24 ene. 2014

Quien niega la existencia del demonio, le hace un favor.




Madrid, jardines del buen retiro, estatua del angel caído.

El demonio no existe.

Casi nada. Así, sin paños calientes. Es la afirmación que encontré hace unos días navegando por Internet. Y me llamó la atención no por la afirmación en sí, sino por quien la escribía: un conocido doctor en Teología, que por desgracia lleva muchos años enfrentado a la jerarquía eclesiástica. Discúlpenme la discreción de no entrar en más detalles sobre la persona. Francamente me considero muy poquita cosa como para venir a las redes a hacer escarnio de alguien de inmenso estudio y preparación, que además ha dedicado su vida a Dios. Por muy en desacuerdo que esté con él. 


La afirmación de esta persona se desarrollaba en un artículo donde criticaba el nombramiento de varios exorcistas para la diócesis de Madrid. Tras leerlo me preguntaba, ¿cómo alguien con tanta experiencia y preparación puede relegar a un mito la existencia del demonio? La verdad es que me entristecían sus palabras. Más allá de que sea dogma de fe (casi nada), de que los Papas (Francisco entre ellos) no dejen de prevenir contra él, de que sea algo indudable para el Magisterio de la Iglesia, de que las Escrituras sean claras y nítidas al respecto… aun obviando (y ya es obviar) todo esto, me parece una falta de caridad hacia todos aquellos que han sufrido su acción a lo largo de los siglos. Desde los grandes santos que experimentaron sus duros ataques, hasta aquellos a los que hoy sigue atormentando. Hasta nosotros mismos que cada día pedimos al Padre “no nos dejes caer en la tentación”. 


Ante esta afirmación, ¿qué le diríamos pues a aquellos que han sufrido de una forma brutal su maléfica acción, ante quienes la medicina no ha tenido respuesta, y sólo el propio Cristo a través de sus sacerdotes ha sanado? ¿Que todo ha estado en su mente? ¿Que han sido presa de viejas supersticiones ya superadas por el hombre moderno? Yo desde luego, a los tristes protagonistas de los pocos casos que he conocido de cerca, no sería capaz de decírselo. 

Y que conste que no es este un tema con el que yo me obsesione. A mí me obsesiona el Señor, su inmenso Amor, su eterna misericordia, su plan de salvación para mí, el hacer su voluntad. Lo cual no quita que sea consciente de que el demonio lucha para alejarme de Dios. En este sentido, entiendo que la Iglesia centre su mensaje en el Amor de Dios a los hombres. Es la gran noticia para quienes se han alejado del Padre: Cristo murió y resucitó por los hombres, en Él está nuestra salvación. Lo cual no implica que el tema del demonio y del infierno tenga que ser tabú en la Iglesia; hay un término medio entre el discurso monotemático de la amenaza de condenación que mis padres oían en su niñez, a esa especie de miedo a parecer un carca que se percibe hoy en día, entre cristianos hechos y derechos, cuando se saca este tema. Hasta el punto de que escuchar las palabras demonio o infierno en una homilía es harto complicado. Y repito, aun a riesgo de ser cansino: no creo que la obsesión en este tema sea buena, pero no mencionar a aquel con el que diariamente luchamos, así como las armas para enfrentarlo cuando el peligro sea mayor, me parece una temeridad.

Como suele decirse, la gran victoria del demonio en nuestros días radica en haber convencido al mundo de que no existe. Hecho especialmente grave cuando se da entre cristianos. Pues esta creencia para nosotros no es una opción; ¿o es acaso una pantomima la profesión de fe que hacemos en las ocasiones importantes, en las que renunciamos a Satanás y a sus seducciones?
Si fuera así, pobre San Miguel. Después de tantos siglos, vamos a querer dejarle sin oficio…

Y Dios bendiga al Cardenal Rouco Varela, por actuar en este aspecto con diligencia y valentía.

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla.


José Manuel Puerta Sanchez

5 comentarios:

silvano dijo...

Excelente, muchas gracias.

Anónimo dijo...

Video Exorcistas en España. Extracto de El Diablo (La Posesión del Maligno) http://youtu.be/JC6L1YboggQ

Anónimo dijo...

Y quien cree, y hace oídos sordos, diciendo, que todas estas cosas, la sé, por la biblia, pero, no quiere ver la realidad

Foro sobre Exorcismo dijo...

El demonio tiene un poder limitado y Dios ilimitado.

Lo que haga el demonio es por permision de Dios.

De pequeños males se obtienen grandes bienes.

Dios prevalece siempre.

Personalmente, no creo que si no hay mas exorcistas sea por miedo, sino por no querer implicarse, y esto, corresponde a la aprobacion de los obispos, no a los sacerdotes.

El video que ha presentado un anonimo, da una realidad parcial.

Quien como DIOS?

Anónimo dijo...

Es la táctica que emplea el demonio para alejarnos de Dios. Se siente fracasado y quiere que todos nos sintamos fracasados para arrastrarnos así con él. Hoy es tabú hablar de ello, porque ya lo consideran fuera de órbita, que es cosa del pasado.