12 ene. 2014

Restos del mal

 "Conozco un ex-satanista que había participado en las redes de robos de niños después de su pacto y no diré más acerca de sus actividades. Tras numerosos exorcismos y después de 12 años de intensa vida cristiana, me hacía sin embargo esta terrible confidencia:

“Sabes, cuando veo sobre una pared la foto de un recién nacido, siento que me invade una ola de odio. ¡Sí, aún hoy en día! Me es preciso dejar pasar cierto tiempo para rechazarla y acoger en mí el amor de Dios por la vida, por los niños”.




(Sor Emmanuele Maillard, monja de la comunidad de las Bienaventuranzas de Medjugorje)





 Aunque este pots lo he titulado restos del mal, mas bien es que el mal en sí, tienta todo lo que puede, prueba, pero nada mas.

Todos sabemos que no puede obligar a hacer nada que no queramos hacer, pero cuando una persona es liberada, lo es totalmente y para siempre.

Eso si, si sucede  que la persona conscientemente volviese a pecar gravemente, entonces obtendría una posesión peor que la anterior.

Mateo 12, 43-45


43 Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo,
44 piensa: «Volveré a mi casa, de donde salí». Cuando llega, la encuentra vacía, barrida y ordenada.
45 Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; vienen y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio.

La buena vida cristiana, y el uso frecuente de los sacramentos protejen totalmente contra el mal.

2 comentarios:

Anxelina Eskobar dijo...

Es un post bastante interesante e informativo, es de hecho algo que nunca hubiera conocido de no ser por esta publicación.
Regresar con mayor fuerza.

. dijo...

buena teoria si