10 abr. 2014

Magia, maleficios y espiritismo.

 Exodo 7, 6-12

6 Moisés y Aarón realizaron exactamente lo que el Señor les había ordenado.
7 Cuando se entrevistaron con el Faraón, Moisés tenía ochenta años, y Aarón, ochenta y tres.
Aarón y los magos de Egipto
8 El Señor dijo a Moisés y a Aarón:
9 «Cuando el Faraón les pida que hagan un prodigio, tú le dirás a Aarón: «Toma tu cayado y arrójalo delante del Faraón; y el cayado se convertirá en una serpiente»
10 Moisés y Aarón se presentaron entonces ante el Faraón e hicieron todo lo que el Señor les había ordenado. Aarón arrojó su cayado delante del Faraón y de sus servidores, y el cayado se transformó en una serpiente».
11 El Faraón, a su vez, convocó a los sabios y hechiceros; y los magos de Egipto, valiéndose de sus artes secretas, hicieron otro tanto.
12 Cada uno arrojó su bastón, y estos se transformaron en serpientes; pero el de Aarón devoró a todos los demás.

Por otro lado...



Según el pensamiento mágico existen fuerzas en la naturaleza que pueden ser captadas a través de rituales y utilizadas para el bien o para el mal.
En los últimos años ha ido ganando campo el pensamiento mágico, el que puede ser caracterizado por el convencimiento personal de la existencia de una serie de fuerzas en la naturaleza, susceptibles de ser captadas a través de rituales que permitirían direccionarlas en beneficio o detrimento de las personas.

No se trata de grupos definidos y estructurados en general, sino más bien de la difusión del recurso habitual a ‘parapsicólogos’, ‘videntes, ‘sanadores’, ‘adivinos’, ‘chamanes’, capaces de ‘ver’ lo que suele estar oculto a los ojos del vulgo, realizar o destrabar trabajos, preparar conjuntos, talismanes y pociones, etc.

Este fenómeno tiene algunas manifestaciones que podríamos considerar como ‘culturales’, tales como el uso de cintas rojas en la muñeca para evitar la envidia; pero también puede tomar características más estructuradas cuando van de la mano de personas supuestamente dotadas de ‘dones’ que les permiten ofrecer sus ‘servicios’ a quienes los requieran, aprovechando un cierto espíritu supersticioso.

En este sentido, y ante la confusión que estas ofertas y prácticas provocan, es conveniente tener en cuenta:


  • Que la posibilidad de manifestaciones que pueden parecer no comunes (tales como predicciones, hipnosis, capacidad de influenciar, etc.), no requiere de suyo la apelación a una calificación sobrenatural para poder explicarlas.
  • Que muchas de estas manifestaciones o fenómenos se pueden explicar suficientemente a través de la sugestión individual o colectiva, que puede ser directamente querida y provocada por quien lo conduce, o provocada incluso involuntariamente.
  • Que el hecho de que la ciencia no pueda dar una explicación acabada de un fenómeno no indica su carácter preter o sobre natural, sino simplemente nos señala uno más de los límites de la ciencia, los cuales hemos de aceptar con humildad.
  • Que ante el deseo de buscar una explicación, ha de apelarse primeramente a las explicaciones de orden físico, luego a las de orden médico, luego a las de orden psicológico, y solo entonces a las de orden sobre humano. Pero aún en este último supuesto, no quiere decir que sean necesariamente referidas a Dios.
  • Que el demonio obra más habitualmente a través de la tentación y la seducción, que utilizando recursos extraordinarios. No debe adjudicarse a la acción del maligno, lo que puede ser simplemente explicado a través de la libertad y la debilidad del hombre.
  • Que un cristiano en Gracia de Dios, no tiene motivo para tener ningún ‘trabajo’ o ‘brujería’, ya que en él está presente el mismo Señor. La mejor prevención contra los maleficios es la confesión frecuente.
  • Que Dios obra ordinariamente en el mundo, conduciendo la historia a través de los hombres y mujeres sencillos que son fieles a su llamado de Amor; las intervenciones extraordinarias, tienen lugar solo extraordinariamente, y por lo tanto no debe darse un carácter extraordinario a lo que podría explicarse de un modo más sencillo.

    Algunas Consideraciones

    Desdichadamente, la falta de formación y un cierto espíritu supersticioso que anida en el corazón de todo hombre, hace que muchos cristianos aún piadosos acudan a prácticas mágicas o adivinatorias en algunas circunstancias. En este punto es conveniente recordar lo que señala el Catecismo de la Iglesia Católica al respecto (n. 2116-2117).

    "Todas las formas de adivinación deben rechazarse: el recurso a Satán o a los demonios, la evocación de los muertos, y otras prácticas que equivocadamente se supone ‘desvelan’ el porvenir" (Cf. Dt 18,10; Jr 29,8).

    La consulta de horóscopos, la astrología, la quiromancia, la interpretación de presagios y de suertes, los fenómenos de visión, el recurso a ‘médium’ encierran una voluntad de poder sobre el tiempo, la historia y, finalmente, los hombres, a la vez que un deseo de grajearse la protección de poderes ocultos. Están en contradicción con el honor y el respeto, mezclados de temor amoroso, que debemos solamente a Dios.

    "Todas las prácticas de magia o de hechicería mediante las que se pretende domesticar potencias ocultas para ponerlas a su servicio y obtener un poder sobrenatural sobre el prójimo – aunque sea para procurar la salud -, son gravemente contrarias a la virtud de la religión. Estas prácticas son más condenables aún cuando van acompañadas de una intención de dañar a otro, recurran o no a la intervención de los demonios. Llevar amuletos es también reprensible.

    El espiritismo implica con frecuencia prácticas adivinatorias o mágicas. Por eso la Iglesia advierte a los fieles que se guarden de él. El recurso a las medicinas llamadas tradicionales no legitima ni la invocación de las potencias malignas, ni la explotación de la credulidad del prójimo."


  • Se me olvidó comentar como final, que hay las causas físicas que conocemos, no hay capacidades extraordinarias, todo lo "raro" viene del mundo espiritual. Por ejemplo el poltergeist seria una acción espiritual, y veríamos su efecto físico, pero el demonio podriatratar de hacer pensar a esa persona que aquello es una capacidad suya.

    Usa ese pequeño poder para engañar seducir y adoctrinar falsamente.

    5 comentarios:

    Leo Plaza dijo...

    Si bien es cierto que la mayoría de las veces se trata de sugestión o de capacidades del ser humano desconocidas por la ciencia, muchos exorcistas, entre ellos el Padre Gabriel Amorth, reconoce la existencia de los maleficios y su acción real sobre las personas, incluso en estado de gracia. Esto es algo que en cada caso particular debe discernirlo un sacerdote debidamente preparado, ya que mucha gente padece grandes sufrimientos por esta causa, con el agravante de que se les dice que es culpa de su propia sugestión, haciéndo con esto su estado aún más lamentable.

    Foro sobre Exorcismo dijo...

    Hola, Leo,

    Disculpa, ya verás que he realizado un comentario al final del post, se me olvidó hacer esa aclaración para descartar alguna apreciación que se hace en el post, y trata de dar por buena alguna creencia, falsa totalmente de que el ser humano tenga calacidades por descubrir.

    O son dones de Dios, o ayuda del demonio, pero nada extra pertenece a la persona.

    Ese tipo de afirmaciones, suelen estar dentro de doctrinas de demonios, para engañar, confundir y malguiar.

    Esas enseñanzas de "desarrollo" suelen ir casualmente acompañadas de la idea de que Dios no es necesario... en fin, que ya me entiendes, donde no está Dios, está el demonio.

    bellator dijo...

    EXACTO!El ser humano no tiene ningun poder, toda capacidad viene de Dios, y luego si tienes fe, si esta en la voluntad de Dios, esa persona podra desarrollar esa capacidad.

    Ejemplo:Todos los jugadores de futbol saben jugar y se entrenan, pero solo unos pocos tienen el don , si ademas se entrenan (esfuerzo y fe) pueden ser profesionales...No todos por mucho que esfuercen seran como Messi, y Messi probablemente nunca sera Papa,o campeon mundial de ajedrez.

    Es Dios el que nos da a todos las cosas buenas.

    Lo que no viene de Dios, hay que rechazarlo, ya que sabemos que incluso en este mundo hara mal.

    Sabemos que todo lo que un cristiano hace bueno,afecta al resto de la Iglesia,y lo que es malo tambien.

    En el esoterismo es facil de ver esto ya que la persona que lo practica y/o su entorno ya pagan las consecuencias en esta vida.

    Johny Stiven Orozco, L.C. dijo...

    Padre disculpe, pero me ha surgido una pregunta: ¿Cómo dar a explicar a una perdona, no creyente en el catolicismo, que estas prácticas como el recurso a ‘médiums’, la invocación de muertos… no son practica convenientes? Me imagino, que tendremos que partir de su creencia, luego ver el deseo de religiosidad y sus intenciones en estas prácticas. No sé si puede dar alguna directriz al respecto.

    Foro sobre Exorcismo dijo...

    Hola, Johny,

    Hay que hablarles claro, y comentarles que realizar esas prácticas abren las puertas del mundo espiritual hacia nosotros, por lo cual los demonios vienen y se hacen notorios.

    Por mínimo que creen en la via espiritual (por eso practican espiritismo)sabrán entender los peligros que usted le/s comenta, tengan la fe que tengan.

    También le/s puede añadir, que el pecado se comete, y que aunque se haga de buena fe, las puertas al mal, las abren, por tanto, es peligroso, y pueden obtener unos resultados en su persona nada agradables de conllevar.

    Después que usted les haya advertido, ya ha hecho lo correcto, apartese de esa/s persona/s si siguen haciendo esas prácticas, y eso sí, a todo aquel que tenga problemas y le pregunte, aconsejele cristianamente.

    Nosotros advertimos, algunas personas escuchan y siguen los consejos, y otras no, eso depende de la voluntad libre de las personas, pero toda acción provee de una reación con sus consecuencias.

    Dios le bendiga, hermano.