29 may. 2013

Hay niños que no temen al demonio

En este Post, quiero comentar lo que algunos santos y santas, decían de niños sobre el demonio...


 Aquel arranque de Teresa de Jesús y su hermano Rodrigo escapando de casa, todavía niños, dispuestos a ir a tierras de moros y morir mártires por amor a Cristo. Pasados los años, no le faltaron oportunidades de pelear con mayor denuedo y eficacia contra la acción diabólica. Seguramente se acordaría muchas veces de aquel primer lance de la infancia.



También a Santa Catalina de Siena procuró molestar el Demonio con sus insidias. Parece ser que usaba el fuego para intentar quemarla, y ella llamaba al enemigo "Malatasca", porque "tasca" significa bolsa, y así se refería al intento del Maligno de llevarse a las almas en la bolsa infernal. Cuando se producían los ataques, la Santa no se descomponía, y solamente decía irónica:

-Malatasca, Malatasca.



 Santa Teresita de Lisieux

Recuerdo un sueño que debí tener por esta edad, y que se me grabó profundamente en la imaginación. Una noche soñé que salía a dar un paseo, yo sola, por el jardín. Al llegar al pie de la escalera que tenía que subir para llegar él, me paré, sobrecogida de espanto. Delante de mí, cerca del emparrado, había un bidón de cal y sobre el bidón estaban bailando dos horribles diablillos con una
agilidad asombrosa a pesar de las planchas que llevaban en los pies. De repente, fijaron en mí sus ojos encendidos y luego, en ese mismo momento, como si estuvieran todavía más asustados que yo, saltaron del bidón al suelo y fueron a esconderse en la ropería, que estaba allí enfrente. Al ver que eran tan poco valientes, quise saber lo que iban a hacer y me acerqué a la ventana. Allí estaban
los pobres diablillos, corriendo por encima de las mesas y sin saber qué hacer para de mi mirada; a veces se acercaban a la ventana mirando nerviosos si yo seguía allí, y, al verme, volvían a echar a correr como desesperados. Seguramente este sueño no tiene nada de extraordinario. Sin embargo, creo que Dios ha querido que lo recuerde siempre para hacerme ver que un alma en estado
de gracia no tiene nada que temer de los demonios, que son unos cobardes, capaces de huir ante la mirada de un niño...

San José de Calasanz

El P. Benito Salinieri lo oyó contar a un sacerdote, D. José Musquez, que había conocido muy bien a San José de Calasanz, del que era paisano y de semejante edad. Cuando Calasanz era un niño, allá en su pueblo natal de Peralta de la Sal, salió de casa armado de un cuchillo. Le preguntó adónde iba con aquella arma, y le contestó:

-Quiero matar al Demonio, porque es enemigo de Dios.

27 may. 2013

El mal existe, siempre puede combatirse y vencerse

Artículo de: Carmelo López-Arias 

Escena de la película: El exorcismo de Emily Rose

El hombre le vomitó encima varios tornillos, un collar y una cajita de metal, materializaciones bien conocidas por los exorcistas. Salió corriendo y, dando un salto sin apoyos de unos tres metros desde el suelo al tejado de una casa terrera, escapó.

La noticia de que la archidiócesis de Madrid contará en breve con ocho exorcistas ha tenido un eco amplio y, en general, muy positivo. Se trata de una necesidad creciente percibida en todo el mundo, aunque no siempre por los obispos correspondientes. Sólo un pequeño porcentaje de diócesis disponen de sacerdotes con mandato para ese ministerio. Fuera de ellas... se busca exorcista. Y se busca, no por capricho, sino como una llamada angustiosa.

¿De los poseídos? Sí, pero eso es casi "lo de menos", en el sentido de que a fin de cuentas quien debería certificar si son poseídos o no es precisamente... el exorcista que no hay.

Sabia es la Iglesia al dejar esa tarea sólo a presbíteros seleccionados y con autorización expresa, porque el diablo, rey del engaño y "padre de la mentira" (Jn 8, 44), es tan listo para sugerir que no está donde sí está -y por eso le horrorizan libros como el de José María Zavala, que recuerdan su presencia-, como para sugerir que está donde no está, tentando a muchas almas con la desesperación: las aleja del médico (y por tanto de la curación o paliativo) por creerse poseídas, y de la Iglesia por creerse desatendidas.

La llamada angustiosa pidiendo exorcistas que los obispos deberían tener en cuenta no es pues, solamente, la de las víctimas reales o supuestas, sino sobre todo la de muchos párrocos, sacerdotes bien formados y con criterio, que ante la certeza de hallarse delante de una posesión demoniaca se ven atados de pies y manos. Saben que existe un instrumento de liberación (el exorcismo), pero está guardado bajo siete llaves. Podría entenderse el exceso de cautela si fuese a quedar en manos de imprudentes o chiflados. Pero sólo estará en las que los obispos elijan, donde será un arma poderosa contra el Maligno. ¿Cuál es entonces el obstáculo?

* * *

Ayer, a raíz de la decisión del cardenal Rouco, me llamó, lleno de satisfacción con la noticia, uno de esos buenos párrocos, un sacerdote sanamente escéptico y escrupulosamente prudente al enjuiciar la variopinta y desquiciada experiencia cotidiana de un cura en los tiempos que corren. Me explicó dos casos a los que se había enfrentado no hace mucho.

Uno fue al realizar una oración de liberación (no un exorcismo, pues no es exorcista) sobre un joven con claros signos de posesión.  El hombre, cuya historia previa produce pavor y explica el infierno que vive ahora (para él y para los demás, pues se trata de un delincuente habitual), le vomitó encima varios tornillos, un collar y una cajita de metal, materializaciones bien conocidas por los exorcistas experimentados. Las utiliza el demonio para impresionar (y desde luego, lo logró) a quienes osan desafiarle. Tras ese numerito salió corriendo y, dando un salto sin apoyo de unos tres metros de altura, desde el suelo al tejado de una casa terrera, escapó de lo que más teme: las manos consagradas.

El otro caso, menos vistoso pero no menos inquietante, lo padece una mujer, paciente psiquiátrica, sometida por sus familiares a un estúpido pero no inocuo ritual de brujería. Con sólo estudios de graduado escolar, cuando lo que lleva dentro se manifiesta es capaz de escribir espontáneamente, en perfecto latín, cartas enteras de odio e insultos a la Iglesia.

Este sacerdote lamentaba no poder ofrecer a estos desdichados un remedio que, sin embargo, existe. En su diócesis no hay exorcista, y enviar fuera de ella a una persona con el historial de entradas y salidas de prisión del primer sujeto, y del hospital de la segunda, es, sencillamente, ilusorio. Otros compañeros sacerdotes suyos han vivido alguna situación parecida. Todos han recibido con gran esperanza la decisión del cardenal Rouco, por si cunde el ejemplo.

Sin duda los obispos renuentes, agobiados por la falta de clero, quieren evitar que un exceso de credulidad en el pueblo fiel distraiga a parte de sus menguados efectivos en casos que en buena parte no serán de posesión. El problema es que un exorcista no se improvisa, y entretanto los bautismos (principal barrera para Satanás) cada vez son menos y las vías de entrada del Maligno (espiritismo, misticismos orientales, sectas) cada día más. Mientras algunos dudan, el tiempo corre a favor del enemigo.

24 may. 2013

8 nuevos exorcistas en Madrid

Cardenal Rouco Varela

Bravo! Ojalá mas obispos tomen buena nota y se nombren mas exorcistas, en España y en el mundo.

Rouco nombra a 8 exorcistas para Madrid ante la avalancha de casos de influencia demoníaca

 La decisión que acaba de tomar el cardenal Rouco de nombrar a ocho exorcistas para la diócesis de Madrid no tiene precedentes en toda España y en su historia.

Sin duda, la gran demanda que está recibiendo la archidiócesis de Madrid de sus fieles, y de la feligresía de otras diócesis que no tienen exorcistas, solicitando ayuda para liberarse de posesiones demoníacas, o bien de influencias maléficas (amarres, magia negra de brujas y quiromantes, mal de ojo, echadores de cartas y esoterismos varios, incluído el reiki), ha llevado al cardenal Rouco Varela a nombrar, de golpe, a ocho exorcistas para atender esta enorme avalancha de peticiones.

Son muchas las víctimas de ese mundo esotérico que crece sin cesar ante la secularización de la sociedad, presentándose síntomas cada vez más evidentes y cuantitativos de infestación demoníaca.

Elección de exorcistas
El cardenal Rouco ha elegido a sacerdotes de su presbiterio de recta doctrina y profunda vida espiritual, que tienen como misión enfrentarse cara a cara con el diablo.

César Franco los coordina
Según han confirmado a Religión en Libertad fuentes del arzobispado de Madrid, "los ochos sacerdotes confirmados por el cardenal Rouco para el ministerio de exorcistas están en un periodo de formación acelerado" que coordina César Franco, uno de los tres obispos auxiliares de Madrid.

Lecturas para aprender
Como la pastoral de exorcismos no ha estado muy presente en la Iglesia en España en los últimos 40 años, no son muchos los expertos que puedan aportar conocimientos sobre esta materia.

Por eso, los nuevos exorcistas están estudiando a marchas forzadas el "Ritual renovado de Exorcismos", aprobado por Juan Pablo II en 1998.

Algunos de los neoexorcistas también se han sumergido en la lectura del antiguo Ritual, el Rituale Romanum, que data de 1614, o, sobre todo, del ritual de 1952, y que en opinión del Padre Amorth "es mucho más eficaz que el actual, y que continúa siendo válido". Dicho Ritual no deroga el anterior, que puede seguir usándose previa solicitud del Obispo diocesano a la Sede Apostólica.

También están leyendo el libro, ya clásico, del padre Gabriele Amorth "Habla un exorcista"  (Planeta+Testimonio), en donde cuenta sus batallas contra el diablo, a través de historias reales que ha vivido en primera persona a lo largo de 50 años.

El padre Amorth, religioso paulino, es desde hace más de 25 años exorcista oficial del Vaticano, además de formador del 80 por ciento de los exorcistas que ejercen en este momento en la Iglesia.

Asimismo, otra de las referencias imprescindibles de los nuevos exorcistas es el libro "Para liberarse y sanar. Consejos y oraciones de liberación y sanación" del padre Ghislain Roy, un sacerdote canadiense formado por el padre Emiliano Tardif. El padre Ghislain es conocido en España por los multitudinarios retiros de sanación y liberación que viene realizando en los últimos años.

Por último, el reciente libro de José María Zavala "Así se vence al demonio" (LibrosLibres) de enorme divulgación en los dos últimos años con cuatro ediciones en la calle, es otro de los soportes de formación ya que narra historias de exorcistas y de poseídos.

Un exorcista para cada Vicaría
El arzobispado de Madrid está dividido territorialmente en ocho vicarías, y el cardenal Rouco Varela, ante la gran avalancha de víctimas del "mundo oculto", quiere que cada una de sus vicarías cuente con un exorcista oficial.

De momento se ha descartado desde la curia madrileña la instalación de un "teléfono único" que pueda atender las demandas solo para este ministerio de sanación y liberación, para encuazarlas posteriormente a uno de los exorcistas.

Así pues, serán los fieles que lo requieran los que tendrán que llamar a una de esas vicarías y solicitar una cita con el exorcista correspondiente.

Un equipo de psiquiatras
Los nuevos exorcistas también contarán con un equipo de psiquiatras que ayudarán, en algunos casos, a discernir, ante la solicitud del sacerdote, si la persona
en cuestión sufre alguna alteración psiquiátrica y, por lo tanto, se descarta la influencia maléfica.

Los exorcistas también están obligados a conocer el mundo de las drogas y las sectas, y los recursos disponibles para ayudar a las personas implicadas en estas problemáticas, muy ligadas a lo satánico.

¿Cómo actúa Satanás?
Los ocho nuevos exorcistas de la diócesis de Madrid se enfrentarán a cuatro acciones extraordinarias de Satanás:

Posesión diabólica
Es la acción más grave del demonio. Se produce cuando éste toma el cuerpo de una persona, aunque no su alma, y la hace actuar bajo su control sin que la propia persona pueda responder con libertad.

Vejación diabólica
Son tormentos que no llegan a posesión. En ocasiones hay personas que presentan unos síntomas sin que los médicos puedan dar una respuesta. Sufren una transformación inexplicable en su vida, sobre todo en sus afectos, salud, en sus relaciones sociales o en el trabajo.

Obsesión diabólica
La persona sufre una serie de pensamientos obsesivos e, incluso blasfematorios, sin que pueda razonablemente frenarlos.

Infestación diabólica
Puede afectar a casa, objetos o animales...

Pocas diócesis españolas tienen exorcista
Actualmente sólo el 26% de las 69 diócesis españolas tienen exorcistas, según un estudio del padre Antonio Doñoro titulado: Exorcismos. Fuentes y teología del Ritual de 1952 (Toledo, 2011), y que es, hasta la fecha, la aproximación más rigurosa y profunda que se ha realizado sobre la situación del ministerio de liberación en las diócesis españolas. Por eso, la decisión que ha tomado el cardenal Rouco Varela de nombrar de golpe a ocho exorcistas marca un antes y un después dentro de la Iglesia en España, y señala el camino para que todos los obispos disponga de, al menos, un sacerdote cualificado, para poder enfrentarse cara a cara con el diablo.

El precedente de Milán
Hace pocos meses, el cardenal Angelo Scola, arzobispo de Milán y uno de los hombres de mayor confianza de Benedicto XVI, multiplicó por dos la plantilla de exorcistas de su diócesis —de 6 a 12— instalando una centralita para atender a los posibles endemoniados.

Ante la avalancha de fieles que reclaman ayuda a los sacerdotes de Milán para discernir si tienen algún tipo de infestación del demonio en sus vidas, influencia o posesión, el cardenal scola decidió ampliar el número de sacerdotes dedicados a esta pastoral.

Muchas peticiones de ayuda
Monseñor Angelo Mascheroni, obispo auxiliar y responsable desde 1995 del Colegio de Exorcistas señala en una entrevista en la web oficial de la archidiócesis, que cada vez son más las llamadas de fieles que solicitan un nombre, una dirección, un teléfono y algún lugar seguro donde poder aliviar el sufrimiento de algún familiar o amigo que consideran poseído por Satanás.

Víctimas de brujos y quiromantes
Con el aumento del esoterismo y la generalización de la actividad de brujos, quiromantes y echadores de cartas por todo Italia, las víctimas de esa magia destructiva aumentan por doquier.

"Por esto -dice monseñor Mascheroni- hemos activado una centralita en la Curia de lunes a viernes de las 14.30 a las 17.00. Quien tenga necesidad puede llamar y encontrará a una persona que le indicará un contacto en su zona para evitar que hagan largos viajes".

Monseñor Mascheroni señala que la labor principal de sus exorcistas será la de escuchar, atender con serenidad a quienes sufren y dejarles claro que “el Señor siempre es más fuerte que el diablo”.

Un exorcista relata la primera vez que se enfrentó al Maligno: «Me escondí detrás de unas monjas»

Miles de musulmanes acuden a exorcistas coptos para que Cristo les libere del Maligno

«Sólo el 26% de las 69 diócesis españolas tienen exorcistas: me parece insuficiente»

«No existe la magia buena», dice el exorcista oficial de la diócesis de Cartagena-Murcia

De 3 a más de 100: la alarmante progresión de exorcistas en Polonia

La pequeña isla de Malta, la primera potencia mundial en exorcistas por metro cuadrado

«Personas sometidas al Reiki han mostrado síntomas de actividad demoníaca en grado de opresión»

6 may. 2013

El combate espiritual, la fe

Santa Teresa de Avila

Hoy, os facilito, un escrito que me ha llegado de un buen crsitiano;

Como ahuyentaba Santa Teresa de Ávila a los demonios "...No hay que darles poder. Los demonios, al igual que el humo, penetran por las grietas que ofrecemos, o sea nuestros miedos, insatisfacciones y pecados. Sellar nuestras grietas es una prioridad, pero también hay otros recursos adicionales que nos protegen..."
Cuando ejercitamos los sacramentos y los sacramentales nos ofrecemos a la Iglesia, hay un paraguas de protección. Santa Teresa de Avila, o de Jesús, nos da un claro ejemplo.

“Un domingo de la Trinidad, yo estaba en el coro de un cierto convento, y en un éxtasis, vi una gran batalla entre ángeles y demonios”, escribió en su autobiografía. “Yo no pude entender el significado de esa visión, pero antes de que dos semanas hubieran pasado quedó claro que se refería a un conflicto que tuvo lugar entre algunas personas que practicaban la oración y otras que no lo hacían, lo que hizo un daño grande a la casa. Fue un conflicto que duró mucho tiempo y causó una gran conmoción”.

“En otras ocasiones he visto a mi alrededor una gran multitud de demonios, y sin embargo, yo parecía estar envuelta por una gran luz, que les impedía estar más cerca. El hecho es que me doy cuenta ahora con mucha claridad el poco poder que los demonios tienen, si Yo no estoy luchando contra Dios, si no estoy con miedo de ellos, porque su fuerza no es nada más encontrar almas que se entreguen a ellos y crezcan cobardemente, en cuyo caso, ellos pueden mostrar su poder”.

LOS ESPÍRITUS MALIGNOS SÓLO GANAN CUANDO SE LO PERMITIMOS

Aunque siempre hay un poco de acoso.
Los demonios apuntan a la santidad. Buscan sitios de acceso. Llegan como el humo a través de las más pequeñas grietas.

Una mujer de quien tuvo un episodio cercano a la muerte pudo ver criaturas como demonios que trataban de llegar a ella, pero ella estaba protegida por un recinto que era como una burbuja. No hay que romper esa burbuja. La discordia la atraviesa. Los celos la atraviesan. La ira la atraviesa. La lujuria la viola.

Ir en contra de la voluntad de Dios es lo que probablemente signifique para Teresa “luchar” contra él. Luchamos contra Dios cuando tenemos el orgullo y el amor falta.

NO TENER MIEDO DE LOS DEMONIOS

El miedo al diablo es la fe en él.
Él energiza la oscuridad.

Cuando nos sometemos a la voluntad del Señor hay esa burbuja de protección.
“Yo estaba a punto de cerrar los ojos y quedarme dormida cuando capté un movimiento por la puerta [de la habitación del hospital], y vi a una criatura meter la cabeza adentro”, escribió la mujer que tuvo una experiencia cercana a la muerte.

“Me encogí hacia atrás con miedo. Entonces apareció otra. Eran criaturas de la apariencia más horrible y grotesca que se pueda imaginar. Cinco de ellas entraron por la puerta, y yo estaba casi paralizada por el miedo. Parecían ser mitad humano mitad animal -… seres cortos, musculosos, con largas garras o uñas y salvajes, sin embargo con rostros humanos. Vinieron hacia mí, rugiendo, con gruñidos y silbidos Estaban llenos de odio, y yo sabía que tenían la intención de matarme. Traté de gritar, pero estaba demasiado débil o demasiado paralizada por el miedo a moverme. Me sentía impotente cuando llegaron a una distancia de cinco o seis pies de la cama”.

“De repente, una enorme cúpula de la luz, casi como de vidrio, cayó sobre mí, y lanzó a las criaturas hacia atrás, pareciendo reconocer una amenaza para ellos. La cúpula me protegía, ya que ellos se agitaban frenéticamente sobre ella y trataban de subir en ella para obtener un mejor punto de observación. Pero la cúpula era demasiado alta para subir, y se pusieron muy frustrados”.

AGUA BENDITA Y NO DARLES PODER

Oh, todavía hay acoso. Están las pruebas – y las batallas – de la vida.
Pero tenemos recursos.

“A partir de una larga experiencia he aprendido que no hay nada como el agua bendita para poner en fuga a los demonios y evitar que vuelva a ocurrir otra vez”, dijo Santa Teresa. Ellos también huyen de la Cruz, pero volverán, así que el agua bendita debe tener gran virtud”.

“Una noche pensé que los demonios me estaban ahogando, y cuando las monjas rociaron una gran cantidad de agua bendita vi una gran multitud de ellos corriendo tan rápido como si estuvieran a punto de arrojarse por un precipicio”.

“Lo que he dicho puede ayudar al verdadero siervo de Dios para hacer poco caso de estos horrores, que los demonios nos presentan con el fin de darnos miedo“.

“Vamos a darnos cuenta de que, les debemos prestar poca atención, ellos pierden gran parte de su poder cuando el alma gana más control sobre ellos