19 nov. 2013

Tentaciones y libre albedrio


Existe más de un demonio. El Apocalipsis nos habla de un tercio de las estrellas de los cielos, empleándose siempre simbológicamente cuando se quiere aludir a un número tremendo de grande. Y esto es dogma de fe pues figura en los evangelios en la parábola de los endemoniados de la tierra de los Gadarenos. Hablamos siempre del demonio como si solo fuera un ser, pero son muchos.

¿Cuáles son las posibilidades que tiene el demonio para actuar?

-El demonio, en sus buenos tiempos de querubín, antes de su caída, pues esta era su elevada categoría en los coros angélicos, adquirió la inteligencia de que dispone, pues tenía libre acceso a la contemplación del rostro de Dios, en el superior grado de querubín.

Esa inteligencia tremendamente superior a la nuestra, tiene su uso controlado por la voluntad divina. El demonio no puede llegar más lejos frente a nosotros, de lo que le autorice el Señor, que emplea la actuación de los demonios como medio para que adquiramos méritos venciendo sus tentaciones. Pero nunca nadie será tentado por encima de sus fuerzas para rechazar la tentación.

Si se cae en la tentación es siempre por propia voluntad, en uso del libre albedrío del que Dios nos ha dotado a todos..

Si el demonio pudiese actuar libremente sin el control divino y nosotros no estuviésemos auxiliados por la gracia divina, estaríamos ya todos condenados en el infierno para hacerle compañía eternamente.

De la misma forma que la intervención del Señor en todos los acontecimientos humanos es absoluta es grande, con la autorización y control de Dios, la intervención demoniaca en todo lo que sucede en este mundo.
 

2 comentarios:

ronda alba dijo...

Es posible que el demonio nos engañe en nuestro propio pensamiento, con nuestra propia voz?

Foro sobre Exorcismo dijo...

Ronda;

Si, es posible, pero con no hacer caso, ya está resuelto.