29 oct. 2013

satan induce al crímen

Aunque este artículo, está escrito para todos los públicos, los que sabemos de la verdad del demonio, no tenemos dudas de la influencia del mal, en los crímenes.

Sacrificios humanos y crímenes satánicos: Mito y realidad de una leyenda urbana

Argumento para cada vez más películas y novelas, las sectas satánicas asesinas, y los sacrificios humanos, parecen limitarse al argumento ideado por los guionistas más imaginativos. Sin embargo policías, criminólogos e investigadores están en disposición de demostrar que, una vez más, la realidad supera la ficción. Este es el lado más oscuro y siniestro de las creencias religiosas.


Cuando el Inspector S. D. me telefoneó, para pedirme que me reuniese urgentemente con él, en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía, no entró en detalles. Sólo me dijo que dos inspectores de la brigada de homicidios se habían desplazado desde Cádiz a Galicia siguiendo una pista relacionada con uno de los casos más dramáticos de la moderna historia criminal española, y querían reunirse conmigo. Así que cogí el coche y acudí a la comisaría lo más pronto posible. En aquel mismo despacho, y por desgracia, había tenido la triste oportunidad de examinar atestados, expedientes e informes sobre otros asesinatos y suicidios ocurridos en el contexto de las creencias mágicas o esotéricas, pero lo que aquellos dos policías gaditanos me presentaban ahora era mucho más espeluznante que ningún otro caso anterior. Y no sólo porque la víctima fuese una joven, de 16 años, totalmente inocente. Sino porque las autoras del crímen eran dos intimas amigas de la víctima, de 16 y 17 años respectivamente. Pero lo más siniestro de este caso era el móvil del crimen… querían saber que se experimenta al matar.

Los inspectores de homicidios llegados desde Cádiz hicieron desfilar ante mis ojos una serie de evidencias, incautadas en el domicilio de las jóvenes asesinas, que no dejaban lugar a dudas sobre su insana fascinación por el ocultismo, la brujería y el más allá. En la inspección ocular realizada en el domicilio de las asesinas los policías habían descubierto abundante bibliografía sobre ocultismo y brujería. Libros como “OUIJA, contacto con el más allá”, “Posesión”, o “Vivencias extracorpóreas del espíritu”, compartían estanterías con fetiches y amuletos mágicos. Entre los objetos personales de las homicidas encontraron también una colección de relatos manuscritos en los que se fabulaban todo tipo de crímenes y sacrificios sangrientos.
Según me explicaron los inspectores, las jóvenes practicaban habitualmente la OUIJA y otras técnicas de contactismo, llegando a identificar a una serie de “demonios protectores”, que les servían de guias: Demon, Markus, Oced… En uno de esos textos, probablemente psicográfico, escrito a Demon, su “demonio de la guarda”, una de las acusadas escribía: “Me he sentido muy alegre de saber que tengo a alguien que me protege. Al llegar a casa tuve que salir a comprar a la tienda, era comosi alguien me abrazara en ese momento. Me siento acogida por algo. En el cuarto hay algo o alguien, no esta vacío y me reconforta”. La autora de esas palabras, que estaba y todavía está, muy vinculada a Galicia, era Iria Suarez.

Apasionada por el ocultismo y la brujería, Iria y su amiga Raquel Carlés Torrejón, habían reconstruído con las cartas del tarot, el crimen que iban a cometer aquel 26 de mayo, en el descampado del Barrero. En su casa la policía encontró la carta que representa a la doncella, desplomada bajo la carta de la luna, junto la carta de la torre… Como una burda dramatización esotérica del brutal asesinato de Clara García Casado, que murió a la luz de la luna, y a la sombra de la torre del cuartel de infantería de San Fernando, porque dos amigas adolescentes querían saber que se sentía al matar…

Los inspectores de homicidios querían cerciorarse, siguiendo la pista gallega, de que aquel crimen incomprensible no tuviese ninguna conexión, a través de Iria, con alguna secta o culto satánico gallego que pudiese estar conectado con aquel asesinato absurdo. Pero no existía tal conexión. No había ninguna explicación ritual, ni esotérica, ni sectaria que nos ayudase a comprender aquel brutal asesinato. Y eso es lo que lo hace más horrible…

Matar es un placer
“Las brujas de San Fernando”, como han pasado a la historia criminal española Iria Suarez y Raquel Carlés, llevaban meses fantaseando con la idea de matar. En diciembre de 1999 Iria había escrito a Raquel: “¿Quieres matar? Lo haremos, sólo dime a quien…”. En abril del año 2000 Jose Rabadán, otro joven de 16 años, aficionado al ocultismo, asesino a toda su familia con una espada samurái. El “asesino de la katana” se convirtió en un icono para las “brujas de San Fernando” que, según me confirmaron los policías, habían escrito varias cartas al joven, y tenían incluso el teléfono de la prisión donde se encontraba recluido. Fue el detonante para ejecutar su fantasía homicida. Si el pudo hacerlo, nosotras también... Y lo hicieron.

Por desgracia, tras un amplio porcentaje de los crímenes que llegan a los titulares de prensa con la etiqueta de “satánicos” no hay más que esto. Una empatía morbosa, casi lasciva, un lujurioso afán de trasgresión, rebasando todas las fronteras morales y racionales. Matar solo por el placer de sentir el poder divino de decidir sobre la vida y la muerte de un ser humano inocente. En realidad, este planteamiento tiene mucho de satánico, aunque no exista un culto organizado detrás de esos crímenes.

Todos los medios de comunicación del mundo se hacían eco del último crimen adolescente, con nuevos tintes satánicos. Esta vez ocurrió en Rusia. Las víctimas, tres chicas de 16 años y un joven de 17, habían desaparecido en junio pasado y sus restos fueron encontrados recientemente en Yaroslavl, a 300 kilómetros de Moscú, Rusia. Según los teletipos que dieron la vuelta almundo, “los cuerpos recibieron 666 heridas de cuchillo, luego fueron degollados y quemados en una hoguera, y sometidos a practicas de antropofagia”.

Fueron detenidos ocho presuntos miembros de una banda llamada los "Devil", liderados por Nikolai Ogolobyak, a cuyo teléfono móvil habían llamado varios de los jóvenes asesinados, antes de la masacre. Ogolobyak estar siendo investigado en estos momentos como posible responsable de un macabro crimen ritual, y con antecedentes por liderar una supuesta secta satánica en Rusia.

Según todos los indicios publicados hasta la fecha, en realidad Ogolobyak no lideraba un culto satánico organizado, sino una tribu urbana, identificada con el movimiento gótico y siniestro, que no se había limitado a una corriente cultural, social y musical perfectamente integrada en la sociedad, como es lo habitual, sinó que había querido experimentar más allá de las letras de sus músicos de rock favoritos, que con frecuencia juegan con conceptos diabólicos y macabros.

26 oct. 2013

satanismo y halloween

Wilson Fernando López era un joven de apenas 17 años que vivía junto a sus padres en un barrio de la ciudad de Manizales, en Colombia. Tenía una personalidad tímida, que le impidió por mucho tiempo acercarse a otras personas.

Cambió su forma de relacionarse el día que Ana apareció en su vida. Nada más verla quedó prendado… y ciego. "Era una hermosa joven de ojos verdes claros, bellísima, con un rostro de inocencia casi angelical. Un día me invitó a una fiesta, llegamos a una casa grande y me fijo al momento de entrar que estaba todo oscuro. Caminamos, entré con ella a un lugar donde habían otros muchachos que se colocaron una sotana oscura. Temeroso no le solté la mano y también me vistieron con esta sotana”.

Extraña fiesta

Su facción del rostro cambió cuando escuchó a un hombre del grupo que hablaba un extraño lenguaje. “Noté que todos hablaban en ese mismo idioma. Mientras, asustado, permanecí callado. Luego noté que en el centro de una mesa que rodeaban estaba graficada una tabla Ouija con sangre que luego supe era humana, y las manillas de la tabla comenzaron de pronto a girar al contrario de las manecillas del reloj”

Se hizo visible su incomodidad, dice, pues nunca había practicado este rito. “Los vasos de agua que estaban en la mesa comenzaron a levitar unos cuantos centímetros, lo mismo pasó con las velas. En cuestión de segundos entré en pánico y quise escapar, quería correr, pero ya era tarde. Escuché una voz a mi espaldas que me dijo «si huyes te mato»”.

Secta Satánica
Así es como Wilson se integró a una secta satánica llamada «Los Doce del Zodíaco», grupo al que se comprometió en cuerpo y en alma. “Me dijeron que me estaban esperando desde hacía mucho tiempo, pues completaría el círculo perfecto de la estrella de 12 puntas, la también llamada «Estrella de Satán». Yo era el número 12".



Halloween y satanismo
Wilson testimonia que existe una preparación tan sigilosa como siniestra las noches de Halloween. “Conforme a unas fechas establecidas, una de las mujeres deberá sacrificar a sus hijos el día 31 de octubre. Se la elige con meses de anterioridad. Se acuesta (sexo ritual) con el líder, y durante la semana (previa a Halloween) la tratan como si fuera una diosa”.

Los escabrosos detalles no se detienen y entre los ritos más dantescos, detalla una serie de etapas que debió sortear para algún día, liderar su propia agrupación. “Llegué a sacrificar a un gato negro. Le clavé el puñal, me tomé su sangre y me comí su corazón. Con este acto, ya había entregado, por decirlo de alguna forma, el noventa por ciento de mi alma al Demonio. Sólo me faltaba el sacrificio humano. Mis compañeras me instaban a hacerlo, porque ya dominaba todos los ritos. Ellas querían que yo fuera su líder. Claro, pero también tenía que montar mi morada de 12 discípulos para continuar la obra de Satanás”.

Sórdidos sacrificios
“Recuerdo que en una de las noches de Halloween, vi el sacrificio de un niño. Me dio una inmensa pena ver cómo el sacerdote negro colgó al niño, lo abrió con una daga, le sacó el corazón y se lo comió… ”.

Las descripciones coinciden con lo abordado por el padre Luis Escobar, conocedor del tema, dice que respecto a que en la mayoría de las sectas, existe una dominación del líder y complicidad por parte de sus miembros.

“Escogíamos a integrantes dentro de la secta para que se embarazaran porque no queríamos despertar sospechas”.

Por otro lado, López explica que los atentados y los hechizos deben ser entre las 3 y 5 de la mañana. “Si el niño no nace (parto inducido) antes de las 5 de la mañana, se tiene que abrir la panza de la mamá. Y se hace un sacrificio 2 por 1, pues se les mata inmediatamente”.

Estuvo atrapado por casi tres años, recuerda, y conforme pasaba el tiempo, sabía que llegaba la hora de cumplir con el pacto. “Era el que seguía en la lista y tenía que hacer el sacrificio. Llegó el 31 de octubre, Halloween, todo está listo y los integrantes debíamos jurar ante el libro del Macho Cabrío (texto insigne del satanismo y de invocación a demonios); así se comienza el año satánico, se invoca a los espíritus inferiores y se baña a todos los satanistas con agua de alcantarilla”.

Una fiel testigo
Resulta desconcertante oír las palabras de Wilson, quien, sumido en espíritus malignos, fantasmas y otros seres, pretendió llevar adelante su plan siniestro. “Llegó una muchacha nueva a mi barrio y tanto me fasciné con ella que quise hechizarla. Probé con todos los rituales que sabía, pero a ella no le entraba nada. Fue tanta mi obsesión que le pedí ayuda al obispo negro para que ella se enamorara de mí”.

“Me recomendó que actuara como un chico bueno -confiesa- y empecé a acompañarla en las cosas que a ella le gustaban. ¡Y ahí se produjo todo! Rezaba el Rosario por las mañanas y las tardes, además de ir a misa todos los días ¡No sabía en lo que me estaba metiendo! Nos fuimos conociendo y un día me pidió acompañarla a la iglesia y me arrodillara en frente del Santísimo. Para pasar desapercibido, dice, la seguí en todo y al entrar al lugar sagrado recuerda que ella se arrodilló ante el Santísimo (que estaba expuesto para Adoración). Lo miró invitándolo a arrodillarse… “pero al hacerlo sentí en mi cuerpo como agujas traspasando todos los poros de mi piel. Era tanto lo incómodo que me sentía cada vez que debía acompañarla a esto, que a veces la esperaba afuera del templo”.



Conversión
Nunca tuvo entre sus planes convertirse. Pero la presencia divina que habitaba a la muchacha lapidó los deseos de Wilson. “Esta mujer me decía en reiteradas ocasiones que oraba por la salvación de mi alma. Al mismo tiempo que Satanás me llamaba cobrando la cuenta. Porque, recordemos, le debía el sacrificio humano de Halloween”.

Presa de permanentes conflictos interiores dice que incluso escuchaba voces que le decían: “¡Mátate!, ¡Te vamos a matar!, ¡Sacrifícate!”. Desesperado y temeroso de revelar en la secta lo que sucedía, recurrió instintivamente donde el sacerdote Héctor Ochoa (ya fallecido) por medio del cual vivió una experiencia liberadora. “Con el padre empezó esa batalla campal que duró tiempo. De mí, salieron tres demonios de la primera potestad de Satanás, muy grandes”.

La última batalla
El duro camino para reconocerse hijo de Dios requirió luego su total empeño, confesarse a menudo en el sacramento de la reconciliación y transparentar su verdad a sus padres. Su penitencia, dice, era “ir donde las personas a las que había dañado y pedirles perdón”. No obstante, agrega, aún faltaba una última batalla por dar…

Al poco tiempo, viendo mi ausencia, los miembros de la secta constataron lo ocurrido y empezaron a atentar contra mi familia. Atacaban espiritualmente, hasta que un día estando en el grupo de oración donde había empezado a participar, apareció el sacerdote negro, y me dice «vengo por usted, ya sabe qué sigue»”. Luego, recuerda que el líder satanista comenzó a balbucear sus maldiciones… “y en un momento, cuando estaba débil, comencé a sentir detrás de mí una voz que decía «Dios te salve María, llena eres de gracia…» y cada vez fue más fuerte. Sentí salir detrás de mí, una mano blanca, hermosa, luminosa, portando un rosario que enrolló al sacerdote negro”.

El líder de la secta satánica salió de inmediato del lugar y tras diez años jamás Wilson ha vuelto a ser agredido. Hoy destina buena parte de su tiempo a testimoniar su experiencia con las sectas, el Demonio y en especial la verdad satánica que encierra la fiesta de Halloween de la cual fue liberado por una testigo de la fe, un sacerdote y luego, finalmente, por intercesión de la Santísima Virgen María. 


Sobre lo explicado, si queréis ver el vídeo, aquí lo tenéis;


23 oct. 2013

Siempre debemos esforzarnos





- Siendo Dios bueno, pudiendo evitar tanto mal que aqueja al mundo, ¿porque permite este mal?
 

-La realidad del mal y del sufrimiento presente bajo tantas formas en la vida humana, constituye para muchos la dificultad principal para aceptar la verdad de la providencia divina.











- Pues aunque parezca un contra sentido, lo permite para nuestro bien. Una de las razones es que hay que pensar que si no existiese demonio, no tendríamos escalera para subir al cielo.


El demonio, también ratifica la verdad de Dios, aunque trabaje como su antítesis, ejemplo de libertad mal usada, y resultado inequívoco, y en su caso irrevocable.

Nosotros estamos aquí para superar una prueba. Se trata de una prueba para demostrar lo que somos capaces de amar a Dios, superando las tentaciones demoníacas que sufrimos y que podemos aceptar en uso del libre albedrío del que disponemos todos los seres humanos.

El hombre sin futuro aunque tenga una edad avanzada, es hombre muerto ya. Dios nos quiere siempre activos, porque la actividad humana es el cumplimiento del mandato divino del Génesis: “Vosotros pues, sed fecundos y multiplicaos; pululad en la tierra y dominada”. (Gn 9,7).

No sabemos, nadie sabe cuándo será llamado cada uno de nosotros, cualquiera que sea su edad.


Si físicamente puede, debe usted estar activo. 

Un jubilado o una jubilada, que se encierra en casa y se limita a ver la T.V. mental y espiritualmente él o ella, se están suicidando. Nunca es tarde para nadie, para dirigirse a trabajar en la viña del Señor, aunque la tarde esté ya cayendo. 

Hacia la luz definitiva

A causa de aquella plenitud del bien que Dios quiere realizar en la creación, la existencia de los seres libres es para él un valor más importante y fundamental que el hecho de que aquellos seres abusen de la propia libertad contra el Creador y que, por eso, la libertad pueda llevar al mal moral. Indudablemente es grande la luz que recibimos de la razón y de la revelación en relación con el misterio de la Divina Providencia que, aun no queriendo el mal, lo tolera en vista de un bien mayor. La luz definitiva, sin embargo, sólo nos puede venir de la cruz victoriosa de Cristo.

La Providencia es una presencia eterna en la historia del hombre: de cada uno y de las comunidades. La historia de las naciones y de todo el género humano se desarrolla bajo el «ojo» de Dios y bajo su omnipotente acción. Si todo lo creado es «custodiado» y gobernado por la Providencia, la autoridad de Dios, llena de paternal solicitud, comporta, en relación a los seres racionales y libres, el pleno respeto a la libertad, que es expresión en el mundo creado de la imagen y semejanza con el mismo Ser divino, con la misma Libertad divina.

El respeto de la libertad creada es tan esencial que Dios permite en su Providencia incluso el pecado del hombre (y del ángel). La criatura racional, excelsa entre todas, pero siempre limitada e imperfecta, puede hacer mal uso de la libertad, la puede emplear contra Dios, su Creador. Es un tema que turba la mente humana.

20 oct. 2013

Fabienne, ex-esotérica hoy conversa católica (y 2)

Fabienne Guerrero, en la actualidad, con la imagen de Jesús de la misericordia

Folletos de la logia rosacruz.
La otra rama de su interés esotérico era la AMORC (Antigua y Mística Orden de la Rosa Cruz). "Recibía cada mes cuatro de sus folletos con sus enseñanzas. Llegué al “séptimo grado”. Me afilié a una logia rosacruz con varias iniciaciones esotéricas". En su entrevista con Laurentin detalla que "fui iniciada en la logia de Haroeris en Marsella desde abril de 1995 hasta marzo de 1997". 
En la AMORC se estudiaban autores esotéricos y de la Nueva Era, como los fundadores de la teosofía: Madame Blavatsky y Rudolph Stainer. Y todo el arsenal "new age": viajes astrales, los chakras, los mantras, tantras, magnetismo, channeling, depuración con seres de luz, telequinesias, pédulos, simbolismos, magias, hipnosis, fuerzas psíquicas, lecturas de auras, sanaciones con piedras y cristales, meditación trascedental, el reiki, etc... "Me metí en todo eso con ingenuidad", asegura.

¿Relación personal con un dios-energía?
Años después, al descubrir al Dios-Amor del cristianismo, a Jesucristo, con su personalidad, su relación personal, se dio cuenta de algo que ya había percibido antes: "En mis estudios esotéricos buscaba entender a ese dios-energía, dios-cosmos, pero lo cierto es que no lo conocí, no se puede tener una relación corazón a corazón con una energía, pero sí con Jesús, verdadero dios y verdadero hombre; si estamos muy unidos con Jesús podemos sentir en nuestro corazón su fuego divino y su ternura exquisita. ¡Yo no conocí esa ternura en la Nueva Era!"
 
En la logia de la AMORC "conocí a un hombre y nos fuimos a vivir juntos. El ya se había casado por la Iglesia 14 años antes... pero su esposa 7 años antes le abandonó para irse con un amigo de él".
Observese la estrella de 5 puntas. 
En autobús a Medjugorje
Fue entonces cuando "una amiga me habló de Medjugorje. Fui en autobús. Fui a la misa allí: había una lucha en mi alma entre Satanás y la Virgen. En Medjugorje encontré personas con mucha fe, que caminaban descalzas hacia la cruz… les seguí y me dije: si hay tantos locos, ¿porque no yo?" Ese fue el momento de su experiencia mística que le cambió.

"Desde ese momento decidí seguir a Jesús. Volví a Francia, con mi novio. Me miró de forma rara, porque vio que yo ya no iba con escotes y minifalda, sino de blanco y azul hasta los pies, los colores de la Virgen. Y le dije: ¿sabes? como ya no estás casado y tu mujer se ha ido, tú y yo nos podemos unir. Voy a hablar con un sacerdote".

¿Vivir "como hermano y hermana"?
Fabienne sabía que no era cristiano acostarse con alguien que no es tu cónyuge ante Dios. Lo que no sabía es que a ojos de Dios y la Iglesia, su novio seguía estando casado con su esposa anterior. Fabienne convenció a su pareja para que dejase la casa, aunque dos días después volvió. Entonces le convenció para vivir un tiempo "como hermano y hermana", sin relaciones sexuales. Para colmo, el cura joven que la atendió la confundió: les animó a casarse por lo civil y les dijo que él haría una bendición a su unión para "caminar juntos" (como casados).

Y cuando estaban allí, en la parroquia, recibiendo la bendición del sacerdote, Fabienne sintió que Dios le hablaba y le decía "esto es una mentira".


- Señor cura, Dios no está de acuerdo con lo que usted nos da -le dijo ella.

- ¿Por qué? Si no pasa nada... -decía él.

- Espere, que hablaré con otro sacerdote... -dijo ella.

De hecho, de vuelta en casa, tuvo una experiencia espiritual en la que sentía que Jesús le sacaba de la cama que compartían y le enviaba a otro cuarto. Cuando encontró a otro cura que le explicó la realidad (que el matrimonio verdadero de su novio era con su primera esposa) lloró."Yo quería tener hijos", recuerda.

- Tenéis que vivir como hermano y hermana en habitaciones separadas y, de hecho, ya que no tenéis hijos, hay que pensar en separaros. Ante Dios él es marido de otra -les dijo el nuevo cura, fiel al Magisterio.

- Pero esa otra está con otro hombre -respondió ella.

- Ya, pero el divorcio no existe para Dios: la unión ante Dios es hasta que la muerte los separe.

"Cumple mis mandamientos"
Un mandamiento exigente, pero Fabienne sintió que Dios le decía: “una hipócrita no puede avanzar”. Más aún: empezó a escuchar un llamado de Jesús: ¡“escucha mi palabra y cumple mis mandamientos!”, le oyó decir. "Yo no leía la Biblia, y de los mandamientos sólo sabia que eran diez", recuerda ella. Al repasarlos, vio que le faltaba mucho para entrar en serio en la vida cristiana.

Su novio aceptó esa vida casta en comunidad durante dos años. No más. "Yo le quise mucho y le sigo queriendo, pero ya no mantengo contacto con él, porque creo que haría daño a mi vida espiritual", señala hoy Fabienne, casi 15 años después.

Pecador arrodillado, es perdonado
En esta época de su vida empezó a notar que "Dios me instruía desde el tabernáculo, en el sagrario, me hablaba de Su Misericordia, y del infierno, que es su justicia. Dios no envía a nadie al infierno: es el alma la que al desplegarse sus pecados tiembla de terror ante el Amor de Dios. Él vivio su dolorosa pasión para salvar a masones, espiritistas, abortistas, etc… El salvará a los homosexuales que vivan en castidad; a las que han abortado si se arrepienten; perdonará a pedófilos, criminales, etc… si se ponen de rodillas y reconocen sus pecados".

"Empecé a destruir todos mis libros de esoterismo, Nueva Era, etc… los rompí y después los quemé. Si alguien los encuentra en mi casa y los estudia yo tendré que dar cuenta a Dios por los riesgos de su alma, pensé".

Una confesión muy larga
Fue a su primera confesión con "páginas y páginas de pecados: llevaba desde mi confirmación sin confesarme. Hablé de todos mis examantes, que me casé con un casado, de droga, alcohol, anticoncepción. Yo lo contaba todo, porque si no los demonios no se iban. Hablé de mis sesiones de sexo en clubs nocturnos, de gastos exagerados en ropa, de que animé a abortar a una amiga, de la adivinación, glotonería, que mentí a jefes, olvidé a los pobres, consumí porno. De envidias, celos, etc…"

"Y hablé de falta de perdón. Si no perdonamos en la tierra no recibiremos perdón en el Cielo. Dios permitio que yo viviese esto para poder decir a la gente que se acerque a los sacerdotes a confesarse: es Jesús quien está presente en el sacerdote, nos abraza en cada confesión. Cuando nos confesamos, nuestros pecados, que están como espinas en el corazón de Jesús, caen, y así ya no le duelen".

Un compromiso con la Virgen
Tras su divorcio civil pensó: "ya puedo casarme. Pero no con un hombre: lo hice con la Virgen María, me impuse el escapulario de la Virgen del Carmen, y ella me mostró que gracias al escapulario ella me ha librado del martirio".

Durante algo más de un año probó una posible vocación como novicia en las clarisas, donde aprendió el Catecismo, doctrina, el Concilio Vaticano II, sobre la Biblia, etc... pero entendió que Dios la quería evangelizando en el mundo, como laica.

Prado Nuevo, y unión con el Papa
Al estar en España, Fabienne recomienda visitar la capilla de Prado Nuevo de El Escorial: “es un lugar terrible para los demonios”. "En Prado Nuevo se recibe un sello espiritual, un sello de la cruz en nuestra frente, para que Satanás no se apodere de nuestra alma a través de estos pecados y la nueva era", asegura.

Ella pide "estar muy cerca del catecismo y la Biblia, estar unidos a los sacerdotes y obispos fieles al Santo Padre. Dios está reuniendo a los suyos de todo el mundo.
Jesús fundó una sola Iglesia y no hay salvación fuera de la Iglesia católica: quien ha sido bautizado en la Iglesia católica y la abandona, como yo la abandoné… Hay que ser fiel, pero no es fácil", concluye.

.

17 oct. 2013

Fabienne, ex-esotérica hoy conversa católica (1)

Fabienne, era esotérica en los rosacruces; una visión del Mas Allá la transformó en evangelizadora.

Fabienne Guerrero mas joven

Fabienne Guerrero, francesa nacida en 1964, se mantuvo alejada de la vida de fe y era una entusiasta de las enseñanzas del esoterismo, la Nueva Era, el kundalini yoga y una logia rosacruz (una rama especialmente esotérica de la masonería) hasta que en 1996 tuvo una experiencia mística en Medjugorje (Bosnia-Hercegovina).

A partir de esa experiencia empezó su cambio de vida, que implicó dejar de convivir con un divorciado, confesarse, desarrollar una intensa vida de oración, vivir en pobreza voluntaria y viajar predicando su testimonio, animando siempre a todos a confesarse y recibir el perdón de Dios.

También desde ese momento Fabienne asegura que tiene visiones frecuentes de Cristo, la Virgen, el cielo, el infierno, los demonios, y algunos santos, especialmente Santa Faustina Kowalska, la promotora de la devoción a la Divina Misericordia (sobre estas líneas, Fabianne con una imagen del Cristo de esta devoción). 

 Visión del Más Allá
Fabienne suele empezar hablando de su experiencia sobrenatural en Medjugorje en 1996, cuando ella tenía 33 años y llevaba desde la adolescencia en una vida de transgresión, vanidad y esoterismo. Allí fue donde, después de una misa, tuvo una visión especial.

"Me encontré ante un Mar de Fuego, que llamamos el infierno, un agujero con un fuego crepitante y muchas llamas, los condenados estaban encolerizados, me miraban amenazadoramente. Estaban llenos del odio de Satanás, privados del amor de Dios", explica Fabienne.

La predicación y el testimonio de Fabienne siempre insisten en el poder de la confesión y el arrepentimiento. Así, afirma, "estaban en un lugar de tinieblas porque no se reconciliaron con Dios en la hora de su muerte. Aunque Jesús se les presentó con todo el amor de padre en el momento de la hora de su muerte, fueron al infierno porque no se arrepintieron. Algunos habían rechazado confesarse con un sacerdote católico. Jesús llora cuando no le damos los pecados en la confesión".

Sacar almas del Purgatorio
En esa misma visión, Fabienne vio también el Purgatorio. Los describe como "un lugar de llamas muy altas, con unas escaleras blancas". Para ella, la devoción por las almas del Purgatorio es hoy muy importante. Asegura que orar por estas almas es una fuente de gracia importante, ya que "intercederán por nosotros cuando lleguen al Cielo y en el momento de nuestro Juicio".

Por eso enseña una melodía pegadiza con una frase de la monja clarisa capuchina Sor María Consolata Betrone (1903-1946) en proceso de beatificación: "Jesús, María, os amo: salvad almas”, una frase que según las revelaciones místicas de esta religiosa "saca un alma del Purgatorio cada vez que se reza", detalla Fabienne. 


El Cielo: "Jesús es muy dulce"
Por último, al subir las escaleras, "un hombre me abrió la puerta y se retiró". Así vio el Cielo, "un oceáno de paz". "Sentí muy fuerte la presencia de Dios Padre, que era la Fuente, un Ser de Amor… Inundaba con su presencia ese océano de paz. Vi a Jesús rodeado de una hermosa luz dorada. Tuve una experiencia del corazón de Cristo, muy dulce. Jesús es muy dulce, el padre también es muy dulce, y el Espíritu Santo es un espíritu de amor. Dios hace las delicias de los santos en el paraíso. Muchas veces, tras luchar yo con el Maligno, Jesús me ha hecho reposar en su corazón. Es como estar sobre una nube con una dulzura extrema, como una delicia para el almaque en la tierra no encontremos".

Conciencia de pecado
Así fue como cobró conciencia de su estado de gran pecadora: "Jesús me mostró mis experiencias pasadas que aseguraban mi condenación si este Ser de Amor no se hubiera manifestado". "Desde 1996 reparo mis pecados con penitencia: dar amor a Jesús es penitencia. Sin amor en nuestro corazón, nuestras acciones no serán suficientemente hermosas para Él".

Pero, ¿qué pecados fueron estos? Fabienne los detalla, para prevenir a otras personas.

Fue bautizada al nacer y confirmada después. De los 15 a los 18 años dejó el hogar familiar e hizo algunos estudios de turismo. Todos los miércoles por la tarde, recuerda, se iba en autostop con unas amigas a la playa para hacer topless, robar un poco en tiendas y mantener relaciones sexuales con chicos. Empezó a frecuentar bares y discotecas cada vez más sórdidas, especialmente "las de homosexuales, con espectáculos malsanos". Fumaba 2 paquetes de tabaco al día, luego se pasó al hachís y a esnifar “aceite”, "una droga que hace reir".



 Adivinación, y luego espiritismo
A través de una prima conoció gente implicada en la advinación, cartomancia, numerología, y a un astrólogo que era miembro de una logia rosacruz. Los rosacruces son una rama masónica abiertamente esotérica que defiende la reencarnación y un dios-energía panteísta, un dios sin personalidad ni ética.

"Mi prima me llevó a un centro de espiritismo: su gurú hablaba de karma y de reencarnación". Allí empezó a leer un libro clásico del esoterismo: ´El Evangelio según el espiritismo´, de Allan Kardec".


Fabianne a veces acompaña su descripción de aquella época con comentarios que dan el contexto posterior. Por ejemplo, años después de su conversión, y teniendo visiones de santos y cosas celestiales, Fabianne asegura que "un día Santa Faustina me vino a decir que este gurú estaba muerto y en el infierno; y una amiga me lo confirmó después".

Y como cada vez que habla del infierno o de la condenación de alguien, añade cómo prevenirlo: "Dios no rechazará a nadie que se haya unido a su Pasión con el rezo del Rosario o la Corona de la Divina Misericordia [oración repetitiva propuesta por Santa Faustina que dice: "Santo Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, por tu dolorosa pasión, ten misericordia de nosotros y del mundo entero"].

 ¿Mediums con mensajes de santos?
Más detalles de aquellos ambientes esotéricos: "Los miércoles por la tarde organizaban sesiones de espiritismo. Yo estaba con médiums que entraban en trance, daban mensajes que decían que eran del padre Pío, de Santa Teresita de Lisieux, de la Virgen, Cristo, del Santo Cura de Ars ¡y de extraterrestres! Eran mensajes falsos. Sus mensajes eran como los que recibían Madama Blavatsky y otros fundadores de la Nueva Era. Satanás busca perder a las personas suscitando en ellos el orgullo espiritual. Puede hacerlo con el yoga, el reiki, ciertas técnicas de meditación, etc…"

Un responsable del centro propuso hacer una “limpieza de alma”. "Yo tenía un gran dolor interior. Pensaba que era por vidas anteriores que me dañaron, pensé que esa ´limpieza´ liberaría mis ataduras, ayudaría a mi karma. Yo no sabía que lo que me dolía era el pecado. Yo estaba infestada por espíritus inmundos a causa de la cartomancia, espiritismo, péndulo, astrologias, horóscopo, lecturas de manos, iniciación al yoga, aberturas de chakras, reikis, etc…"


 "El gurú me impuso sus manos (con el poder de la bestia) en el chakra del tercer ojo –la frente- y el del corazón. Hay 7 chakras, puntos en el cuerpo que los yoguis usan buscando la iluminación, tocar el Nirvana, etc… pero Dios me ha dicho que no le gustan estas técnicas, porque no trabaja en ellas el Espíritu Santo sino el Espíritu del mal. Al usar estas técnicas, el demonio empieza a vampirizar nuestra alma, con infestación, obsesión, etc… y es necesario encontrar un sacerdote para la liberación. Primero con una buena confesión, y luego con oraciones de liberación. El Cielo me dijo que obtendría la liberación tras muchas misas. Encargué veintenas de misas. El Cielo me decía que todo el Cielo sufría conmigo, porque todo el Cielo sufre para salvar cada alma de la tierra".

Fabianne asegura que en aquella sesión el gurú "me transmitió la luz de Lucifer, el Portador-de-la-Luz, expulsado por Dios. "Empecé a sentirme muy mal".

Un yoga espiritista: la energía kundalini
Su siguiente sesión de espiritismo mezclado con yoga con ese gurú fue más radical. Consistió en despertar la "kundalini", una corriente de "energía" -según el kundalini-yoga- que sube por la columna vertebral y trabaja o activa los chakras. "Era una energía muy fuerte, que me destruyó interiormente. Creí que me iba a morir, tan fuerte era. Yo no sabía que era un poder de Satanás que había entrado en mí".

Para Fabianne, estos dos momento (la apertura de chakras y el despertar de la kundalini, dos momentos de poder y conciencia según el yoga) fueron momentos de apertura a lo satánico, y el origen de daños espirituales y físicos que tardarían años en irse, y solo después de muchas misas, oración, ofrecimientos e incluso Unción de los Enfermos, en momentos que ella, ya convertida, se sentía morir.

14 oct. 2013

El Papa Francisco lucha contra el demonio.

El Papa Francisco critica a los curas que niegan la existencia del demonio y la posesión diabólica.



En mayo el Papa Francisco pronunció una oración de liberación sobre un mexicano que reaccionó con síntomas de acción diabólica


El Papa Francisco en la misa matinal del viernes 11 de octubre en la Casa de Santa Marta reiteró que no se debe relativizar la verdad en la lucha contra el demonio, y que hay que tomar en serio los exorcismos de Jesús.

Jesús expulsa los demonios en la Biblia, y el Papa critica que algunos intenten dar explicaciones “para disminuir la fuerza del Señor”.

Que no minimicen a Jesús
El Obispo de Roma centró su homilía en el Evangelio del día recordando que existe siempre la tentación de minimizar la figura de Jesús como si fuese “en el mejor de los casos un curandero”, al cual tomar “muy en serio”. Una actitud, observó, que “ha llegado hasta nuestros días”:

“Hay algunos sacerdotes que cuando leen este pasaje del Evangelio, este y otros, dicen: “Pero, Jesús ha sanado a una persona con una enfermedad mental”. No leen esto aquí, ¿no? Es verdad que en aquel tiempo se podía confundir una epilepsia con la posesión de demonio; ¡pero también es cierto que existía el demonio!"

"Y nosotros no tenemos derecho a simplificar las cosas, como diciendo: ‘Todos esos no estaban poseídos; eran enfermos mentales’. ¡No! La presencia del demonio está en la primera página de la Biblia y la Biblia termina también con la presencia del demonio, con la victoria de Dios sobre el demonio”.

Liberarnos de la esclavitud del demonio

 
Por esta razón, advirtió, “no debemos ser ingenuos”. El Santo Padre observó luego que el Señor nos da algunos criterios para “discernir” la presencia del mal y para seguir el “camino cristiano cuando hay tentaciones”. Uno de los criterios es “no seguir la victoria de Jesús sobre el mal” sólo “a medias”. “O estás conmigo - dice el Señor - o estás contra mí”. Jesús, añadió, ha venido para destruir al demonio, “a liberarnos” de la “esclavitud del demonio sobre nosotros”.

Y, advirtió, no se puede decir que así “exageramos”. “En este tema - dijo - no hay matices. Es una lucha donde se juega la salud, la salud eterna, la salvación eterna” de todos nosotros. Luego está el criterio de la vigilancia.

“Siempre debemos vigilar -exhortó el Papa- vigilar contra el engaño, contra la seducción del maligno”:

“Podemos hacernos la pregunta: ‘¿vigilo sobre mí, sobre mi corazón, sobre mis sentimientos, sobre mis pensamientos’? ¿Custodio el tesoro de la gracia? ¿Custodio la presencia del Espíritu Santo en mí? ¿O dejo las cosas así, seguro, creyendo que todo está bien?"

"Si tú no te custodias, viene aquel que es más fuerte que tú. Pero si llega uno más fuerte que él y lo vence, le quita las armas en las que confiaba y reparte el botín. ¡La vigilancia! Pero, tres criterios, ¡eh! No hay que confundir la verdad. Jesús lucha contra el demonio: primer criterio. Segundo criterio: quien no está con Jesús, está en contra de Jesús. No hay posiciones a medias. Tercer criterio: la vigilancia sobre nuestro corazón, porque el demonio es astuto. ¡Jamás ha sido expulsado para siempre! Sólo el último día lo será”.

"Toma otros siete peores y vuelve"
Cuando el espíritu impuro sale del hombre, ha recordado el Papa, “deambula por lugares desiertos, buscando reposo, y no encontrándolo, dice: ‘Volveré a mi casa, de donde salí’ Y cuando la encuentra ‘barrida y ordenada’, va ‘toma otros siete espíritus peores que él, entran y se instalan ahí’. Y, de esta manera, “la última condición de aquel hombre resulta peor que la primera”.



“Vigilancia, porque la estrategia del demonio es ésta: ‘Te has convertido en cristiano, va adelante en la fe, te dejo, te dejo tranquilo. Pero luego, cuando te has acostumbrado, y no vigilas tanto, y te sientes seguro, yo regreso’.

El Evangelio de hoy comienza con el demonio expulsado y el demonio ¡que regresa! San Pedro lo decía: ‘Es como un león feroz, que da vueltas a nuestro alrededor’. Es así. ‘Pero, Padre, ¡usted es un poco anticuado! Nos asusta con estas cosas’... ". No, ¡yo no! ¡Es el Evangelio! Y no son mentiras: ¡es la Palabra del Señor! Pidamos al Señor la gracia de tomar en serio estas cosas. Él ha venido a luchar por nuestra salvación. ¡Él ha vencido al demonio! Por favor, ¡no negociemos con el demonio! Él trata de volver a la casa, de tomar posesión de nosotros... No relativizar, ¡vigilar! ¡Y siempre con Jesús!” 


Posts anteriores relacionados:
(Clique sobre ellos para acceder)

El Papa Francisco habla sobre el demonio.

Habla Angel, el poseso que visitó al Papa Francisco.

11 oct. 2013

El combate de los santos

Medalla de San Benito

ESE MISMO COMBATE CON EL MALIGNO LO COMPROBAMOS EN LA VIDA DE LOS SANTOS
 
San Pedro apóstol (+67), primer Obispo de Roma, alerta a la comunidad cristiana, para que conozca en la fe desde el principio cuál va a ser realmente su combate.
«Estad vigilantes. Vuestro adversario, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar. Resistidle, firmes en la fe, sabiendo que vuestra comunidad fraternal en el mundo entero está pasando por los mismos sufrimientos» (1Pe 5,8-9).
San Ignacio de Antioquía (+107) integra en su vida espiritual cristiana la lucha contra el demonio en una continuidad perfecta con el Evangelio. Así se ve frecuentemente en sus escritos:
«Sólo hemos de esforzarnos en imitar al Señor, a fin de que no se vea entre vosotros huella alguna del diablo, sino que en toda castidad y templanza permanezcáis en Jesucristo corporal y espiritualmente» (Efesios X,3). «El que honra al obispo, es honrado por Dios. El que a ocultas del obispo hace algo, rinde culto al diablo» (Esmirniotas IX,1). «Por el amor que os tengo, hago de centinela vuestro, previendo y señalando las asechanzas del diablo» (Tralianos VIII,1). No impidáis mi martirio: «fuego y cruz, manadas de fieras, quebrantamiento de mis huesos, trituraciones de todo mi cuerpo, tormentos atroces del diablo, vengan sobre mí, a condición sólo de que yo alcance a Jesucristo» (Romanos V,3).
San Antonio Abad (+356) es conocido por nosotros a través de la Vida de Antonio escrita por el gran doctor de la Iglesia San Atanasio (+373), que pudo conocerla muy bien, al ser amigo de los monjes egipcios, con los que convivió durante alguno de sus exilios. Este libro tuvo gran importancia en la configuración primera de la espiritualidad monástica, que se atenía con inmensa reverencia a Antonio y a Atanasio. En la Vita Antonio queda muy claro que el combate por la perfección evangélica se libra no tanto contra el mundo y la carne, sino que es sobre todo una lucha a muerte contra el demonio.
Ya al inicio mismo de su vocación, Antonio se vió hostigado duramente por el diablo, empeñado en frustrarla (5-6):
«éste fue el primer combate de Antonio contra el diablo, o mejor, el éxito del Salvador, que realizó esto en Antonio» (7,1).
Adentrándose al poco tiempo cada vez más en las soledades del desierto, se recogió en unos sepulcros abandonados muy lejos de la ciudad.
«Pero el enemigo no pudiendo soportar esto y temiendo que Antonio poco a poco convirtiera el desierto en la ciudad de la ascesis, se acercó una noche con una multitud de demoniois y le dieron tal paliza que, a causa de los dolores, cayó a tierra sin voz» (8,1).
«No pudiendo permanecer en pie por los golpes recibidos de los demonios, oraba postrado y tras la oración decía: “Aquí estoy, soy Antonio. No huyo de vuestros golpes. Aunque me golpeéis más, nada me separará del amor de Cristo”» (9,2).
Siguieron produciéndose las terribles impugnaciones diabólicas, de tal modo que cuando algunos le visitaban se quedaban aterrorizados al escuchar desde fuera los ruidos, golpes y gritos. Pero Antonio les decía:
«Los demonios provocan tales visiones contra los temerosos. Vosotros haced la señal de la cruz, y marchad confiados. Dejad que ser burlen de sí mismos» (13,4-5).
Nuevas luchas contra los demonios hubo de librar en su última ancianidad, venciendo siempre afirmándose en el Salvador: «marcháos inmediatamente, pues yo soy siervo de Cristo» (52,4; cf. 51-53).
Antonio llegó a vencer al demonio en forma tan absoluta, que expulsaba demonios de los posesos con irresistible eficacia. En muchos casos su potencia exorcista se mostraba irresistible, y siempre con efectos perdurables:
por ejemplo, una joven (48,1-3); un joven terriblemente humillado por el diablo, que le hacía comer sus propios excrementos (64,1-5); una endemoniada llevada a él por su madre: «hombre de Dios, mi hija es terriblemente atormentada por el demonio» (71,1-3).
Por otra parte, el libro Vida de Antonio dedica varios capítulos a exponer las líneas ascéticas fundamentales de la lucha contra el demonio (21-43): oración, ayuno, fortaleza en Cristo, no temer, llegar a ser temible para el diablo, etc. Es un breve código ascético anti-diabólico que hasta hoy mantiene toda su vigencia. Los historiadores del monacato primitivo hacen notar que, una vez que innumerables monjes se apoderaron espiritualmente del desierto, disminuyeron muy notablemente las hostigaciones del diablo.

San Francisco de Asís (+1226), según refieren las crónicas primeras hagiográficas, en varias ocasiones mostró su poder en Cristo sobre los demonios, como en éstas que recuerdo aquí:
Vino el santo a la ciudad de Castello,
«acudieron muchos ciudadanos, trayéndole una mujer largo tiempo endemoniada, y le rogaban humildemente que la remediase, porque alborotaba toda la comarca, ya con aullidos dolorosos, ya con crujidos crueles, ya con ladridos de perro. San Francisco se puso en oración, y luego hizo sobre ella la señal de la cruz, mandó al demonio que la dejara, e inmediatamente quedó sana de cuerpo y mente» (Florecillas, p.II, consideración IV).
«Llegó a la ciudad de Arezzo, devorada toda por lucha intestina, que amenazaba próxima catástrofe. Cobijado el hombre de Dios en una choza de las afueras de la ciudad, vió sobre el circuito de la misma a los demonios, que daban muestras de gran contento mientras azuzaban a sus habitantes a la lucha unos contra otros».
Compadecido Francisco, envió a Fray Silvestro a que fuese a la puerta de la ciudad y expulsara a todos los demonios.
«Se apresuró la piadosa sencillez a cumplir la obediencia, y alabando la presencia de Dios, gritó fuertemente ante la puerta: “De parte de Dios, y por mandato de nuestro Padre Francisco, marcháos, demonios todos, lejos de aquí”. Poco después se pacificó la ciudad y con gran tolerancia guardáronse mutuamente los derechos de la ciudadanía».
Predicándoles después Francisco les dijo:
«Dirijo la palabra a vosotros, no ha mucho cautivos del diablo y presos de los demonios, pero a quienes veo ahora libres de los mismos, por las súplicas de cierto pobrecillo» (Tomás de Celano, Vida segunda p.II, 108).
Santo Domingo de Guzmán (+1221), entendía bien que el combate principal de los cristianos, y muy especialmente de aquellos que más procuran la perfección evangélica, es contra el demonio. Traigo sólo un ejemplo.
«Estando en España, en el pueblo llamado Guadalajara, tentó el demonio a algunos de los frailes que le acompañaban para que se alejasen del bienaventurado varón; y ello no se ocultó al santo varón Domingo antes de que se realizase […] y lleno del espíritu de Dios, comprendió que era inminente sobre los frailes el grave trance de una tentación diabólica, y les refirió la terribe visión [que había tenido], exhortándolos a que resistieran valientemente al tentador, que no se apodera de nadie si no se le entrega uno espontáneamente. Poco tiempo después, a excepción de tres frailes, los otros «se apartaron de él por persuasión diabólica […] Y el Padre santo no se indignó contra aquellos que le habían abandonado, sino que, movido a compasión, recurrió al punto al refugio de la oración; y aquellos que no había podido retener con amonestacines, los recobró con súplicas, porque poco después, como por instinto de la divina gracia, volvieron a él casi todos» (Pedro Ferrando, O.P. +1254?: Leyenda de Santo Domingo cp. XXIX).
San Vicente Ferrer (+1419), dominico, uno de los más grandes predicadores de la historia de la Iglesia, obró en vida muchos milagros, y con gran frecuencia manifestó el poder de Cristo en sus exorcismos.
«Para más autorizar la palabra de Dios, tenía por costumbre, acabado el sermón, a lanzar los demonios de los hombres endemoniados que le traían, para lo cual tuvo especial gracia, gratis data» (Justiniano Antist, O.P., Vida de S. Vicente Ferrer, p.I, c.6).
San Ignacio de Loyola (+1556) era sumamente consciente de que los grandes combates ascéticos y apostólicos en favor del Reino de Cristo se daban no tanto contra la carne y la sangre, sino contra los espíritus malignos, los demonios, contra el Príncipe de este mundo. Y en sus escritos hace referencia al diablo con gran frecuencia, expresando así su íntima y continua convicción. Multiplica los avisos, ayuda a reconocer la acción del demonio, describe minuciosamente cuáles son sus tácticas y sus engaños, señala los modos más eficaces para combatirle, etc. En sus escritos son cientos estas observaciones experimentales y enseñanzas doctrinales y espirituales, como para reunirlas en un libro de doscientas páginas.
El texto donde quizá mejor sintentiza su doctrina es el que hallamos en los Ejercicios espirituales (136-143), en la meditación de las dos banderas. Describe allí el campamento de Cristo en toda su grandeza, poder y belleza. A él contrapone el «otro campo en región de Babilonia, donde el Caudillo de los enemigos es Lucifer». Y enseña cómo el Enemigo
«hace llamamiento de innumerables demonios y cómo los esparce a lo unos en tal ciudad y a los otros en otra, y así por todo el mundo, no dejando provincias, lugares, estados ni personas algunas en particular».
Santa Teresa de Jesús (+1582), con la oración, la cruz y el agua bendita, libró grandes batallas contra los demonios, que se le representaban a veces con horribles formas. Al principio se asustaba, pero pronto se afirmó en la fe de que los cristianos somos reyes en Cristo, y participamos de su señorío sobre toda criatura, también sobre los demonios.
«Si este Señor es poderoso, como veo que lo es y sé que lo es y que son sus esclavos los demonios –y de esto no hay que dudar, pues es de fe–, siendo yo sierva de este Señor y Rey ¿qué mal me pueden ellos hacer a mí?, ¿por qué no he de tener yo fortaleza para combatir contra todo el infierno? Tomaba una cruz en la mano y parecía darme Dios ánimo, que yo me veía otra en un breve tiempo, que no temiera meterme con ellos a brazos, que me parecía que con aquella cruz fácilmente los venciera a todos. Y así dije: “venid ahora todos, que siendo sierva del Señor quiero yo ver qué me podéis hacer”».
Y en esta actitud desafiante, concluye:
«No hay duda de que me parecía que me tenían miedo, porque yo quedé sosegada y tan sin temor de todos ellos que se me quitaron todos los miedos que solía tener hasta hoy; porque, aunque algunas veces les veía, no les he tenido más casimiedo, antes me parecía que ellos me lo tenían a mí. Me quedó un señorío contra ellos, bien dado por el Señor de todos, que no se me da más de ellos que de moscas. Me parecen tan cobardes que, en viendo que los tienen en poco, no les queda fuerza» (Vida 25,20-21).
Santa Teresa conoció bien la fuerza del agua bendita ante los demonios:
«no hay cosa con que huyan más para no volver; de la cruz también huyen, mas vuelven. Debe ser grande la virtud del agua bendita; para mí es particular y muy conocida consolación que siente mi alma cuando la tomo». Y añade algo muy propio de ella: «considero yo qué gran cosa es todo lo que está ordenado por la Iglesia» (ib. 31,4; cf. 31,1-11).
San Antonio María Claret (+1870), fundador de los Misioneros Hijos del Corazón Inmaculado de María (claretianos), como otros grandes predicadores populares, manifestó el poder divino de Cristo Salvador no solamente con la palabra, sino también con los actos de exorcismo. Él mismo refiere en su Autobiografía la fórmula de exorcismo que empleaba:
«Satanás con todos tus secuaces: como Ministro que soy, aunque indigno, de Jesucristo y de María Santísima, te mando que te marches de aquí y te vayas a tu lugar. Te lo mando en nombre del Padre +, que nos ha criado, en nombre del Hijo +, que nos ha redimido de tu tiranía, y en nombre del Espíritu Santo +, que nos ha consolado y santificado. Amén.»
«Te lo mando también en nombre de María Santísima, Virgen y Madre de Dios vivo +, que te ha machacado la cabeza.»
«Vete, Satanás; vete, soberbio y envidioso; nunca jamás impidas la conversión y salvación de las almas» (n. 273).
Sin embargo, en el capítulo IX de ese mismo libro trata De la curación de energúmenos y de las muchas ficciones que hay entre los que se dicen posesos (183-191). Al describir sus primeras misiones en Cataluña, se muestra muy reticente ante las posesiones diabólicas muchas veces falsas, haciendo notar también, por otra parte, que su condición de misionero itinerante era difícilmente compatible con el servicio de exorcista, que suele exigir largo tiempo y dedicación.
«Viendo yo que muchísimos [de los que se presentaban o le eran llevados como posesos] no tenían tales demonios y, por otra parte, al ver que me hacían perder mucho tiempo, que lo necesitaba para oír confesiones de los que se habían convertido por la predicación, me dije: “Más necesario es que saques los demonios de las almas que están en pecado mortal que no de los cuerpos, si es que éstos los tienen”» (n. 184).
San Juan María Vianney (+1859), en un descuido, se le escapó una confidencia al responder a un feligrés muy amigo que le preguntó cuántos conversiones habría más o menos cada año en la parroquia. «Más de setecientas», le respondió. ¡Dos conversiones al día, y de «peces gordos», como él decía! ¡Y conversiones que perduraban!… Se comprende que los demonios odiaban indeciblemente a aquel hombre que, con la fuerza del Salvador, les arrancaba tantos hombres cautivos tanto en el confesonario como también por los exorcismos, mostrando en ambos ministerios una potencia espiritual irresistible (A. Trochu, El Cura de Ars, p.I, cp. XI).
El Santo Cura apenas dormía, y en ese poco tiempo reservado al descanso, durante unos treinta y cinco años (1824-1858), sufrió con gran frecuencia los furiosos ataques de los demonios: horas de insomnio y de espantosos combates, aullidos, golpes en el cuerpo, muebles volcados o rotos, portazos, ruidos atronadores, insultos… El escándalo nocturno que causaban los diablos en la residencia del Cura ocasionaron que algún feligrés de buena voluntad se ofreciera a pasar la noche en la casa. Pero pronto, aterrorizado, suspendió la experiencia, para no volver nunca más. No describo estos ataques porque los que se dieron contra el santo Padre Pío eran muy semejantes, como en seguida veremos. El santo Cura, según dejó escrito un sacerdote amigo suyo, una vez le dijo:
«Uno se habitúa a todo, amigo. El diablo y yo somos casi compañeros».
«Conforme envejecía el Cura de Ars, las obsesiones diabólicas iban disminuyendo en número y en intensidad. El espíritu del mal, que no pudo desalentar aquella alma heroica, acabó por desalentarse él mismo. Poco a poco fue dejando la lucha, o mejor dicho, Dios quiso que una existencia tan hermosa, tan pura, aparentemente tan tranquila, pero en el fondo tan afligida, se extinguuiese en medio de una profunda paz» (ib.).
El santo Padre Pío de Pietrelcina (+1968), durante muchos años, estuvo encerrado incontables horas cada día en el confesonario, a semejanza del Cura de Ars. Y por haber liberado de la cautividad del Maligno con la fuerza del Salvador a innumerables penitentes, era muy especialmente odiado y combatido por los demonios. A los sufrimientos que padecía el P. Pío causados por su estigmatización, que duró cincuenta años, por la celebración agónica de la santa Misa, por la compasión hacia los pecadores, por las persecuciones contra su persona y sus obras, se añadían normalmnete los ataques de los demonios.
El padre Emilio de Marte contaba que en una ocasión, estando lleno el convento, le pusieron una cama en la misma celda del P. Pío.
«Una noche me desperté presa de enorme sobresalto, debido a un ruido ensordecedor. No sé qué fue lo que ocurrió, porque, aterrorizado, me envolví lo mejor que pude entre las mantas. Oía que sollozaba el padre Pío y que decía: “¡Madonna mía!… ¡Virgen María, ayúdame!”. Oía también carcajadas horribles y ruidos de hierros que se retorcían y que caían por tierra y de cadenas que se arrastraban por el suelo.»
«Recuerdo que a la mañana siguiente, a la luz de la candela, pude ver los hierros que sostenían las cortinas y que rodeaban la cama del padre Pío totalmente retorcidos y extendidos por el suelo, y que el pobre padre Pío tenía un ojo horriblemente hinchado y el rostro también muy golpeado».
Tuvo que venir el herrero y arreglarlo todo. Muchos días más tarde aceptó dar alguna explicación:

«¿Queréis saber por qué el diablo me proporcionó tan soberana paliza aquella noche? Pues por defender, como padre espiritual que soy, a uno de vosotros».
El padre Pío supo que un hijo espiritual estaba sufriendo una tentación muy fuerte, y por la oración del rosario acudió a la Virgen en su ayuda.

«Después que N.N. superó la tentación y se durmió tranquilamente, el peso de la batalla lo debí llevar yo. Fui apaleado terriblemente por el enemigo, pero, al fin, triunfamos rotundamente en la batalla» (Leandro Sáez de Ocariz, Pío de Pietrelcina cp.8).
Hoy son muchos los autores católicos que, haciendo suyo el pensamiento de los protestantes liberales, estiman que las posesiones diabólicas son falsas; son simplemente enfermedades. Pagola, por ejemplo, siguiendo su táctica habitual, afirma primero que Jesús no solamente curaba enfermos, sino que «se acercaba también a los poseídos y los liberaba de los espíritus malignos. Nadie lo pone en duda». Pero añade a continuación, negando lo afirmado:

«En general, [hoy] los exegetas tienden a ver en la “posesión diabólica” una enfermedad. Se trataría de casos de epilepsia, histeria, esquizofrenia o “estados alterados de conciencia” en los que el individuo proyecta de manera dramática hacia un personaje maligno las represiones y conflictos que desgarran su mundo interior. Sin duda es legítimo pensar hoy así, pero lo que vivían aquellos campesinos de Galilea tiene poco que ver con este modelo de “proyección” de conflictos sobre otro personaje» (Jesús, aproximación histórica, PPC 2007, 4ª ed.: 169, y 10ª ed.: 179). (LAMENTABLE, VAYA CON ESTOS "TEOLOGOS" QUE TENEMOS).
Jesús «practicó exorcismos liberando de su mal a personas consideradas en aquella cultura como poseídas por espíritus malignos» (ib. 4ª ed.: 474, y 10ª ed.: 502).

8 oct. 2013

¿De que se alimenta el demonio?

Un hombre que cubrió su cara con tatuajes satánicos y pintó de negro su globo ocular derecho, fue arrestado tras disparar contra los policías. Acusado de robar en casas y coches, el delincuente admitió los delitos y explicó que intentaba financiar su adicción a la heroína.
Jason Barnum fue acusado de un cargo de intento de asesinato en primer grado y dos cargos de asalto en tercer grado después del incidente. Cuando llegó a los Tribunales de Anchorage, Alaska, provocó terror entre los presentes. Hace ya un año que cometió estos hechos.
Barnum tiene la cara cubierta de signos satánicos y esqueletos, en su cráneo sin cabello tiene tatuada una calavera. El delincuente cometió siete asaltos, en los que entraba violentando las puertas de las viviendas y horrorizando a los presentes con su aspecto. La policía de Alaska lo encontró en un hotel en las afueras de Anchorage y, viendose rodeado, comenzó a disparar, hiriendo a uno de los agentes del orden en la espalda. Se le impuso una fianza de 500 mil dólares, y podría ser condenado a 15 años de prisión.


Ya sabemos que los angeles caídos odian a Dios, y a la Virgen María y a todo lo que les recuerde su condena, hecho ya irremisible, por lo que, como ya no pueden hacer nada contra Dios, tratan de hacer todo lo peor, en contra de los humanos; benditos de la creación de Dios.

Usando algunos incautos que se dejan llevar por las tentaciones.

A continuación, expongo, algunas circunstáncias con las que se alimenta el demonio, se alimenta del odio, la desesperanza, el dolor o la frustración que pueda ver en nosotros.

A través de los pensamientos negativos que lleven a la acción del pecado, que continuado prodúce ataduras.
A través de la mentira, la ira, las  películas de terror. Incluso una pequeña fuga de agua en un barco eventualmente puede hundirlo.
”Los demonios se alimentan de los actos negativos que a su vez les excitan y tienen un insaciable ‘hambre’ por la negatividad.
También se sienten atraídos por “las heridas no resueltas” que se pudren con el tiempo como heridas infectadas y “llegan a ser como el perfume que atrae a los demonios”.
Les encanta el miedo y la ansiedad, ya que les "da energía", y se ciernen en torno a los jóvenes y a los adolescentes, que están hormonalmente cargados y propensos a las líricas demoníacas, para despertar la energía, evocar la ira, el desafío, la lujuria, y la rebelión.
También:
La forma más rápida de entrada del demonio es a través de la participación en ocultismos de cualquier tipo.
”No importa si usted practica magia negro o simplemente ve la última película de terror en 3D, ambos son una invitación abierta a los demonios, que no se niegan”.

La creación de Dios es amor, arte, belleza...

Y el demonio trata de influir en la juventud, también infiltrando ideas negativas, tentaciones hacia lo feo, lo oscuro, lo desagradable...

Clique sobre la imagen para ampliar

Sr Jose Luis Rodriguez Zapatero, ex-presidente del estado español, junto a los Obama, presidente de los EEUU. Observese a las hijas del ex-presidente español caracterizadas a la moda gótica, la cual siguen algunos jóvenes. La madre no desentona del estilo de sus hijas. 

El demonio, en su enfermedad de orgullo, soberbia y vanidad, querría que todos le adorasen, por eso quiso suplantar el lugar de Dios, e incitó la rebelión de los ángeles, que fueron caídos, los conocidos como demonios.

 Jesús es tentado por el demonio:

Mateo, 4. 8 a 11

8 El demonio lo llevó luego a una montaña muy alta; desde allí le hizo ver todos los reinos del mundo con todo su esplendor,
9 y le dijo: «Te daré todo esto, si te postras para adorarme».
10 Jesús le respondió: «Retírate, Satanás, porque está escrito: "Adorarás al Señor, tu Dios, y a él solo rendirás culto"».
11 Entonces el demonio lo dejó, y unos ángeles se acercaron para servirlo.

Ya desde antiguo, el demonio tienta llamando a muchos hombres y mujeres, que le eleijen como padre, desechando a Dios, son los integrantes de las sectas satanicas, los brujos, hechiceros, mediums espiritistas... me refiero con esto a aquellos, que en su perfecta libertad a sabiendas, siguen al demonio. Y con esto, no me refiero a los engañados, aquellos que no saben lo que hacen y un dia reciben una gracia de Dios, lo ven todo claro, se arrepienten y dejan atrás aquella vida y siguen bien...
Lucas 10. 18

18 El les dijo: «Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo.

El Amor siempre Triunfa

El amor es una emoción poderosa, especialmente el amor puro Divino, que cuando los demonios están expuestos a él, les hace huir retorciéndose de dolor.

¡El amor atormenta a un demonio! El amor nos recuerda que somos hijos de Dios y no esclavos del diablo.

5 oct. 2013

Liberación definitiva; concurrencias y dones carismáticos.

Tantas veces se pregunta... ¿cuando se liberará tal persona de su posesión, vejación, obsesión o influencia?

La respuesta es cuando Dios decida que es lo mejor para la persona.

Persona libre y feliz.
Jesús, liberaba al momento, en alguna ocasión... le decía al sanado, anda ve... y de ahora en adelante no peques pues podria pasarte algo peor... curaba al momento, pero si debía aconsejar, también lo hacía. De forma directa y al momento, es Dios, su prontitud va acorde a su misericordia y amor a nosotros, criaturas de Dios.

Evangelio según San Juan 5; 6-9 a 14

6 Al verlo tendido, y sabiendo que hacía tanto tiempo que estaba así, Jesús le preguntó: «¿Quieres curarte?».
7 El respondió: «Señor, no tengo a nadie que me sumerja en la piscina cuando el agua comienza a agitarse; mientras yo voy, otro desciende antes».
8 Jesús le dijo: «Levántate, toma tu camilla y camina».
9 En seguida el hombre se curó, tomó su camilla y empezó a caminar. Era un sábado,
  
14 Después, Jesús lo encontró en el Templo y le dijo: «Has sido curado; no vuelvas a pecar, de lo contrario te ocurrirán peores cosas todavía».

Porque de Dios no se ríe nadie. Una cosa es pedir una ayúda una persona ignorante y ser ayudada, y otra es que cuando la persona ha sanado vuelva al pecado, de forma egoista y desagradecida, no sé si  el paralítico de la camilla estuviese así por haber pecado, es que se sanó y debía dar gracias a Dios y procurar llevar una vida en gracia.

En el caso de los posesos, en el siguiente texto evangélico, vemos una sabia descripción, de lo que puede suceder si un sanado no tuviese reparos en volver al pecado.

No me refiero al que peca por debilidad o circunstáncias diversas... me refiero a aquel que olvida voluntariamente y a conciencia el buen camino iniciado cuando Jesús ha tenido la misericordia de sanarlo, y ningunea el buen camino inciado tras su sanación.

Evangelio según San Mateo 12, 43-45


43 Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo,
44 piensa: «Volveré a mi casa, de donde salí». Cuando llega, la encuentra vacía, barrida y ordenada.
45 Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; vienen y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio. Así sucederá con esta generación malvada». 

Aunque una persona haya sanado, el demonio, sobre todo, al poco de haber sido expulsado, tratará de volver al exposeso, sin conseguirlo, pues ahí hay una bendición de Dios. No hay que preocuparse, la palabra de Dios es verdadera.

Ha llegado la parte al post, la guinda del pastel, el testimonio...

Tengo varios amigos exposesos, cuando han estado faltos de confesión, relajando su camino, han sentido claramente la cercanía del demonio, pero tras la oración, la paz ha vuelto, y tras, de nuevo el estado de gracia, el demonio se ha alejado, esto ha sucedido, también (notar claramente la cercanía del demonio con ansia de vengarse) cuando han orado por alguien que lo necesitaba, o aconsejado a alguien que siga el buen camino cristiano, que estaba siendo engañado por el demonio, o buen acto testimonial... si... los ex... tienen ese sexto sentido regalo, don de Dios para saber ver la acción del mal.

Como en los santos, ellos, también pueden percibir claramente la presencia del mal, tienen en muchisimos casos, ese "don carismático" de discernimiento tan especial, y por ello, es muy de agradecer su presencia en la oración por aquellos hermanos/as necesitados de oración y sobre todo de liberación por causa de posesión.

Jesús, sanaba al momento, dejó dicho; expulsad demonios en mi nombre, pero no dijo cuanto tiempo tardaríamos en conseguirlo, cuantas sesiones serian necesarias... esto va en función de cada persona, y desde luego, el 90% está en manos de la conversión personal, y cambio de vida, y el 10% en manos del sacerdote que actúa en nombre de Jesús. Unos necesitaran pocas sesiones, otros, muchas o varios años.

Pero no hay que olvidar, que Dios permíte pequeños males, si de ello se pueden obtener grandes bienes, y hay muchas personas, que encuentran un camino de virtud y santidad elevada, precisamente por su fervor cristiano, junto a la acción de Dios benefactor,  la persona durante su proceso de sanación siente fehacientemente  que la acción del demonio va debilitandose hasta desaparecer. Dios la  ha bendecido con la  liberación definitiva.

Hace pocos días, el 23 de septiembre, fué la celebración de San Pio de Pieltrecina, supe días después que una buena católica fué liberada de su posesión, tras haber asistido a 33 sesiones durante un año, fué el dia de la conmemoración de este santo que recibimos este regalo del cielo! yo hube asistido a algunas sesiones de exorcismo, y me alegraba tanto ver la supremacía de Dios, que iba haciendo su obra atando y expulsando los demonios hasta llegar al último.

La mujer se siente ligera, llena de paz y libertad.