27 feb. 2014

Ghislain Roy y el peligro del yoga

No existe el Yoga cristiano; sus posturas son de divinidades Hindúes y pueden infestarnos.


Que sacerdotes y laicos se abran al Espíritu Santo para acoger y vivir sus dones y carismas, que traen sanación y liberación, es una prioridad del sacerdote Ghislain Roy. La influencia del demonio en nuestro mundo desde la Nueva Era, los ídolos, determinada música y mucho de lo que vemos son parte de los temas que aborda en esta entrevista.

Este sacerdote canadiense que predica retiros de liberación a laicos y sacerdotes por el mundo, discípulo del también sacerdote Emiliano Tardiff, es directo y desafiante en el diálogo. Su mensaje es claro. Este hombre de Dios advierte que… quien no está con Cristo, desparrama y así, por ignorancia o en conciencia, colabora con el demonio.

- Padre Ghislain, usted conoció mucho al sacerdote Emiliano Tardiff, ¿Cómo es que usted empezó a ejercer el ministerio de sanación y liberación luego de conocerlo?
- El padre Emiliano Tardiff fue sanado de una tuberculosis y después de esta experiencia, él se abre a la Renovación Carismática. Estuve con este sacerdote en varios de sus retiros y asistí a su funeral en República Dominicana. Fueron momentos fuertes e importantes porque ver a alguien que ejerce los dones y carismas nos hace querer tenerlos. En su funeral, en fe, simplemente le dije: “Padre Emiliano, si tiene algún don que me quiere dejar, lo acojo”. Así fue como poco a poco, empecé a ejercer este ministerio de sanación y liberación. Ya lo hacía antes, pero comencé poco a poco. El carisma se desarrolla cuando se le ejerce. Luego empecé a ir a España, Italia, Costa Rica y ahora a Chile a predicar retiros.

- ¿Por qué no hay más padres Tardiff hoy en día?
- Porque no hay bastantes sacerdotes que deseen tener esos carismas. Se piensa que están reservados para los carismáticos, sin embargo todo presbítero puede serlo. El Señor quiere regalar los carismas a sus sacerdotes para las necesidades de la Iglesia como en los retiros que estamos haciendo para ellos en Chile. La forma en que se organizan, permiten que los sacerdotes oren unos por los otros. Es al practicar, que uno desarrolla ese gusto. En el momento de la adoración al Santísimo, todos los religiosos fueron visitados por el Señor en sus necesidades de sanación física. Cuando se le toca el corazón a un sacerdote, éste se da cuenta de que Jesús puede ir a tocar a otras personas, entonces empieza a pedir al Señor los carismas, a ejercerlos e imponer manos. Muchos presbíteros vinieron para que les impusieran las manos y pidieron el carisma de liberación. El deseo de tener esos carismas viene cuando se ve a otros sacerdotes ejercerlos.

- ¿No es entonces por falta de fe?
- Tiene que estar el deseo del carisma, de imponer manos. Hace veintiocho años que soy sacerdote y desde entonces que voy a encuentros entre presbíteros. Siempre nos preguntamos qué debemos hacer para evangelizar y les digo que necesitamos empezar a realizar lo que hace Jesús. En el Evangelio de San Marcos 16, 16-18 el Señor dice que a quienes hayan creído en su nombre, entre otros, los acompañarán estos signos: expulsarán espíritus malignos y sanarán a los enfermos. Si empiezas a hacer lo que hace Jesús, ya no tendrás que preguntarte cómo evangelizar; la gente vendrá en abundancia y ni siquiera tendrás que ir hacia las personas, serán éstas las que vendrán buscando sanación. Porque cuando la Iglesia ya no ofrece la sanación, la gente se va hacia la Nueva Era buscando sanarse.

- Por el bautismo somos sacerdotes profetas y reyes, ¿Estamos todos llamados a obrar esos prodigios que dice el Señor en San Marcos? Porque Jesús dice que a quienes creen los acompañarán esos signos…
- Sí, no está reservado sólo a los sacerdotes porque el Señor añade que quienes hayan creído los acompañarán esos signos. Sin embargo, los sacerdotes están llamados en primer lugar, para dar ese ejemplo.

- Padre Ghislain, vivimos en un mundo donde hay mucha confusión. ¿Cómo discernir lo malo que a veces se presenta como bueno? ¿Cómo prevenir para no abrir las puertas al demonio?
- Lo primero es la oración, luego informarse sobre todo los temas de ocultismo en el mundo: yoga, reiki, prácticas orientales, etc. Cuando oramos debemos estar a la escucha del Espíritu Santo en nuestro corazón. Cuando algo no es de Dios, nos atormenta por dentro y si nos da cierta paz, no es duradera. El discernimiento viene de la Palabra de Dios, de la oración y de un buen director espiritual que esté capacitado, porque también hay sacerdotes que están en la confusión: practican yoga, usan piedras energéticas o Flores de Bach, e incluso algunos creen en la reencarnación.

- ¿Por qué el demonio está presente en las prácticas de la Nueva Era? ¿Y cuáles son más peligrosas que otras?
- A menudo las prácticas orientales se vuelven hacia divinidades e ídolos. Cada vez hay más personas que invaden sus casas con budas, máscaras africanas, ídolos, divinidades hindúes. En el 2006 fui a la India con un grupo católico, después de quince días me sentía tan oprimido que -aunque el viaje era por 3 semanas- me volví antes. Todas estas prácticas se vuelven hacia divinidades, como en el caso del yoga. No existe el yoga cristiano, como un modo de relajarse sólo físicamente. Las posturas del yoga, son de divinidades hindúes y… abren la posibilidad de infestarnos con lo oculto.

Como decía el padre José María Verlinde que estuvo veinte años en la India, si dices a un hindú que haces Yoga para relajarte -sin incluir la religión-, él se va a mofar de ti porque sabe que en la práctica del Yoga, a través de las posturas adoptadas, está la práctica de la religión. Se necesita discernimiento.

Por ejemplo, en la acupuntura no se trata sólo de recibir unas agujas, hay que ver quién te las pone. ¿Esa persona hace prácticas ocultas? Si ve los médiums y después practica la acupuntura, transmite lo oculto a través de los dedos. Lo mismo sucede con el reiki, una práctica oriental donde se trata de utilizar la energía cósmica. Algunos se vuelven médiums del reiki y manipulan la energía como forma de sanación; pero detrás de esa energía se esconde nuevamente lo oculto, porque de la manera en que se practica el reiki, se abren las puertas al demonio. En un congreso de exorcistas, realizado en Roma el año antepasado, dos personas dieron testimonio que habían sido liberadas del demonio del reiki.

- ¿Qué son los chacras?
- Los adeptos plantean que son siete puntos de energía en el cuerpo. Lo importante es no hacer prácticas orientales porque muchas se vuelcan a ídolos y divinidades. Un médico español que había estado en los templos hindúes se dejó marcar con signos por sacerdotes hindúes. En uno de mis retiros tuvo una manifestación y aunque ha tenido varios exorcismos, aún está poseído por el diablo. No sólo nos volvemos entonces hacia una estatua de piedra; detrás de esos ídolos y divinidades se esconden los demonios. Lo mismo sucede con la Tabla Ouija que es el nombre de un demonio al que se invoca; sin embargo la gente generalmente no lo sabe. Un sacerdote tuvo que ir a bendecir una casa donde se jugaba con la Tabla Ouija, ya que ahí había todo tipo de manifestaciones diabólicas.
- ¿Qué diría a una persona que tiene un buda en su casa sólo como decoración?
- Que lo saque rápidamente de su casa. ¡Cómo podemos ser cristianos y acoger ídolos en nuestras casas! Nuestra fe está en Cristo Jesús. Aunque veamos al buda como una simple decoración, en cuanto tenemos en nuestra posesión uno de esos objetos, de alguna manera estamos diciendo que creemos en ellos. Detrás de cada ídolo se esconde un demonio, si acoges a un buda puede ser que ese objeto esté infestado. Se pierde la paz del hogar, se duerme mal, las parejas se pelean o los niños ya no se sienten cómodos en casa porque la llenamos con ídolos y divinidades.

- ¿Qué pasa con objetos antiguos o que son de origen animista?
- Hay que coger esos objetos, meterlos dentro de una bolsa de plástico, sacarlos de la casa y observar luego cómo es el clima dentro de la casa. Cuando estuve en Montreal a principios del año antepasado, fui a ver a un matrimonio que hacía reiki, tenía libros sobre éste, máscaras africanas, etc. Cogimos todos los objetos dudosos que había, los pusimos en una bolsa y los sacamos de la casa. La pareja, que venía conmigo, comentó acerca de la diferencia de clima que había en la casa, se sentía más paz. No debemos dejar entrar en nuestras casas cualquier cosa. En la Palabra de Dios, cuando san Pablo evangeliza, invita a las personas a echar fuera los ídolos y todo lo que pertenece a éstos, para que acojamos sólo a Jesús. En la Escritura dice que el Creador es un Dios celoso y si decimos que pertenecemos a Jesús, debemos mantener nuestra casa limpia de idolatría y divinidades.

- ¿Qué influencia puede tener el demonio en la música?
- En los años 80 muchos grupos de música como Kiss, Rolling Stones, Led Zeppelín, etc. se consagraron al diablo. Kiss significa king in service satan, rey al servicio de Satanás. En aquel momento se hablaba de la música subliminal: al poner los discos duros al revés, se oía “amo a Satanás, me entrego a Satanás”, etc. Eso ya no existe hoy, ahora en la música explícitamente te llaman a la violencia, a volverte hacia el demonio, a rebelarte contra los padres y también a suicidarse.

Otro ejemplo es Lady Gaga, ella consiguió el poder y la fama en muy poco tiempo, ¿Cómo lo consiguió de esta manera? Podemos pensar que ella se abrió a lo oculto. Hizo una canción que se llama Judas y en ésta es al demonio Judas al que se invoca. La letra de la canción dice que si tuviese al apóstol Judas delante de ella, le lavaría los pies y se los secaría con el cabello. Una de mis sobrinas escuchaba esta canción y se convirtió en una obsesión: repetía Judas, Judas, Judas; no era capaz de liberarse de esta invocación. Fue necesario orar especialmente para que el Señor la liberara de esta obsesión. Esto nos hace ver que hay mucha música que está infestada de forma diabólica: los jóvenes cambian de comportamiento, se rebelan contra los padres, contra la fe y contra todos los valores.

En uno de sus mensajes la Virgen dice que en general, los jóvenes están muy infestados a causa de la música satánica que oyen, porque muchos de los grupos se han vendido al diablo por la gloria en este mundo.

- ¿Qué sucede con lo que vemos: televisión, películas, pornografía, etcétera?
- A través de las películas de horror y de magia, de los programas de televisión de espiritismo y astrología, los demonios entran por los ojos de quienes los ven para atarles interiormente. En la pornografía sucede exactamente lo mismo: entran los demonios de impureza y atan por dentro a la persona que después no se puede liberar de la pornografía. Tenemos que cuidar nuestros ojos, estando vigilantes de lo que vemos.

- ¿Y las películas de Harry Potter?
- Me obligué a ver las películas de Harry Potter para entrar en un discernimiento, porque son los niños quienes las ven. Harry Potter usa la magia blanca para hacer el bien, lo que no puede ser. No podemos usar al diablo que está en la base de las prácticas ocultas para hacer el bien.

En Canadá hemos quitado la religión de los colegios y ahora se ofrecen cursos de magia como los de Harry Potter. Estas películas han desarrollado el querer practicar magia. En una de mis parroquias, después de ver una de esas películas, algunos jóvenes se fueron a un cementerio para tratar de buscar el cráneo de una persona: habían oído que reducirlo a polvo y mezclarlo con algo les podía dar un cierto poder. Estas películas tuvieron como meta potenciar el ocultismo para que los jóvenes quisieran practicar la magia. El Catecismo de la Iglesia Católica dice que ninguna magia es buena: la negra y la blanca son igual de malas.

Si la gente ora, tiene amor a Jesús y busca el bien, el Espíritu Santo la inspira para alejarse de todo lo oculto. Las personas (vinculadas a lo oculto) quedan atormentadas, tienen angustia y se les quita la paz. Si aprendiesen a estar a la escucha del Espíritu Santo rechazarían esas cosas, pero muy a menudo lo que hacen es razonar: “debo de estar cansado, hoy no me siento bien”.

Hoy la gente se echa en las manos de cualquiera sin preguntarse jamás quién es esta persona, qué es lo que hace, cómo vive. Después por esta falta de prudencia, no es de extrañar que haya mucha gente infestada.

- ¿De qué manera actúa el demonio en una persona?
- Actúa de 4 formas principalmente:

1.Posesión diabólica, donde la persona está poseída por el enemigo. ¿Por qué está así? Puede ser por: maleficio; o sus padres la consagraron a Satanás cuando nació; se entregó a él; o tuvo practicas ocultas no confesadas, que dejaron puertas abiertas al demonio

2.Vejación diabólica: Si la persona se enferma sin razón, de una manera misteriosa y sin explicación de la medicina, puede ser una señal de vejación; también cuando se tienen accidentes repetidos o cuando a nivel económico hay cosas que te impiden continuamente salir adelante. Se toma en cuenta la posibilidad de la vejación cuando son situaciones que se repiten. En las Sagradas Escrituras, Job tuvo una vejación diabólica que le tocó su persona, familia y bienes.

3.Obsesión diabólica: La persona puede estar obsesa con cosas impuras, con pensamientos negativos o de blasfemia de los que no se puede liberar. Aquí el demonio actúa sobre el pensamiento porque la persona ha abierto puertas.

4.Infestación: En las casas y otros lugares hay ruidos, manifestaciones extrañas o no hay paz.

- ¿Qué diría a las personas que no creen en la existencia del demonio?
- Quienes tienen dificultad para creer en el demonio, también la tienen para creer en Dios. Si tu fe es verdadera te lleva a creer lo que hay en el Evangelio, Jesús vino para salvarnos del demonio. En el momento del bautismo y de la confirmación renunciamos a Satanás, que es el autor del pecado y del mal. Si no se cree en la existencia de éste, ¿para qué ha venido Jesús a salvarnos?

-¿Cómo podemos los cristianos mantener las puertas cerradas?
- Con la oración, el rosario, la eucaristía, la adoración eucarística, el sacramento del perdón regular y también con el ayuno porque hay demonios que sólo se expulsan con el ayuno.

- ¿Qué diría a quien sin saberlo ya abrió las puertas al enemigo y se infestó?
- Que además de las recomendaciones anteriores, utilice los sacramentales: sal, agua y aceite exorcizado; que lleve el rosario, porque lo dice la Virgen, y la medalla de san Benito exorcizada. A veces también es aconsejable beber agua exorcizada. Con estos medios, cuando se está en un caminar verdadero de fe, en general la persona se libera. También podría ser necesario que pida un ministerio de liberación hecho por un sacerdote, pero no todos los sacerdotes lo hacen porque hay algunos que tampoco creen en la existencia del demonio.
- ¿Padre Ghislain cree que hoy existe más presencia del demonio e infestación que hace 50 años?
- Voy a diferentes países y me doy cuenta de que cada vez más, el mundo está infestado, a causa de la disminución de la fe que es global. Estamos en la apostasía, no hay que olvidar esto. Cada vez los países y los gobiernos rechazarán más a Dios y todos los símbolos religiosos. Jesús se queda sólo donde es acogido y cuando la gente lo rechaza, él se retira. ¿Y cuándo Jesús se retira, quién toma su lugar?

- ¿Cómo no caer en un estado de pánico que ve al demonio en todas partes?
- Desde hace años que no se hablaba del demonio y ahora de pronto, empezamos a oír acerca de él y aunque sea un poco, parece que ya es demasiado. El Papa Pablo VI dijo en noviembre del 1977, que el primer combate de la Iglesia es aprender a defenderse del demonio. La formación que recibimos en teología en los seminarios tiene una laguna; los jóvenes sacerdotes no están formados para este combate: tienen miedo, no saben cómo reaccionar o también niegan la existencia del demonio que es dogma de fe.

- ¿Algo más que le gustaría agregar?

- A pesar de todo lo que podamos ver, es Jesús quien tiene la última palabra porque ya ha vencido. No hay motivo para temer porque el espíritu que tenemos no es de miedo. Satanás quiere mantenernos en el miedo y cuando ya nos ha atado a través de éste, puede estar tranquilo porque ya no somos peligrosos para él.

En los retiros hablo acerca de lo oculto, pero al mismo tiempo hablo mucho de la adoración a Dios, de la sanación interior, de las heridas desde el seno materno hasta hoy. En Quebec, hay casas de sanación interior llamadas Cristoterapia o Agapeterapia -con experiencias que duran cinco días- y están siempre llenas. Ahí la gente es sanada y liberada por el Señor.


Artículos relacionados:

Una liberación con el sacerdote Ghislain Roy

Sacerdote canadiense Ghislain Roy.

24 feb. 2014

Sacerdote que libera del esoterismo y ocultismo

Fue un ocultista hasta que comprendió la protección de Jesús.
Este es un testimonio sobre la liberación del ocultismo. El padre Pavol Hucík con tan sólo 38 años es párroco en Bystrany, en una pequeña ciudad de Eslovaquia, donde también recibe regularmente a personas de todo el país que buscan ser “liberadas”

padre Pavol Hucik

El sacerdote – cuyo testimonio fue originalmente publicado en el portal eslovaco Môj Príbeh – lleva este apostolado pegado a su piel… Conoce los sufrimientos y riesgos de las víctimas que atiende, porque también él fue alguna vez un devoto practicante del esoterismo.

LA DICTADURA QUE CAE LA REVOLUCIÓN QUE LLEGA

Pavol, nacido en 1975, fue formado por su familia en los valores católicos. Pero en 1989 los cambios que trajo a su país el fin de la tiranía comunista significada en la caída del Muro de Berlín, impactarían a Pavol. Eslovaquia se llenó de literatura occidental hasta entonces prohibida o inaccesible. Con apenas 15 años, Pavol comenzó a gastar todo dinero que tenía en adquirir y ‘devorar’ esos libros antes prohibidos… meditación trascendental, hipnosis y cuanta literatura esotérica y del ocultismo llegare ante sus ojos.
Como todo joven, irreverente y ávido de nuevas experiencias, una vez hubo aprendido la teoría, decidió ponerla en práctica una noche que, algo aburrido viendo la televisión, departía con amigos.
“Me senté en una esquina cerca de la puerta. Cerré los ojos, y empecé a meditar. No meditaba sobre Dios o las Escrituras. Pensaba en usar las fuerzas del subconsciente para hipnotizar a una amiga que se sentaba a mi lado, cerca de la puerta. No se lo dije a nadie, todo sucedía en mi interior. Después de un rato relativamente largo, abrí los ojos, y vi que mi amiga estaba dormida. Podía ser algo normal, así que la toqué y sacudí para ver si despertaba. Pero no lo hizo, no reaccionaba, estaba en una especie de estado inconsciente. Me asusté y volví a mi sitio, no quería que nadie se diese cuenta. Retomé la concentración, dando la orden contraria, quería despertarla. Por fortuna lo conseguí, y ella despertó”.  
La experiencia, aunque algo inquietante, fue como una droga para el inexperto Pavol… ¡finalmente constataba y palpaba ese enigmático poder!  Quería más y así fue como convenció a la chica, su conejillo de indias, para quedar con asiduidad y practicar con ella la hipnosis. ¡Y funcionaba!

LA SEDUCCIÓN DE QUIEN TEJE LA TELARAÑA

“Después de algunas sesiones - continúa Pavo l-, podía hipnotizarla solo con contar hasta diez. Funcionaba incluso al aire libre, con frío o incluso si ella no quería. Una vez ella no deseaba reunirse conmigo. Simplemente le ordené que viniese. Al día siguiente se presentó, como habíamos quedado, comentando que no pudo controlar sus propias piernas, que, dijo, empezaron a moverse por sí solas”.
Pavol experimentó con varias modalidades de hipnosis: por ejemplo, decía a su amiga que tal día a tal hora entraría en trance, y así sucedía. También la hacía dormir con un casete en el que resonaban sus palabras… y la chica solo despertaba cuando su hermana la abofeteaba.

ROMPIENDO LOS LÍMITES, EL ABISMO SE ABRE

“Cuanto más comes, más hambre tienes”, explica el sacerdote, recordando cuando era esclavo del mal que hoy combate. “Empecé a hacer cosas peores que la hipnosis”. Dice que la lista es larga… Comenzó con “magia blanca” (algo que los documentos magisteriales de la Iglesia y los exorcistas, señalan que es igual de nefasta y contraria a Dios: la magia es, ya un engaño, o una práctica que aleja de Dios; pudiendo incluso ser plataforma para la manifestación demoníaca: no hay magia buena).
Luego Pavol continuaría probando el “magnetismo”, adivinación con un péndulo, el Método Silva (aparente propuesta terapéutica, pero que es denunciada por exorcistas y teólogos católicos porque importa invocación de espíritus que vinculan con el Demonio) y otras similares.
El párroco de Bystrany confidencia que en esa época conservaba cierta inocencia, pues si bien no era un chico devoto y aunque – por la osadía e ignorancia de sus años de juventud – se exponía hasta el límite, aún se consideraba católico. Para él sus avances en las prácticas eran una suerte de “poderes” que Dios podía dar a algunos… como él.
Pero “hice cosas malas como influir a otras personas” [con la hipnosis y el ocultismo] para beneficiarse, reconoce. Como que el profesor no le preguntase en clase, que el revisor no le pidiese el billete… “le hacía creer que ya lo había revisado, cuando la verdad es que iba sin billete”.

DESCUBRIENDO EL ROSTRO DEL MAL… EN SÍ MISMO

El paso siguiente de esta sed por aprender y entrenar “poderes” lo dio experimentando la técnica “Nivel Alfa” de meditación ocultista, que aseguraba poder potenciar la influencia sobre las personas. Pero comprobó que algunas de sus víctimas no podían ser tocadas… pues parecían protegidas por una especie de “contrafuerza”. En su confusión creyó que, como él, también se dedicaban a practicar el ocultismo…
Una noche, todo se aclaró. Intenté rezar estando en Nivel Alfa. No pude hacerlo. Era como pegarte con la cabeza en un muro. Era la misma sensación que tenía cuando no conseguía influir a una persona mediante prácticas ocultistas. Me pregunté qué tipo de poder era ese, que no podía superar. Y entonces, en ni interior, entendí que era el poder de Dios”.
Y este fue el punto de quiebre. Como en un espejo se vio. Atormentado al comprender que había estado caminando al borde de un precipicio contra la voluntad de Dios para su vida pudo finalmente reconocer… “que sufría adicción al ocultismo“.

HACIA LA LIBERTAD

Esa sed por conocer desde los libros, traspasando los límites de su humanidad, que estuvo a punto de embrutecerlo, sería el rasgo de su personalidad que – con una motivación espiritual basada en Dios – le permitiría iniciar su liberación.
Cuando tuvo en sus manos aquél libro de espiritualidad cristiana – “Renovación en el Espíritu Santo”, del teólogo y sacerdote eslovaco Jozef Vrablec (1914-2003) – tuvo la certeza que le llevaría de retorno a Dios. “No era teoría árida, era un libro práctico y apasionado: incluía una oración al Espíritu Santo”. Pavol la rezó.
“En mi alma sentí algo nuevo, hermoso, y liberador. Era algo lleno de vida que me traía un gran gozo… completamente distinto a lo que había experimentado en ejercicios de concentración o en meditaciones de vaciamiento según el yoga o las religiones orientales”, explica.

ELEGIDO Y FORMADO POR DIOS

Alejándose del hombre viejo, “guiado por el Espíritu Santo”, señala él mismo, a poco de cumplir los 18 años entró en el seminario para ser sacerdote y servir a Dios. Aún en el primer año intentó mantener alguna relación con el mundo de lo oculto, pero se apuntó a un curso de Renovación en el Espíritu Santo, donde fortaleció su purificación. Al finalizar los estudios de teología en un gesto auto sanador y como ofrenda de expiación redactó como tesis el tema “La parapsicología desde el punto de vista del cristianismo”.
Sólo cuando fue ordenado sacerdote comprendería que en su sabiduría de misericordia y amor salvífico Dios lo había formado, incluso permitiendo que caminara por la oscuridad. Finalmente así podría liberar a otros sabiendo a conciencia contra quien luchaba en nombre de Jesucristo…
“Dios gradualmente me llevó a este ministerio de liberación. Hoy le doy gracias por todo lo que experimenté y por el hecho de que puedo ayudar a las personas que fueron atrapadas y dañadas por los servicios misteriosos y frugales de la magia y el ocultismo. Cuando estas personas renuncian a las prácticas ocultistas y confían sus vidas a Jesucristo -declara el sacerdote-, sus pesadillas empiezan a desaparecer, dejan de oír voces y ver espíritus, se liberan de presiones internas y de sentimientos negativos”.

21 feb. 2014

Un niño estuvo poseso.

Se había contaminado a través de la Ouija.

Testimonio de una posesión de un bebé en Chile y su posterior liberación por sacerdotes. La historia les fue contada por la familia y los nombres están cambiados por privacidad. El relato también ha sido confirmado por los dos sacerdotes que intervinieron en el exorcismo, cuyos nombres son reales.

ouija

La pareja de Teresa y Roberto tenían tres hijas y anhelaban concebir un varón. Celebraron como un regalo de Dios cuando se supo que Teresa estaba embarazada esperando a Miguel.
Ya en los primeros meses de gestación Teresa sintió que este era un niño especial, porque sin buscarlo empezaron las bendiciones. Estaba en su tercer mes de embarazo cuando el Papa Juan Pablo II llegó a Chile y por el vínculo activo que ella mantenía en la Iglesia, tuvo la oportunidad de estar físicamente muy cerca de él.

“Recuerdo que en un determinado momento el Papa me miró la barriga, sonrió, y me dio una bendición. Me estremecí de emoción, fue muy impactante. Ese mismo año además, dos obispos visitaron mi parroquia. Cada uno de ellos, en fechas distintas, nada más llegar, también me bendijeron el vientre. En algún momento me dije, ¡qué extraño esto!, tantas bendiciones para este bebé…”.

INESPERADAMENTE MIGUEL COMIENZA A PONERSE AGRESIVO

Miguel, confiesa esta madre, “era un niño que emanaba paz” y su bautizo fue celebrado, comenzando así su camino como hijo de la Iglesia…

“Cierto día del año mil novecientos ochenta y nueve me comprometí para colaborar un par de horas en un retiro de oración guiado por unos sacerdotes amigos de nuestro cura párroco. Miguel tenía poco más de un año y como era una salida breve, no vi inconveniente en dejarle junto a sus hermanas al cuidado de una tía, hermana de mi padre, que me ofreció recibirlos aquella tarde”.

Cuando pasó a recogerlos Teresa notó a su hijo muy extraño. “Estaba inquieto, lloraba y lloraba”. Pensó que pronto se calmaría, pero la intranquilidad del pequeño continuó. Pasaban los días y el niño seguía muy llorón y casi no dormía por la noche. Los médicos no encontraban explicación, pero Teresa, por su sensibilidad espiritual captó que “algo” grave ocurría…

Comenzó a ponerse agresivo, especialmente cuando iba con él a misa. Luego de comulgar, teniéndolo en mis brazos… me agredía, mordía mi cara, me arañaba. Violento casi, todo era muy extraño. Me angustiaba no saber cómo ayudarlo, oraba más por él y continuaba llevándolo a misa conmigo. Pero lejos de variar su conducta se iba poniendo más agresivo y más llorón. Entonces yo decía, ¿qué pasa aquí?”

RECURREN A SACERDOTES ESPECIALIZADOS

Fue su cura párroco quien después de la misa se me acercó. ¡Él también se había dado cuenta del cambio repentino de Miguel! y al saber que tampoco los médicos tenían explicación le refirió el nombre y dirección de dos sacerdotes que tal vez podrían ayudarles.

Las distancias en Chile son bastante grandes y aunque estos sacerdotes vivían aproximadamente a tres horas de mi casa, decidí ir a conversar con ellos, el Padre Carlos Aldunate y el Padre Agustín Sánchez. Nada más llegar el Padre Carlos llamó al Padre Agustín y en ese momento el niño, cuando vio a este sacerdote, se puso llorón, llorón, ¡tremendo!, sin control. Me sentí horrible. Sereno, el Padre Agustín me hizo un gesto con la mano para que me acercase, al tiempo que se alejaba un poco; así es que le entregué a mi esposo el niño y fui con él…

«Mira, yo no puedo ayudar en este momento a tu hijo», me dijo. «¿Pero Padre por qué, qué pasa?», repliqué. Y agrega… «Hay algo dentro de tu hijo, pero yo no lo puedo ayudar aún. Piensa Teresa, ¿con quién se quedó tu hijo, a cargo de quién, qué ha pasado en este tiempo? Mira, trata de averiguar y a la hora que sea, el día que tú te enteres, me llamas y lo traes»”.

Con el corazón apretado, muy triste, el matrimonio regresó a su hogar. Al llegar sus hijas estaban esperándolos en la puerta. Apenas se bajaron del auto les preguntaron cómo había ido todo con su hermano. Teresa les contó lo que el sacerdote Agustín Sánchez les había dicho…

“Ese día decidimos acostarnos temprano, tipo nueve y media. Estaba entrando el invierno, ya estaba frío y comenzábamos a dormirnos cuando escuchamos un par de golpes suaves en la puerta de nuestra pieza. Eran dos de nuestras hijas, las mayores… «Mamá, Papá, nosotras sabemos lo que pasó con mi hermano», fue lo primero que dijeron al entrar”…

EL SECRETO DE LO QUE HABÍA SUCEDIDO CON MIGUEL

Teresa y su esposo se incorporaron en un segundo pidiéndoles que se explicaran…

“Nerviosa, una de ellas hizo el relato: «Bueno, ocurre que… ¿te acuerdas ese día cuando ustedes nos dejaron en la casa de la tía porque tenían un retiro y tú nos permitiste invitar a unas compañeras para hacer juntas las tareas?». Asentí, intentando mantener la calma. «Bueno –continuó narrando mi hija-  cuando terminamos los deberes nosotras nos pusimos a jugar… Es que una de nuestras amigas llevaba la tabla de la Ouija, esa con las letras, con el vasito, para hablar con los espíritus… y empezamos a ver si nos resultaba. Estábamos en el comedor, abajo, y pusimos todo ahí en el piso, al lado del calefactor que tiene la tía…».

Poco a poco, algo temerosas, casi arrepentidas diría, fueron narrándome su secreto. Nos dijeron que llevaban pocos minutos con lo de la Ouija y a su parecer todo iba bien, alguien o algo estaba allí, afirmaban.
Pero repentinamente, sin darse apenas cuenta por lo concentradas que estaban en sus preguntas como en las respuestas que iban surgiendo, apareció su hermanito y sin tiempo de reacción para detenerlo, el niño con la inocencia propia de la edad, pasó corriendo por encima del tablero, que estaba en el suelo, desbaratándolo todo.

Sin demora el matrimonio llamó al sacerdote Sánchez quien les indicó que la familia completa fuera de inmediato a verlo.

“Partimos todos y nuevamente, nada más entrar al jardín de la casa de los sacerdotes, mi hijo se puso a llorar, se revolvía en mis brazos, estaba claro que no quería entrar allí, el corazón me dio un vuelco”.

LOS SACERDOTES COMIENZAN LA LIBERACIÓN DE MIGUEL

El Padre Agustín – cuenta Teresa – conversó con cada una de las niñas, las confesó, luego las ungió y con firmeza como lo haría cualquier papá, las reprendió por su imprudencia. En eso estaban, dice, cuando apareció también el Padre Carlos y el Padre Agustín tomando de los brazos de Teresa a su hijo se lo entregó al recién llegado…

“Miguel lloraba a todo pulmón cuando ambos sacerdotes ingresaron en la capilla del recinto llevando a mi hijo. Yo, instintivamente les seguí para entrar con ellos, pero el Padre Agustín me detuvo y dijo… «No hija, tú te quedas fuera»”. 

La angustia, los nervios, pero también la esperanza de que todo se resolviera por fin, formaban un torbellino en la mente de la atribulada madre, padre y hermanas.

“Yo lo único que sentía era la voz fuerte del Padre Agustín adentro exorcizando a mi hijo y como no conocía del tema la inquietud me aguijoneaba pensando… ¿pero qué le están haciendo a mi hijo?”.

Cuando Teresa estaba al límite de estas emociones

“¡salieron de la capilla y traían a mi hijo, dormido, con ese rostro plácido que siempre había sido tan característico en él y que en las últimas semanas había perdido!”.

Al entregarle –dice la madre- al pequeño Miguel, el sacerdote Agustín Sánchez se dirigió nuevamente a las niñas, al tiempo que acariciaba sus cabezas, diciéndoles:

 «¡Y ustedes no jueguen más con tonteras… ¡porque miren lo que pasó con su hermano, se le había metido un ‘espíritu inmundo!».

 Aún tuvieron que llevar al niño nuevamente en varias ocasiones con el sacerdote, según él mismo se los indicara. 

En esos momentos el padre Carlos lo ungía con aceite – que supe era para exorcizar – en la frente, en sus manitos y otros lugares del cuerpo. Luego oraba por el niño pidiendo a la Virgen María que lo protegiera. Aún recuerdo que sería luego de la tercera o cuarta de esas liberaciones que mi hijo comenzó a estar envuelto en un aroma a flores, que se podía percibir en los lugares donde había estado y esto siguió ocurriendo varios días después que terminó todo el ciclo de unción y oraciones. Yo también rezaba cada día con ahínco por mi hijo y al finalizar, este buen sacerdote me enseñó una oración de protección que hasta hoy es una de mis devociones cotidianas; es la conocida Coraza de San Patricio, pero en versión adaptada por este exorcista.”

Con el paso del tiempo, agradecida de Dios, esta experiencia llevó a Teresa a participar hasta hoy en un pequeño grupo de laicos que colaboran con sacerdotes para liberar a otros que son atormentados por el demonio.

“En un comienzo me provocaba algo de temor el saber que estaba decidiendo servir a Nuestro Señor Jesucristo enfrentando a su enemigo. Pero Jesús gracias a la vida sacramental me da su gracia y ya no temo. Si Cristo está contigo ¿quién contra ti? La clave está en mantener una vida coherente con la fe. Miguel, mi hijo, volvió a ser el mismo de siempre. Cuando comenzó a hablar, sin proponérselo nosotros, pedía él mismo ir a misa e incluso prepararse para la Primera Comunión. La hizo a los siete años y el Padre Carlos se la dio. El quería recibir a Jesús. Continuamos orando juntos por su protección. Es importante que él y todos quienes han vivido algo semejante tengan conciencia que si una vez te pasó, puedes ser vulnerable a que te ocurra de nuevo si olvidas estar en comunión con Dios… Padre, Hijo, Espíritu Santo y como mediadora poderosa la Virgen María, Madre, que siempre acude en nuestra ayuda”.

18 feb. 2014

Aumento de exorcistas

Cuarenta años después de que El Exorcista asustó a las audiencias de cine de todo el mundo, la Iglesia Católica Romana está formando una nueva generación de sacerdotes para atender una creciente demanda de exorcismos. Y lo quiere hacer institucionalmente, para quitarle peso a los autoproclamados exorcistas que han ido creciendo en los márgenes del cristianismo.

Imagen de la película El Exorcista.

Sin embargo, la demanda es más bien de discernimiento de si una persona está poseída o no, porque los casos de posesión son raros.

AUMENTO DE LA CANTIDAD DE EXORCISTAS

Las diócesis de toda Italia, así como en países como España y México, están aumentando el número de sacerdotes formados en la administración del rito de exorcismo, para librar a la gente de la posesión por el diablo.
El aumento de los casos demoníacos es el resultado de que más personas se involucran en prácticas como la magia negra, paganismo, ritos satánicos y tablas de Ouija, a menudo en la exploración de las artes oscuras con la ayuda de información que se encuentra fácilmente en Internet.
El aumento en el número de sacerdotes capacitados para hacer frente a este fenómeno es también un esfuerzo de la Iglesia para marginar a autoproclamados exorcistas no autorizados, y su reconocimiento tácito de que la creencia en satanás, una vez considerada por los progresistas católicos como una vergüenza, está todavía muy viva.
La diócesis de Milán recientemente nominó siete nuevos exorcistas, el obispo de Nápoles nombró a tres nuevos hace un par de años y la Iglesia Católica en Cerdeña envió tres sacerdotes para la formación de exorcismos en Roma, en medio de preocupaciones de que la isla mediterránea, en especial su zona montañosa, es un semillero de ocultismo.
En España, Antonio María Rouco Varela, arzobispo de Madrid, eligió a ocho sacerdotes para someterse a un entrenamiento especial en mayo para enfrentar lo que describió como “un aumento sin precedentes” en los casos de “posesión demoníaca”. La Iglesia en España trata muchos casos que “van más allá de la competencia de los psicólogos” y que están ocurriendo con “una frecuencia sorprendente”, dijo el arzobispo.

¿POSESIONES EN AUMENTO?

“Las posesiones diabólicas están en aumento como resultado de las personas que se suscriben a ocultismo”, dijo el P. Francesco Bamonte, el presidente de la Asociación Internacional de Exorcistas con sede en Italia. “Los pocos exorcistas que tenemos en las diócesis a menudo no son capaces de manejar la enorme cantidad de solicitudes de ayuda, dijo a La Repubblica el mes pasado.
La asociación fue fundada en 1993 por el P. Gabriele Amorth, quien se desempeñó como jefe exorcista del Vaticano y afirma haber llevado a cabo miles de exorcismos.
Ha escrito varios libros sobre el tema, entre ellos El último exorcista – Mi Lucha contra Satanás.
Una figura controvertida, ha afirmado que el yoga es “malo”, porque lleva a un culto del hinduismo y otras religiones orientales.
Durante el pontificado de Benedicto XVI dijo que los escándalos de abuso sexual en que se sumió la Iglesia en los EE.UU., Irlanda, Australia y otros países eran la prueba de que el anticristo estaba librando una guerra contra la Santa Sede.
La Iglesia insiste en que la mayoría de las personas que dicen ser poseído por el diablo están sufriendo una variedad de problemas de salud mental, de paranoia, depresión. Los sacerdotes generalmente aconsejan buscar ayuda médica.
Pero en algunos casos, se considera que la persona realmente ha sido tomada por el mal, y se requiere un exorcismo.

ES RARO ENCONTRAR UNA PERSONA POSEÍDA

La necesidad de exorcismos es “rara, muy rara”, dijo el P. Vincenzio Taraborelli, un sacerdote en una iglesia que se encuentra a sólo unos cientos de metros del Vaticano. “En los casos en que una enfermedad mental es evidente, intentamos enviarlos a un médico.”
Don Gianni Sini es un sacerdote en Cerdeña, una isla con una reputación de espiritismo – su interior está salpicado de estructuras de piedra misteriosos llamados nuraghi, que son anteriores a la ocupación cartaginesa y romana.
La gente viene a mí pensando que con un exorcismo pueden resolver todos los problemas que tienen en sus vidas. ¿Un niño le va mal en la escuela? Con un exorcismo podemos hacerle ir bien en el estudio. Ven en los exorcistas como un último recurso. De cada 100 personas que recibo, no habrá uno que tiene necesidad de mí como exorcista”.
La posesión “demoníaca” se manifiesta en las personas a balbucear en lenguas extranjeras, temblar incontrolablemente y vómitos de clavos, trozos de metal y pedazos de vidrio, de acuerdo con los que creen en el fenómeno; pero no en todos los casos esto último es así.

EL CONTROL DE CALIDAD QUE QUIERE EJERCER LA IGLESIA

Deben someterse al rito católico oficial de exorcismo, lo que implica que un sacerdote consagrado invoque el nombre de Dios, Jesucristo, la Virgen María, así como varios santos y el Arcángel Miguel, para echar fuera a los demonios. El crecimiento en el número de sacerdotes que son entrenados es “una respuesta a la demanda del público, pero también se trata de control de calidad”, dijo John Allen, experto en el Vaticano del National Catholic Reporter.
“Hay toda clase de tipos, algunos de ellos sacerdotes, que se han establecido a sí mismos como exorcistas. Muchos de estos son bastante débiles teológicamente – son exorcistas autoproclamados presentándose como si estuviera actuando en nombre de la Iglesia“.
“Ahora hay un intento de asegurar que todo esto se hace de acuerdo con la enseñanza oficial de la Iglesia. La jerarquía no quiere que pase fuera de los canales oficiales“.

LA ENSEÑAZA DE LA IGLESIA Y EL OCULTISMO

Monseñor Bruno Forte, teólogo y arzobispo de Chieti-Vasto, dijo que la Iglesia enseña que el mal existe y que en casos extremos puede tomar posesión de una persona.
“Dios tiene el poder para vencer a su adversario, pero satanás no deja de trabajar. Hay personas que experimentan una sujeción al diablo, incluso un estado de posesión diabólica, para la que puede ser necesaria la ayuda de un exorcista”, dijo a La Repubblica.
“Cuando los cristianos rezan la oración del Padre Nuestro, piden la liberación del mal. En cada diócesis el obispo elige uno o dos sacerdotes para que actúen como exorcistas – tienen que estar bien equilibrados y ser discretos“.
La gran mayoría no tiene necesidad de un exorcismo, sino de tratamiento médicoPero con los que están poseídos comenzamos un curso de conversión, ayudamos a que regresen a la oración, a los sacramentos, para que puedan deshacerse de la posesión“.
La creencia en la magia negra y el satanismo puede haber sido difundida por la Internet, pero no ha habido una racha de superstición popular en la Iglesia Católica durante siglos.
“No estoy seguro de que alguna vez haya habido realmente”, dijo Allen. “Después del Concilio Vaticano II de la década de 1960, hubo una gran cantidad de vergüenza entre los católicos “iluminados” sobre los exorcismos y otros aspectos de lo sobrenatural. Fue visto como un anacronismo medieval“.
“Pero a nivel de base, siempre ha habido una muy fuerte tendencia a la religión popular, a la fascinación por el ocultismo y los poderes del diablo”.
“Sabemos que el Papa Francisco es un firme creyente en la religión popular, como la devoción mariana, que también incluye la creencia en el diablo.”

EL SONADO CASO DEL EXORCISMO DE FRANCISCO

En mayo se dijo que el Papa Francisco había realizado un exorcismo durante una misa en la Plaza de San Pedro.
Imágenes de televisión muestran que impuso las manos sobre un hombre en silla de ruedas, que parece tener convulsiones con la boca abierta antes de caer en su silla. El encuentro fue demostrado por TV2000, un canal propiedad de la conferencia episcopal italiana, que citó a expertos diciendo que no había duda de que el Papa había realizado un exorcismo.
El P. Federico Lombardi, portavoz del Vaticano, posteriormente desestimó las reclamaciones, diciendo que el Papa Francisco “no tenía la intención” de realizar un exorcismo – una negación redactada ambivalentemente que dejó a muchos convencidos de que efectivamente lo había hecho.
El Papa Francisco no ha comentado públicamente sobre los exorcismos, pero muchos de sus sermones y homilías incluyen referencias al diablo.
Durante una misa en noviembre en la Casa Santa Marta, la residencia del Vaticano en la que vive, dijo que aunque
“Dios creó al hombre para ser incorruptible, el Diablo entró en el mundo y hay quienes le pertenecen”.
Unos días antes de la Misa, habló de los peligros de la mundanidad, advirtiendo que:
Cuando pensamos en nuestros enemigos, realmente pensamos en el diablo en primer lugar, porque es el diablo que nos hace daño. El diablo disfruta del ambiente, del estilo de vida mundano”.

15 feb. 2014

Un franciscano, exorcista

El Padre Pío le guió durante su vida sacerdotal.

El Padre franciscano Guglielmo Lauriola, pastor emérito de la Iglesia de la Inmaculada Concepción de San Francisco, es un exorcista de 86 años que conoció y recibió el estímulo del Padre Pío para su sacerdocio, cuando lo iba a visitar a San Giovanni Rotondo. Cuenta sus experiencias con San Pio de Pietrelcina.



El fraile capuchino es un santo muy popular entre muchos católicos de San Francisco, sobre todo entre los de ascendencia italiana.

El Padre Pio fue ordenado sacerdote en 1910, y durante 50 años llevó los estigmas, las heridas de Cristo en sus manos, pies y costado. Aunque el padre no predicó sermones que quedaran para la historia ni escribió libros, era un confesor popular que atrajo multitudes de peregrinos a su convento de San Giovanni Rotondo, en el sur de Italia.

Uno que fue a visitar a Padre Pio regularmente y se convirtió en su amigo es el padre franciscano Guillermo “William” Lauriola, 86 años, pastor emérito de la iglesia de la Inmaculada Concepción en San Francisco.

El Padre se crió en Monte Sant ‘Angelo, a 16 millas al este de San Giovanni Rotondo. Un hermano lego del convento llegaría a la tienda de su padre buscando donaciones para la comunidad. Entonces la familia comenzó a hacer viajes regulares de autobús al convento en la década de 1930.  

El Padre Willliam se hizo franciscano y visitó el Padre Pío hasta su muerte en 1968.
Padre William habló recientemente con Catholic San Francisco sobre su amistad con el Padre Pío.

¿Cuáles son sus primeros recuerdos del Padre Pio?

Empezamos visitando a San Giovanni Rotondo en 1932. Estábamos siempre dispuestos a ir a verlo. Yo era un niño de 5 o 6 años, y me gustaba ir a la sacristía donde estaba oyendo confesiones y dar un tirón en la cuerda blanca alrededor de su hábito para hacerle saber que estuvimos allí. Me daba un suave golpe en la cabeza. A pesar de que él era una persona muy ocupada, él estaba a la disposición para verte.

Él me preguntaba:

“¿Guglielmo, tu amas a la Santísima Madre?”

Recuerdo que cuando era un niño, estaba un poco asustado por sus estigmas. Él me decía que no los mirara. Yo estaba preocupado de que él mucho dolor que le causaba. Se podía ver el sufrimiento en su rostro, era casi visible. Parecía sufrir especialmente los viernes.

Yo le preguntaba: “¿Por qué tiene que sufrir tanto?”

Él me decía: “Estas heridas son para compensar por mis pecados y los pecados de los demás.”

Le dije que mi tío era un médico, y yo le preguntaría a mi tío por algún medicamento para ayudarlo.
El Padre Pío decía: “No, la medicina no va a hacer ningún bien.”

Recuerdo haber ido al funeral de Padre Pío en 1968. Me arrodillé delante de su cuerpo y oraba. Vi sus manos y pies. Estaban limpios, como si los estigmas nunca hubieran estado allí.

¿Qué recuerda de sus misas?

Eran muy devotas, particularmente durante la consagración.
Decía las palabras de la consagración muy lentamente:
“…. Hoc… est… enim… corpus… meum”
Cuando él elevaba la hostia, su mano temblaba un poco. Yo no pasaba mucho tiempo mirando hacia arriba durante la consagración, sin embargo. Cuando sonaba la campana, inclinabamos nuestras cabezas.

¿Cómo reaccionó el Padre Pio a su decisión de ser franciscano?

Yo no se lo dije al principio, porque yo no estaba seguro de si me gustaría ir a través de él. Cuando por fin le dije que estaba en camino para el seminario, dijo,
“Oh, hermoso. Voy a orar por ti”.

Fui ordenado sacerdote en 1953, y me gustaba ir tan a menudo como fuera posible para verlo y hacerle preguntas acerca de mi ministerio. Le dije que iba a ser un misionero en Corea – Yo estuve allí desde 1957 hasta 1964 – y él me dijo:

“Recuerda, sólo hay un Dios.”

Yo no entendía lo que quería decir en ese momento. Sin embargo, he llegado a entenderlo.
Los misioneros van al extranjero y hacer un buen trabajo ayudando a la gente, puede caer en la tentación del orgullo, creyendo que somos santos. El Padre Pío me estaba recordando dar la gloria a Dios.

También lo recurrí al Padre Pío en busca de ayuda, incluso cuando él estaba vivo. Creo que me escuchó.

Una vez, yo estaba de viaje en un pequeño barco a una isla de Corea. Nos quedamos atrapados en una gran tormenta, y yo no sabía si iba a sobrevivir. Empecé pidiendo al Padre Pio para que nos ayudara, y lo conseguimos. Creo que él supo que lo necesitabamos.

¿Y usted todavía es devoto de él hoy?

Oh, sí. He estado haciendo exorcismos en la archidiócesis desde 1970. Yo siempre le pido a él,
“Padre Pio, ayuda a que mi fe en Jesús sea fuerte y ayuda a estas personas que vienen a mí.”.

Él me ayuda.

Yo lo quiero mucho. Estoy muy agradecido por todo lo que ha hecho por mí. Les digo a todos, si necesitan algo, pídanselo al Padre Pio. Él les ayudará.

12 feb. 2014

Reiki, falsas curaciones y visiones.

El profesor Tarcisio Mezzetti, padre de familia, ya abuelo, es un químico prestigioso por sus trabajos en Italia y Estados Unidos. Fue profesor de Química y Toxicología en la Universidad de Perugia. En 1976 experimentó una profunda conversión a la fe cristiana con una especial sensibilidad y capacidad de discernimiento en lo que se refiere a las espiritualidades oscuras y el trato con lo demoníaco. Sobre estos temas ocultos es popular su libro "Como un león rugiente” (Ediciones Elledici).

Mezzetti (en la foto bajo estas líneas) fundó hace 30 años la Comunidad Magníficat (ComunitaMagnificat.org) con 24 fraternidades en Italia y presencia en Rumanía, Argentina y Turquía. La espiritualidad de esta comunidad, con unos estatutos aprobados por el arzobispo de Perugia, se centra en 4 conceptos: pobreza, perdón constante, construcción del amor y servicio.



El 14 de octubre de 2012, Mezzetti fue entrevistado por Sor Emmanuel Maillard, de la Comunidad de las Bienaventuranzas, respecto a la práctica del Reiki, que se presenta como una disciplina "espiritual" y "sanadora", pero que en la experiencia de muchos sacerdotes exorcistas es algo que va ligado al ocultismo y el trato con demonios, aunque sus usuarios no se den cuenta en una primera fase.

Se necesita un exorcismo
Mezzetti, que ha estudiado estos temas y tratado con los afectados, es contundente: "El Reiki es una cosa muy peligrosa, quizás la peor de todas en nuestra época, porque se presenta como un medio casi milagroso de curación. Yo he encontrado mucha gente que había hecho Reiki, el primer curso, el segundo curso, y los que después han necesitado un exorcismo para poder ser liberados".

La gente, explica, entra en el reiki de forma gradual... y la doctrina sobre espíritus y "guías" (de otro mundo o plano) se les enseña a partir del tercer nivel.

"En el tercer nivel de reiki es cuando los maestros dicen claramente que ese poder ´sanador´ que han recibido les viene de los espíritus de la montaña sagrada del monje Usui. Y a partir de Usui esos poderes han sido transmitidos de una persona a otra hasta hoy. Si en efecto se trata de espíritus, sabemos bien que el espiritismo no se admite en la Iglesia, es un adulterio espiritual. Así que cuando se habla de la práctica de Reiki, habría que subrayar que la razón por la que se tienen poderes, es que se actúa con los espíritus de la montaña sagrada que Usui recibió. Dicho de otra manera, cada vez que alguien pasa por la iniciación del Reiki, esos espíritus de la montaña sagrada le son transmitidos".


(Usui con su montaña, en una imagen que se usa
mucho en ámbitos reikistas)


Mezzetti señala que los cristianos ya están iniciados y comprometidos con un Espíritu: el Espíritu Santo, y que no deben relacionarse con ningún otro "espíritu".

Los símbolos invocan los espíritus
"Un día, en la ciudad de Cortona, participaba en un Seminario de Vida en el Espíritu Santo. Hablé de las desviaciones actuales y en particular del reiki. Con toda claridad dije que el poder sanador del reiki venía de esos espíritus que se transmitían de una persona a otra. Un hombre se levantó y declaró: “Ah, no, ¡no es cierto! Yo he seguido el segundo nivel del Reiki!” Pero no le dejé ninguna posibilidad de continuar hablando. Dos o tres meses después, recibí una llamada telefónica de este hombre. Me dijo que al seguir el tercer nivel de Reiki, el maestro le había dicho que el poder de sanar venía de los espíritus de la montaña sagrada. Los símbolos que él dibujaba eran precisamente esos espíritus.

Mezzetti recuerda que en Estados Unidos la Conferencia Episcopal ha difundido un documento muy claro contra el Reiki, afirmando que un católico no puede ni practicarlo personalmente, ni recibirlo de otros.

Y los obispos de EEUU especifican: “Ya que la terapia Reiki no es compatible con las enseñanzas cristianas y no tiene ninguna evidencia científica, sería absolutamente inoportuno para las instituciones católicas - como por ejemplo los centros de salud, las casas de retiros espirituales- o personas que representan a la Iglesia, como los capellanes, promover o sostener la terapia Reiki”.

Tarcisio Mezzetti recomienda a quien haya participado en cualquier actividad de reiki que acuda a un exorcista católico, ya desde el primer nivel.

Sí, el demonio hace curaciones
Mezzetti sabe que muchos practicantes de reiki aseguran haberse curado (o haber curado) mediante las prácticas de reiki. Él no niega que se produzcan algunas curaciones pero considera que a medio o largo plazo se verá que son falsas. Algunas por razones "naturales" como el efecto placebo: se creen sanados, y mejoran sus síntomas. Otras por razones sobrenaturales malignas: la brujería, el trato con el demonio, puede curar algo -al menos temporalmente- para lograr él beneficios más adelante. Mezzetti cita a Santo Tomás de Aquino: "Él dice en la Suma Teológica: ´Satanás, el que hace el mal, ¡también a veces hace el bien para preparar un mal mayor!´"



Mezzetti va clara la relación: alguien que se cure mediante el reiki, tendrá deseo de practicar el reiki... y al demonio le interesa que esa persona practique el reiki para tenerlo "enganchado" a él, invocándole, tratándole, etc... aunque la persona no sepa que se trata del demonio o los demonios de los que previene la Biblia y la Iglesia. "Por eso", afirma, "Satanás tiene mucho interés en producir curaciones".

Mezzetti considera, de todas formas, que hay curaciones muy asombrosas, que desafían a la física, que el demonio no podría hacer, pero Dios sí.

"Si voy a Lourdes, veo a un hombre cuya tibia está rota que entra en el agua de la piscina y cuando le veo salir del agua su hueso se ha soldado…¡eso el reiki no lo podría hacer jamás! Los milagros que llegan por la acción de Dios son de verdad milagros auténticos. Satanás no puede hacer cosas parecidas", apunta.

El demonio da enseñanzas ortodoxas
Otro ejemplo de engaño lo tenemos en la vida de la mística italiana Catalina Vigri, Santa Catalina de Bolonia, del siglo XV.



"Santa Catalina de Bolonia durante cinco años fue guiada por Satanás que se le aparecía. Tomaba la forma de Jesús en la cruz, o de la Virgen Santa teniendo en sus brazos al Niño Jesús. Y Santa Catalina sometía todo a su padre espiritual. Pero lo que el demonio le decía eran todo cosas normales, que estaban de acuerdo con el cristianismo. Imaginemos un poco eso.. ¡cinco años! Pero luego se dio cuenta de que en cierta aparición de Jesús (¡una verdadera!) ella sintió una gran emoción, una gran unción que ella no sentía durante las otras apariciones. Ella supuso que las otras apariciones no eran de Dios. Y cuando comprendió eso, Satanás no se le volvió a aparecer. ¡Habian acabado! Pero no se confundan, ¡Satanás le enseñaba cosas cristianas! Enseñaba cosas bellas para que nadie pudiera descubrir que era él. ¿Qué significa eso? Si una gran santa, que hoy es la protectora de los exorcistas, ha sido guiada por Satanás durante cinco años, no es sorprendente entonces que puedan aparecer nuestros ojos cosas que parecen venir de Dios ¡y que no lo son!"

Brujos con estampitas de santos
Mezzetti previene por lo tanto contra los trucos de magos, brujos y supuestos videntes que se hacen pasar por cristianos.

"En Italia, en la región de Umbría, siempre ha habido grandes brujos y brujas que practicaban ese tipo de cosas. Y ellos incluso tienen imágenes del Padre Pío en la pared, crucifijos, estatuas de Lourdes… ¡para hacer creer a la gente que son santos! Se hacen pasar por santos. Pero son todo lo contrario. A veces, he oído decir: ´¡He ido a ver a una señora que dice que ella habla con la Virgen Santísima!´ Pero yo siempre los pongo en guardia. ´Tened cuidado. Entre lo que dicen y la verdad, puede haber una diferencia, usted no lo sabe´. Ante todo debemos tomar tiempo para examinar los hechos".

Mezzetti anima a la prudencia.

"Piénselo: ¿Por qué espera tanto la Iglesia para decir sí o no. ¿Por qué? Porque se conoce el árbol por sus frutos. Cuando se ven los frutos, se puede establecer un juicio. Pero para ello, hace falta una formación cristiana. ¡El pueblo cristiano no ha sido preparado para hacer ese discernimiento y se equivoca gravemente por ignorancia! ¡Eso me causa una pena inmensa!", concluye en su entrevista con Sor Emmanuel.



9 feb. 2014

Exorcista de Valencia

El exorcista de la diócesis de Valencia advierte que "las supersticiones llevan a veces a obsesiones diabólicas"
Salvador Roca asegura que "un creyente no puede poner en duda la existencia del demonio"

VALENCIA, 21 MAY. 2010.- El canónigo penitenciario de la catedral de Valencia y exorcista de la archidiócesis, Salvador Roca, asegura en una entrevista que publica en el número de hoy el semanario diocesano "PARAULA" que "el vacío espiritual que sufre la sociedad hoy en día es llenado con realidades mágicas o pseudos-religiosas, con falsa religiosidad y supersticiones que a veces llevan a obsesiones diabólicas".

Roca atiende la penitenciaria de la Seo desde hace más de diez años, en los que ha practicado doce exorcismos, "aunque sólo un caso de posesión diabólica". Asegura que “el vacío siempre tiende a llenarse, y el vacío de Dios se llena con este tipo de creencias”.

El canónigo lamenta que “ el hecho religioso no tiene en los medios de comunicación la presencia que tienen los magos, adivinadores, videntes y supuestos brujos” y se acude a ellos porque hay “necesidad de salir de lo que es puramente material, de buscar lo trascendente y espiritual”.


Respecto al auge de los brujos y adivinadores en el siglo XXI, Roca asegura que “la tendencia actual a buscar lo esotérico se debe en ocasiones a actitudes morbosas” pero también a por la negación de Dios, “que produce cierta nostalgia por lo que, paradójicamente, se busca al demonio". También hay otros factores como   “inconsciencia o pura moda”.

Salvador Roca considera que "un creyente no puede poner en duda la existencia del demonio" y asegura que, personalmente "yo no he visto al demonio pero sí los efectos del demonio en algunas personas, no muchas, afortunadamente". Además, "cuando se está creyendo en el demonio, en realidad, lo que se está haciendo es una afirmación de Dios".

Sobre el trabajo de los exorcistas, asegura que "no es que seamos sustitutos de los médicos, sino que atendemos a aquella persona que padece una situación angustiosa" y destaca que "no cobramos nunca, no podemos ponernos al nivel de los curanderos".

6 feb. 2014

Narcotraficante mexicano, poseso.




Desde su ordenación en 1991, Ernesto María Caro, sacerdote de la diócesis de Monterrey, no se había encontrado en confesión con un caso tan espantoso. Quien acudió a él era un asesino del cártel de los Zetas, organización criminal mexicana que lleva quince años sembrando el pánico en la larga guerra del narcotráfico. Pero no se trataba de un asesino cualquiera: se había especializado en descuartizar personas vivas, retrasando su muerte al máximo para prolongar la tortura o para potenciar el efecto disuasorio de advertencia cuando se encontrase el cadáver."Me dijo que sonreía e incluso se reía mientras realizaba su trabajo. Me dijo que disfrutaba haciéndolo. Me contó cosas terribles", explica el padre Caro a Daily News. La conversión de este homicida al catolicismo tuvo lugar en 2012, pero aún había una tarea pendiente con él.


Durante cuatro meses, hubo que visitarle semanalmente en la cárcel para practicarle exorcismos
, porque dio muestras de estar poseído por el demonio. Necesitó todo ese tiempo para liberarse por completo.

Y hoy, arrepentido, ha empezado una nueva vida alejado de la violencia, a la espera de que se abrevie su tiempo en prisión, donde cumple condena por asesinato y secuestro.

Pero no es un caso único. El padre Caro se ha encontrado con otro miembro de los cárteles poseído por el demonio.

La Santa Muerte dispara las posesiones
Y muchos otros llegan hasta los exorcistas de las diócesis mexicanas, sobre todo a raíz de extenderse la secta y culto de la Santa Muerte, contra la cual la Iglesia ha lanzado numerosas advertencias.

El pasado mes de noviembre, por ejemplo, los arzobispos Rafael Romo, de Tijuana, y José Luis Chávez, de Oaxaca, recordaron que en la base de ese culto está la ignorancia religiosa, pues "la supuesta Santa Muerte no es una persona, es una idea, y no podemos darle veneración a algo que no existe”, y "si algún creyente o católico la sigue es por ignorancia o porque ya dejó la fe católica".

Se calcula que de los diez millones de seguidores que tiene este culto, dos millones están en México, con numerosos fanáticos entre los narcos, que le piden protección para sus delitos.

Considerado un culto satánico, sus miembros producen actos de crueldad sin precedentes, como sacrificios humanos, y se les relaciona cada vez más con casos de posesión diabólica.

Oraciones de liberación
Por ese motivo, según los expertos consultados por Daily News, diversos sacerdotes están empezando a celebrar misas semanales en aquellas comunidades donde la secta tiene mayor impacto, para rezar sobre sus miembros oraciones de liberación, que no son exorcismos en sentido estricto pero son eficaces contra el demonio.



"La posesión completa es rara", afirma Michael Scherrey, un sacerdote carismático recientemente destinado desde Detroit a Houston (Texas) precisamente para ese ministerio de sanación entre las comunidades latinas donde se ha extendido la Santa Muerte: "El enemigo siempre está intentando apoderarse de la gente, pero normalmente no desde dentro", esto es, poseyendo su cuerpo, que es lo que caracteriza la posesión.

Cuando el padre Caro se encontró por primera vez a ese miembro de un cártel, confiesa que le miró a los ojos "y vio al diablo". Durante el exorcismo, "se deslizaba por el suelo como una serpiente": "A veces me asusta un poco, cuando se convierte en algo físico", concluye.

3 feb. 2014

De tarotista a católica conversa.


Ana Marquez es una católica española, licenciada en filosofía, que quedó fascinada por el mundo del tarot y la advinación. Ella misma cuenta cómo le atraía, primero, conseguir "respuestas rápidas"; después, "meditar" y quizá acceder a unos "guías" con conocimiento oculto. Una vez adentrada en ese mundo, aunque veía sus daños, le costaba dejarlo. Y una fuerza oscura tiraba de ella. Lo cuenta con sus palabras en un testimonio que ha hecho llegar a ReL a través del sacerdote Enrique Cases.

La primera vez: una bruja asustada
»Recuerdo mi primer contacto con las cartas del Tarot. Era muy joven, casi una niña y me iba a casar. La “bruja” que me había “leído” la baraja española – una vecina -, se negó a “leerme” el Tarot.

»– El Tarot me da miedo – decía.

»Durante largos años olvidé que existía el Tarot, pero me quedó el recuerdo de que era un sistema de adivinación que pertenecía al “demonio”. Y por eso daba miedo. Sin embargo, creía en mi ignorancia, que la “baraja española” podía ser usada sin peligro.

El deseo de respuestas rápidas
»Todos queremos respuestas rápidas, aquí y ahora, una solución universal a todas y cada una de las dificultades que nos agobian. Así que, olvidada mi primera idea – que el Tarot era diabólico – acudí, “bien aconsejada”, a una “bruja” especialista en este lenguaje.



»La sesión fue curiosa, no me ayudó en lo más mínimo, salí con la cabeza llena de insensateces y el bolsillo vacío. Pero me había fijado en las láminas, había perdido el miedo y me atraían con una seducción que no era de este mundo.

»Miraba la carta de la muerte, del diablo, del amor…. Esas cartas…. ¡esas láminas eran mágicas y hablaban solas! Seductor y atrayente. Estaba orgullosa de mí misma, por haber perdido el miedo. No entendía que lo que había perdido, en realidad, era la razón y el sano temor de Dios.

Las primeras tiradas: dotada para ello
»Creía que las láminas expresaban el mismísimo lenguaje de los ángeles, que los “guías” acudían a desvelar arcanos, a resolver problemas, a “ayudarnos” con su sabiduría. Mi personalidad, imaginativa por naturaleza, no tardó en verse involucrada en el lenguaje de las láminas. Intenté “hacer tiradas yo misma” y no tardé en darme cuenta de que era una “dotada”.

»Sin embargo, sentía un freno interno hacia la práctica de la adivinación, en raras ocasiones la practicaba, sólo como juego entre amigos.

»El raciocinio me decía: "¿cómo puedes atribuir ningún poder a una imagen? Estás, decididamente loca". Y así cerré el capítulo, expulsé de mi casa todo tipo de barajas y quedé en paz.



"No adivinamos, sólo meditamos"
»Años más tarde fui a parar a una “escuela” donde enseñaban “tarot meditativo”.

... Aquí nadie “adivina” nada, sólo “meditamos con las imágenes de perfección que los “guías espirituales” han vitalizado para instrucción de la humanidad”...

... “un preso que se encontrase solo en una isla desierta, si tuviese una baraja de tarot podría conocer toda la ciencia”...

... “todas las soluciones a todos los problemas están en las claves del Tarot”...

»Esos eran los mensajes que como buena adepta de la New Age tragué sin pensar.

»Le llamaban el “Sagrado Tarot”, que unido a la “Santa Kabbalah” te llevará poco a poco a ser “más que humano”, “conocer los secretos de la vida y la muerte” e incluso “más allá”. Era la pretensión por antonomasia del mundo de los ocultistas.

De todo, menos adivinar
»Mi percepción de las imágenes había cambiado. Ya no eran las terribles expresiones que daban miedo sino que las contemplaba, dormía con ellas, las visualizaba, les hacía preguntas… todo menos “adivinar”. Eso era tabú. Por consejo de mi “instructor” tenía que “hacer el amor con las claves”, es decir, dejarme llevar por el simbolismo y anotar a cada momento que me decían.

»Dentro de mí vive una artista soñadora… la pretensión de la Magia es una tentación frecuente en este mundo confuso. Pretendía cambiar mi realidad práctica meditando con estas láminas. Evidentemente, el principio de realidad había huido de mí y el sentido común también. Es una fase muy conocida dentro de los adeptos a las sectas.

»El mensaje “Ud. puede cambiar su realidad sólo contemplando las claves y trabajando con ellas” cae de lleno bajo lo que conocemos como Ocultismo práctico. Y las “escuelas” que imparten estas supuestas enseñanzas no lo niegan.

Permiso de adivinar "para ayudar"
»Pero un día todo cambió. El gurú de la “escuela” expresó que los “altos adeptos” -que éramos nosotros- podíamos usar el “ad-divinum” – la adivinación - bajo ciertas condiciones, siempre para ayuda del prójimo y sin interés crematístico.

»Así que, ya lanzada y sin precaución, empecé a trabajar a fondo con las imágenes. Ya no me daban miedo. Eran mis “amigas” partes de mi “consciencia”, expresiones de “mi ser profundo”… ¡Estas maravillosas láminas me darían la solución universal que buscaba!

El poder de la Biblia, el retorno a Dios
»Pero en este país de las maravillas había una piedra en el zapato, en forma de una lectura que efectué hace años, el episodio de la “Pitonisa de Endor” del Antiguo Testamento sobre la estricta prohibición de todo tipo de mancias y consultas a un “más allá”, hipotético o no.

»El Saúl bíblico me perseguía y el texto del Deuteronomio (“cuando llegues a la tierra que Dios te dio no dejarás con vida hechicera") también. Ya no tenía tan claro que las “claves del Tarot” fuesen mis “amigas”. Empecé a mirarlas de reojo y después las deseché. Y decidí volver a casa, volver a mi Dios.

»No podía llegar a entender cómo podía haber sido tan ilusa y haber perdido tanto tiempo. Así que, un buen día abandoné todo tipo de prácticas. Pero ellas no me abandonaron a mí tan fácilmente.



»Cuando ya ni me acordaba de ellas y había sacado de mi vida todo tipo de artilugios esotéricos, me encontré con una buena sorpresa.

Una voz en la noche
»Una noche, soñando, oí una voz potente, una voz que no me llamó por mi nombre, sólo se limitó a gritarme: "¡Mira! ¡Aquí está la solución a todos tus problemas!" Y apareció ante mi conciencia una clave del Tarot. La voz siguió: “¿Lo ves? Y ahora, ¡levántate y da las gracias!"

»Me levanté medio dormida y di gracias con una reverencia a “lo que fuese que me había hablado. Después seguí durmiendo.

»A la mañana siguiente mis buenos propósitos de conversión se habían prácticamente esfumado.

Recaída y autoengaño
»Subyugada por la voz que había oído, intenté poner en marcha un grupillo esotérico con estudio de claves del Tarot y demás. Intentaba pensar que el lenguaje del Tarot era válido por su sabiduría simbólica, por su ancestral conocimiento, y no sé cuantas cosas más.

»Estaba en lo que llaman el “error del inversionista”: había invertido tanto tiempo y esfuerzo en esta seudociencia que parecía que debía “recuperar lo invertido”, por decirlo de alguna manera.

»Las personas que recibían mi “saber” estaban entusiasmadas. A través de mí hablaba una fuerza que me superaba. Todo el mundo contento, excepto yo. Las “cartas” hablaban. Era algo más que mi inconsciente, que el “inconsciente colectivo”. Tenía la sensación de que había “otra cosa”. No estaba segura de lo que hacía. Mi formación filosófica y teológica se rebelaba. Pero no me decidía a parar. “Es por la gente”, me decía- ellos están contentos”. Era un absoluto autoengaño.

»Y así funcioné unos meses, entre la Iglesia y el Tarot, Dios y el Demonio.

Para pensar, fiebres y hospital
»Debo decir que fue el Señor el que tomó la decisión por mí, alabado sea, que partió una vez más a buscar la oveja perdida, antes de que se perdiera para siempre.
Un imprevisto ingreso hospitalario, entre la vida y la muerte, deshizo de golpe el nudo. Una semana de fiebres altísimas e incomunicación fue un buen momento para pensar seriamente en lo que estaba haciendo, porqué lo hacía y “quién” o “qué” era lo que estaba al cargo de mi pretendido grupillo de “estudios simbólicos”.

»Cristo dijo: “Yo soy la Luz del mundo”. Y yo, “portadora de luz”, “maestra de Kabbalah y Tarot…estaba en un hospital, lejos de mis proyectos vitales y absolutamente sola. Genial. ¡Vaya con el “adeptado”! Al borde de la muerte física y espiritual.

»Al salir de la clínica, me planteaba: “Cristo hubiera dicho ´levántate y anda´; nunca me habría dado una orden despectiva como ´y ahora levántate y da las gracias".

»Entonces ….. ¿Qué o quien habló entonces? Dicen que el Demonio es la “mona” de Dios porque imita Su actuar. En este caso, la barata imitación me costó verla, pero al final la vi.


»Deshice el “grupillo de estudios” tiré a la basura cartas, árboles cabalísticos y todo lo que tuviese que ver con el tema. Después de una buena limpieza interna y externa, empecé a comprender.

¿Algo demoníaco, riesgo psíquico o ambas cosas?
»Los seres humanos somos criaturas muy delicadas. Nuestra mayor potencia es la conciencia y la razón. Estas láminas [las cartas del Tarot] apelan directamente al arsenal de recuerdos, emociones, traumas, todo lo que llevamos fijado en el inconsciente, bueno y malo, pero que desconocemos. La reacción que provocan en el ser humano es imprevisible, pueden despertar contenidos latentes, no por sí mismas – que ningún poder tienen ni nada valen – sino por el poder que nosotros les atribuimos con nuestra propia valoración.

»Apelan a lo más hondo de nuestra psique, terreno peligroso y resbaladizo. Puede llegar a ser una forma perversa de idolatría, puesto que se les atribuye “poderes” que sólo están en Dios. La persona que “juega” con ellas está en grave peligro de perder la cordura, la objetividad y el buen juicio.

»“Yo soy la Luz del mundo”. Estas palabras resonaban una y otra vez en mi cabeza, acordándome de mi insano deseo de saber sin Dios y contra Dios.

»Esta es la “clave” de las “claves del Tarot”. Conocimiento al margen de lo permitido por Dios, tomar el saber por asalto, sin razón, sin ciencia, sin Dios. Y con el riesgo – siempre seguro – de ser engañado sutilmente una y otra vez. Puede llevar años de vida deshacer un entuerto generado por estas “mancias”.

»No he llegado a saber nunca si están “vitalizadas” por seres de “luz” como me contaban e ingenuamente creí. Si lo están, hay que emprender la huída rápidamente, no pararse a comprobarlo. Y no mirar atrás.

»Y si sólo son una “herramienta para la lectura del subconsciente que potencia la intuición”, la propuesta es la misma: Huyamos. La ciencia cuenta con suficientes herramientas racionales que nos capacitan para regir con dignidad nuestra vida.

»En todo caso mi propuesta - y decisión irrevocable – es perder todo contacto con esta especie de subcultura de lo irracional. O bien, empleando una expresión más potente y clara, decir: Vade retro, Satana. Con todas las letras. Quien tenga oídos para oír, que oiga.