10 dic. 2013

La tentación del temor

La batalla espiritual en nuestra psiquis.


¿Usted sufre de un espíritu de temor? La mayoría de nosotros diría que “no”, hasta que no hemos profundizado un poco más en nuestra psique. El temor implica más de lo que comúnmente reconocemos. Es nerviosismo. Es ansiedad. A veces se traspasa a la impaciencia. Se trata de fobias.


 Ninguna de las anteriores son de Dios. “Vivir en el miedo” puede atraer lo que estamos temiendo.

 ¿Que es eso del temor?


El temor se trata siempre de algo que no ha sucedido aún, es el presentimiento de algo que hace rehusar las cosas que causan daño.
El espíritu de temor es un demonio que paraliza, desanima, y mata, robándole la fe que todo creyente tiene en Cristo Jesús.
El espíritu de temor aumenta cada vez que usted lo siente. Puede hacer crecer el temor cuando ve películas de terror o cuando vuelve al pasado recordando algún hecho que le provocó temor en ese momento. Si lo hace crecer, más comida le pedirá, es decir, en los momentos de temor éste será mayor, cada vez sentirá más temor.
El temor no tiene más poder  que aquel que usted le da. El temor  es como un niño recién nacido, se alimenta de leche, eso lo hace crecer cada día. Igualmente, lo desagradable que se espera aumenta con las palabras de miedo y los sentimientos de temor, los cuales te  atrapan produciendo lo que esta  temiendo.

Prince, quien recordó acerca de sus propias luchas con el temor, que hubo un tiempo cuando un espiritista repentinamente le espetó que lo vio en un coche destrozado contra un árbol. Era un demonio hablando.

“Dije en voz alta: satanás, niego tu destino para mi vida. No voy a estar en ningún coche que choque contra un árbol”.

A él nunca le sucedió eso.

“Después [de mi conversión], estos ataques de miedo disminuyeron pero no cesaron por completo. Una vez que entré en liberación, yo sabía lo que hacer. Me gustaría pedir al Señor y a Él le gustaría liberarme”.


La lucha contra el temor.   

“Al principio no podía entender por qué tengo que tener esta continua lucha, pero luego vi que por las Escrituras que muchos de los siervos más fuertes de Dios experimentaron una batalla contra el miedo. Pensé en David, el hombre valiente, capitán de los ejércitos de Israel”.

En el Salmo34:4 dice,

“Yo consulté al Señor, y él me oyó, y me libró de todos mis temores”.
“Reflexioné sobre esa frase todos mis temores. Entonces empecé a considerar diferentes tipos de miedo: el miedo a la oscuridad, miedo a las alturas, miedo del hombre, el miedo al fracaso, miedo a la enfermedad, el miedo a la muerte, miedo a los lugares cerrados (claustrofobia), miedo a lugares abiertos o públicos, el miedo a lo desconocido … “
“Una lista completa sería muy larga”.

“Cada uno de estos temores es dolorosamente real para el que los sufre”.

La Paz cristiana, don de Dios.

Eche fuera cualquier cosa en usted que podría causar que otros teman o sean intimidados. Recuerde que Dios está en la paz y no reside en el temor. El miedo es el fruto de deficiencias. Nuestros espíritus saben cuando hay un “eslabón débil”.

Vaya a Dios.

Por encima y más allá de todo, recordamos lo que la Biblia dice: que el perfecto amor echa fuera el temor (1 Juan 4:18).

Es el lugar donde tenemos que empezar.

También podemos aplicar 2 Timoteo 1:07:

“Dios no me ha dado un espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio [autodisciplina].”

Tome una posición en contra de él.

Ore siempre (del corazón).

Una oración desde el corazón limpia el corazón – y es el corazón al que el miedo a menudo ataca (ver: ataques al corazón).

Por supuesto, también existe el estómago. Está la mente. El miedo ataca al si mismo. Cuando nos falta la paz, a menudo es debido a un temor.

Pida protección a Dios, entre usted y lo que temores.

Cuando usted lo hace, usted saldrá victorioso. Persista. Tendrá una segunda naturaleza para ser valiente – al darse cuenta de esto como parte del conflicto espiritual – y hará bien en recordar en todos los miedos que

“mayor es el que está en mí que el que está en el mundo” (1 Juan 4:04).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, yo estoy sufriendo del espíritu de temor desde hace tres años.
Soy una persona que siempre he sido catolica prcticante, oro mucho, incluso con el salmo 34 y siempre le pido a Dios que me libere de ese espíritu de temor porque sufro muchísimo, estoy pasando por un verdadero calvario.
Y porque tomo pastillas, de lo contrario seria imposible soportarlo.
cuando he leido el post me he sentido totalmente identificada, por eso me he atrevido a contarlo para que oren por mi.
Dios les bendiga.

Foro sobre Exorcismo dijo...

Aunque he querido publicar este articulo que hace mencion a la tentacion del temor, no es para promover el poder del mal, que es muy limitado. Sino, para, como siempre, mostrar la supremacia y victoria de Dios.

En este post he querido reflejar que la solucion a cualquier cosa del mal, es Dios.

Sinceramente, anonima, me extraña que siendo tan catolica como dice que es, se mantengan en usted, esas tentaciones, y tanto tiempo.

Anónimo dijo...

Pues así es, soy de comunión diaria, hago todos los dias 3 horas de oración, incluido el rezo del Santo Rosario, visitas al Sntisimo, etc.
No tengo ningún interés en mentirle, porque me estaría mintiendo a mi misma.
un saludo y le deseo lo mejor.