendo loco?"

"Entonces algo hizo clic en mí: era la voz de Dios, mi conciencia. No podía respirar, era como si me estuviese muriendo. Un miedo terrible me aferró. Me voy al infierno, pensé. Caí de rodillas y las lágrimas asomaron a mis ojos. "Dame otra oportunidad", lloré".

"De repente, sentí como si las manos de alguien me cogieran por los hombros y me levantaran. Un calor increíble se apoderó de mí y el miedo se evaporó. En ese momento supe, -no sólo creí sino supe-, que Dios es real. Me consumía un sentimiento sobrecogedor de amor. Entendí por primera vez que Dios me amaba. Hasta entonces yo pensaba que mi vida no valía nada".

Necesidad de contarlo
John necesitaba decírselo a alguien inmediatamente. Al salir de casa, miró su reloj: era la una de la mañana. Lo que le había parecido un minuto eran en realidad cuatro horas.

Fue a casa de su madre, acostumbrada a recibirle borracho.

- Mamá, creo que he encontrado a Dios.

- ¿Qué? ¿A la una y media de la madrugada?- dijo ella frotándose los ojos.

Su madre llevaba años rezando por él y le confesó que había estado rezado una novena a San Judas, patrón de causas imposibles, a modo de ultimátum a Dios.

John abrazó a su madre, "y sentí un amor por ella que no había sentido en mucho tiempo".

El primer cura con el que habló le dijo que no era el único al que le pasaban estas experiencias. Le animó a confiar en Dios y le invitó a ir a un retiro de cinco días, donde conoció un antiguo heroinómano que había dejado la droga por una experiencia similar a la suya.

Es apasionante leer cómo John fue dando pasos para reenderezar su vida.

Cambio de vida: una aventura
Le costó unos días cambiar tantos hábitos: librarse de sus cintas de porno, de sus "negocios de droga", cortar una relación inadecuada con una chica.

Sus jefes en el mundo del crimen, asombrosamente, le dejaron abandonar sus tareas. «Fue extraordinariamente fácil. Ahora creo que me dejaron marchar pensando que yo podría ser su salvoconducto en la Eternidad; como si pensasen que, en el caso de que todo vaya mal y Dios exista, ellos podrían presentarme como la buena acción que de alguna manera les redime».

John se confesó en serio, empezó a trabajar en un comedor para pobres... y acabó en la cárcel 30 días por deudas antiguas que aún tenía pendientes.

En prisión aprovechó para rezar, leer, hablar con los capellanes y ayudar a volver a la fe a un gitano compañero de celda. "Parece que Dios me mandó a la cárcel por él", escribió luego.



Los frailes callejeros del Bronx

De nuevo en la calle, a través del padre Stan Fortuna, conoció a los Franciscanos de la Renovación (www.franciscanfriars.com). Fortuna había sido un músico de rap profesional antes de tomar los hábitos, y evangelizaba en la calle a ritmo de rap. "Los frailes del Bronx", como se les conoce, viven la pobreza callejeando en barrios degradados.

John, con 34 años, fue novicio de los Franciscanos de la Renovación en los peores barrios de Nueva York durante 6 meses. En el libro describe con detalle y cariño esa vida austerísima y exigente. Él, un "tipo duro" de las calles, se convenció de que era demasiado duro para él.

Descubrió que Dios no le quería allí para ser fraile, sino como parte de un proceso de sanación espiritual. Volvió a Inglaterra y trabajó en centros de jóvenes conflictivos y en las campañas de Youth2000 (www.Youth2000.org), un movimiento carismático católico de evangelización para jóvenes.



Con sus hermanos de la comunidad St. Patrick, en Irlanda

Un hogar para evangelizar
Un tiempo después encontró su lugar en la Comunidad de Saint Patrick ( www.stpatrickscommunity.org), un pequeño grupo de laicos que viven juntos en el condado de Leitrim en Irlanda, consagrados a la evangelización. Algunos de ellos, como John, tienen también un pasado complejo: Matthew Beine estuvo años lejos de la fe, entregado a las fiestas nocturnas, Niall Slattery pertenecía a una banda violenta de "hooligans" del fútbol... Ahora evangelizan mediante retiros de Confirmación, charlas en colegios y encuentros de oración en parroquias. También representan en Irlanda a la ONG "Marys Meals" (www.marysmeals.org) , en la que niños de colegios de las Islas Británicas envían "mochilas de comida" a niños del Tercer Mundo. Colaboran con parroquias, con Youth2000, con los Franciscanos de la Renovación...