15 may. 2010

La ecuación de Dios





He aquí un diálogo que San Maximiliano tuvo con unos jóvenes:

-¡Quiero que sean santos y grandes santos!
-Padre, ¿no le parece pedir demasiado?
-¡No! La santidad no es un lujo, sino un deber y un compromiso de familia. Dios lo quiere: "¡Sed santos, porque yo soy santo!", Todo hijo ha de imitar a su madre. Nuestra madre es la Inmaculada, la santa. Por eso debemos ser santos.
-Pero ser santo ¿no es algo engorroso?
-No, muchachos, es lo más sencillo y fácil. ¿Tienen una tiza? Pues bien, aquí sobre el pizarrón voy a escribir la fórmula de la santidad. ¡Cómo es de simple!
Escribe: v = V = S

-Es apenas una ecuación. La v minúscula es nuestra voluntad. La V mayúscula es la voluntad de Dios. Cuando estas voluntades chocan, es el dolor, el sufrimiento. Cuando estas dos voluntades se identifican, cuando nuestra voluntad se identifica con la de Dios, es la santidad, es la paz del corazón. ¡Que sencillo es! ¿Verdad?

6 comentarios:

Julio de San Miguel dijo...

Podrían escribir sobre la interesecion de los santos en los exorcismos y testimonios de su ayuda!

Administrador del blog dijo...

Ya veré si encuentro alguna información, recuerdo algunos casos. Dios le bendiga.

Julio de San Miguel dijo...

Paz y bien!
Me podrian ayudar para conseguir reliquias de los Martires de la Guerra Civil Española?
Tengo algunas reliquias de tercer grado y etoy interesado en hacerme de algunas de esos Martires!
Bendiciones!

Administrador del blog dijo...

Hola, Julio,

No encuentro testimonios de exorcismos con la intervención de algún santo.

Y sobre las relíquias.. no se que decirte, no conozco a nadie, ni se los procedimientos.

Dios te bendiga.

Julio de San Miguel dijo...

Paz y bien!
Muchas gracias, seguiré buscando.
Bendiciones!

Anxelina Eskobar dijo...

Que buena ecuación... Muy buena en verdad.