29 jul. 2013

Engañada por el demonio

“Si Ochún me pide el pelo entero, me lo rapo, si, yo soy suya”

 

(Articulo original, escrito hace 5 años)
Alma de la Sen Palacios es una española de 25 años de edad que descubrió hace siete meses la Santería y ahora se ha convertido en su vida. Viajará a Venezuela para hacerse santera y confiesa que su mayor anhelo es vivir practicando la religión afrocubana.


¿Cómo conociste la Santería?
De rebote. Fue hace siete meses, cuando vine a leerme las cartas para saber si el chico con el que estaba era el hombre de mi vida. Luego me consulté con el Babalawo y me enamoré de la religión afrocubana, me cambió la vida.

Y desde allí no has parado de consultarte con el babalawo…
De hecho es mi padre. Yo lo escuchaba hablar y me quedaba muda. Él me eligió en marzo para que sea su ahijada.

¿Qué es lo que te sorprendía?
Todo. Desde la historia de los orishas, los patakíes hasta las cosas que tú ves que ellos hacen que funcionan. Todo sale, Orula es grande.El Elegua es muy grande, los guerreros y los santos son muy grandes. Ochún es muy grande.Yo le pido algo a Ochún y me dice toma hija. Te responde.
¿Qué cosas te han dicho que van ha pasar y han pasado?
Que iba a tener problemas con una mujer, dinero que iba a recibir.

¿En qué consiste la ceremonia para recibir la mano de Orula?
Son tres días. Allí te dicen quién es tu ángel de la guarda. El mío es Ochún, la diosa del rio.

¿Por qué estas vestida por entera de amarillo (desde la ropa interior hasta el abanico)?
Porque me hice una consulta hace un mes y debido a eso tengo que vestirme del color de mi madre, que es Ochún. Mi madre tiene que ir conmigo.

¿Cuánto tiempo tienes que vestir así?
No lo sé con exactitud, pero voy a estar vestida así hasta que me haga santa.

¿Cómo es eso de hacerte santa?

Uno recibe a su santo y tienes ceremonias. No puedo saber con exactitud cómo son hasta que no llegue el momento. Voy a viajar a Venezuela con mi padrino, tengo que estar unos días en una casa con mi yubona (madrina del santo). Y luego tengo que estar un año entero vestida de blanco.
¿Cuánto cuesta eso?
Depende donde te lo hagas. Aquí en España cuesta mucho. Yo me lo voy a hacer en Venezuela. El precio puede ser desde 4000 euros en adelante.
¿Cómo te ha cambiado la vida?
En todos los sentidos. Tengo muchísima paz interior. Pienso más las cosas. Yo, por ejemplo, tenía un trabajo fijo, se supone que una estabilidad emocional, económica y todo eso ya no lo tengo, porque no era lo que yo tenía que tener. Y me siento mejor así. Estoy feliz y ni siquiera tengo un trabajo. Ahora mismo hay cosas para mí mucho más importantes que el trabajo. Si tengo un problema lo tomo diferente, por algo pasan las cosas. Es que no se pueden explicar con palabras. Hay que vivirlo.
¿Tu familia sabe?

Algunos. Mi madre sabe algo.

¿Y qué piensa?
A mi madre le da miedo, porque no entiende. Cuando la gente no sabe, no entiende, le da miedo, no le gusta. Es como cuando te dicen ‘no me gusta las lentejas’ y acaso ¿las haz probado? La gente tiene miedo y es normal. Sobre todo acá en España, la gente no sabe lo que es santería.
La gente piensa que es vudú, que es algo oscuro o magia negra. Piensan cosa raras.




¿Tus amigos qué te dicen al verte todos los días vestida de amarillo?

Se quedan sorprendidos, uno le cuenta alguna historia, por ejemplo, de los orishas y dicen ‘joder, qué bonito, me gusta’, pero no entienden más. La gente es muy cuadrada, normalmente la gente lleva su vida, su rutina y de allí no salen. Yo digo que visto de amarillo, porque me gusta o porque hice una promesa y no tengo que dar más explicación. Al igual que cuando vista un año de blanco y este con el Yaboraje, habrá gente que sepa la verdad y gente que solo va a saber que hice una promesa.


¿Y estás dispuesta a todo?
Para con mi santo sí. En la ceremonia para hacerme santa, mi madre que es Ochún te permite hacerte una corona, que es quitarte un cacho de cabello. Pero si ella me pide el pelo entero, me rapo el pelo, si yo soy suya. Yo soy de ella, así que lo que ella quiera, de ella es.
¿Por qué vienes a ver al Babalawo frecuentemente?
Porque necesito a mi padrino. A lo mejor yo estoy agobiada o estresada o simplemente porque me apetece verle. Es como mi padre, yo le cuento las cosas como se las puedo contra a mi mejor amiga.Tengo muchisima confianza con él, porque me entiende.
¿Si uno realiza la ceremonia, ya es santera?
Uno además tiene que estudiar. Tienes que aprender la lengua Yoruba, los rituales, las ceremonias, que decir y que no, leer determinados libros.

¿Y en cuanto al crecimiento espiritual?
Muy grande. No soy santera aún así que no sé hasta donde puedo llegar. Pero a mí desde pequeña me pasan cosas y desde que me hecho Orula más. He visto cosas, he sentido cosas, sueños. Yo, por ejemplo, siempre he tenido un don con las manos. Digamos que curo, no sé si esa es la palabra correcta, pero en momentos puntuales, yo pongo las manos y a la persona se le pasa el dolor, me lo quedó yo. Son cosas que no sé cómo explicarlas, hay que vivirlas y sentirlas.


¿Qué es lo que buscas con ser santera?

Yo no busco. Es lo que ellos tienen preparado para mí.

Pero ¿tú buscas ejercer la santería?
Sí, me apasiona. Me encanta ver cómo las personas salen renovadas. Me gustaría ayudar a las personas de esa forma, es grande todo esto.

¿Qué es lo que tiene esta religión que te llenó tanto?
Yo era como San Mateo, tenía que ver para creer, ahora creo sin ver. No hago esto para sentirme protegida, sino porque me gusta. No creo que solo una persona haya creado todo y pienso que Jesús no es que haya sido alguien perfecto, todos tienen defectos, son seres humanos, son personas de verdad. La religión afrocubana te muestra eso.
 

23 jul. 2013

Sacerdote exorcista, Jean Baptiste Bashobora

Un sacerdote exorcista, congrega a 58.000 fieles en Varsovia.

Polonia es una de las comunidades católicas más atraídas por el exorcismo

 
 Día 09/07/2013
 Los fieles pudieron seguir el discurso del sacerdote exorcista 
Jean Baptiste Bashobora, desde una pantalla gigante.


Polonia es uno de los países del ex-bloque comunista que más católicos aporta a Europa del Este, de mayoría ortodoxa. La patria del Papa Juan Pablo II es también una de las comunidades católicas más visiblemente atraídas por el exorcismo. Visiblemente, porque este fin de semana se han congregado más de 58.000 fieles en el estadio nacional de Varsovia para escuchar la prédica del sacerdote exorcista Jean-Baptiste Bashobora.
Organizado por el obispado de la capital polaca que encabeza el obispo Henryk Hoser (1942), en el estadio se ha instalado un espectacular escenario en forma de corazón junto a una cruz gigante de quince metros de altura. El exorcista de origen ugandés predicó el sábado frente a efervescentes fieles, la mayoría de los cuales le siguieron por una pantalla gigante instalada al centro del estadio.

Popular en Polonia

A pesar de la extraña peculiaridad del espectáculo, no ha sorprendido demasiado a los católicos europeos. En Polonia, el exorcismo goza de popularidad. Ya a fines de 2012, un grupo de sacerdotes polacos editaron la primera revista dedicada exclusivamente a todas aquellas actividades relacionadas con expulsar al demonio, sus titulares rezaban «Satanás es una realidad» o «New Age, el aspirador espiritual».
En 2011, unos 300 exorcistas de todo el mundo se reunieron durante una semana en el monasterio Jasna Gora, al sur de Polonia. El anfitrión del encuentro fue el sacerdote exorcista de la arquidiócesis de Varsovia, Andrzej Grefkowicz.
El sacerdote y teólogo Aleksander Posacki atribuye la popularidad del exorcismo al cambio del comunismo por el capitalismo en 1989: «El capitalismo crea más oportunidades para hacer negocios en el campo del ocultismo. Predecir el futuro se ha convertido incluso en una categoría de trabajo para el fisco», ha declarado el padre Posacki.

21 jul. 2013

¿Cuando LLamar al exorcista?

Jesús LLama a nuestro corazón. 

Mateo 7.7-11

7 Pidan y se les dará; busquen y encontrarán; llamen y se les abrirá.
8 Porque todo el que pide, recibe; el que busca, encuentra; y al que llama, se le abrirá.
9 ¿Quién de ustedes, cuando su hijo le pide pan, le da una piedra?
10 ¿O si le pide un pez, le da una serpiente?
11 Si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará cosas buenas a aquellos que se las pidan! 

Y bien, ¿como sabemos cuando llamar al exorcista?

Mucho se está hablando de exorcismos últimamente: que si el Papa ha hecho uno o no lo ha hecho, que si el Cardenal Arzobispo de Madrid ha nombrado ocho exorcistas sólo para Madrid, que si crece el número de posesiones… Y bien, ¿cuándo entiende la Iglesia que nos hallamos ante una persona endemoniada necesitada de un exorcismo?
            El documento eclesiástico que regula actualmente la cuestión es el Ritual Romano Renovado de los Exorcismos, según el decreto del Sacrosanto Concilio Ecuménico Vaticano II, promulgado por la autoridad de S.S. Juan Pablo II y emitido por la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos el 27 de enero de 1999, con el Prot. 1280/98/L.
            Pues bien, en el punto 16 del capítulo III del prenotando I de dicho documento se define la posesión diabólica, cosa que se hace en estos términos.
            “El exorcista debe proceder a celebrar el exorcismo sólo cuando tenga la seguridad de la verdadera posesión demoníaca y, si fuera posible, con el consentimiento del mismo sujeto. Según una probada praxis se juzgan como signos de posesión demoníaca hablar con muchas palabras en una lengua desconocida o entender al que la habla, movilizar cosas distantes u ocultas, manifestar fuerzas por encima de la naturaleza de la edad o condición del sujeto poseso. Estos signos pueden ser un indicio pero podrían no ser atribuídos necesariamente a la posesión diabólica, en cuyo caso debe prestarse atención a otros posibles signos de índole espiritual o moral que pudieren manifestar de algún modo la intervención diabólica, como por ejemplo, la aversión vehemente a Dios, al Santísimo Nombre de Jesús, a la Bienaventurada Virgen María y a los santos, a la Iglesia, a la Palabra de Dios, a los objetos sagrados, a los ritos, especialmente sacramentales y a las imágenes sagradas”.
            Definición que no es excesivamente extensa y probablemente no debe entenderse como exhaustiva, pero de la que cabe extraer que, según lo entiende el Ritual, para que haya necesidad de un exorcismo es condición necesaria lo que se ha descrito anteriormente, aunque no son números clausus. Es decir, si no se dan esos signos, no hay necesidad de exorcismo. Pero al mismo tiempo no suficiente puesto que, según dice, “estos signos pueden ser un indicio pero podrían no ser atribuídos necesariamente a la posesión diabólica”, por lo que deben ir acompañados de “otros posibles signos de índole espiritual o moral que pudieren manifestar de algún modo la intervención diabólica, como por ejemplo, la aversión vehemente a Dios, al Santísimo Nombre de Jesús, a la Bienaventurada Virgen María y a los santos, a la Iglesia, a la Palabra de Dios, a los objetos sagrados, a los ritos, especialmente sacramentales y a las imágenes sagradas”.
            Ya sabemos las cuestiones que pueden llamarnos la atención en una persona que puede estar posesa.

19 jul. 2013

Libre albedrío y demonio.

Columnas de la universidad autónoma de Barcelona

Este post nace de unas dudas... de muchos, tanto en un sentido como en su antagónico; ¿tenemos voluntad realmente libre, o en ocasiones no?  a ver como lo comienzo... yo creo, estoy convencido de que todos tenemos nuestro libre albedrío intacto, esto, incluye nuestra voluntad. Sobre todo nuestra voluntad libre.

Quiero decir con esto, que nada ni nadie, nos puede forzar a hacer algo que no queramos... han habido comentarios, en los dos últimos posts, haciendo alusión a esto,  y eso está muy bien, hay que contar con su valiosa experiencia y testimonio personal, ¡claro que sí! estas mismas cuestiones yo las comenté con una buenísima amiga y hermana, posesa, y me dió sus puntos de vista... pero.. me dió la impresión en este asunto, que la puerta de este asunto quedó mal cerrada (por mi parte). Me explico... siempre hubo algo... que cuesta definir.. y eso que tengo claras todas las cosas en la vida, algo que cuesta definir en este asunto, y es ¿de que manera? y como lo explicaríamos, pues nuestra voluntad es y ha de ser siempre libre... pero ¿como lo definimos?, ¿como damos claridad perfecta a este asunto? Para ver claro, que nuestra voluntad sigue siendo libre a pesar de todas las cosas que puedan pasar.

Otra cosa es la coacción, pero una persona coaccionada, actúa de otra manera, no es libre, pero sigue actuando aceptando esa voluntad, aún sabiendo que no querría hacerlo, pero se ve forzada por las circunstancias y acepta que su voluntad sea forzada.

Cuando lo acepta, sigue siendo su voluntad, pues podría dejarse matar, por ejemplo, sin acceder a realizar lo que le piden, su voluntad sigue siendo libre, en un sentido o en otro...

Evidentemente, acepto las disensiones, y si la verdad es otra... acepto y me convencería de otra cosa, pero sigo en mi tesis de que siempre tenemos nuestra voluntad libre.

Escribamos comentarios a este post, puntos de vista... que la cuestión no parece sencilla, almenos es compleja de comprender, y mucho mas de explicar.

Ojalá escriban muchos sobre sus puntos de vista.

Esta tarde he hablado con el padre Fortea de este asunto, y el mismo, me ha dicho que es un asunto complejo, y difícil de explicar para que quede claro, pero su opinión es exactamente igual que la mía a fin de cuentas, que nuestra voluntad permanece intacta... y desliando la madeja explicativa... me ha dicho; sabemos como son las tentaciones, sabemos que el demonio puede afectar a nuestro intelecto mezclando ideas tentadoras... pero... la voluntad... es nuestra, pero el demonio nos puedxe debilitar, eso sí, se puede entender que el demonio puede afectar a una persona, por ejemplo, dándole una sensación de apagamiento, cansancio... y si, claro, esto afecta a nuestra voluntad, afecta, pero no fuerza, añado yo, pero puede estar lo suficientemente debilitada como para que la persona accede a hacer lo que no quiere, por ejemplo a una persona que no le dejhe dormir y descansar correctamente.

Pero cierto que ese debilitamiento puede hacernos incidir en no hacer algo... otro ejemplo de la afectación a nuestra voluntad, sería, por ejemplo cuando alguien sin motivo aparente y sin habernos hecho nada, nos cae muy mal, son ideas que nacen de nuestra voluntad libre, y esta idea es persistente... aún y así... podemos elegir... pero... ya vemos que nuestra voluntad incíde de esa manera... de forma muy potente, podríamos decir que nuestra voluntad se encuentra afectada, interiormente sentimos aquello, sin saber como ni porqué, y sin venir a cuento... no es como en una tentación que sabemos que es raro y podemos negarlo, no... sentimos aquello en nuestro interior como algo propio en nuestra voluntad... esto es lo que mas se acerca a entender esas inercias...

He leído el caso de Santa Gema Galgani, sé de cosas similares en los posesos y ¿de que manera podría hacer alguna persona algo que no quiere, sin haberse manifestado el mal y actúe bajo la responsabilidad del mal?

Para mí, esto, solo sería posible si una persona debilitada de dejase llevar,  su voluntad afectada, por por falta de descanso, ¿la voluntad estaría débil, pero no forzada... o se le puede forzar? es de este asunto del que debemos tratar.

¿Voluntad libre siempre, o forzamiento del demonio sin poder evitarlo la persona?

Motivad las respuestas, por favor.


Recomiendo cortar y pegar en este post los comentarios referentes a este asunto, respondidos en los dos anteriores posts.

La práctica del exorcismo, preguntas y respuestas.





ZENIT News Agency publica una valiosa entrevista al rector del Ateneo Pontificio Regina Apostolorumsobre el tema de los exorcismos y la acción del Demonio. El tema ha estado especialmente presente en la opinión pública mundial a raíz de un equívoco donde se decía que el Papa Francisco había realizado un exorcismo sobre un supuesto endemoniado en la mismísima plaza de San Pedro del Vaticano tras la misa de Pentecostés de 2013. Por su valor traigo aquí la entrevista realizada al padre Pedro Barrajón, L.C., conocedor del tema y uno de los organizadores de los congresos sobre exorcismo y oración de liberación que ofrece desde hace ya varios años la universidad eclesiástica de la que es rector en Roma.

***
En el programa televisivo ´Vaderretro´ del canal SAT 2000 de la Conferencia Episcopal Italiana, han pasado un video sobre una oración que el papa Francisco hace imponiendo las manos a un joven en silla de ruedas. En dicho programa algunos consideraron que se trataba de un exorcismo.
La noticia, que encontró amplio espacio en las páginas de los periódicos, fue luego redimensionada por el portavoz de la Sala de Prensa del Vaticano, padre Federico Lombardi quien afirmó se trató de una oración y no de un exorcismo (ver este enlace).
Para profundizar sobre el tema, ZENIT entrevistó al padre Pedro Barrajón, rector delAteneo Pontificio Regina Apostolorum, con sede en Roma, en cuyas aulas se realizaron varios cursos sobre exorcismo. 
¿Padre Barrajón, qué es un exorcismo? 
--Rector Barrajón: Es un sacramental, un signo sagrado que obtiene efectos espirituales por medio la intercesión de la Iglesia, realizado por un obispo o sacerdote autorizado sobre una persona que está poseída por el demonio. 
El rito está estructurado de modo que hay una introducción, una parte inicial, la lectura de la palabra de Dios y una serie de oraciones que incluye aquella en la que el exorcista pide al demonio salir de la persona en el nombre de Cristo. 
¿Es necesario un rito particular? 
-- Rector Barrajón: Sí, es un rito celebrativo que inicia con la señal de la cruz, la proclamación de la Palabra de Dios, las letanías de los santos, la aspersión con agua bendita, la profesión de fe, la imposición de las manos, la renuncia a Satanás, la recitación de la oración del Señor, la bendición con la cruz, la insuflación y las oraciones propias de exorcismo y concluye con la bendición.
Algunas de estas partes se podrían omitir. El rito está publicado por la Congregación del Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos en el año 2001. 
¿Lo puede realizar cualquier persona? 
-- Rector Barrajón: El rito lo puede realizar un obispo o sacerdote que tenga la autorización de su obispo. 
¿La estola y el agua bendita para qué sirven? 
-- Rector Barrajón: Dado que se trata de un sacramental, el sacerdote usa la estola para la celebración del rito. El rito prevé la aspersión con agua bendita de la persona que recibe el exorcismo, de los presentes y del lugar donde se celebra. El agua bendita recuerda el bautismo en el que el fiel recibió la dignidad de hijo de Dios, se incorporó a la Iglesia, recibió la gracia de Dios y los dones del Espíritu Santo, profesó la fe y renunció a Satanás. 
El padre Pedro Barrajón, L.C., rector del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum de Roma.
¿Y los casos de posesión? 
-- Rector Barrajón: La posesión es el dominio por parte del demonio del cuerpo de una persona. No hay necesariamente un influjo sobre el alma. Para entender esto es como si un solo apartamento estuviera habitado por el inquilino habitual y otro que se introduce ahí para causar malestar o daño. Cuando sólo hay como molestias pero no es posesión propiamente se habla de vejación. Es importante que el sacerdote, antes de celebrar un exorcismo, tenga la certeza moral de es necesaria su celebración, es decir, de que no se trata de una enfermedad de tipo psicológico del tipo que sea: paranoia, esquizofrenia, histeria, etc.; en la oración y con el consejo de hombres prudentes y santos, debe estar convencido de que se trata de un caso de verdadera posesión. 
¿Cómo diferenciar entre una patología de un caso de posesión? 
-- Rector Barrajón: El exorcista debe orar y pedir el consejo de personas santas, prudentes y bien formadas y, si fuera el caso de competentes peritos como psicólogos y psiquiatras con una antropología cristiana de base u otro tipo de expertos que descarten que se trata de una enfermedad que se puede tratar por medios naturales. 
¿Qué diferencia hay entre un exorcismo y una oración de liberación? 
-- Rector Barrajón: La oración de liberación se hace para personas que sufren molestias o vejaciones pero no a nivel de posesión. En estos casos bastaría la oración de liberación en la que se pide al Señor libre a la persona del influjo del Maligno. Para estas oraciones no se requiere el explícito permiso del obispo. 
¿El demonio es una representación del mal o es una persona o ser? 
-- Rector Barrajón: Es un ser real con una inteligencia superior; un espíritu puro pervertido por su pecado de soberbia con el que se rebeló contra Dios y que busca el mal del hombre. No se trata de un ser metafórico, una especie de símbolo del mal. Sin embargo es difícil llegar a una compresión de su naturaleza precisamente a causa de la deficiencia de bondad y de verdad que estructuran su ser. 
¿El papa Francisco ha hablado varias veces sobre el diablo, cómo hay que entender esto? 
-- Rector Barrajón: Yo creo que una persona tan espiritual como es el papa Francisco, muy unido a Dios, amante de la oración, de la mística y la ascética cristianas en la vida cotidiana, perciba también la acción del demonio en las personas, en el mundo y en el interior mismo de la Iglesia. Me han comentado que él tenía en Argentina amigos exorcistas, pero no tengo confirmación directa de este dato. 
¿Los exorcistas hoy cómo operan? 
-- Rector Barrajón: Los exorcistas son sacerdotes que tienen el encargo ministerial de su obispo para celebrar este sacramental en bien de los fieles.

Normalmente operan en una determinada iglesia y suelen ser ayudados por otras personas espirituales que oran junto con él, sujetan, si fuera necesario a la persona, durante el exorcismo, pues podría haber alguna manifestación violenta y los acompañan en este servicio de caridad para quien sufre estos males. Pueden existir horarios específicos o se hace una cita con él para la atención de los diversos casos. 
¿Cuándo se realizan los exorcismos suceden cosas extrañas, como en las películas sobre el tema?
-- Rector Barrajón: La persona durante el exorcismo puede cambiar la voz, la mirada, la actitud con los demás; puede además adquirir una fuerza física especial. Pero algunas películas exageran las manifestaciones de los exorcismos normales añadiendo detalles de mayor drama e intensidad. 
¿Usted ha participado alguna vez a un exorcismo? 
-- Rector Barrajón: He participado en algunos exorcismos y en los cursos teológico-pastorales que tenemos para los sacerdotes en nuestro Ateneo sobre este tema, como conferencista de cuestiones teológicas. He podido escribir una sencilla obrita sobre los ángeles y demonios en el plan de salvación. Pero mi interés es más teológico que la práctica pastoral del exorcismo.

17 jul. 2013

¿Que siente una persona posesa?

Hola, de nuevo. En este post, muestro el relato, de  una mujer. Leyendolo se puede discernir mucho sobre lo que siente una persona posesa, sus dudas, su debilidad, su fortaleza cuando acepta a Dios y le sigue hacia el Feliz camino de la sanación total, llegando a la liberación definitiva!

Ansiado día de todo poseso/a.



María del Carmen, de 42 años y madre de dos hijos, rompe ahora su silencio. Quiere que su testimonio sirva a muchos desesperados que sufren en propia carne, como ella lo ha hecho hasta hace sólo tres semanas, cuando quedó felizmente liberada, de las tremendas sacudidas del Maligno.
“La peor pesadilla de mi vida –recuerda todavía con pavor- empezó hace seis años. Sentí entonces que no era la misma persona; me notaba extraña. Supe con los años que unos vecinos me habían hecho misas negras y ritos satánicos tras recurrir a los servicios de un brujo profesional”.
María del Carmen no fue desde entonces ni la sombra de sí misma. Sentía un odio irrefrenable hacia todo lo sagrado. Era incapaz de recitar una sola oración de alabanza a Dios. “No podía ni siquiera pronunciar su nombre -asegura-. Me ponía muy violenta e irascible, cargada de odio y de ira. Tampoco podía pisar una iglesia ni llevar una cruz. De hecho, tuvo que suspenderse la Primera Comunión de mi hijo porque yo no podía estar dentro de la iglesia”.
Conoció entonces providencialmente al padre Salvador Hernández, exorcista de la diócesis de Cartagena (Murcia), que pasaba unos días de asueto en su localidad natal de Molina de Segura, tras expulsar numerosos demonios en compañía de don Gabriele Amorth, exorcista oficial del Vaticano.
“Don Salvador me sentó en un sillón de su casa y fue a la cocina a por un vaso de agua para exorcizarla. Yo quería largarme de allí enseguida. Estaba muy nerviosa. Lo último que recuerdo, antes de sumirme en trance de posesión diabólica, es que agarré al sacerdote por la muñeca para que no me impusiese las manos y grité como una loca”.
Desde aquel día, y durante año y medio nada menos, María del Carmen se sometió a un exorcismo semanal. Su marido estuvo presente en todas y cada una de las sesiones. “Don Salvador –agrega- me amarraba a la camilla con blocajes magnéticos, pero yo los desactivaba en cuestión de segundos. Después de cada exorcismo me quedaba extenuada y, claro, al final me cansé y decidí no volver”.
Craso error... El demonio se cebó con ella de forma más virulenta aún, hasta que no tuvo más remedio que ponerse de nuevo en manos del padre Salvador.
“La primera posesión –advierte- fue de Lucifer, pero en la segunda se sumó ya Satanás. Los dos demonios me han hecho la vida imposible. Don Salvador tuvo que pedir ayuda a tres personas para sujetarme. Me sentaron esta vez en una silla de hierro, soldada a una plancha maciza sobre la que hacían fuerza los tres hombres con el peso de sus cuerpos para que no pudiera moverme. Pero aun así, yo conseguía levantar la plancha con la silla a medio metro del suelo, levitando”
De su tremenda odisea da cuenta ahora la propia víctima:
“Paseando por la calle, sentía una necesidad imperiosa de arrojarme debajo de un coche en marcha o de tirarme por un puente… Mi marido y mis hijos han sufrido los efectos colaterales de mi posesión: discusiones sin venir a cuento, caídas inexplicables de la silla, cambios bruscos de carácter… A veces, el demonio me quitaba las sábanas de golpe…”.

Hoy, María del Carmen es, gracias a Dios, una mujer feliz. “Hace tres semanas –se congratula-, cuando fui liberada, sentí una paz inmensa y lloré de alegría porque había vuelto a nacer. Aquella misma tarde comulgué y recuperé mi vida. Ha sido un calvario por el que he tenido que pasar para madurar espiritualmente. Ahora quiero que mi testimonio sirva a muchas personas que sufren lo indecible por culpa del demonio. Porque el demonio existe”.

15 jul. 2013

La Coraza de Dios

La Fe y las Obras...
Unido al uso frecuente de los sacramentos, sobre todo el de la confesión y mi amada Eucaristía.

Efesios
Capítulo 6

10 Por lo demás, fortalézcanse en el Señor con la fuerza de su poder.

11 Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio.

12 Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio.

13 Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos.
14 Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza.
15 Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz.
16 Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno.
17 Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios.
18 Eleven constantemente toda clase de oraciones y súplicas, animadas por el Espíritu. Dedíquense con perseverancia incansable a interceder por todos los hermanos,
19 y también por mí, a fin de que encuentre palabras adecuadas para anunciar resueltamente el misterio del Evangelio,
20 del cual yo soy embajador en medio de mis cadenas. ¡Así podré hablar libremente de él, como debo hacerlo!
21 Tíquico, el querido hermano y fiel servidor en el Señor, los pondrá al corriente de cómo me encuentro y de lo que estoy haciendo.
22 Con este propósito, lo envié para que él les dé noticias nuestras y los conforte interiormente.
23 Llegue a todos los hermanos la paz, el amor y la fe, que proceden de Dios, el Padre, y el Señor Jesucristo.
24 La gracia permanezca con todos los que aman a nuestro Señor Jesucristo con un amor incorruptible. 

12 jul. 2013

El demonio, obligado a mostrarse.


Escena de la película; El último exorcismo.

Extracto de la cuestión número 45, del libro Un Dios Misterioso, del padre Fortea;

Algunas liberaciones producen mucho espectáculo, mucho estruendo, alaridos, violencia, convulsiones, ¿porqué? Porque Dios así lo quiere. Si Dios quisiera que los demonios salieran de un modo silencioso y discreto, así sería. Pero las cosas son como Dios ha dispuesto. Y eso constituye un spectaculum Dei, un espectáculo de Dios que aumenta la fe, que nos recuerda la existencia del 
demonio, que nos refuerza la convicción del poder de la oración. Es el demonio el más interesado en que esa derrota suya se oculte a los ojos de todos lo más posible. Las obras de la Luz buscan la luz. 

Cosa distinta, en cuanto, a que veamos la naturaleza del mal, permitido por Dios... Es cuando, como en las primeras ocasiones de las sesiones de exorcismo, (sobre todo ante los familiares o amigos que ayudan en el proceso del exorcismo) el mal trata de deslumbrarnos con acciones, para hacernos creer que tiene mucho poder... sabiendo que es limitado... para tratar de intimidarnos... a modo de este ejemplo, he puesto la imagen del post, nunca hay que hacer caso de las payasadas, Dios siempre manda y prevalece, y tiene la última palabra en todo.

10 jul. 2013

El malestar de los posesos

Exorcista de Barcelona, Juan J. Gallego.

«Me gustaría que la gente liberada hablara y dijera lo que 
han tenido que pasar para que todos vuelvan a creer en esto».

Es difícil encontrarse a alguien como Juan José Gallego (León, 1940), un exorcista que habla con claridad de posesiones. Gran conocedor de la Comunitat Valenciana, desgrana un oficio con muchos mitos a su alrededor... ¿o quizá no tantos?

De voz grave y ligero deje valenciano, el padre dominico Juan José Gallego atiende nuestra llamada y arroja luces sobre un oficio, el de exorcista, asociado demasiadas veces a la película homónima de 1973 dirigida por William Friedkin y a unas notas de piano de sobra conocidas. Pero, ¿qué hay de cierto en lo que cuenta la cinta? Pues, a tenor de lo que relata Gallego, mucho. Escucharle explicar algunos de sus casos pone los pelos de punta, porque son historias vistas cientos de veces en el cine. Fuerza sobrehumana, convulsiones, lenguas extrañas, voces graves... auténticos relatos de terror que se desarrollan en el despacho de este tranquilo leonés, que fue ordenado en Torrent, y que no se parece en nada al atormentado padre Karras.

- Antes de ser designado exorcista, usted trabajaba en Valencia, donde pasó muchos años. ¿En qué consistía su trabajo allí?
- Casi más de la mitad de mi vida la he pasado en Valencia. Me ordenaron sacerdote en Torrent, en el año 1965. Después fui prior de un convento de esa ciudad, rector del Colegio San Vicente Ferrer durante seis años, presidente de la Confederación de Religiosos de la Comunidad Valencia (Confer-Coval) y vicegrancanciller de la Facultad de Teología de San Vicente Ferrer. Me siento muy identificado con Valencia.

- ¿Cómo y cuándo le dicen «padre Gallego, necesito que sea exorcista»? ¿Cuál fue su reacción?
- Aquí, en Barcelona, estaba de exorcista un padre que había vivido en Valencia, el prior de uno de los conventos dominicos de Valencia. El cardenal, cuando el hermano se fue, me preguntó si yo aceptaría. Yo dije que sí, sin más. Él me conocía un poco pero más a mi hermano.

- ¿Qué necesita alguien para ser exorcista de la Iglesia Católica?
- Según el código de Derecho Canónico, tiene que ser sacerdote, ser nombrado por el obispo y tener buena fama y ser docto en doctrina social de la Iglesia. Hay que tener, claro, conocimientos de demonología. Me tragué todo lo que había y me preparé mucho. Los poseídos son uno de los colectivos que más sufre y está casi abandonado.

- ¿Cree que el suyo es un ministerio necesario?
- Totalmente. Mucha gente que se siente mal y no sabe dónde acudir, que va a un sacerdote, que antes siempre le derivará a un psiquiatra. El poseído puede no ser católico, pero es más difícil de solucionar. Hace más de 4.000 años que había exorcismos en Mesopotamia y los hay en todas culturas hoy en día.

- De los más de 300 exorcismos que ha realizado, ¿se le ha quedado alguno grabado?
- Al poco de ser exorcista, me llamó un señor de Ecuador y me dijo que estaba asustado porque su mujer cuando veía cualquier signo religioso perdía el conocimiento, se ponía violenta... Cuando vinieron yo había salido, así que me retrasé. Al acercarme, vi que ante el convento estaba en el suelo. La metimos dentro, fui a por el libro del exorcismo y el agua bendita, y se retorcía por el suelo de una manera impresionante cuando le tiraba agua. Tuve miedo, porque se lanzaba a cogerme de los pantalones, quería hacer daño a su hijo pequeño... Cuando terminamos me pidió confesión y me dijo que el agua bendita le quemaba. Me impresionó también un muchacho de quince años que aparecía con la camisa quemada, arañado, decía que su abuelo le hablaba... En fin, cosas muy raras. No quiso hacer el exorcismo. Después de pelear, aceptó y en medio del exorcismo me dijo: «Van a salir pero volverán». A los cuatro cinco días volvió todo igual. Durante el exorcismo, perdía el conocimiento nada más empezar: entraba en trance, que duraba unos diez minutos. Un día pasó media hora y le dije que no le hacía más exorcismos porque estaba violento, así se fue a Murcia y le ayudó un exorcista de allí. Ocurrió con este muchacho un episodio curioso. Iba en el coche con su madre y su hermana por la autopista, algo se apoderó de él y cogió el volante. El coche dio tres o cuatro vueltas de campana y quedaron todos ilesos. Mi interpretación es que es verdad, el demonio le había poseído, pero los ángeles de la guarda le protegieron.

- ¿Es verdad lo que se ve en las películas?
- Al poco de nombrarme exorcista me hicieron una entrevista en Barcelona y me preguntaron por esto. A la semana siguiente, una cadena de televisión dio El Exorcista, y entonces vi muchas cosas que no había visto. Por ejemplo, la protagonista hace la ouija, que es una invocación a los espíritus. Lo que le pasó a ella... he tenido casos semejantes: hablan lenguas, tienen fuerza, se sienten destrozados interiormente, sienten una presencia dentro de ellos... He vivido casos similares. Un muchacho, por ejemplo, que en una colchoneta daba brincos de dos y tres metros, que si no lo ves no lo crees. Es terrible lo que sufren estas personas, la verdad, aunque nunca permitiré que nadie filme un exorcismo.

- En alguna ocasión ha asegurado que la Comunitat Valenciana es una zona con una gran actividad demoníaca.
- Sí. Son impresiones. Quizá el bienestar de la zona afecta. No lo sé. Fíjate que las sectas satánicas hacen un mal enorme, y es posible que haya por allí células de esto. Hay que estar atentos porque hoy hay muchísima gente que se ríe de estas cosas, pero me gustaría que la gente liberada hablara y dijera lo que han tenido que pasar para que todos vuelvan a creer en esto.

- ¿Ha pasado miedo en alguna ocasión?
- Pasé mucho miedo al principio. Cuando dije que sí, cuando paseaba veía demonios por todas partes. En un momento de mi vida, dije que era sacerdote y que creía en la Eucaristía, y que eso era mucho más importante. Desde aquel momento no he tenido miedo ningún momento.

- ¿Qué son los demonios?
- Presencias. Se puede hablar con ellos... pero yo no lo he hecho nunca porque el demonio es el padre de la mentira. No tienes que hacerle caso.

- ¿Es difícil pedir permiso para hacer un exorcismo?
- Yo tengo un nombramiento que no es frecuente. Dice textualmente: «Te autorizo para que realices todos los exorcismos que tú consideres necesarios según tu prudencia». Depende de que el obispo se fíe de ti y que tenga indicios de que eres una persona preparada.

- ¿Cree que algunas de las posesiones que usted exorciza se pueden tratar de problemas psiquiátricos?
- El exorcismo no es un oficio de psiquiatras. Pero eso sí, cuando viene alguien lo primero que le pido es que me enseñe un certificado psiquiátrico. Son funciones distintas. El exorcista es un oficio religioso. Con las películas que hemos visto nos fijamos en los movimientos violentos y esas cosas, pero eso es lo secundario. El demonio lo que quiere es apartarnos de Dios. El exorcista tiene que ayudar a estar con Dios. La verdad es que en ocasiones hay esquizofrenias que dan síntomas parecidos, por eso antes tengo una entrevista con la persona que puede durar cuatro o cinco sesiones hasta que tengo indicios ciertos de que puede haber algo.


¿Que siente una persona posesa?

9 jul. 2013

El exorcista de Pamplona

Veinte diócesis tienen un sacerdote oficial que se encarga de este rito, aunque cualquier cura puede realizarlo con permiso del obispo
 Hernández vive en Donostia y es capellán en la Universidad de Navarra

Pamplona. Una de cada tres diócesis españolas, entre ellas, la de Pamplona y Tudela, tiene un exorcista oficial. No apto para escépticos del Bien y del Mal, la figura del exorcista, aunque de forma velada, sigue presente en el organigrama de la institución de la Iglesia católica porque la doctrina oficial admite que el diablo puede poseer las almas.
Aunque a la Iglesia no le gusta admitir que el exorcismo es una práctica reconocida en su seno, en España existen al menos una veintena de diócesis -sobre un total de 69, sin contar el Arzobispado castrense- donde hay nombrados exorcistas. Desde Pamplona se señala que oficialmente hay un sacerdote, ya jubilado, encargado, pero "en la práctica -señalan-, no se llevan a cabo".
En las diócesis que no cuentan con este figura sacerdotal, simplemente se funciona pidiendo permiso al obispo para que autorice el sacramental o se actúa remitiendo a la persona afectada a otras diócesis. En San Sebastián, desde el propio obispado se afirma que había uno hasta el año pasado que falleció. En medio del sigilo y reserva oficiales, Antonio Doñoro, sacerdote de la diócesis de Madrid, licenciado en Teología Litúrgica y autor de Exorcismos. Fuentes y teología del Ritual de 1952, confirma a DIARIO DE NOTICIAS que en la década de los 80 y los 90 sí había en el obispado de Bilbao un sacerdote encargado de estas prácticas. "Al menos fue lo que a mí me dijeron desde la Vicaría General", afirma.
La mayor parte de los casos de toda España son atendidos en las diócesis madrileñas. "Creo que muchos piensan que la acción extraordinaria del Maligno es pequeña. Pero, en mi opinión, no es tan escasa. El exorcismo es un oficio de caridad de la Iglesia, y tenemos que dar respuesta a esta necesidad", explica Doñoro.
El sacerdote José Antonio Fortea, un exorcista reconocido, admite en su libro Memorias de un exorcista que es Galicia, comunidad donde la magia está muy extendida, donde se producen más posesiones. "Porque el diablo posee, fundamentalmente, a quienes están abiertos al mal o a quienes practican espiritismo". Fortea advierte de que "las grandes ciudades promueven tipos de esoterismo muy peligrosos", y constata que en general, hay pocos exorcistas, puesto que se trata de "un ministerio considerado excepcional".
Los síntomas de los pacientes del padre Fortea son cambio de voz, convulsiones, trances, gritos blasfemos, utilización de lenguas no conocidas por el poseído o aversión a lo sagrado. El tratamiento pasa por rezos y llamamientos al demonio para que salga del poseído. Las sesiones normalmente duran entre media hora y tres horas y, aunque hay casos que se resuelven con una visita, otros se prolongan durante meses.
También cuenta con exorcista el obispado de Cartagena-Murcia. En opinión de su titular, el padre Salvador Hernández Ramón, "para evitar que nos posean los demonios, nada mejor que oración, rezar el Rosario, llenar de imágenes cristianas las casas, y encomendarse a San Pío Pieltrecina y Juan Pablo II, cosa que le molesta mucho a los diablos". Este sacerdote profetiza sobre los signos de una posesión. "Fuerza descomunal, dilatación de pupilas, cosas antinaturales, hablar en lenguas desconocidas…, básicamente lo que todos vimos en el clásico de El Exorcista", asegura con claridad de ideas.

Benedicto XVI, en la lista

El exorcista del Vaticano

El padre Amorth es el referente mundial en exorcismos y quien reabre periódicamente el debate sobre las posesiones diabólicas. Convencido de que Hitler o Stalin estaban poseídos, en El último exorcismo - Mi lucha contra Satán, el padre Amorth cuenta cómo en mayo de 2009 el papa Benedicto XVI exorcizó a dos italianos poseídos en una de sus audiencias semanales, que tienen lugar todos los miércoles en la plaza de San Pedro del Vaticano.
En 1999, cuando se promulgó el nuevo ritual de exorcismos, el exorcista de Roma y el más célebre del mundo, Amorth, criticó su ineficacia en comparación con el ritual anterior, cuya última edición es de 1952, pero con oraciones de una antigüedad secular.
Y es que en la práctica, la lucha contra el mal se sigue llevando a cabo. José María Zavala, autor de Así se vence al demonio. Hablan los poseídos. Hablan los exorcistas, lleva camino de convertirse en un superventas entre los libros religiosos. En este libro cuenta, por ejemplo, la historia de un empresario de 41 años que estuvo poseído por Satanás y quedó liberado y que rompe su silencio convencido de que su impactante testimonio ayudará a muchas almas a acercarse a Dios. También relata las vivencias de Yolanda que se infectó practicando espiritismo.
Convencido de que el demonio puede colarse por muchas rendijas, Zavala señala que, desde que el libro salió a la venta, ha recibido docenas de correos de personas que sufren las acometidas del Maligno, "de almas que reclaman las bendiciones de un sacerdote", afirma.

6 jul. 2013

El ritual de exorcismo antiguo, se puede seguir utilizando



Imagen antigua, donde el obispo se acerca al poseso, con el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

El ritual de exorcismo antiguo, el de 1614, se puede seguir utilizando, sin necesidad de pedir permiso previo.


A la izquierda el sacerdote exorcista Salvador Hernandez, de la diócesis de Cartagena, en el centro, el sacerdote exorcista Gabrielle Amorth, y a la derecha el escritor José Maria Zavala.

 Opiniones de José Maria Zavala; autor del libro Así se vence al demonio (LibrosLibres),

Cualquier exorcista puede utilizar hoy, sin necesidad de pedir permiso a su obispo correspondiente, el antiguo ritual del Papa Paulo V, que data de 1614.

En una carta fechada en el Vaticano el 13 de diciembre de 2011, el secretario de la Pontificia Comisión Eclessia Dei, monseñor Guido Pozzo, responde afirmativamente a la consulta efectuada por el padre Francesco Bamonte, exorcista de la Diócesis de Roma, sobre la posibilidad de emplear el Rituale Romanum “en vigor en 1962”, que era precisamente el de Paulo V, cuya última edición corresponde a 1952.

En su carta, recogida ahora por el padre Antonio Doñoro en la segunda edición de su libro Exorcismos. Fuentes y Teología del Ritual de 1952, una de las obras de referencia de los nuevos exorcistas nombrados por el cardenal Rouco, monseñor Pozzo afirma lo siguiente:

“En orden al uso del Rituale Romanum para el rito del exorcismo, esta Pontificia Comisión precisa cuanto está dispuesto en la instrucción Universae Ecclesiae del 30 de abril de 2011, en el número 35: el permiso para utilizar el Rituale Romanum en vigor en 1962”.

Sin necesidad de pedir permiso...
Previamente, el 21 de junio de 2011, don Francesco Bamonte había consultado al cardenal William Joseph Levada, presidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, sobre si podía utilizarse el Antiguo Ritual de exorcismo sin necesidad de pedir permiso al obispo correspondiente y éste a su vez al Dicasterio de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, siguiendo el conducto habitual.

Advirtamos también que en 2007, Benedicto XVI, en su documento Summorum Pontificum, aludía ya al uso de la liturgia anterior al Concilio Vaticano II y, en concreto, a que cualquier exorcista podía emplear el Ritual y el Misal antiguos. Tres años después, el 30 de abril de 2011, la Pontificia Comisión Eclessia Dei publicó una instrucción sobre la aplicación del documento Summorum Pontificum, en cuyo número 35 se dice que sí se puede emplear el Ritual Romano antiguo.

De modo que, por si quedaba aún alguna duda, don Francesco Bamonte realizó la consulta y obtuvo finalmente la ratificación.

La eficacia del antiguo ritual
La aclaración es de suma importancia para los exorcistas de todo el mundo, pues el Nuevo Ritual ha sido muy criticado por el propio don Gabriele Amorth, exorcista oficial del Vaticano, así como por su discípulo don Salvador Hernández, exorcista de la Diócesis de Cartagena (Murcia), con quienes me entrevisté en su día para componer mi libro Así se vence al demonio (LibrosLibres), convertido ahora también en manual de cabecera de los exorcistas designados por el cardenal Rouco para cada una de las ocho vicarías de la Archidiócesis de Madrid.

“Un arma sin filo”
A diferencia del nuevo ritual, aprobado durante el pontificado de Juan Pablo II, el antiguo se ha revelado mucho más eficaz a la hora de expulsar demonios.
Amorth, en concreto, definió el Nuevo Ritual como “un arma sin filo” contra el demonio, mientras que Salvador Hernández lo ha calificado de “descafeinado” frente al “café, café” del antiguo del Papa Paulo V.

Amorth y el nuevo ritual
Sin ir más lejos, como denunciaba Amorth, el Nuevo Ritual establece la prohibición de realizar exorcismos en caso de maleficios, que son la causa más frecuente de posesiones y de males causados por el demonio.

Por si fuera poco, en el punto 16 del Nuevo Ritual se establece que tampoco puede recurrirse al exorcismo si no se tiene la certeza absoluta de una presencia diabólica. Pero, como subrayaba Amorth, semejante certeza sólo se tiene procediendo al exorcismo.