5 oct. 2013

Liberación definitiva; concurrencias y dones carismáticos.

Tantas veces se pregunta... ¿cuando se liberará tal persona de su posesión, vejación, obsesión o influencia?

La respuesta es cuando Dios decida que es lo mejor para la persona.

Persona libre y feliz.
Jesús, liberaba al momento, en alguna ocasión... le decía al sanado, anda ve... y de ahora en adelante no peques pues podria pasarte algo peor... curaba al momento, pero si debía aconsejar, también lo hacía. De forma directa y al momento, es Dios, su prontitud va acorde a su misericordia y amor a nosotros, criaturas de Dios.

Evangelio según San Juan 5; 6-9 a 14

6 Al verlo tendido, y sabiendo que hacía tanto tiempo que estaba así, Jesús le preguntó: «¿Quieres curarte?».
7 El respondió: «Señor, no tengo a nadie que me sumerja en la piscina cuando el agua comienza a agitarse; mientras yo voy, otro desciende antes».
8 Jesús le dijo: «Levántate, toma tu camilla y camina».
9 En seguida el hombre se curó, tomó su camilla y empezó a caminar. Era un sábado,
  
14 Después, Jesús lo encontró en el Templo y le dijo: «Has sido curado; no vuelvas a pecar, de lo contrario te ocurrirán peores cosas todavía».

Porque de Dios no se ríe nadie. Una cosa es pedir una ayúda una persona ignorante y ser ayudada, y otra es que cuando la persona ha sanado vuelva al pecado, de forma egoista y desagradecida, no sé si  el paralítico de la camilla estuviese así por haber pecado, es que se sanó y debía dar gracias a Dios y procurar llevar una vida en gracia.

En el caso de los posesos, en el siguiente texto evangélico, vemos una sabia descripción, de lo que puede suceder si un sanado no tuviese reparos en volver al pecado.

No me refiero al que peca por debilidad o circunstáncias diversas... me refiero a aquel que olvida voluntariamente y a conciencia el buen camino iniciado cuando Jesús ha tenido la misericordia de sanarlo, y ningunea el buen camino inciado tras su sanación.

Evangelio según San Mateo 12, 43-45


43 Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo,
44 piensa: «Volveré a mi casa, de donde salí». Cuando llega, la encuentra vacía, barrida y ordenada.
45 Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; vienen y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio. Así sucederá con esta generación malvada». 

Aunque una persona haya sanado, el demonio, sobre todo, al poco de haber sido expulsado, tratará de volver al exposeso, sin conseguirlo, pues ahí hay una bendición de Dios. No hay que preocuparse, la palabra de Dios es verdadera.

Ha llegado la parte al post, la guinda del pastel, el testimonio...

Tengo varios amigos exposesos, cuando han estado faltos de confesión, relajando su camino, han sentido claramente la cercanía del demonio, pero tras la oración, la paz ha vuelto, y tras, de nuevo el estado de gracia, el demonio se ha alejado, esto ha sucedido, también (notar claramente la cercanía del demonio con ansia de vengarse) cuando han orado por alguien que lo necesitaba, o aconsejado a alguien que siga el buen camino cristiano, que estaba siendo engañado por el demonio, o buen acto testimonial... si... los ex... tienen ese sexto sentido regalo, don de Dios para saber ver la acción del mal.

Como en los santos, ellos, también pueden percibir claramente la presencia del mal, tienen en muchisimos casos, ese "don carismático" de discernimiento tan especial, y por ello, es muy de agradecer su presencia en la oración por aquellos hermanos/as necesitados de oración y sobre todo de liberación por causa de posesión.

Jesús, sanaba al momento, dejó dicho; expulsad demonios en mi nombre, pero no dijo cuanto tiempo tardaríamos en conseguirlo, cuantas sesiones serian necesarias... esto va en función de cada persona, y desde luego, el 90% está en manos de la conversión personal, y cambio de vida, y el 10% en manos del sacerdote que actúa en nombre de Jesús. Unos necesitaran pocas sesiones, otros, muchas o varios años.

Pero no hay que olvidar, que Dios permíte pequeños males, si de ello se pueden obtener grandes bienes, y hay muchas personas, que encuentran un camino de virtud y santidad elevada, precisamente por su fervor cristiano, junto a la acción de Dios benefactor,  la persona durante su proceso de sanación siente fehacientemente  que la acción del demonio va debilitandose hasta desaparecer. Dios la  ha bendecido con la  liberación definitiva.

Hace pocos días, el 23 de septiembre, fué la celebración de San Pio de Pieltrecina, supe días después que una buena católica fué liberada de su posesión, tras haber asistido a 33 sesiones durante un año, fué el dia de la conmemoración de este santo que recibimos este regalo del cielo! yo hube asistido a algunas sesiones de exorcismo, y me alegraba tanto ver la supremacía de Dios, que iba haciendo su obra atando y expulsando los demonios hasta llegar al último.

La mujer se siente ligera, llena de paz y libertad.

10 comentarios:

Federico Pérez Cruz dijo...

De verdad que Dios es bueno. Gracias por el post, hermano. Dios te bendiga.

Anónimo dijo...

Qué suerte tiene esa mujer.
pero su trabajo le habrá costado
Así, me he sentido yo, libre en paz y ligera, cuando he aprobado algún examen o he aprobado algún curso. Pero después como Támara Falco, no me llenaba.


Es posible que en las influencias demoníaca, vaya, la persona a la confesión sin arrepentimiento entero, y, no se sienta liberada del todo??

Son largas las sesiones para las personas con influencias??


Eduardo dijo...

Estimados hermanos:
Yo he participado de varias oraciones de liberación, y he compartido con muchos hermanos, que trabajaron directamente con sacerdotes, esto fue en Nicaragua. De las liberaciones que conozco, todos fueron liberados inmediatamente, una de las posesiones más severas, fue la de una niña de 9 años, que había sido utilizada como canal por un “médium”, para hablar con los espíritus de muertos, en ella habitaba el espíritu de Legión, el mismo del endemoniado Gadareno, después de 12 o 14 horas fue liberada y ella experimentó una gran paz y después contó todos los pormenores.

En los casos de que soy testigo de las maravillas del Señor, y en la poca experiencia que tengo, me ha convencido de que es el Amor el que libera.

En el post anterior el hermano Administrador nos compartía sobre el “mandatum” al demonio, se pueden utilizar sacramentos, es muy efectivo, por ejemplo cuando yo reclamé ante el sagrario a mi novia, como esposa, aunque no se había consumado el hecho, debido a la seriedad de la propuesta, esto ocurrió antes de ella ser liberada, el demonio la hizo alejarse con un pánico increíble, en ese momento pude ordenar al demonio que saliera de ella, pero el Señor a través del discernimiento de Espíritu, me lo impidió, porque Él tenía dispuesto eso para después, además como laico debo obedecer a la autoridad eclesial.

Pero el amor que nos unía propició la liberación definitiva, es el único caso que esto sucedió en 3 meses.

Yo como padre de familia y esposo, puedo reprender a las fuerzas que atormentan a mis hijos, o esposa y ordenar en nombre del sacramento del matrimonio o del bautismo, y en nombre de esa alianza, exigir al demonio que suelte a mis hijos o esposa, aunque ellos hayan sido engañados y se involucraran en prácticas oscuras, por la autoridad del amor.

En mi país en la provincia donde vivo, no hay sacerdotes que tengan alguna experiencia en exorcismos, hay que viajar unos 500 kilómetros, para encontrarse con uno y eso después de un protocolo.

Dios les bendiga

Administrador del blog dijo...

Gracias Federico. Igualmente Dios te bendiga.

Dios está poresente en nuestra vida a diario, anonima.

Eduardo, muchas gracias por aportar tu comentario y experiencias.

Este foro, esta dedicado para aquellos saceerdotes o colaboradores laicos que luchan contra el mal, aquí, como dices tu a veces, se desenmascara y vivisecciona su forma de ser, y sobre todo su nada si estamos con Dios.

Pero tambien es un lugar de claridad para aquellas personas en el mundo, que tienen problemas y no saben donde acudir, aqui ven descripciones clarificadoras de la verdad de la existencia del demonio y saben que pueden acudir a un sacerdote e iniciar su sanacion.

Bendiciones.

Administrador del blog dijo...

Ronda, lo mas probable, es que ese buen sacerdote te conozca, y sepa que lo mas seguro es que te preocupan muchisimo estos temas, y que realmente no tienes nada. Yo que te leo hace tiempo, lo afirmaría, no lo tomes a mal, y alegrate, y ves tranquila por la vida. ok? Recibe mi abrazo, hermana.

Anónimo dijo...

Amigo Administrador, es l primera vez que ese buen sacerdote que me confieso con el

No me conoce absolutamente de nada. Este sacerdote es de la Iglesia del Sagrado Corazon, que esta en el Centro de la Ciudad.

Gracias por tu ayuda

Administrador del blog dijo...

Te conozco, hace tiempo, solo por leerte, pero me mantengo, en mi tesis. Aunque claro, no soy nadie para afirmarlo, si que es mi apuesta al 100%.

Eduardo dijo...

Estimados hermanos:
Quiero compartir con ustedes un testimonio, aunque este no es una experiencia personal, se contó en un grupo de oración, donde asistía, hace más de 20 años. He recordado el hecho porque el hermano Administrador del Blog tocó el tema en el post anterior a este, sobre el “mandatum”. En ese escrito, se explicaba que se podía ordenar al demonio utilizando los sacramentos.

Bueno les cuento que una hermana, nos dijo, que una señora casada por la iglesia, su marido, por situaciones económicas había realizado un pacto con Satanás.

Sobre este tipo de pactos conozco bastante; siempre se contempla una promesa y el final es muy triste, Satanás se lleva el alma, eso también va relacionado con el grado de compromiso, pero su final, es la condenación del alma. Parece ser que el pacto de este hombre era bastante severo, así que aunque parezca un cuento de miedo, no lo es.

Esta mujer cuenta que un día se desató una tormenta increíble y un gran alboroto, tanto así que ella salió al patio de su casa, y estaba el marido envuelto en un torbellino, que lo arrastraba, ella supo que aquello no era un simple tornado, ya que su marido lloraba y decía que no se lo llevaran, claro está se refería al demonio, su esposa en la desesperación gritó con voz alta, “¡Señor! por el Sacramento del matrimonio yo rompo cualquier pacto o atadura, en ese momento su esposo fue soltado.

Aunque nunca he sido incrédulo, y me pareció el testimonio muy creíble. Pero no hablamos más del tema.

Ya les conté lo que pasó con la que era mi novia y ahora es mi esposa, ella tenía un espíritu que le producía una epilepsia, el cual entró por la “ouija” y ya conté como fue liberada, pero estando ella todavía infestada, se la reclamé al Señor como esposa, todo esto ocurrió en una oración mental, pero le tenía la mano en su hombro, en ese instante ella salió disparada hacia una esquina. Claro está en el momento eso me impactó. Su liberación se postergó hasta 3 meses por lo ya contado.

Al leer ese tema del post del “madatum”, se me aclararon muchas cosas. Y me he dado cuenta que aunque nosotros no lo sepamos, cuando hemos entregado nuestra vida al Señor, su Espíritu nos guiará y no nos dejará solos nunca.

Gracias por compartir esto con nosotros hermano Administrador, además a los que comentan en este post.

Dios les bendiga.

Administrador del blog dijo...

Hola Eduardo,

Gracias a tí por compartirnos esas experiencias y ratificar fehacientemente lo que yo describí en el Mandatum.

Aunque a los ojos humanos no sean visibles, en el mundo espiritual si que lo es, los sacramentos, son pactos de amor con Dios, y son la via unificadora y santificante con Dios!!!!

Esto el demonio lo sabe, por eso, hace todo lo que puede para que rompamos esos sacramentos, esos pactos con Dios.

Por eso tantos son tentados a apostatar (rechazar su sacramento del bautismo, de la confirmación, el perdon -confesion-, el de la eucaricita -no recibimos a Dios vivo en nosotros- y de la extrema unción) el divorcio (rechazar el sacramento del matrimonio).

Pobres aquellos que se dejan tentar y rompen los vinculos con Dios, no son del todo conscientes, por eso, si vuelven a Dios, siempre nos acogerá como hijos pródigos.

Muy bien Eduardo.

Administrador del blog dijo...

En cualquier caso, si una persona hace un pacto con satan y se arrepiente de corazon, Dios le perdona, rompe toda atadura y le acoje de nuevo como hijo suyo.