31 may. 2014

Monseñor Mottet, exorcista de EEUU

El porqué de las posesiones; el demonio es un coche de lujo, y nosotros somos su gasolina.

Monseñor Marvin Mottet
exorcista oficial de la diócesis de Davenport (Iowa, Estados Unidos)
 Muchos han perdido la noción de que hay un combate espiritual.
Monseñor Mottet tiene ochenta años y está retirado de todo menos de su lucha contra el demonio. Afirma que se encuentra con un caso «serio» de posesión al menos una vez al mes, pero que ve a diario numerosos casos de personas afectadas de una u otra forma -la mayoría, mediante casos claros de tentación- por el ataque de Satanás.

Además de profundizar en la naturaleza de la posesión y en las armas contra ella (los sacramentos y la oración, sobre todo el Santo Rosario) con la ayuda de psiquiatras y psicólogos que colaboran con los párrocos en el discernimiento de cada caso,  el crecimiento de las sectas satánicas, su estructura y su forma de actuación van dando mas casos de influencias y posesiones satánicas.

Carol Glatz, que cubrió el acto para la agencia CNS, cuenta en su despacho que con los casos que se comentaron en los descansos y en los pasillos daba para bastantes películas del género.

Pero son la excepción. Monseñor Mottet, de hecho, recomendó que no se sobrecargase de trabajo a los exorcistas para que tuviesen tiempo para los casos más difíciles. Uno de los objetivos es impartir a los párrocos conocimientos suficientes para tratar aquellos otros en los que el demonio está de una u otra forma presente, sin llegar a la posesión en sentido estricto.

Una de las intervenciones más interesantes fue la del padre Gabriele Nanni, exorcista de la diócesis de Teramo (Italia), experto en la historia del rito. El cual no debe verse, subrayó, como una «fórmula mágica», porque es sólo el instrumento para que actúe quien verdaderamente lo hace: la misericordia de Dios. «El poder reside en el nombre de Jesús, no en tu voz», advirtió.

El padre Nanni aportó una explicación a uno de los grande misterios de la posesión diabólica: ¿por qué el diablo «pierde su tiempo» con nosotros, al fin y al cabo criaturas inferiores a él por naturaleza?

La razón es que «nos necesita. Es como un coche de lujo que se queda sin gasolina, o como un aparato que se queda sin pilas. A través de nuestros pecados nos utiliza como batería para recargarse».

De hecho, sostuvo, si el diablo parece tener hoy más poder que nunca, es porque hay más pecados que nunca. El franciscano John Farao, capellán de prisiones en la diócesis de Monterrey (California, Estados Unidos), muy permeable al auge de las sectas en México, dijo en este sentido que «no hay un espacio neutral entre la luz y las tinieblas: si abandonas la luz, abres la puerta a las tinieblas».

«Incluso los católicos», añadió el padre Farao, «tienen miedo de creer que el demonio pueda intervenir seriamente en sus vidas. Pocos quieren enfrentarse al hecho de que existe una batalla espiritual que librar. La gente no quiere líos».

La mayor parte de quienes le escuchaban saben, por experiencia propia y no precisamente agradable, que «los líos» existen... y a veces son bastante peores que en las películas.

28 may. 2014

Exorcista canadiense Françoise-Marie Dermine


El exorcista canadiense, P. Françoise-Marie Dermine, advirtió a los católicos que creer en supersticiones y usar la magia para solucionar los problemas, es en el fondo confiar más en el demonio que en la Providencia de Dios.


"La superstición abre las puertas a la magia, y la magia abre las puertas al demonio, porque cuando una persona recurre a la magia no tiene confianza en Dios, piensa que Él no puede darle lo que quiere, entonces acude a los brujos para lograrlo", expresó en una entrevista con el Sistema Informativo de la Arquidiócesis de México (SIAME).

"Lo que no saben -añadió el sacerdote exorcista- es que el brujo realiza ritos y emplea signos de los cuales el demonio se sirve para hacer su voluntad".

El sacerdote, que llegó para participar en el IX Congreso de Exorcistas de la Arquidiócesis de México, explicó que la superstición nace de la falta de fe, pero "también puede deberse a causas psicológicas ocasionadas por carencias afectivas en la infancia, porque cuando una persona no se siente amada por sus padres, empieza a buscar protección en el mundo mágico".

Sin embargo, advirtió que "la magia siempre es magia y tiene complicidad con el demonio, siempre interviene una potencia externa que no es Dios, y esto no trae nada bueno, es contraproducente porque quizás sí obtengas lo que quieres, pero hay un después, y el demonio te cobra lo que tú le pediste".

Asimismo, indicó que una superstición es también otorgar a un santo más poder que Dios, "por ejemplo, cuando una persona enciende una veladora a san Benito y lleva como amuleto una medalla con su imagen, pero sigue viviendo una vida desordenada, eso no sirve de nada".

Según el SIAME, el exorcista explicó que hay supersticiones pasivas y activas, que son más graves porque tienen el propósito de provocar un efecto, como creer en ídolos, atribuir al demonio el mismo poder de Dios o creer que el diablo es la causa ordinaria y constante de fenómenos que no podemos comprender.

El P. Dermine también advirtió a los católicos sobre el engaño que hacen los brujos al utilizar imágenes de santos o de la Virgen de Guadalupe para tranquilizar a las personas que llegan a solicitar sus servicios.

Finalmente, exhortó a los católicos a estar en guardia y no creer en amuletos, pues "si tuvieran fe, más confianza en Dios, todo esto no existiría. Está claro que en la vida hay problemas y dificultades, Jesús habla de que en esta vida vamos a tener afanes, dificultades, que hay una cruz que cargar".

Pero al mismo tiempo, explica el sacerdote, Jesús "nos dice que tener confianza en que Dios está presente, nos da la fuerza espiritual para enfrentar con cualquier dificultad".

Puede leer la entrevista completa en http://www.siame.mx/apps/aspxnsmn/templates/?a=8569&z=32

25 may. 2014

Sante Babolin, exorcista de Padua

Sante Babolin, exorcista de Padua

No he dudado nunca de la existencia del diablo y de su influencia en el hombre; pero desde que soy exorcista he entendido qué significa verdaderamente. El Maligno es capaz de destruir culturas, de destruir pueblos. Tiene envidia del hombre, del que envidia sobre todo su capacidad de amar. A causa de esta envidia, mucha gente sufre. He enseñado Filosofía en la Gregoriana durante más de treinta años. Cuando volví a Padua, mi diócesis, el obispo Antonio Mattiazzo me confió este ministerio. En siete años he seguido a más de 1300 personas con trastornos del alma más o menos graves. Son hombres y mujeres sólo de la diócesis porque he decidido, de acuerdo con mis superiores, no acoger peticiones que vengan de fuera de la diócesis. En parte porque no podría y, en parte, porque es importante que los obispos comprendan la urgencia del problema y no descuiden el nombramiento de exorcistas.

Emergencia pastoral
Lo que describe don Sante Babolin, ordinario emérito de Filosofía con decenas de publicaciones, es una verdadera emergencia pastoral. Así la define él mismo. Su último libro, que nace de su experiencia como exorcista en Padua (L’esorcismo. Ministero della consolazione, Exorcismo, Ministerio de la consolación – ndt-), se presenta como una manual de extraordinaria eficacia, capaz de dar una lectura del problema en cada uno de sus aspectos: atento a las urgencias espirituales, sin mistificar la realidad y sin caer en el sensacionalismo.


- En el prólogo usted subraya, con el filósofo Maurice Blondel, que "la verdadera filosofía es la santidad de la razón".
- Es el argumento decisivo. Cuando era profesor (durante 40 años: 7 en el seminario de Padua y 33 en la Gregoriana), mi objetivo era unir la cátedra (la razón) con el altar (la oración), sin superponerlas, y he considerado la enseñanza como un ministerio. Ahora que estoy siempre anclado al altar sé que tengo que seguir usando la razón, el único instrumento que el hombre posee para ejercitar su obligado discernimiento.

- ¿Y la santidad?
- Está en el amor a la verdad y el apego a Cristo, único exorcista; por esto, el único exorcismo es la Cruz, que ha vencido definitivamente al Maligno. Cristo es el nuevo Adán, arquetipo de la humanidad nueva, junto a su Madre, la Beata Virgen María, nueva Eva, en una relación de amor auténtico.

- El amor buscado y vivido a través de la razón, es decir, en total contraste con la cultura de hoy, que se inclina al dominio de los sentidos.
- La cultura hodierna corre seriamente el peligro de permanecer siempre en la superficie. Se aprecian las sensaciones, se coleccionan bellas experiencias… Pero no se razona. El tiempo dedicado al discernimiento es mínimo. Y esto es un problema.

- ¿Un problema? Pero si la gente elogia la espontaneidad, las cosas hechas siguiendo...
- Y no se da cuenta que de esta manera la libertad desparece, mientras la raíz de la libertad está en la razón. La libertad es la razón de la razón, porque está en la elección, como sostiene Blondel en su obra principal, L’Action (La acción, -ndt-), influenciada por el De Consideratione de San Bernardo, que ve en la libertad del hombre la imagen de Dios. Por tanto, disminuir la razón quiere decir disminuir la libertad, significa ser irresponsables de la realidad en la que vivimos, en aras de lo inmediato, del "me apetece…".

- Es la ideología de la publicidad, de los medios de comunicación, de las redes sociales.- Y de los jóvenes, pero cada vez más también de los adultos, que dicen: "Si me apetece lo hago". Pero la ley, la libre convivencia civil no se funda sobre el "me apetece". Si hay un compromiso no tengo que esperar a que “me apetezca”. Va en ello mi dignidad de ser humano. Todo está vinculado: razón, libertad, dignidad.

- ¿Dignidad?
- Exacto: dignidad. Porque la dignidad está vinculada a la libertad. Mi dignidad de ser humano se ejercita en el uso de la razón, del discernimiento, en la conciencia de saber lo que soy: una síntesis perfecta de materia y espíritu. La santidad equivale a la firma de suscripción: me reconozco en ese ser sagrado que soy.

- Pero hemos dicho que la vida de todos los días va a menudo por otros caminos.
- Es típico del diablo alejarnos de la plenitud de nuestra identidad de seres humanos. Su arma más sutil es la confusión, por lo que ya no se sabe dónde está la derecha y dónde la izquierda, como la gente de Nínive, a la cual es enviado Jonás. He aprendido que cuando hay confusión el Maligno está siempre actuando. La otra arma es la seducción, la atracción por lo inmediato, por lo que se encuentra fácilmente, por el “todo ya, ahora” y sin esfuerzo. Pero no podemos ser libres si estamos dominados por los sentidos y el instinto.

- Hay quien exalta el instinto como lo que nos une a la naturalidad.
- El instinto es lo que tenemos en común con los animales. Pero el ser humano está llamado a gestionar las cosas según la razón. No es esclavo del instinto. Es libre de dar cada día una respuesta al amor de Dios que se derrama sobre él... La verdadera libertad se actúa amando. Somos libres para amar, no somos libres para ser libres.

- Como usted explica en su libro, ¿cada vez que amamos el diablo es derrotado?- Al Maligno le molesta el amor humano. En un exorcismo el diablo me dijo con rabia: "¡No soporto que se amen!". Se refería a una pareja casada. Esto me hizo reflexionar mucho sobre el papel fundamental del matrimonio. Las armas que tenemos contra el demonio son dos: la oración, es decir, la relación de amor con Dios Padre, y el amor por el prójimo.

El matrimonio es el sacramento del amor. Por esta razón el diablo quiere destruirlo. Y muchos problemas se superan con un acto de perdón, que es un amor incrementado, que deja "ko" al diablo.

- Hoy, ¿dónde se esconde mejor el diablo?
- Diría que en lo que era el centro del pensamiento griego y que está en la raíz del mundo occidental, es decir, la dialéctica del logos, la distinción entre verdadero y falso, entre el bien y el mal: hoy, el diablo tiene más fácil el camino para intentar aniquilar esta característica esencial del hombre que quiere ser libre.

También a causa de la influencia de ideologías de tipo oriental (new age) se está afirmando con prevalencia un modelo de pensamiento analógico, es decir, fundado sobre la verosimilitud, no sobre la verdad. De esta manera se facilita la desorientación, se privilegia el pensamiento líquido, la ciencia se convierte en esclava de la técnica por lo que todo lo que es técnicamente factible se convierte en científicamente válido... Y, como hemos dicho, dónde no hay un libre uso de la razón no puede haber amor y el diablo tiene campo libre.

22 may. 2014

Frases célebres del blog

San Miguel arcángel dijo: ¿Quién como Dios?


Hoy, he querido pararme un momento, y realizar un post en referéncia a algunas de las frases célebres recogidas a lo largo de este blog, seguro que las disfrutan.

Lucas 11,9-10

9 También les aseguro: pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá.
10 Porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre.

Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas. Efesios 6:12

Hoy por hoy los casos de gente que a través de la fe le dan un feliz giro a su vida siguen sucediéndose. Las conversiones siempre han interpelado a la humanidad.

 «…Tu estás dividido, la luz y la oscuridad se mezclan dentro de ti, ¿Hasta cuándo seguirás así?»” 

 Era muy difícil para mí renunciar a todos los dones paranormales que solía emplear (del demonio), y rogaba a Jesús para que me librase de todo. Pensé que iba a morir pues sentía que yo sería nada en absoluto sin esos poderes". 

 “De la nada dije «Señor, ¿por qué las cosas salen mal?». Y de pronto escuché una voz en mi interior que me dijo: «bota lo que tienes en tu casa y sígueme para que te sanes».

 De entre estos ángeles hubo algunos que concibieron envidia del hombre (Sab 2, 24) y en lugar se servirle, le tentaron para hacerle caer; éstos ángeles, al usar su libertad para desobedecer a Dios, se corrompieron a sí mismos y se “convirtieron” en demonios.

 La más peligrosa de las tres maneras de actuar (tentación, influencia o posesión) no es la posesión, como puede parecer de primeras, sino que es la tentación, porque ella nos puede llevar a pecar, a desobedecer a Dios y si no nos convertimos, a la infelicidad y la condenación.

Tenemos que recordar que el demonio es un ser que se ha corrompido en su esencia, y por lo tanto, está a merced de sus pasiones, y su inteligencia está nublada por su odio.

(El demonio) Tiene envidia del hombre, del que envidia sobre todo su capacidad de amar.


El discernimiento viene de la Palabra de Dios, de la oración y de un buen director espiritual que esté capacitado, porque también hay sacerdotes que están en la confusión: practican yoga, usan piedras energéticas o Flores de Bach, e incluso algunos creen en la reencarnación. 

  ¿Algo más que le gustaría agregar?
- A pesar de todo lo que podamos ver, es Jesús quien tiene la última palabra porque ya ha vencido. No hay motivo para temer porque el espíritu que tenemos no es de miedo. Satanás quiere mantenernos en el miedo y cuando ya nos ha atado a través de éste, puede estar tranquilo porque ya no somos peligrosos para él.


“Las posesiones diabólicas están en aumento como resultado de las personas que se suscriben a ocultismo”,

 El Papa Francisco no ha comentado públicamente sobre los exorcismos, pero muchos de sus sermones y homilías incluyen referencias al diablo.
Durante una misa en noviembre en la Casa Santa Marta, la residencia del Vaticano en la que vive, dijo que aunque

“Dios creó al hombre para ser incorruptible, el Diablo entró en el mundo y hay quienes le pertenecen”.
Unos días antes de la Misa, habló de los peligros de la mundanidad, advirtiendo que:
Cuando pensamos en nuestros enemigos, realmente pensamos en el diablo en primer lugar, porque es el diablo que nos hace daño. El diablo disfruta del ambiente, del estilo de vida mundano”.

...cuando se está creyendo en el demonio, en realidad, lo que se está haciendo es una afirmación de Dios".

Cuando el padre Caro se encontró por primera vez a ese miembro de un cártel (mejicano de los zetas), confiesa que le miró a los ojos y vio al diablo. Durante el exorcismo, se deslizaba por el suelo como una serpiente.

Entonces ….. ¿Qué o quien le habló entonces? Dicen que el Demonio es la “mona” de Dios porque imita Su actuar. En este caso, la barata imitación me costó verla, pero al final la vi. 

Apelan a lo más hondo de nuestra psique, terreno peligroso y resbaladizo. Puede llegar a ser una forma perversa de idolatría, puesto que se les atribuye “poderes” que sólo están en Dios. La persona que “juega” con ellas está en grave peligro de perder la cordura, la objetividad y el buen juicio.  

Sin embargo, he descubierto algo curiosísimo: el demonio se descontrola en rabia desesperada cuando coloco algo que refleja la presencia de la Virgen, como un escapulario, o si rezo oraciones de la Virgen. ¡A María le tiene un odio impresionante! Entonces sí se revuelve, no lo puede  soportar. ¡Huye como de la peste!


-¿Por qué?

-Porque se siente profundamente humillado. El saberse obligado a hincar la rodilla ante una mujer, la Madre de Cristo... ¡Ah! No puede con eso. Las oraciones a la Virgen durante un exorcismo son extraordinariamente poderosas a mi favor...

 Quien niega la existencia del demonio, le hace un favor. (Oculto tienta mejor).

 “la gente que se acerca demasiado a las cosas malignas que el demonio va sembrando en el mundo. No hay que practicar magia, ni espiritismo, ni el tarot, no consultar adivinas ni curanderos. Eso le abre puertas al diablo.

Todas estas frases, han sido recogidas de los posts del año 2014.

19 may. 2014

Dios, la única verdad.

Yo era racionalista, masón y ateo.

Vittorio Messori es un intelectual católico ampliamente conocido y autor de varios best seller. ¿Pero siempre fue el creyente convencido racionalmente de su fe que es hoy? En el libro entrevista “Por qué creo. Una vida para dar razón de la fe” (Perché credo. Una vita per rendere ragione della fede, editorial Piemme) queda dada la respuesta.
Messori nació y creció en una familia agnóstica e incluso anti clerical. Se educó en un ambiente racionalista, ajeno al hecho religioso y hostil a la sola posibilidad de que Dios existiera. Pero a pesar de todo ese ambiente, en los años previos a los conflictos de 1968, Messori encontró a Cristo o, por mejor decir, Cristo encontró a Vittorio.

Posiblemente el hecho que impulsó esa conversión es muy poco conocido. Tal vez porque es poco plausible para mentes cuadradas… como la del mismo Messori quien aún no se lo puede explicar: un tío fallecido muchos años atrás le llamó por teléfono. Meses más tarde, cuando se desempeñaba como trabajador de la compañía telefónica Stipel, encontró un ejemplar de los Evangelios. Leyéndolos tuvo lugar el “encuentro misterioso”, casi físico con Jesús, que Vittorio jamás imaginó y él mismo ha referido. Una experiencia que describe como “la claridad de haber visto la Verdad, con toda su fuerza y evidencia”. La historia de la vida de Jesús-Dios de los Evangelios golpeó profundamente su existencia y, de suyo, fue el pretexto que dio origen a su primera obra, la conocida “Hipótesis sobre Jesús”. 


El padre Jose Antonio Fortea es autor de libros y manuales de exorcismo y de alguna que otra novela de ficción. Su nombre y apellido son reconocidos en muchos ambientes, no sólo españoles. Pero pocos saben que cuando ese sacerdote de sotana negra contaba con 15 años, era más bien indiferente hacia el catolicismo y todo lo que oliera a Dios. Así lo ha narrado en su libro “Memorias de un exorcista” (Ed. Martínez Roca 2008). Pero el 12 de octubre de 1983 Dios irrumpió en su vida: “Un día como cualquier otro entré en mi habitación y, de pronto, sentí que era un egoísta y una mala persona. Me entró un gran arrepentimiento y vi que la Iglesia era el camino por donde iría progresando hacia la virtud. Todo esto no duró más de medio minuto, no oí ninguna voz celestial ni tuve ninguna visión, pero de pronto se había operado en mí una gran conversión: había comprendido que era un pecador y que el camino de salvación era la Iglesia”. Y más adelante agrega: “En aquel mismo momento me arrodillé al lado de mi cama y oré intensamente, sabiendo que alguien me escuchaba […] Sin ningún tipo de resistencia entendí que debía confesarme […] Externamente seguí igual, pero internamente ya era otra persona”.

Dos comunistas que conocieron la fe


Antonio Gramsci (1891-1937) es ampliamente conocido en la bibliografía de cariz comunista. Sardo de nacimiento, fue uno de los pensadores, políticos y fundadores del comunismo revolucionario en Italia, al grado de considerar a la Iglesia católica como un enemigo que imposibilitaba su implantación. Su conversión en el lecho de muerte había sido afirmada y desmentida desde hace varios años. Pero ha sido el penitenciario mayor emérito, Mons. Luigi de Magistris, quien ha venido a zanjar la cuestión.

Hacia el final de su vida, el fundador del Partido Comunista italiano estuvo internado en un hospital tratando de recuperarse de salud. “Gramsci tenía en su habitación la imagen de santa Teresita del Niño Jesús. Durante su enfermedad, las monjas de la clínica en que estaba ingresado llevaban a los enfermos la imagen del Niño Jesús, para que lo besaran. Como a Gramsci no se la llevaron, él se quejó: `¿Por qué no me la habéis traído?´, les dijo. Entonces le trajeron la imagen del Niño Jesús y la besó. Recibió también los sacramentos y volvió a la fe de la infancia”, reveló Mons. Luigi de Magistris a Radio Vaticana.  
   
Aldo Brandirali es otro comunista italiano. El periodista Pablo Ginés recogió en el diario español La Razón un poco de su suave paso a la fe desde la revolución comunista. “Entendí que es posible construir, que si Cristo es Dios que se ha hecho Hombre, entonces los hombres pueden unirse. Me bauticé y puse nombre al misterio: Jesucristo […] Muchos amigos no quisieron seguirme y bautizarse. ¡Es tan doloroso reconocer el error, el pecado! Pero si no reconozco mi pasado, no puedo relacionarme con lo real”, ha dicho Brandirali. Tras algunas desilusiones dentro del comunismo, Aldo conoció al fundador de Comunión y Liberación, Mons. Luigi Giussani, y trabajó con él diez años, antes de hacerse católico. Fue ahí donde, poco a poco, como él mismo dice, “Aprendí a pedir, es decir, a rezar”.

Masones y además abortistas

Maurice Cailled En Lurdes, con su mujer enferma.“ Mientras ella estaba en las piscinas, el frío me obligaba a refugiarme en la cripta, donde asistí, con interés, a la primera misa de mi vida. Cuando el cura, al leer el Evangelio, dijo: ´Pedir y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá`, se produjo un choque tremendo en mí porque esta frase la oí el día de mi iniciación en el grado de Aprendiz y la solía repetir cuando, ya Venerable, (iniciaba a los profanos en la masonería) . En el silencio posterior -pues no había homilía- oí claramente una voz que me decía: `Bien. Pides la curación de Claude. Pero, ¿qué ofreces?´. Instantáneamente, y seguro de haber sido interpelado por Dios mismo, sólo me tenía a mí mismo para ofrecer. Al final de la misa acudí a la sacristía y pedí inmediatamente el bautismo al cura. Éste, estupefacto, cuando le conté mi pertenencia masónica y mis prácticas ocultistas, me dijo que fuera a ver al arzobispo de Rennes. Ese fue el inicio de mi itinerario espiritual” (Cf. Confesiones de un antiguo masón, ZENIT 6.11.2008).

Es la historia de Maurice Gaillet quien llegó al grado 18, de un total de 33, en una logia masónica francesa, organización que abandonó tras 15 años de pertenencia. En el libro autobiográfico “Yo fui masón” (Libros Libres, 2008) confiesa haber nacido en una familia que había rechazado cualquier tipo de religión y de jamás haber sido bautizado. Antes de entrar en la masonería, muy joven, se adhirió al materialismo y al ateísmo. Médico ginecólogo, practicó abortos antes de que fueran “legales” durante mucho tiempo en Francia.

La historia de Stojan Adasevic es parecida a la de Caillet aunque no por lo de masón. Durante 26 años fue el ginecólogo abortista más famoso de Belgrado, en Serbia. Llegó a practicar más de 48 mil abortos durante el régimen comunista y ni el ultrasonido que le permitía ver al feto le hizo cambiar su opinión y sus prácticas. Pero una noche soñó “con un hermoso campo, lleno de niños y de jóvenes que jugaban y reían, de 4 a 24 años, pero que huían aterrados de él”. En sus sueños también veía a un hombre de hábito blanco y negro que le miraba. Y el sueño se repitió muchas noches. Al fin, en uno de esos sueños, el monje le dijo que era Tomás de Aquino. Stojan jamás había oído hablar del santo dominico. “¿Por qué no me preguntas quiénes son estos niños? –le dijo Tomás–. Son los niños que tú has ayudado a abortar”. A partir de ese momento Adasevic jamás volvió a hacer ningún aborto. Pero le seguían viniendo presiones para que lo hiciera. Dos años más tarde, Tomás de Aquino, según dice Adasevic, se le volvió a aparecer en sueños para animarlo a perseverar.

Actualmente el doctor Stojan Adasevic es uno de los líderes pro vida en Serbia.

El terrorista que conoció el perdón de Cristo


Su conversión se produjo en un contexto peligroso y arriesgado. Nacido en la localidad irlandesa de Derry en 1955, a los quince años Shane Paul O´Doherty entró en el IRA (siglas en inglés del Ejército Republicano Irlandés, organización militar irlandesa ilegal fundada en 1919 inicialmente para luchar contra el dominio británico en Irlanda) y se especializó en explosivos. A los 18 años ya enviaba cartas bomba y a los 20 fue capturado, sentenciado y encarcelado.

Corría el año de 1976 cuando, en la cárcel londinense de Brixton, aparecieron en su vida los capellanes de la prisión. De la misa y el diálogo con ellos, se dio un paso natural hacia una lectura cada vez más asidua y atenta de la Biblia. Fue en su contacto con la Palabra de Dios que se encontró con dos palabras hasta entonces huecas para él: culpa y perdón. Su conversión fue inevitable. “Había en Él (Jesucristo) un mensaje, puro y libre de transigencias y errores, que me atrajo de inmediato. Empezaba a sentir la contrariedad de que, debido a la lucha armada y a sus muchas víctimas, mi idealismo republicano comenzaba a resquebrajarse”, escribió en su libro “No más bombas” (editorial Libros Libres). Y así fue. Shane es un caso excepcional de terrorista converso. 




Tamara Falcó habla en la universidad sobre su conversión: 'Antes podía comprarme quince pares de zapatos, pero me sentía vacía' La hija de Isabel Preysler y el marqués de Griñón, Tamara Falcó, ha viajado hasta Sevilla para participar en un encuentro universitario organizado por la Fundación San Pablo CEU con motivo de la celebración de la festividad de la Conversión de San Pablo, patrono de los centros CEU. Durante tres cuartos de hora, Tamara estuvo contando sus vivencias a los estudiantes que se dieron cita en el salón de actos del Campus, así como su proceso de conversión religiosa, la que comenzó más o menos después de que su padre se separaba por tercera vez tras 17 años de matrimonio. 

“Después de que mi padre me contara que se separaba me quedé un poco en shock y decidí pasar unos días junto a él en el campo. Fui a una tienda para comprar un libro y vi una Biblia que ponía ‘Biblia didáctica’ con el dibujo de una palmera y mi nombre en hebreo quiere decir ‘palmera’ y había mapas, y pensé a lo mejor esta la entiendo porque en temas de religión no me enteraba muy bien y decidí comprarla y empecé a leerla” relató Tamara, quien admitió quedarse maravillada con el Génesis y con la lectura de Los Diez Mandamientos.

“Yo había sufrido mucho la separación de mi familia, que mis hermanos se hubieran ido….y después de leer Los Diez Mandamientos me di cuenta que si esas normas las hubiéramos seguido en casa, nunca nadie me habría hecho daño ni yo habría hecho daño a nadie” y entonces comenzó su proceso de conversión. “Empecé a rezar el rosario sin saber cómo rezar el rosario. Una persona me habló sobre un retiro espiritual y allí me dejaron muy claro que el demonio existía y que la única manera de cerrarle las puertas, era la confesión. Llevaba 14 años sin confesarme y me pasé todo el fin de semana en el confesionario. Poco a poco me empecé a encontrar mejor y empecé a necesitar buscar la verdad de una manera adaptada a mí. Ahora voy a misa a diario, quién me ha visto y quién me ve contaba Tamara, quien admitía que su familia no entendía absolutamente nada de su cambio.

"Yo tenía repleto el tema material, pero tenía un vacío interior; era simplemente que nada me llenaba, nada me saciaba; todo el mundo me preguntaba que teniendo la vida tan maravillosa que tenía, por qué me quejaba; en un momento dado una persona me recomendó que hiciera caso a mi vida interior y pensé 'qué tontería si estoy perfectamente y lo que necesito son más zapatos', y el Señor me enseñó de diferente forma.


Se hace gran eco de que el cristianismo está a la baja. Se hace pensar que creer es cosa de gente retrógrada o estancada en el pasado. A la religión se le suele poner la objeción de que carece de razones, de que priva de la libertad… Nada más lejano de la realidad. Hoy por hoy los casos de gente que a través de la fe le dan un feliz giro a su vida siguen sucediéndose. Las conversiones siempre han interpelado a la humanidad; quizá sea ese el motivo por el que algunos periódicos, canales de televisión, sitios de Internet y programas de radio les dediquen pocos espacios. Allá ellos. Lo cierto es que las conversiones están a la orden del día; siguen siendo una constante en la historia; una línea invariable que hunde sus raíces en la aparición del cristianismo y que se alarga hasta nuestro presente.

16 may. 2014

Profesor de religión y ocultista






Aunque tenía cinco años cuando sus padres se divorciaron, Laszlo (Ladislao) Szilagyi no padeció traumas por ello.

Los encuentros regulares con su padre potenciaban el sentirse amado, protegido y desde temprano además Dios era una realidad cotidiana y hasta “evidente” en su Rumania natal.

Más aún, a diferencia de otros niños y su propia familia, no podía evitar sentirse atraído con fuerza “por conocer de lo divino y lo sobrenatural”, confidencia.

Al despuntar la pubertad su familia se trasladó a la ciudad de Timosoara para que pudiera luego proseguir los estudios secundarios. Era un mundo que ofrecía a los chicos decenas de novedosas actividades en las que experimentar…

El kung fu y la "energía"
Ladislao, con nueve años, se prendó del Kung Fu; disciplina de artes marciales en la que destacaba al punto que su ‘maestro’ le confiaría el entrenamiento de los más pequeños.

“Mi entrenador solía decirnos que debíamos utilizar nuestra energía interior, porque a través de ella los maestros chinos habían sido capaces de alcanzar resultados increíbles en la práctica de las artes marciales. Yo sentía esta energía llegando a mis manos, irradiando desde todo mi cuerpo… como una forma de calor”.

Pasaron los años y finalmente cumplió su anhelo de dar un paso más para “conocer” a Dios e ingresó en la universidad a estudiar teología.

En el campus “algunos amigos que practicaban el yoga supieron de mis experiencias en el Kung Fu con «la energía»”… y le sugirieron que buscara entrenarse en ello, “porque este tipo de energía se podía utilizar para curar a la gente” le dijeron. Claro… y se lo creyó.

Sexo y rebaja moral
Su sed de infinito que atesoraba desde la infancia se activó con aquella sugestiva propuesta, pero al poco tiempo, enamorado de una chica, la pasión y el disfrute sexual que libremente se prodigaban, pasó a ser el centro de sus intereses.

Aunque era evidente, era incapaz de constatar la contradicción de su actuar con la fe en Dios "no considerábamos esto un pecado porque -a diferencia de otros jóvenes- éramos leales el uno con el otro y no cambiábamos de compañía sexual, nos gustábamos”.

La relación “agotada la química entre ambos” –dice- terminó cuando ella finalizó sus estudios universitarios y se fue de vuelta a casa.

Estaba solo y poco a poco despertó aquella pasión de antaño –señala- “por acceder a cosas entre el cielo y la tierra… o sea lograr habilidades sobrenaturales, y también mi anhelo por ayudar con ello a otras personas. Así fue como un día vi la oferta que me sedujo: «¡Participen en los cursos de la Sociedad Rumana de Radiestesia!»”.



Taller de entrenamiento en radiestesia... a veces es una mera estafa; otras, una puerta al ocultismo

Ocultista sin darse cuenta
Ladislao había abierto una rendija por la que pronto se colaría su peor enemigo, aunque él lo vería por mucho tiempo revestido de bien.

En la particular sociedad lo entrenaron, potenciando sus habilidades con “la energía” que el maestro de Kung Fu ya había estimulado en su pubertad.

Pero el grupo tenía ciertas normas –comenta Ladislao- y hubo de firmar una carta de adhesión y lealtad a la “Sociedad”.

Ellos –dice- preparaban a sus adeptos para calificar no sólo como buscadores de agua o metales mediante un péndulo o varillas metálicas en forma de Y, la actividad habitual de quienes practican Radiestesia...

“En cuanto obtuve el conocimiento y aprendí a trabajar con él –narra Ladislao- ya no pude volver a mi vida normal. Me la pasaba buscando agua, buscando personas perdidas, diagnosticando enfermedades y buscando curar por medio de la transferencia de energía. Estaba fascinado con mis nuevas habilidades, que creía eran un regalo de Dios”.

El evidente sello ocultista del grupo no fue evidente para el joven… “Me convertí en uno de los mejores en esto al punto que ofrecí un curso de práctica privada en la misma universidad. Muchos participaban y comenzaron a llamarme «El Gran Szi». La gloria y el reconocimiento se sentían bien. Confiado en mis habilidades sobrenaturales me convencí de que yo era certero en lo que hacía”.

Profesor de religión católica... y gurú new age
Creyendo que sanaba a muchos y alentado por sus ‘discípulos’ finalizó en paralelo los estudios de Teología y comenzó a impartir clases de religión.

“Muchas personas intentaron hacerme ver que no estaba haciendo lo correcto, pero ninguno de ellos me convenció..."

"Hasta que un día conocí a un antiguo amigo de nuestro párroco, quien estudiaba teología en Italia, era diácono, y se interesó por venir al día siguiente a una de mis clases de religión en la escuela”.

Interesado en los exorcismos
Ladislao estaba encantado con la idea, especialmente, dice, porque le atraía la conversación. “Me narró algunas experiencias que había tenido con el tema del exorcismo. Me hablaba sobre el don carismático de la liberación y decía que lo vivía como un regalo de Dios”.

Recuerda que al día siguiente estando a mitad de la lección, el diácono se puso de pie y salió de la sala de clase, aunque habían acordado que lo acompañaría todo el día en la escuela. Se encontraron un par de días después y allí Ladislao supo el por qué había salido…

“Cuando comencé a hablar sintió la enorme opresión espiritual de un algo maligno saliendo de mí y se vio obligado a salir para rezar por mí en una iglesia cercana. Agregó que estando en oración Dios le había dado un mensaje para mí: «…Tu estás dividido, la luz y la oscuridad se mezclan dentro de ti, ¿Hasta cuándo seguirás así?»”

El joven quedó estupefacto, porque el diácono nada sabía de él y además estaba seguro que el párroco no podía haber dicho nada sobre lo que hacía por las tardes, lo desconocía, y “yo era considerado un creyente ejemplar… era profesor de religión”.

No dudó ni un segundo en pedirle que lo exorcizase, pero el diácono le explicó que eso no era posible para él. “Yo estaba impresionado y pensé que si mis dones no eran de Dios, debía deshacerme de todo ello por completo".

Oración de liberación... y cambio de vida
“Me envió a una comunidad en Budapest, donde un sacerdote, dijo, podría ayudarme. Allí empezaron a orar por mi liberación. Al principio no sentí efecto alguno, pero el Espíritu Santo comenzó a iluminarme gradualmente. Supe que también debía poner de mi parte para cambiar de vida. Era muy difícil para mí renunciar a todos los dones paranormales que solía emplear, y rogaba a Jesús para que me librase de todo. Pensé que iba a morir pues sentía que yo sería nada en absoluto sin esos poderes".

Fueron varios encuentros y en uno de ellos, en medio del fragor de la oración que el sacerdote realizaba invocando a Jesucristo, Ladislao tuvo una revelación… “Ser nada en absoluto (para ser sólo un hijo de Dios) es mejor que ser un esclavo del diablo”.

Pero no bien hubo tenido esta certeza cuenta que escuchó una voz, ajena, que le susurraba... «No será tan fácil como crees porque eres mío».

“Fue un periodo de lucha difícil. Tuve pesadillas, ansiedad, depresión, y tentaciones diabólicas. Mi último paso hacia la libertad fue enviar una carta pública donde desautoricé a la comunidad de la que solía ser miembro (donde realizaba todos aquellos actos paranormales), porque eran contrarios a la doctrina de Cristo”.

Finalmente el don de la libertad llegó.

Continúa como profesor de religión, se casó, tiene tres hijos y es voluntario en Radio María…

“Basado en mi propia experiencia, a quienes lean mi testimonio les animo a evitar todas las cosas que conducen al ocultismo, las prácticas impuras o la conducta inmoral. Les exhorto a que escuchen sólo a Jesucristo, porque Él vive hoy en su Iglesia, y por medio de su fuerza poderosa transforma las vidas de quienes le siguen y escuchan”.

13 may. 2014

Ex-drogadicto y satánico, hoy misionero


El abandono y la soledad oscurecieron su infancia. Su familia tenía todo lo que el mundo valora. Dinero, propiedades, lujos, pero el francés Hanns Myhulots no era feliz.

Creció con la angustia de ser incapaz para expresar sus sentimientos frente a sus padres. “Eran excesivamente trabajadores y yo pasaba sólo en mi casa”.

Hanns recuerda parte de su historia, mientras camina por las calles de Guatemala. Cada paso que da es un milagro. Sus prótesis metálicas en la cintura y en las piernas le ayudan a permanecer en pie. Pero tiene un sentido… trabajar por los más abandonados de la sociedad.

En la calle, con el sida y las pandillas
Soy un misionero católico, fundador de Uno más para Jesús (www.unomasparajesus.org). Trabajamos en Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Honduras y Nicaragua con niños de la calle, pandilleros, prostitutas y niños infectados con VIH/SIDA”.

Sin tapujos asegura que “llenar los vacíos con sexo o drogas solamente brinda destrucción, la cárcel o la muerte”.



Carencia afectiva...y malos amigos
Desde los 9 años, la droga obnubiló todos sus deseos arrastrándolo hasta lo más siniestro. “Tengo un 98% de culpa por consumir drogas y mis padres sólo un 2% de responsabilidad. No les culpo, pero cada vez que quería hablar con mi madre, por ejemplo, ella no podía y me daba dinero”.

Esta carencia afectiva motivó a que buscara sentirse querido. “En la escuela, encontré un grupo de amigos, eran los peor vestidos y los más abusivos, pero estaban conmigo. No me importaba si hacían cosas malas, yo quería ser como ellos. Me sentía bien con allí, era parte del grupo, como su mascota. De hecho, me pusieron un collar de perro; pero, fuera de mí, no me importó, estaba con ellos”.

Junto a estos nuevos amigos exploró la droga y con sólo diez años de edad ya consumía dos gramos de cocaína a la semana. “Si querías ser parte del grupo, había que seguirlos, y ellos tenían la cocaína. A los 18, llegué a consumir 20 gramos de cocaína por día. Creo que jamás busqué las drogas. Estaba hambriento de alegría, cariño y necesitaba sentir que pertenecía a un grupo. Nadie en este mundo dice «dame droga, quiero probar», todos buscamos llenar con cualquier cosa los vacíos de amor”.

Robando para drogarse
Llegó al colmo de robar las plantas y el inodoro de su casa para satisfacer su adicción, y cuando ya la había desvalijado, “no tuve piedad y robaba casas de familiares. Después de eso, salí a la calle a delinquir. Me arrestaron más de treinta veces por consumo de drogas y robo. Así, terminé destruyendo mi vida y mutilando mi propia familia”.

Dentro del grupo en el que participaba, al poco tiempo aspiró a ser miembro activo de la banda. “Me lo propusieron y acepté someterme a una iniciación. Corrí más de 100 metros, como me indicaron, mientras en los últimos metros, desde un extremo a otro del recorrido, los integrantes me esperaban con bates y cadenas. Me dieron la paliza del siglo y fui a parar al hospital con cuatro costillas rotas. Pero yo me sentía muy macho, pues había logrado llegar a la meta, sin llorar”.

Hanns nunca sospechó que su irracional hazaña era parte de un rito con un trasfondo satánico… el grupo tenía todos los ingredientes de una peligrosa secta. “Cuando salí del hospital me dijeron que ya era miembro de la banda y me hicieron un tatuaje. Fui marcado tal como hacen con las vacas, con un fierro caliente. Con el tiempo me di cuenta que era una secta satánica, Dios sabe por qué no me di cuenta en ese momento”.

Dando tumbos el iniciado seguía consumiendo cocaína, marihuana, heroína o hachís, en un ciclo imparable.

Invocación de espíritus
Uno de los ritos de la secta que se le grabó en la memoria fue la invocación de espíritus. “Hoy sé que el diablo te hace caer en un hoyo, y para que caigas más rápido te echa grasa para que tú resbales. Entonces estaba ignorante, atrapado. Seguía hundiéndome. No me importó gastar miles de dólares para conseguir droga, ni jugar infinidad de veces a la ouija, sacrificar vírgenes para Satanás, o tener sexo con hombres y mujeres dentro de un ritual satánico. No me importaban todas las porquerías, porque finalmente nada de eso me llenaba”.

Drogado, se tiró de un tercer piso
El adicto tocó fondo durante una fiesta. Había una fiesta de drogas a su disposición y producto de su alucinación, sintió que tenía alas. “Me subí a la terraza del tercer piso del edificio en el que estaba y me lancé. Caí parado, mis piernas se salieron y mi columna quedó como acordeón. Hoy tengo unas plaquetas de fierro que dan un soporte parecido a mis huesos. Estuve dos meses en coma. Cuando desperté, le dije a mi madre si podía rascarme los dedos de mis pies, y ella, apesadumbrada me respondió que yo ya no tenía dedos”.

Un misionero le dijo...

Un misionero italiano, de nombre Giusseppe Laurentti, que visitaba hospitales para hablar con adictos encontró a Hanns. “Ahí, sin piernas. Él me dijo: «Jesús te ama». ¡Eso impactó mi vida! Siendo perdonado, comencé un nuevo camino. Consumí drogas, viví en la calle e intenté suicidarme once veces; me lancé de un edificio, pasé dos meses en coma, y no estoy muerto, ni en el infierno. Estoy aquí, soy misionero católico y padre".

"Todos los días lucho contra las drogas; pero ahora no peleo solo, Dios está conmigo", añade. "No tienes que irte al infierno para darte cuenta que hay un Dios que nos ama. No miraba mis pisadas, porque el que estaba cargándome era El. Después de mucho tiempo, me di cuenta que al final, siempre pertenecí a un grupo más grande, el de los hijos de Dios”.

10 may. 2014

De rockero satánico, a evangelista


Alice Cooper, la estrella del rock maldita, 

ha abandonado el mundo de lo satánico y ha vuelto al mundo de Cristo. Su verdadero nombre es Vincent Damon Furnier, pero tomó el artístico de Alice Cooper porque ésta era una bruja y una hechicera de las que fueron matadas en Salem, Estados Unidos, a finales del siglo XVII a manos de unos protestantes radicales.

Alice ha sido durante años uno de los más exitosos y aclamados músicos del Heavy Metal. Sus conciertos eran macabros, con guillotinas que mataban maniquíes, muñecas empaladas y, por supuesto, la serpiente pitón que solía llevar sobre su cuello. Con su maquillaje agresivo, Cooper inspiró a otros artistas como los del grupo Kiss o a Marilyn Manson.


 
La influencia de su mujer 

Todo comenzó gracias a la influencia de su mujer, Sheryl, con quien lleva casado cerca de 40 años y con quien tiene 3 hijos. El problema venía de antiguo. Alice tenía una gran adicción al alcohol y su vida era un auténtico desastre. Entonces Sheryl le animó a visitar una iglesia evangélica en donde podrían ayudarlo. 

El pastor, cuenta el propio Cooper, le lanzó “un sermón incendiario sobre el infierno“, que llegó a tal grado que el músico se le fueron las ganas de ir allí y seguir mofándose de lo sagrado. En otra entrevista, Alice Cooper lo confirma con rotundidad: “Yo quiero decir: ¿tengan cuidado! Satanás no es un mito; no vayan por ahí creyendo que Satán es una broma”.



El que antes era un modelo para algunos cantantes, ahora ha sabido encontrar su sitio: “No quiero convertirme en una celebridad cristiana”, ha asegurado en la revista musical Hard Music Magazine, porque “es muy fácil concentrarse en Alice Cooper y no en Cristo. Yo soy un cantante de rock. No soy nada más que eso. No soy un filósofo. Me considero muy abajo en la escala de cristianos conocedores. Así que no busques respuestas en mí”


Alaben a Dios por lo que soy ahora
“Ser cristiano es algo en lo que vas progresando, es una dinámica en movimiento. Uno va aprendiendo. Uno va a su estudio bíblico. Uno debe rezar. Yo era una cosa antes. Ahora soy algo completamente nuevo. No juzguen a Alice por lo que solía ser. Alaben a Dios por lo que soy ahora”, concluye.


Las letras de las canciones de Alice Cooper hablaban de necrofilia, violencia, sexo, alcohol y drogas, y con ellas ha vendido más de 50 millones de discos. Ahora quiere dedicar su vida “a seguir a Jesucristo".


Amen!

7 may. 2014

Pactó con el demonio, hoy es cristiano evangelizador.


República Dominicana, como otros países del Caribe, tiene en su historia cultural una significativa presencia de emigrantes africanos esclavizados. Las raíces musicales del continente africano marcan no sólo el Merengue, nacido en aquel país, sino también los ritos y creencias de una religiosidad teñida por el vudú, altares familiares a deidades diversas, el culto a los muertos y hechicerías entre otros.

Félix Pimentel era hijo de esta cultura y como muchos de sus hermanos mulatos del país supo desde pequeño que las posibilidades de alcanzar el bienestar en la vida estaban limitadas para él en una sociedad que aún segrega.

“Como hijos, crecimos formados por nuestros padres en ese mundo de rituales e invocaciones de espíritus y asumimos que eso no era malo. Entonces, cada vez que pedíamos algo, no se lo pedíamos a Dios, sino a ese mundo oculto”.

Los diversos rostros del tentador
Los padres de Félix querían una mejor vida para ellos y sus hijos y así fue como con 12 años, este niño se encontró viviendo con su familia en Nueva York, Estados Unidos.

Nuevos ritos, nuevas creencias y la certeza cultural de que todo estaba disponible para ser tomado y disfrutado marcaron la adolescencia y primera juventud del emigrante dominicano.

Tenía una buena presencia, voz, ritmo y candela (espíritu alegre), pero esencialmente hambre de fama y dinero.

“En esa época –reconoce- era un farandulero, esa ciudad me atrapó con cosas muy atractivas como el éxito. Quería ser un artista internacional y para eso, participaba en diferentes festivales de la voz. No sé si era por lástima, pero siempre ganaba los primeros lugares”.

En el vudú sustancias, líquidos, sonidos y movimientos colaboran al objetivo del devoto y también las licencias en el sexo. Quizás por ello para Félix no hubo cuestionamientos… “Pensaba que para estar feliz, había que estar con una mujer por cada día de la semana. Me metí en el mundo perverso y creía que lo único que valía la pena era beber alcohol, el sexo y la discoteca”.

Pactando con el demonio
Sobrevivir y cumplir los sueños de dinero y fama no era una fruta que se diera en los árboles del Central Park.

Félix lo tenía claro, pero no estaba dispuesto a esperar… “Sabía que muchos grandes artistas y en especial quienes por código simbólico se vestían de negro, tenían pactos diabólicos. No tuve temor. Embrutecido, le hablé al diablo. Hice con él un pacto… yo me vestía de negro permanente por él durante tres años para que me regalase la fama”

Nada sucedió. El Señor de la Mentira no regaló a Félix lo que anhelaba, sino que se hizo presencia casi tangible en su cuerpo, acechándolo, pidiéndole que ofreciera más…

“Algo en mi corazón me dijo que de seguir adelante debía al menos hacer algo bueno con todo esto y me propuse ayudar a los niños pobres de mi pueblo si lograba lo que anhelaba. Con este ánimo visité a un brujo. Me recogieron tres puntos de sangre del dedo de mi mano izquierda y los depositaron en un amuleto. Me dijeron que el día en que rompiera ese pacto de sangre que estaba haciendo con ellos, me iban a matar”.

"Se te aparecerá una pantera negra"
Los escabrosos detalles de aquella sesión no terminan. “Me dijeron «vete tal día, al mediodía, al campo de tu casa, en República Dominicana. Allí se te aparecerá una pantera negra y le vas a decir el pacto que tú quieres. Si está de acuerdo te cerrará los ojos y si no lo está, te moverá la cabeza. Es el demonio que se te va a presentar». Seguí al pie de la letra todas las indicaciones, y vi al animal que bajaba de entre los árboles de café y cacao. Se levantaron las hojas secas del piso y se armó un remolino. Cierro mis ojos y cuando los vuelvo a abrir, veo un águila grande que vuela sobre mí, y se fue”.



Pasaba el tiempo, y nada ocurría así es que no dudó en acudir a reclamar a los brujos esa falta de efectividad… “Quedé paralizado cuando me dijeron algo que sólo yo conocía… «el animal se dio cuenta que tú querías ayudar a los niños pobres de tu pueblo, te engañó, a él no le interesó el pacto». Les respondí que con ellos no me interesaba entonces ningún trato más.

Hastiado y abatido Félix dejó de soñar en ser un famoso y adinerado artista y se trasladó a Miami. Instaló una tintorería, ¡quería hacer bien las cosas!, pero el negocio no prosperaba. Las raíces culturales de su amada tierra retornaron y sucumbió de nuevo…

“Creía que sólo un hechicero podía darme una «luz» de esperanza. Sin embargo tras todas las sesiones y sahumerios, mi emprendimiento empeoró”.

Hablando con Dios... Él responde
Derrotado, arruinado económicamente una tarde llorando por vez primera en años comenzó a dialogar con Dios.

“De la nada dije «Señor, ¿por qué las cosas salen mal?». Y de pronto escuché una voz en mi interior que me dijo: «bota lo que tienes en tu casa y sígueme para que te sanes». Encontré lo que me indicaba en el closet de casa… un muñeco clavado con alfileres y frutas”.

Luego de esto, “siendo el Jubileo del año 2000”, recuerda que acudió a la Parroquia San Isidro para inscribirse en catequesis y allí Dios le mostró su rostro de Padre una vez más...

Liberación con Siervos de Cristo Vivo
“Me hablaron de la escuela de evangelización del padre Emiliano Tardif, en Miami, llamada Siervos de Cristo Vivo. Una fuerza como brisa fresca, buena me llevó a participar en esa comunidad y nada más iniciar el curso aquél primer día, cuando dio inició la oración de liberación… mi corazón reventó y no recuerdo que pasó luego. Pero después no podía parar de hablar diciendo a los presentes que pedía perdón a Dios. Me sentía quebrantado y sentí que algo había entrado por la boca y que me había tomado el corazón. ¡Sentí que me sacaron toda la basura!”.

Félix hoy es un católico que predica y canta su testimonio; ha erigido proyectos sociales para los más desvalidos y lanzado siete discos con diversos géneros musicales. “Soy un hombre eucarístico y del Santo Rosario. Mi vida dio un giro total, me he apartado de todas las cosas que el mundo me ofrece. Al principio fue difícil, pero Dios me llamó y tengo un corazón agradecido, porque sé de donde me sacó. A pesar de que yo era nada, él quiso hacer algo conmigo”.


4 may. 2014

¿Cómo actúa satanás?

 
Pregunta: Tengo muchas dudas respecto a Satanás, ¿cómo se manifiesta?, ¿a quiénes elige para que le sirvan y por qué?, ¿qué les ofrece que ni con el paso del tiempo son capaces de ver lo que el Señor ha escrito antes en su corazón?, ¿puede llegar su influencia a desaparecer del todo de una persona?, ¿puede desaparecer del mundo?, ¿puede poseer a una persona algunos ratos y no otros?, ¿el Espíritu Santo no nos preserva de su influencia para que seamos totalmente libres?, ¿son varios, o es sólo  uno con muchas caras?... pero sobre todo, puesto que le atribuyo bastante inteligencia además de su ya conocida astucia, no entiendo por qué no llega a la siguiente conclusión: si se destruyera todo el bien del mundo y solo existiera el mal, se autodestruiría en muy poco tiempo, entonces, ¿por qué tiene tantas ganas de reinar en un mundo que no existiría, condenado a su total destrucción?

Nuestro ávido preguntador hace alusión a un tema que ciertamente despierta la curiosidad de nuestra generación, pero muchas veces desde una mirada espectacularista, mítica o escéptica, y es sin embargo un tema suficientemente profundo para tomárselo en serio. No es este el sitio donde elaborar un tratado de demonología, si bien al final del artículo se ofrece alguna referencia sobre dónde encontrarlo. Se trata de resumir la doctrina de la Iglesia al respecto y desde ahí responder a las preguntas formuladas.
1. La Revelación nos transmite el conocimiento de que “antes” de la creación material, hubo una creación de seres inmateriales que llamamos ángeles. Éstos ángeles fueron creados para vivir en comunión con Dios y para vivir en su alabanza; y además, Dios tenía preparado un designio secreto para ellos: servir al hombre y ayudarle a alcanzar su destino. Como seres personales, tienen racionalidad y libertad, si bien su racionalidad es mucho más perfecta que la nuestra al ser seres espirituales. De entre estos ángeles hubo algunos que concibieron envidia del hombre (Sab 2, 24) y en lugar se servirle, le tentaron para hacerle caer; éstos ángeles, al usar su libertad para desobedecer a Dios, se corrompieron a sí mismos y se “convirtieron” en demonios.
2. Por tanto, los demonios no son mitos ni metáforas ni personificaciones del mal. No es cierto que el Señor hablase de los demonios adaptándose a la mentalidad de su época, puesto que en muchísimas cosas Jesús se salta la mentalidad de su época e introduce conocimientos nuevos. No es cierto que las manifestaciones diabólicas del Evangelio sean simbólicas ni casos de enfermedades que en la época se asociaban con el demonio, puesto que las acciones exorcísticas de Jesús en esos casos con claras, y Jesús no “finge” echar demonios, puesto que entonces nos estaría engañando y haciendo creer cosas que no son ciertas. Además, la existencia del demonio y su actuación están patentes en la vida de la Iglesia, que tiene un ministerio propio para erradicar la actuación del mal, que cuenta con muchísima experiencia, y no sólo en el cristianismo.
3. Los demonios son seres espirituales, en cierto sentido superiores a nosotros, pues no están atados al tiempo y al espacio ni a sus leyes como lo estamos nosotros, y además son más inteligentes que nosotros. Existen verdaderamente y actúan en el mundo. Dios, que es bueno y no retira el ser a las criaturas, les mantiene en la existencia por amor, puesto que no se arrepiente de nada de lo que ha creado (Sab 11, 24). Al estar en esta creación, pueden influir en el mundo, y Dios permite su acción porque no puede frustrar su plan de amor, e incluso contribuye a manifestar de un modo más pleno su amor y su gloria.
4. Parece haber un demonio superior, al que la Escritura llama Satanás, que significaría “el acusador”, pero no es el único. No sabemos el número de demonios que existen, si bien la Escritura menciona a algunos como Azazel, Asmodeo o  Legión. Del mundo demoníaco en sí muchos demonólogos tratan de enseñar, pero en el mundo del enemigo es difícil adquirir certezas, puesto que es el padre de la mentira (Jn 8, 44).
5. El enemigo tiene tres modos de influir en la realidad.
a. Tentación. La Sagrada Escritura nos cuenta que la tentación en el hombre puede provenir del demonio, que le sugiere y le influye para hacerle desobedecer la voluntad de Dios, como vemos en el relato de Adán y Eva (Gn 3, 1), y aún más claro en las tentaciones de Jesús en el desierto (Mt 4, 1). Sin embargo, la Tradición cristiana nos enseña que la tentación no proviene sólo del demonio. También puede provenir de uno mismo, o de otros seres humanos. Efectivamente, Satanás no fue tentado por nadie, sino por sí mismo; del mismo modo nosotros podemos ser tentados por él, por nosotros mismos y por los demás. La tentación se vence con la ayuda de la gracia; y si se lleva a cabo y deviene en pecado, se erradica a través del Sacramento de la Confesión.
b. Posesión. Uno o varios demonios pueden enraizarse en el cuerpo de una persona, “poseyéndola”. Sobre este tema las películas han hecho más daño que bien. En principio, para que un demonio entre, es necesario “abrirle la puerta” mediante el satanismo o algún tipo de magia o invocación de fuerzas [1]. Si una persona queda poseída, no va por la calle dando gritos y mordiendo a la gente; puede vivir una vida normal, y no es en nada diferente a las demás, pero puede comenzar a experimentar fenómenos extraños o una serie de sensaciones que le hacen sospechar que algo pasa. El único modo de conocer si una persona está poseída es realizando un exorcismo, en el cual sí que pueden darse signos de la presencia del mal en la persona. La posesión se erradica, pues, con una o varias sesiones de exorcismos.
c. Influencia. El enemigo puede influir en cosas, personas, animales o lugares, manifestando de algún modo su presencia a través de presencias, ruidos, olores, movimientos, etc. Su objetivo es inquietar, infundir temor y alejar de Dios, pero habitualmente consigue lo contrario.
i. Infestación. El enemigo puede poseer o habitar un lugar, o un animal. A través de una bendición, o en casos más graves de un exorcismo puede ahuyentarse su presencia.
ii. Opresión. El enemigo influye en la persona, o a su alrededor, haciendo cosas “extraordinarias”.
iii. Obsesión. El enemigo puede influir en los pensamientos introduciendo pensamientos negativos para causar mal a la persona o hacerla pecar.
El influjo se puede erradicar también con el exorcismo, pero una oración de liberación puede liberar perfectamente a una persona de un influjo; en la oración de liberación, que puede hacer un sacerdote o incluso un laico, el ministro jamás puede dirigirse al demonio (cosa que está reservada al exorcismo), sino que debe dirigirse a Dios para que en el nombre de Jesús libere a la persona afectada.
La más peligrosa de las tres maneras de actuar no es la posesión, como puede parecer de primeras, sino que es la tentación, porque ella nos puede llevar a pecar, a desobedecer a Dios y si no nos convertimos, a la infelicidad y la condenación. La posesión no conduce al infierno, ni siquiera al pecado, al igual que la opresión. A mi me gusta decir que son fuegos artificiales, cosas que el enemigo en su rabia hace para quitarle el protagonismo a Dios y para meternos miedo, de modo que nos alejemos de Dios. Pero la mayor parte de las veces su actuación lo que produce es precisamente que nos acerquemos a Dios.
6. El demonio no es igual a Dios, es una criatura suya. Los cristianos no creemos en dos fuerzas iguales enfrentadas. Jesucristo derrotó absolutamente al demonio, y nos da el poder de vencerle a nosotros, si creemos en él. El demonio tiene el poder que nosotros le damos, y la victoria está en nuestras manos. La manifestación de su poder sólo sirve para que nos acerquemos más a Dios y para que comprobemos su poder absoluto sobre el mal, que no puede resistir el Nombre de Jesús y tiene que someterse, estremecerse y huir.
7. Pero entonces, si el Enemigo sabe que su actuación contribuye al plan de salvación de Dios y a manifestar su poder, ¿por qué actúa? ¿por qué no permanece oculto? Tenemos que recordar que es un ser que se ha corrompido en su esencia, y por lo tanto, está a merced de sus pasiones, y su inteligencia está nublada por su odio. Por lo tanto, no puede evitar entrar cuando ve una puerta abierta y hacer daño, aunque sepa que a la larga le va a hacer sufrir y va a contribuir al bien del hombre; es como un niño caprichoso o un hombre dejado a sus pasiones, que simplemente se deja arrastrar sin importarle las consecuencias de sus actos.
Desde aquí podemos responder a las preguntas que se han formulado.
- Se manifiesta, como hemos dicho, a través de la tentación, la posesión o el influjo.
- Él no elige gente que le sirva, sino que hay personas que se ponen a su servicio para conseguir algún tipo de beneficio que él les pueda conseguir, puesto que es el príncipe de este mundo (Jn 12, 31; Jn 14, 30; Jn 16, 11). Son las personas que se introducen en el satanismo o venden su alma al diablo; pueden conseguir algún beneficio durante un tiempo, pero al final el enemigo les arrebatará todo lo que pueda, puesto que no hay compasión en su corazón.
- Sí que hay personas que reconocen el daño que les ha hecho recurrir a Satanás y se arrepienten, más de las que creemos. Esas personas acaban en un exorcista y muchas veces convertidas. Hay muchísimos casos, pero no son públicos. Al final la experiencia del mal te lleva a Dios, y la del odio a la del amor. El demonio no puede borrar el deseo de Dios del corazón de nadie.
- Respecto a si su influencia puede llegar a desaparecer, para ser exactos hemos de decir que sólo con el paso a la vida verdadera del cielo desaparecerá la influencia del demonio sobre nosotros, cuando será encadenado y arrojado al abismo (Ap 20 y 21). Un persona poseída puede liberarse de esa posesión por un exorcismo, pero debe llevar después una vida de fe, para evitar que el enemigo vuelva a entrar (Mt 12, 43).
- No puede desaparecer del mundo, puesto que el Señor no odia nada de lo que ha creado: "Amas a todos los seres y no odias nada de lo que has hecho; si hubieras odiado alguna cosa, no la habrías creado. Y ¿cómo subsistirían las cosas, si tú no lo hubieses querido? ¿Cómo conservarían su existencia, si tú no las hubieses llamado?" (Sab 11, 24 - 25).
- No es que pueda poseer a una persona a ratos, sino que si está dentro, lo está, aunque no siempre se manifieste; y una vez que ha salido, en principio si la persona lleva una vida de gracia, no puede volver a entrar.
- Dios no nos preserva de su acción porque sabe que contribuye a nuestra salvación. La acción del demonio no nos quita libertad, son nuestros actos los que nos quitan libertad. La tentación además, como hemos visto, puede provenir de nosotros mismo o de los demás.
- Son varios, aunque no sabemos cuántos.
- Él no quiere reinar, “sabe que le queda poco tiempo” (Ap 12, 12). Él sabe que está condenado, no busca reinar, no es feliz, ha elegido la tiniebla, el odio y la tristeza. Él no piensa que el mundo se autodestruiría, porque sabe perfectamente que Dios ya le ha vencido y que su victoria se manifestará plenamente tarde o temprano; simplemente, no puede resistirse en su odio y desesperación, y por eso hace el mal, aunque sepa que al final su actuación contribuirá a la salvación del hombre y a la gloria de Dios.
Hablo del demonio porque me han preguntado, pero no pretendo hacerle publicidad. Dios es quien merecer ser anunciado, alabado y adorado, y sólo Dios es el centro. Si hablo del enemigo, es para que conozcamos su existencia y su modo de actuación; para que seamos conscientes de que tenemos un enemigo y conozcamos las estrategias para vencerle.
En  este link encontraréis un documento de la Congregación para la Doctrina de la Fe sobre la demonología: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19750626_fede-cristiana-demonologia_sp.html .
En el libro Jesús está vivo de el Padre Emiliano Tardif se habla sobre el carisma de sanación y el de liberación: http://www.reinadelcielo.org/estructura.asp?intSec=5&intId=58 .
En este link encontraréis una artículo al final del cual están los números de introducción al ritual de exorcismos, que explican la naturaleza de este fenómeno: http://www.corazones.org/diccionario/exorcismo.htm .
Aquí encontraréis otro documento de la Congregación para la Doctrina de la fe sobre las oraciones de liberación: http://www.vatican.va/roman_curia/congregations/cfaith/documents/rc_con_cfaith_doc_19850924_exorcism_sp.html .
Y aquí encontraréis una carta escrita por los obispos norteamericanos sobre el fenómeno del Reiki: http://info-ries.blogspot.com.es/2009/05/documento-de-los-obispos-de-eeuu-sobre.html?m=1 .

[1] El recurso a la magia, hechicería, brujería, conjuros, curandería, maleficios, quiromancia, horóscopos, médiums, güija, adivinación, esoterismo, energías, reiki, piedras energéticas, y otras muchas invocaciones de fuerzas que no son Dios constituyen una puerta abierta al enemigo, y están causando cada vez más problemas de tipo demoníaco.

  Jesús María Silva Castignani