29 oct. 2012

Satanismo y Halloween




Hola, si bien el mal existe, tiene un poder muy limitado, no creo que sea tanto, mover objetos, tentar y poca cosa mas, aparte eso sí de la perdición de las almas que le siguen si no se convierten al cristianismo. Al demonio soberbio, le encanta hacerse el poderoso, no es así, aunque sus seguidores así lo crean. Sus actos son aberrantes, por supuesto, y llevan al crimen. Satan, necesita sus manos para que, tentados o amenazados, cometan sus crimenes. La libertad mal usada.

24 oct. 2012

La protección de Dios.



Hola, de nuevo,

Este es un viejo tema, que se sabe, pero que muchos que no están en este mundillo, o que desde fuera tiene tantas dudas... ¿que pasa con los que exorcisan o laicos que ayudan? ¿el demonio les persigue, molesta o les produce males?

La respuesta es: NO Dios proteje siempre a todos y cada uno de sus miembros, pues son parte de su cuerpo.

Jesús es la cabeza, y los ejecutores (sacerdotes, o religiosos amparados por la autorizacion del obispo) en el ministerio del exorcistado, así como los laicos colaboradores, son especialmente queridos por Dios y protegidos. Todos, no obstante, deben seguir una vida santa acorde a los evangelios y estar en gracia, deben mantenerse puros, para ejercer estas funciones tan excelsas de Dios.

Es la obra de Dios y de Maria Santísima quien lo hace todo, con la colaboracion a nivel espiritual de los angeles fieles a Dios, y de los sacerdotes y laicos que desempeñan este cometido, a nivel fisico, aunque todo es espiritual, y tantas veces rodeados de gracias, discernimientos y dones especiales que ayuden a la sanación y liberación de la persona influida o posesa.

Pero todo, viene de Dios, al cual agradecemos ser miembros de su amada iglesia, y por EL, salir siempre triunfantes de toda batalla contra el maligno.

Al demonio no hay que hacerle caso, ni creerle, ni entablar conversacion con el, a menos que se le deba preguntar algo esencial y necesario en nombre de Jesús, el adversario de Dios,; rabia, odia, amenaza, miente, trata de quitar la paz y desesperanzar, trata de agredir, y es parado de forma invisible, si, los que colaboran están siempre protegidos, verdaderamente protegidos, al demonio solo le queda sufrir y ver que está siendo dominado por la voluntad de Dios, y los humanos, van pidiendo a Dios, orandole, alabandole, ensalzando su amor a nosotros, dando gracias por la creación, y el amor que nos tiene, EL, que nos amó primero...

Todos estamos en sus benditas manos, por tanto, confianza total en Dios, y a seguir hacia adelante, en este combate desigual, donde siempre gana Dios, cuando y como quiere, pero siempre vence.

Los dias y las horas de la liberacion total de cada caso, EL lo sabe, es su juicio perfecto, nosotros a mantenernos confiadamente, liberando de la posesion demoniaca a los hermanos necesitados, dia a dia, de Gloriosas oraciones y alabanzas a Dios, y ordenes al demonio en nombre de Jesús por el sacerdote amado de Dios, el cual por Jesús, no puede resistirse!

Querido amoroso Jesús, una vez mas, Gracias! todo honor y alabanza a Tí, el mas santo entre los santos de lo que hubiese jamás en toda la creación, gracias por tu amor a nosotros y tu infinita misericordia, y perdona aquellos que no te conocen, y es por esto, que no te siguen como tú mereces, y se debiera.

Al nombre de Jesús, toda rodilla se doble, en la tierra, en los cielos y en los abismos.

Y por mi parte, ante Dios, mi Señor, doblo mi rodilla, mas que por alabanza (que tambien principalmente, por supuesto) mas por mi amor, reconocimiento y fidelidad a tí.

Aqui me tienes.

Te amo, Jesús! Te amo Maria! os amo, santos y angeles fieles de Dios.

Así como mis hermanos.

Todos sois presentes.

¿Quien como Dios?

La hechiceria abre la puerta al mal.


14 oct. 2012

La espuma y el vómito del poseído son repugnantes... pero son también buena señal


Un sacerdote estadounidense que cursó este verano en Roma un perfeccionamiento como exorcista asegura que el diablo y los demonios en general odian a la familia porque ésta es “una imagen de la Santísima Trinidad”.

Decisiva influencia paterna

En entrevista concedida a ACI Prensa, el presbítero, que prefirió mantenerse en el anonimato, señaló que entre los factores comunes que encuentra en las personas poseídas ve gente con “profundas heridas en sus vidas y sobre todo, en su familia”.

El sacerdote indicó que el demonio fácilmente accede a familias donde “los padres han tomado elecciones realmente malas”, y al obrar así “han invitado a influencias malignas al interior de su hogar”. Las malas acciones que atraen al demonio a los hogares son “la infidelidad marital, el aborto, hacer cosas que rompen la familia”, señaló.

Un endemoniado de 13 años
El presbítero admitió que nunca pensó en dedicarse al exorcismo, pero un inesperado suceso en una de sus primeras misas tras su ordenación, hace 15 años, marcó el inicio de su acercamiento a esta labor sacerdotal: “En el momento de la consagración de la sangre preciosa, le pedí al Señor que derramase su sangre sobre la juventud y ayudase a todos los hombres jóvenes que podrían tener vocación al sacerdocio”, recordó. La reacción instantánea de un joven de 13 años sorprendió al joven sacerdote: “Cayó de espaldas y comenzó a gruñir. Yo pensé: ¡No esparaba esto!”.

Demasiado pocos exorcistas

Muchos años después, él es parte de una nueva generación de exorcistas en formación en Estados Unidos, luego que de los obispos del país decidieran, en noviembre de 2010, incrementar su número. A pesar de que la ley canónica estipula que cada diócesis debería contar con un exorcista, se estima que no superarían los 50 sacerdotes dedicados a esta labor en Estados Unidos. "Nos hemos organizado para asegurarnos de que quienes más necesitan ayuda la obtengan”, explicó este sacerdote procedente del noreste de aquel país.

Durante su estancia en Roma, donde fue enviado por su obispo para aprender del trabajo de seis exorcistas oficiales de esa diócesis, el sacerdote se “involucró” en alrededor de tres exorcismos al día: “No hay dos casos parecidos. Ese ha sido un real aprendizaje para mí. El rito del exorcismo no es una fórmula mágica”.

El sacerdote señaló que “no es el demonio o el exorcista quien está en el centro de esto, sino una persona que está sufriendo mucho y que necesita de certera liberación a través de Cristo”

¿Quiénes son los demonios?
La palabra demonio viene del griego y la palabra diablo del latín, explicó: "Cualquiera de esos nombres está bien. Son ángeles caídos que fueron creados buenos”.

Los primeros Padres de la Iglesia, entre ellos San Jerónimo y San Agustín, especularon que estos ángeles se rebelaron “a causa de que les fue revelado el plan de Dios de la Encarnación” y su “repulsión a la idea de que Dios, que es espíritu puro e infinito, debiese hacerse hombre”.

Por esta razón, el sacerdote indicó que los demonios tienen una “fascinación con lo físico” y con “hacer sufrir a las personas”: “Una vez que el rito se inicia, normalmente se comienza a manifestar en la persona, que sufre de diferentes maneras, con violencia, cambios en el rostro, cambio de la voz... El demonio sólo quiere intimidar, pero básicamente hay que ignorarlo y decir ‘oye, yo soy el que da las órdenes aquí, amigo’”.

La razón de la posesión
La inteligencia angélica del demonio, dijo a ACI Prensa, también implica que ellos saben que Dios sólo permite sus actividades diabólicas para llevar la salvación a personas a través de un “sufrimiento expiatorio”.

“Estas personas sufrientes se están volviendo santos al ofrecer sus sacrificios”, que Dios entonces recibe y “bendice a gran parte de la Iglesia en todo el mundo”.

El sacerdote afirmó que “cuando le recuerdas eso al diablo, se pone furioso”, porque sabe que está perdiendo, y por lo tanto “quiere conseguir lo que pueda, mientras pueda. Si no puede ganar las almas de estas personas, quiere al menos hacer sus vidas miserables”.

Las respuestas del diablo
El presbítero estadounidense indicó que cuando habla con el demonio le hace una serie de preguntas, como cuál es su nombre: "Cuando usas su nombre en una orden, eso lo debilita”. Una vez que el demonio dice su nombre, el exorcista le ordena “salir”, y también le podría preguntar “cómo entró y cuándo va a salir": “Al responder a esto último es como si ellos hubieran sido entrenados para decir lo mismo, ‘nunca me voy a ir’, pero eventualmente lo harán”.

La clave es limitar el diálogo, dijo el aprendiz de exorcista. “No quieras hacerle preguntas sólo por curiosidad, eso no es saludable”, subrayó.

También es posible “decir cosas para humillar al demonio”, tales como invocar la presencia de santos, ángeles guardianes y, la más “temida” de todas, de la Virgen María. Es entonces que “puedes realmente ver un cambio en el comportamiento del demonio”.

El final viene a menudo cuando el diablo empieza a mostrar arranques de ira y violencia, cuando “es común que bote espuma por la boca”.

En caso de que se haya roto una maldición, la persona “comenzará a vomitar objetos que fueron usados en la maldición. El vómito cambia a verde, luego a rojo, y otra vez verde”.

Entonces, el exorcista sabe que está tocando el fondo: “Entonces está siendo realmente eficaz y ésas son buenas señales. No es algo placentero de ver, pero tú sabes que estás siendo efectivo”.