10 nov. 2011

El poder de los angeles de Dios




2 Macabeos 3
Dios protege los tesoros del templo
1 En tiempos del sumo sacerdote Onías, la ciudad santa de Jerusalén vivía en completa paz, y las leyes eran cumplidas del modo más exacto, porque él era un hombre piadoso, que odiaba la maldad
2
Los mismos reyes rendían honores al santuario y aumentaban la gloria del templo con magníficos regalos.
3 Aun Seleuco, rey de Asia, sostenía de sus propias rentas los gastos para la celebración de los sacrificios.

Heliodoro, fué por orden de su rey y habiendo sido instigado por malas personas para hacerse con los tesoros del templo santo de Jerusalén.

Los buenos fieles de Dios oraban fuera del templo a Dios, con gran tristeza... y esto es lo que aconteció;

23 Heliodoro se disponía a ejecutar su decisión. 24 Pero cuando él y sus acompañantes se encontraban ya junto al tesoro, el Señor de los espíritus y de todo poder se manifestó con gran majestad, de modo que a todos los que se habían atrevido a entrar los aterró el poder de Dios, y quedaron sin fuerzas ni valor. 25 Pues se les apareció un caballo, ricamente adornado y montado por un jinete terrible, que levantando los cascos delanteros se lanzó con violencia contra Heliodoro. El jinete vestía una armadura de oro. 26 Aparecieron también dos jóvenes de extraordinaria fuerza y gran belleza, magníficamente vestidos. Se colocaron uno a cada lado de Heliodoro, y sin parar lo azotaron descargando golpes sobre él. 27 Heliodoro cayó inmediatamente a tierra sin ver absolutamente nada. Rápidamente lo levantaron y lo colocaron en una camilla. 28 Y así, a Heliodoro, que con gran acompañamiento y con toda su guardia había entrado en la sala del tesoro, tuvieron que llevárselo a cuestas, incapaz ahora de valerse por sí mismo, mientras reconocían claramente el poder de Dios.

Lo que yo digo; de una forma o de otra, con Dios, siempre se gana.

Alabado seas Dios mío, por todos los hombres y por todos los siglos, ante tí solamente me postro, me arrodillo, reconociendote lo que eres, y de que todo lo bueno mereces.

2 comentarios:

WDAV dijo...

Gracias, sigue publicando continuamente. Haces mucho bien.

Administrador del blog dijo...

Pues TODO lo que Dios quiera, estoy/estamos en sus benditas manos, jeje.

Dios te bendiga.