2 feb. 2010

Un exorcista de peregrinación a Medjugorje.

Virgen de Medjugorje denominada la Reina de la Paz.

Un exorcista de Roma, fué en peregrinación a Medjugorje.Le pregunté cual era su parecer, después de veintitrés años de ministerio, sobre el trabajo mas importante de Satanás hoy día;
  • Es la destrucción de la família, me dijo el.Yo ví en Australia gente organizada como "adoradores del demonio" que le rendían culto con el fin de destruir las famílias. ¡Lo ví con mis propios ojos! Y es peor en Europa, donde exísten mas organizaciones que quieren destruir los matrimonios. Mirad los parlamentos; ¿quién respeta el matrimonio hoy día? las leyes van en contra.
Este sacerdote llama a la Santísima Virgen: "El exorcista mas poderoso del mundo", designada a este fin por Dios mismo. Según el, exísten varias formas de aliviar y liberar a las personas atormentadas por los demonios. Este sacerdote, recomienda a los laicos que vayan con la persona atribulada, a una iglesia, ante una imagen de la Santísima Virgen (bendecida según el rito de la iglesia) , y recen con ella el rosario. Ha visto muy frecuentemente hasta que punto la Madre de Dios es poderosa para vencer a Satanás en los corazones.

Este exorcista ha experimentado igualmente los benefícios de las oraciones ante el Santísimo Sacramento. Se lleva a la persona atormentada frente al Santísimo Sacramento y se le pide que mire a Jesús Eucaristía. Al princípio la persona se niega, se pone inquieta, y cierra los ojos. Pero si mira a jesús estará a salvo. Lo importante es seguir acompañando a esa persona, permitirle que se colme del conocimiento y del amor de Dios.

(las fórmulas del exorcismo están reservadas a los sacerdotes. Sería peligroso para los laicos no preparados dirigirse dirextamente al demonio).

Otro testigo de Medjugorje, me dijo:
  • ¿Medjugorje? ¡Es el talón de María! Es allí donde ella mas aplasta la cabeza de la serpiente.
De los seis videntes, solo Mirna ha visto a Satanás cara a cara (en el curso de una aparición que precedió a la de la Virgen) lo cual la atemorizó enormemente. Parecía hermoso seductor, pero sus ojos eran rojos y llenos de odio. Mirjana me confió que por ahora no quería decir nada sobre el, pero que lo haría mas adelante.

Querida Madre Santa María, gracias por todo.